Conexión Oscar 2019: Las actrices que buscan desesperadamente una plaza

Conexión Oscar 2019: Las actrices que buscan desesperadamente una plaza

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Las categorías interpretativas femeninas no han quedado al margen de esta carrera dominada por la incertidumbre de no tener una clara favorita a la victoria, por eso las campañas (y las contracampañas) están siendo fundamentales en estas últimas semanas y creo que nos están haciendo recordar tiempos pretéritos, Harvey Weinstein no inventó el juego sucio y desde luego que no era el único en ponerlo en práctica. Antes de que se iniciara la carrera y se celebraran los festivales de Venecia, Telluride y Toronto pensábamos que este iba a ser un camino de rosas para Glenn Close. Una de esas profesionales que no han sido reconocidas por la Academia, que ha encontrado en “La buena esposa” una oportunidad idónea para verse recompensada, tal y como le sucedió en su día a Julianne Moore con “Siempre Alice”, pero la Close no ha contado ni por asomo con la campaña que llevó a la pelirroja a la estatuilla en el 2015, básicamente porque no ha podido competir con Lady Gaga que ha acaparado la atención mediática ni tampoco con Olivia Colman que ha sido quien ha dominado la carrera de premios por su interpretación en “La favorita”. En cuanto a la categoría de mejor actriz de reparto la carrera ha estado dominada por un nombre el de Regina King pero su ausencia en el SAG y el BAFTA da esperanzas a cualquiera de sus rivales. A continuación te voy a nombrar a las intérpretes femeninas que aspiran a ocupar una plaza.

Actrices protagonistas

Glenn Close (La buena esposa)

Con seis nominaciones a sus espaldas y el casillero a cero es la actriz viva con más derrotas en la Historia de los Oscar. A pesar de ser una de las mejores intérpretes surgidas a finales del siglo XX, su talento ha sido también reconocido en la televisión y el teatro, Glenn Close tiene que lidiar con eso y con el hecho de ser una de las marcas blancas que tiene Hollywood de Meryl Streep. La Academia se fijó en ella con su primera interpretación en el cine, encarnando a una enfermera feminista que vio alcanzada su meta de convertirse en madre de la manera menos ética en “El mundo según Garp”, y volvió a ser candidata por sus trabajos en “Reencuentro” y “El mejor”. Close vio que se acercaba peligrosamente al encasillamiento en los papeles maternales y encontró la salvación en “Atracción fatal” y “Las amistades peligrosas”, dos de las interpretaciones más icónicas de su carrera y que se vieron compensadas con nuevas nominaciones. Volvió a estar bajo el foco de los académicos por “Albert Nobbs”, un proyecto que se convirtió en un empeño personal y que no tuvo el impacto esperado ya que las críticas no fueron especialmente buenas.

Con “La buena esposa” Close vuelve a demostrarnos que es una de las intérpretes más grandes de su generación al meterse en la piel de Joan Castleman, una mujer cuyo marido es un escritor de éxito que ha sido elegido como vencedor del premio Nobel que se ha hartado de vivir a la sombra, sacrificando sus propias aspiraciones y a mostrar su auténtico talento para que su esposo alcanzara la cima ante el temor de echar a perder su relación. “La buena esposa” fue comprada por Sony Pictures Classics tras proyectarse en el Festival de Toronto 2017, un movimiento inteligente ante la gran cantidad de aspirantes de la pasada carrera que estuvo liderada por Frances McDormand. El film de modestas pretensiones no ha tenido un mal recorrido en la taquilla, es una de esas muestras de que sigue habiendo público que está muy interesado en las historias que están protagonizadas por mujeres de mediana edad, y la crítica se ha rendido ante una Close en estado de gracia con una actuación que se basa más en la contención que en la exhibición. El Globo de Oro (y su discurso a lo Rosa Benito) con el que se ha visto compensada ha sido un alivio ya que su actuación en la carrera de premios de la crítica ha brillado por su ausencia ya que ni siquiera ha estado presente entre las galardonadas de las asociaciones más pequeñas.

Olivia Colman (La favorita)

Cuando Fox Searchlight anunció que iba a postular a Olivia Colman por su interpretación en “La favorita” como actriz principal y no como actriz de reparto nos sorprendió por diversos motivos. El primero es que “La favorita” se narra desde el punto de vista de los personajes de las cortesanas interpretadas por Rachel Weisz y Emma Stone y segundo porque, seamos francos, es muchísimo más sencillo promover en la categoría de secundaria a una actriz que no deja de ser una gran desconocida en Hollywood y más si tenemos en cuenta que comparte reparto con dos actrices que ya saben lo que es ganar la estatuilla y que, entre ellas, está una de las principales estrellas que tiene la industria en la actualidad. Pero ha sido una decisión que tiene su lógica porque Colman ha sido quien ha acaparado el protagonismo por su interpretación de la frágil e inestable reina Ana Estuardo de Gran Bretaña, algo que comenzó con la Copa Volpi ganada en el Festival de Venecia. La monarca británica era una mujer profundamente marcada por la soledad y la debilidad, sus numerosos abortos y la gota. Todo eso hizo de ella un ser que nunca alcanzó la madurez y altamente manipulable. Colman está extraordinaria en la piel de esa reina que es disputada como si fuera un trofeo y que es al mismo tiempo víctima y verdugo de ese sórdido juego que es el film de Yorgos Lanthimos.

El efecto que está teniendo en la carrera de premios “La favorita” ha convertido a Colman en la verdadera amenaza en la sombra para Glenn Close. Lady Gaga puede que esté acaparando los flashes y los titulares cada vez que abre la boca pero es Colman la que se está ganando el prestigio y eso puede hacer inclinar la balanza a su favor. Es la oportunidad idónea para que Hollywood descubra definitivamente el talento de esta intérprete británica de 44 años, considerada una de las más talentosas de su generación. Ha desarrollado su carrera en el teatro, la televisión, la radio y el cine. En el Reino Unido deslumbró a la crítica por su interpretación de mujer maltratada en la película “Redención” y de policía en la serie “Broadchurch”. Fue candidata al Emmy por la miniserie “El infiltrado” y el éxito de “La favorita” que ya le ha proporcionado buena parte de los premios de la crítica y el Globo de Oro se suma su incorporación a la producción de Netflix “The crown” en donde encarna a la reina Isabel II en su madurez, relevando a Claire Foy que la interpretó en sus primeras temporadas.

Lady Gaga (Ha nacido una estrella)

Suya está siendo la temporada. Desde que la vimos apareciendo en el Festival de Venecia, emulando a una de esas aspirantes a luminaria que están dispuestas a hacer cualquier cosa (como no abrocharse la parte superior del vestido) para garantizarse salir en la foto, supimos que Lady Gaga no iba a darle tregua a sus rivales en su camino al Dolby Theatre. La estrella de la música, que se convirtió en un icono de la escena a inicios de esta década, necesitaba volver a verse de una manera tan intensa bajo los focos, que cada uno de sus movimientos fueran nuevamente virales y lo está dando absolutamente todo y hay que decir que hasta el aburrimiento lo cual no es buena señal.

De su interpretación en “Ha nacido una estrella” no se puede decir nada malo, aunque no nos conmueva como Judy Garland y Janet Gaynor, y eso se lo achaco a la construcción del personaje en el guión no a la actuación. En ningún momento vemos a una diva buscando lucirse (tal como sucedió con Barbra Streisand en su versión) vemos a la mujer que está detrás del personaje que se ha creado, tenemos la sensación de que Ally puede ser ella en los inicios de su carrera. A pesar de las similitudes con su propia vida no es un papel fácil y en todo momento está a la altura, es carismática, resulta natural y eficaz como actriz dramática, especialmente en su número final en donde le hace un gran homenaje a Isabel Pantoja cuando reapareció en el Teatro Calderón tras quedarse viuda. El éxito del film, su campaña demoledora y los reconocimientos en la temporada de premios le están allanando el camino a la candidatura porque no parece que corra la misma suerte de Madonna que se quedó fuera por “Evita”.

Melissa McCarthy (¿Podrás perdonarme algún día?)

En el 2012 Melissa McCarthy logró su primera candidatura a Oscar por “La boda de mi mejor amiga” en la categoría de mejor actriz de reparto. El éxito de la película, y simultáneamente de la serie “Mike y Molly” por la que resultó galardonada con el Emmy en 2011, catapultaron al estrellato a esta cómica forjada en el “stand up” y que como actriz participó en multitud de títulos y series entre ellas “Las chicas Gilmore”. Ahora a sus 47 años es uno de los iconos actuales de la comedia más desfasada brillando especialmente en la paródica “Espías”.

A McCarthy le faltaba ese papel con el que tenía que demostrar que es mucho más que una de las reinas del humor y lo ha conseguido con el de la periodista y escritora Lee Israel en el film “¿Podrás perdonarme algún día?” de Marielle Heller. Un personaje complicado, Lee Israel cayó en desgracia después de publicar la biografía no autorizada de la emperatriz en el mundo de la cosmética Estée Lauder de cuyo fracaso no se repuso, a eso hay que sumarle su carácter conflictivo y su alcoholismo, y para aliviar su maltrecha economía comenzó a falsificar cartas de personalidades del mundo del arte ya fallecidas. McCarthy logra que ese personaje antipático resulte tremendamente humano y eso ha metido a la crítica en el bolsillo y ha impulsado sus opciones de garantizarse un hueco en el quinteto finalista.

Yalitza Aparicio (Roma)

Yalitza Aparicio, la gran protagonista de “Roma” de Alfonso Cuarón, se ha convertido en una de las principales revelaciones de esta temporada. Un enigmático casting, algo que despertó los inevitables temores de su familia, cambió la vida de esta joven educadora infantil de 25 años y procedente de Tlaxiaco (Oaxaca), ya que se presentó a una prueba para una película sin saber que detrás de ella estaba Alfonso Cuarón. El realizador se quedó maravillado al contemplar la grabación de la joven porque sintió que tenía la esencia de Libo, la tata que lo crió.

El encanto, la naturalidad y la inocencia de Aparicio eran fundamentales para interpretar a Cleo, una joven mexicana perteneciente a una comunidad indígena que como tantas otras trabajan como sirvienta de una familia de clase media y que experimenta un doloroso salto a la madurez. “Roma” es admirable por el trabajo de dirección de Alfonso Cuarón, que observa desde la distancia a la que fue una de las figuras fundamentales de su infancia, pero esa lejanía propia de quien ve a la clase sirviente hace que la conexión emocional con el film no sea plena. Afortunadamente en Yalitza Aparicio encontramos calidez y alma y es imposible no sentirnos cautivados ante su trágica travesía emocional. Su presencia en los medios ha sido apabullante aunque no ha llegado a quemarse y los reconocimientos al film más prestigioso del año pueden aumentar sus posibilidades de entrada en el quinteto.

Emily Blunt (El regreso de Mary Poppins)

Su interpretación de madre obligatoriamente silente en el terror postapocalíptico “Un lugar tranquilo” y la reinterpretación de Mary Poppins en “El regreso de Mary Poppins” han convertido a Emily Blunt en uno de los rostros fundamentales del 2018. Descubrimos a esta actriz británica de 35 años en el 2006 interpretando a la asistente personal de Meryl Streep en “El diablo viste de Prada” y conseguía hacerse con la película en cada una de sus apariciones, algo que le llevó a estar en la conversación para figurar como actriz de reparto. A lo largo de estos años Blunt ha conseguido de manera progresiva cimentar su estatus como intérprete y también como estrella gracias a su versatilidad, siempre ha resultado eficaz en cualquier tipo de género con cintas como “La joven reina”, “Sicario” o “La chica del tren” que son buenas muestras de ello.

Era una papeleta encarnar a un personaje tan emblemático como el de Mary Poppins, porque la interpretación de Julie Andrews que saltó al estrellato y se llevó el Oscar por ello es una de las más icónicas de la Historia del cine. Pero Blunt, aunque no logra que nos olvidemos de su predecesora, sí que consigue transmitirnos el respeto y la admiración hacia el papel empapándose del aura de la niñera mágica que ha cautivado a varias generaciones de espectadores. Pocas veces ha resultado tan encantadora, chispeante y carismática como en este film, desenvolviéndose de maravilla en sus escenas musicales. La lástima para asegurar su candidatura es que “El regreso de Mary Poppins” no ha sido ni de lejos ese “monstruo que arrasa” y que su campaña se ha quemado demasiado pronto.

Toni Collette (Hereditary)

Hace 23 años los espectadores nos enamoramos de Muriel Heslop, una chica con sobrepeso y asfixiada por todo lo que tenía a su alrededor que encuentra en la música de ABBA la evasión y el sentido a su miserable vida y al mismo tiempo caímos rendidos ante el talento de una actriz portentosa como es Toni Collette. Consiguió la nominación al Oscar por interpretar a la madre de “El sexto sentido” en el año 2000 y la actriz australiana de 46 años puede que no tenga la proyección de algunas de sus compatriotas como Cate Blanchett, Nicole Kidman o Naomi Watts pero es una de esas intérpretes que logran dar múltiples dimensiones al material que tienen en las manos tal y como ha demostrado en “Pequeña Miss Sunshine” o en la serie “United States of Tara” por la que fue compensada con el Emmy por su exhibición en la piel de una mujer con personalidad múltiple.

En “Hereditary” de Ari Aster interpreta a Annie Graham, una artista que está atravesando el duelo tras el fallecimiento de su madre y que está marcada por el legado familiar que ha recibido que devora todo lo que tiene alrededor como su fuera un cáncer. No es un personaje fácil y Collette consigue sumergirnos en la locura “in crescendo” y en la pesadilla sin fin que viven esa mujer y su familia y en ningún momento nos da la sensación de que la situación se le va de las manos, y eso que hay momentos tan delirantes en donde “Hereditary” se convierte claramente en su propia parodia. Ha sido muy reconocida por los premios de la crítica (tan solo la adelanta Olivia Colman en el casillero) pero cuenta con un gran inconveniente y es que A24 no ha hecho nada de campaña por ella. Será un milagro, y también una excelente noticia, que llegue hasta la final.

Nicole Kidman (Destroyer)

Faraona, criatura de adamantio disfrazada de figurita de Lladró, musa bromurosa de tu primo predilecto, emperatriz de las pelucas y una actriz que, a sus 51 años, lejos de asentarse en su estatus de gran estrella de cine se sale continuamente de su zona de confort. Nicole Kidman es una “rara avis” en Hollywood ya que siendo una mujer que supera la cuarentena logró renacer de sus cenizas apostando por los personajes y los proyectos más al límite y ahora está viviendo uno de los mejores momentos de su carrera. Probablemente por su gran capacidad de riesgo y su extraordinario talento se le exige más a la ganadora de un Oscar por “Las horas” que a cualquier otra y eso es lo que le está sucediendo este año ya que ha pasado de ser una de las contendientes indiscutibles de la carrera en los apartados de mejor actriz por “Destroyer” y mejor actriz de reparto por “Identidad borrada” a correr un serio peligro de quedarse fuera en cualquiera de las dos.

En “Destroyer” de Karyn Kusama se mete en la piel de una
detective de policía que en el pasado estuvo varios años infiltrada en una peligrosa banda criminal, algo que le dejó profundamente marcada y a lo que tendrá que volverse a enfrentar. Kidman deslumbró a la crítica de Telluride y Toronto con su interpretación pero, a pesar del impacto que dejó a la prensa y de que su presencia es siempre bienvenida en cualquier evento o medio de comunicación, Kidman ha sido víctima de una película que en sí está bastante por debajo de ella y de la distribución errática de una Annapurna Pictures que está atravesando una crisis. Solamente ha estado presente en los Globos de Oro y en algunos premios muy menores de la crítica. Muy poco para lo que se esperaba de alguien que iba a ser una voz fundamental de esta carrera.

Actrices de reparto

Regina King (El blues de Beale Street)

Un papel que de manera conceptual no deja de recordar al de Mahershala Ali en “Moonlight” y que se vio compensado con la estatuilla al mejor actor de reparto en 2017. No está entre las candidatas al SAG ni tampoco entre las finalistas al Bafta pero Regina King ha sido quien ha dominado la carrera al Oscar en la categoría la mejor actriz de reparto por su trabajo en “El blues de Beale Street” de Barry Jenkins. Desde que se proyectó en el Festival de Toronto la prensa encumbró la interpretación que hace de Sharon Rivers, que permanece al lado de su hija para demostrar la inocencia de su yerno tras ser acusado de haber violado a una mujer portorriqueña, un papel que por concepción no deja de recordar al de Mahershala Ali en “Moonlight” que le proporcionó el Oscar al mejor actor de reparto en 2017 y se convirtió en una de las virtuales rivales a batir de esta carrera, especialmente por esa escena en la que se enfrenta a la presunta víctima, pero que esté ausente de dos de las citas más importantes de la temporada de premios nos hace pensar que es su fortaleza no es tan grande.

Independientemente de lo que suceda con King en los Oscar no podemos negar que la actriz de 48 años está viviendo su mejor momento profesional gracias a la televisión que es el medio en el que se ha desarrollado el grueso de su carrera como actriz y directora y que le ha llevado a ganar tres premios Emmy por sus trabajos en “American crime” y “Seven seconds”. El prestigio adquirido a lo largo de estos años le ha convertido en una figura especialmente respetada por la prensa, también da muy buenos titulares en cuanto a la situación de la mujer, especialmente las de color, tanto en la industria como en la sociedad.

Rachel Weisz (La favorita)

Ganó un Oscar por “El jardinero fiel” en el año 2006 y, a pesar de que estuvo en la conversación con “The deep blue sea”, no ha vuelto a estar nominada a la estatuilla. La actriz británica de 48 años es una de las mejores de su generación y tengo la impresión de que es una intérprete que habría funcionado a la perfección en la era dorada de Hollywood, es fácil imaginársela a las órdenes de Fritz Lang, John Ford o George Cukor. Ha trabajado con Bernardo Bertolucci, Wong Kar Wai, Darren Aronofsky, Michael Winterbottom, Peter Jackson, Terence Davies, Alejandro Amenábar y tampoco le hace ascos a participar en propuestas más comerciales como “El legado de Bourne” y no nos podemos dejar atrás que alcanzó la fama gracias a ajustarse como un guante en el rol de heroína clásica del cine de aventuras en “La momia”.

En su segunda colaboración con Yorgos Lanthimos, con quien trabajó en “Langosta”, encarna a Lady Sarah Churchill, duquesa de Marlborough, que se valió de su amistad con la reina Ana de Gran Bretaña, y de la tremenda fragilidad y dependencia emocional de ésta, para manejarla como un títere y favorecer a sus intereses políticos y personales, convirtiéndose en la soberana en la sombra. Rachel Weisz está sublime en la piel de este personaje que pronuncia sus frases como si lanzase cuchillos, demostrando que se desenvuelve de maravilla en la comedia. Ha sido muy reconocida por los premios de la crítica y que Regina King no muestre esa fortaleza que se espera de la favorita nos hace pensar en que la Weisz puede ser la principal beneficiada de esto.

Amy Adams (El vicio del poder)

Desde que la descubrimos en el 2005 con “Junebug”, por la que fue nominada al Oscar como actriz de reparto (precisamente en la edición que ganó Rachel Weisz) y alcanzó la fama con “Encantada”, la crítica se ha enamorado de Amy Adams y es que la actriz de 44 años es una de esas intérpretes que siempre están a favor de obra, nunca falla y a pesar de ese aspecto tan angelical y que parece inmune al paso del tiempo, es capaz de hacerlo absolutamente todo. Aparte de “Junebug” ha sido candidata por “La duda”, “The fighter”, “The master” y “La gran estafa americana”, esta última como actriz principal, se quedó fuera por “La llegada” y eso dolió bastante.

En “El vicio del poder” encarna a Lynne Cheney, la esposa del ex vicepresidente de los Estados Unidos Dick Cheney, que puede ser entendida como una Lady Macbeth de Wyoming (algo que ya pudimos ver en ella en “The master”) una mujer que con tal de ostentar el poder es capaz de llegar a sacrificar a sus propia familia. Adams sabe que el film de Adam McKay es un vehículo de lucimiento para Christian Bale pero ella sabe aprovecharse de su papel de consorte con ambiciones y en ningún momento se deja engullir por su compañero de reparto. Se esperaba mucho más de “El vicio del poder” pero está cumpliendo su función en la temporada de premios, eso beneficia a Adams de cara a la que será su sexta candidatura aunque la pelirroja no haya mostrado sus garras en esta carrera por lo que parece descartado que sea la amenaza en la sombra.

Emma Stone (La favorita)

Emma Stone es la nueva chica dorada de la industria. Fue candidata por “Birdman”, se llevó el Oscar por “La la land” y a sus 30 años parece que aún no ha encontrado techo. Es una de las estrellas más queridas por el público y nadie duda de su talento como actriz. El año pasado se quedó a las puertas de la candidatura por interpretar a la tenista Billie Jean King en “La batalla de sexos”, en donde se fundía completamente en el personaje, y ahora ha subido a otro nivel con su trabajo en “La favorita” de Yorgos Lanthimos.

En “La favorita” se mete en la piel de Abigail Hill, una joven caída en desgracia que entra en la corte de la reina Ana de Gran Bretaña y que por ese instinto de supervivencia que tenemos todos inicia un juego de poder con Lady Sarah, que es su prima, y de seducción con la reina para ver quién se convierte en la favorita de la monarca. Stone está sublime en la piel de esta arpía con rostro de no haber roto nunca un plato. Tengo la teoría de que si Stone fuera una actriz desconocida estaría dominando la carrera por esta interpretación. Su plaza la tiene garantizada pero más abajo de donde realmente le corresponde.

Claire Foy (First Man)

A finales del verano Claire Foy se llevó el Emmy por la serie “The crown” y estrenó en el Festival de Venecia “First man” de Damien Chazelle. En ese momento la actriz británica de 34 años se aventuraba como “the next big thing” porque a eso se le sumaba el inminente lanzamiento de “Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte” pero ni el film de Chazelle ni la nueva encarnación de Lisbeth Salander han funcionado bien.

A pesar de todo Foy ha sido la única que realmente ha sobrevivido del naufragio “chazelliano” que ha sido uno de los más sonoros de esta carrera. En el film la actriz da vida a Janet, la esposa de Neil Armstrong, una mujer que tiene que seguir con su vida tras el fallecimiento de su hija pequeña y que a la vez tiene que lidiar con el hecho de que su marido puede morir en una misión espacial. Foy va más allá del guión y le da múltiples dimensiones a su personaje hasta el punto de que se convierte en el corazón de la película. Fue candidata al Globo de Oro y su presencia en los Bafta pueden impulsar su entrada en el quinteto.

Emily Blunt (Un lugar tranquilo)

Emily Blunt vuelve a aparecer en esta lista, no cabe duda de que ha sido una de las intérpretes que han marcado el 2018 tanto por “El regreso de Mary Poppins” como por “Un lugar tranquilo” de John Krasinski.

Si tuviéramos que hacer una lista de las mejores escenas del año seguramente que no tardaríamos mucho en mencionar el parto de “Un lugar tranquilo”. Los Abbott parecen que son de los pocos supervivientes de unas criaturas que han invadido La Tierra, ciegas y que devoran aquello que genera ruido por lo que los pocos que siguen con vida están obligados a permanecer en el más absoluto silencio. Evelyn está embarazada, ya ha perdido a uno de sus hijos, está sola en una casa aislada y se pone de parto. Es impresionante el dominio que tiene Blunt en esa escena en la que tiene que dar a luz en una bañera sintiéndose amenazada por uno de esos huéspedes que pueden acabar con ella y con un bebé recién nacido que llora. Solamente por esa escena merece estar en el quinteto, el SAG lo ha visto así y la Academia podría tener consideración con uno de los títulos que más han gustado del 2018, además tanto ella como John Krasinski se han implicado bastante en la promoción.

Elizabeth Debicki (Viudas)

“Viudas” de Steve McQueen no es una película que esté hecha para los Oscar. A pesar de los empeños de la Fox para promoverla, de ser la siguiente película de Steve McQueen tras “12 años de esclavitud” y de tener a Viola Davis encabezando su reparto, el film está hecho para el mero disfrute del espectador. Aún así una de las mayores alegrías de esta carrera ha sido ver la aparición de Elizabeth Debicki como finalista en los premios de la Sociedad Nacional de Críticos y la Asociación de Críticos de Los Ángeles por su interpretación de Alice, esa joven que acaba de quedarse viuda de un hombre abusivo del que era completamente dependiente y que termina haciéndose dueña de su propia vida. El personaje de Alice es la verdadera sensación de la película y se nota muchísimo que estaba concebido para Jennifer Lawrence que, finalmente, no pudo sumarse al proyecto y que seguramente la actriz ganadora de un Oscar por “El lado bueno de las cosas” habría bordado sin ningún tipo de esfuerzo, pero Debicki no es en ningún momento una imitadora de JLaw y logra darle su propia entidad, resultando encantadora, divertida y magnética cada vez que aparece en pantalla.

La nominación sería la oportunidad para que Debicki ocupe una liga superior de la que realmente merece. Descubrimos a la actriz australiana de 28 años por su participación en “El gran Gatsby” de Baz Luhrmann y, aunque siempre ha sido una robaescenas, nunca ha dado el salto al estrellato ni ha accedido a papeles con más sustancia, será porque a pesar de sus trabajos está demasiado condicionada por medir 1’90.

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario