Conexión Oscar 2020: Las 12 “sorpresas” que nos podemos encontrar en las nominaciones

Conexión Oscar 2020: Las 12 “sorpresas” que nos podemos encontrar en las nominaciones

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 3,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

No hay día de nominaciones a los Oscar sin sorpresas y el año pasado ya nos atrevimos a apuntar algunas de las que podían surgir en la lectura de candidaturas. Hubo cuatro que se cumplieron así que vamos con otra serie de apuestas locas (no tan locas) que nos podríamos encontrar con los nominados del 13 de Enero.

“Richard Jewell” en la categoría de mejor película

Es verdad que “Richard Jewell” no ha funcionado en taquilla como se esperaba pero nunca hay que apostar en contra de Clint Eastwood, para algunos el último clásico vivo que a sus casi 90 años sigue haciendo sonrojar a muchos sacando las vergüenzas y enarbolando la dignidad del hombre oprimido por el sistema. Una nueva historia de “héroe anónimo” en un alegato en el que se apoya en este caso real tanto para reivindicar a su protagonista como para lanzar un mensaje crítico sobre a la destrucción que pude llevar a cualquier ciudadano medio la mala praxis de organismos como el FBI o medios de comunicación en busca del titular más polémico. En caso de lograrlo (y siempre dependiendo de que al menos haya 8 nominadas para encontrar hueco) sería la sexta película de Eastwood en ser candidata al premio más importante tras “Sin perdón” (1993), “Mystic River” (2004), “Million dollar baby” (2005), “Cartas desde Iwo Jima” (2007) y “El francotirador” (2015).

“Vida oculta” consiguiendo alguna candidatura

Cuando se proyectó en Cannes se recibió como una venida de Cristo, algo lógico teniendo en cuenta el trabajo de Terrence Malick de catedralicio acabado y mensaje de fe en su interior pero lo que no se podía pensar en ese momento (más cuando Fox Searchlight Pictures se hizo con los derechos de distribución en USA) es que la película fuera a pasar tan desapercibida en la carrera de premios. Es paradójico que el trabajo detrás de las cámaras de Terrence Malick no se tenga en cuenta en el apartado de director ni que la fotografía de Jörg Widmer sea nominada segura, una vez que la música de James Newton Howard ya fue descartada por el hecho de que en la película tenga mucha importancia música clásica compuesta previamente. Es algo que demuestra que en la carrera de premios no sólo se reconoce a los méritos sino también las simpatías, ser arrastrado por la inercia ganadora que lleva a que muchos piensen que te deben el premio, y las estrategias por la visibilidad en las que las distribuidoras no cesan en su empeño.

Pedro Almodóvar (“Dolor y gloria”) en la categoría de mejor director

La categoría de mejor director ha demostrado estar muy abierta al cine internacional como se demostró el año pasado cuando dos de las películas nominadas al Oscar a mejor película de habla no inglesa encontraron aquí representación. Aunque “Dolor y gloria” haya sucumbido al fenómeno de “Parásitos” desde el ya lejano Cannes 2019, es verdad que la cinta de Almodóvar supondrá que España rompa la maldición que arrastra desde el Oscar de “Mar adentro” en 2005 y asegure que otra película de nuestro cine esté nominada en la (ahora rebautizada) categoría de mejor película internacional. El predicamento y respeto que supone el nombre de Almodóvar a nivel internacional (habiendo sido ya candidato al Oscar de mejor director por “Hable con ella” en 2003) podría suponer una nueva mención en un apartado en el que hay una quinta plaza sin dueño por la que, en teoría, están peleando nombres como Noah Baumbach (“Historia de un matrimonio”), Todd Phillips (“Joker”), Taika Waititi (“Jojo Rabbit”) y Greta Gerwig (“Mujercitas”).

Leonardo DiCaprio (“Érase una vez en… Hollywood”) fuera de la categoría de mejor actor

A día de hoy sería una enorme sorpresa pero con los Oscar nunca se sabe. Leonardo DiCaprio ha sido 6 veces nominado al Oscar (una de ellas como productor por “El lobo de Wall Street”) siendo ganador la última vez que fue candidato gracias a “El renacido” en 2016. Cuatro años después ha vuelto al cine y también a la arena de los premios siendo candidato a todos ellos por su desenfadado y tierno papel de Rick Dalton, una estrella que siente que su tiempo ya ha pasado en el desconcertante y caluroso Hollywood de 1969. Ya se quedó fuera de las candidaturas por su anterior colaboración con Quentin Tarantino (“Django desencadenado” en 2013) y aunque sería muy extraño teniendo en cuenta que la película va al alza en la carrera tras su triunfo en los Globos de Oro, la Academia ya ha demostrado que no tiene apuros en dejar en la cuneta a un nombre tan consagrado como él. El haber perdido el Globo de Oro a manos de Taron Egerton y que la carrera de mejor actor esté tan apretada tampoco asegura de momento su plaza.

Robert De Niro (“El irlandés”) en la categoría de mejor actor

Su incursión entre los candidatos al Oscar no hubiera sido una sorpresa en Septiembre pero sí a estas alturas teniendo en cuenta que De Niro ha sido la ausencia más habitual en esta temporada de premios quedando fuera tanto en los Globos de Oro, en los SAG y en los Bafta. Una omisión que se explica por ese CGI tan costoso como poco natural que lastra en parte su interpretación, más sobria de lo que en él acostumbra, y el hecho de que “El irlandés” no esté terminando de posicionarse como la incontestable favorita que se pensaba. No obstante, De Niro es uno de los grandes y su Frank Sheeran el trabajo más complejo de sus últimos 25 años de carrera. Sería muy tentador para la Academia rescatarlo pudiendo conseguir su octava nominación e incrementar su leyenda y estatus.

Saoirse Ronan (“Mujercitas”) fuera de la categoría de mejor actriz

A sus 25 años va directa a por su cuarta nominación y eso le haría empatar con Jennifer Lawrence como la más joven en conseguir semejante proeza superando a Jennifer Jones (27), Elizabeth Taylor (28) y Kate Winslet (29). “Mujercitas” es una de las incógnitas de las nominaciones porque, a pesar de haber gustado mucho a la crítica, sólo obtuvo 2 nominaciones a los Globos de Oro y el Gremio de Actores (SAG) le hizo caso omiso. Es verdad que la categoría de mejor actriz cotiza a la baja pero dando por seguro a Renée Zellweger, Scarlett Johansson y Charlize Theron hay otros nombres que están todavía vivos en la carrera como son los de Cynthia Erivo, Lupita Nyong´o y Awkwafina que pelean junto a la actriz de “Lady Bird” por las dos plazas que quedan.

Tom Hanks (“Un amigo extraordinario”) fuera de la categoría de mejor actor de reparto

Ya hace 19 años de la última nominación de Tom Hanks en los Oscar y tras lo ocurrido los años de “Capitán Phillips”, “El puente de los espías”, “Sully” y “Los archivos del Pentágono” ya no se puede asegurar su presencia indiscutible, más teniendo en cuenta que la cinta de Marielle Heller se ha convertido en una de las propuestas que se han ido desinflando conforme pasaban las semanas. Su única baza de estar presente es la de un Tom Hanks que encandila en su encarnación de Fred Rogers, todo un icono de la cultura televisiva y social de Estados Unidos para, al menos, un par de generaciones. En este punto de su carrera, y a la espera de que algún día gane ese tercer Oscar con el que muchos quieren verle, se abren un abanico de posibilidades para Hanks como sólido y prestigioso actor de reparto con esa aura de buen americano que nunca le abandona y que favorece la empatía con él. Es el momento de que Tom Hanks regrese a los Oscar.

Al Pacino (“El irlandés”) fuera de la categoría de mejor actor de reparto

Sería demasiado doloroso ver a Al Pacino fuera de las nominaciones al Oscar cuando tiene oportunidad de ello 27 años después de su última mención. Es verdad que su Jimmy Hoffa es uno de los personajes del año pero, teniendo en cuenta que Robert De Niro está más fuera que dentro en estos momentos, y si “El irlandés” no tiene el impacto que se espera en las candidaturas, Joe Pesci podría quedarse como la única nominación interpretativa de la película. Los arrebatos de Hoffa son marca de una leyenda actoral que, no obstante, si la Academia se pone caprichosa podrían haber sido considerado como excesivos y es que ya se sabe que a los más consagrados (como es el caso de Tom Hanks) se les exige más que al resto. Sería uno de los bombazos de la lectura de nominaciones impidiendo que sea la 18ª ocasión en que dos actores de la misma película compiten en actor de reparto.

Willem Dafoe (“El faro”) en la categoría de actor de reparto

Hay actores que se encuentran en un momento dulce de sus carreras y uno de ellos es Willem Dafoe que podría sumar este año su tercera nominación consecutiva (la quinta en total) tras las de “The Florida Project” y “Van Gogh, a las puertas de la eternidad”. En esta ocasión sería por “El faro” la película en la que interpreta a un iracundo y simiesco hombre con ademanes de Klaus Kinski. Dafoe no ha estado en ninguno de los premios importantes de la carrera, al igual que una cinta como la de Robert Eggers que no ha evitado ser un título de nicho, pero la crítica sí que le ha mencionado mucho por lo que el prestigio que atesora su nombre podría auparle a una plaza de actor de reparto todavía demasiado vacilante.

Sam Rockwell (“Jojo Rabbit”) en la categoría de actor de reparto

Otro que puede beneficiarse de la situación en la categoría de mejor actor de reparto es Sam Rockwell que también aspiraría a su tercera nominación consecutiva. Y es que no le ha podido sentar mejor el Oscar a un actor que siempre ha estado ahí pero que ahora vive un momento de plenitud actoral y de visibilidad a nivel de público y premios. Por un lado está “Richard Jewell”, donde interpreta al abogado del protagonista, y por otro su vistosa interpretación en “Jojo Rabbit” en la que interpreta a un nazi caricaturesco pero sin que nunca caiga en el ridículo teniendo incluso su posibilidad de redención durante el metraje. Un actor brillante que dignifica el oficio y con un carisma con el que inunda todos sus personajes. Con “Jojo Rabbit” pudiendo ser una película todavía viva en la carrera por el Oscar a la mejor película no hay que desestimar ni mucho menos su presencia.

Jennifer López (“Estafadoras de Wall Street”) fuera de la categoría de mejor actriz de reparto

Su rutilante presencia en “Estafadoras de Wall Street” no ha sido suficiente para que la empoderada cinta de Lorene Scafaria sobre unas strippers que intentan encontrar una vía de supervivencia a su negocio en plena crisis del capitalismo haya tenido más recorrido en la carrera. Aunque la cinta fue una de las sorpresas del Festival de Toronto, entre otras cosas por el tono de la película y lo deprisa que se rodó la película, sólo Jennifer López ha aguantado y sorprendido por el carisma con el que llena el papel a pesar de lo cuestionable que sea considerarla actriz de reparto cuando en realidad es coprotagonista junto a Constance Wu. No obstante, y teniendo en cuenta que la Academia no transigió a la hora de considerar el potencial como intérpretes de Madonna, Jim Carrey, Jennifer Aniston u Oprah Winfrey, no sería nada extraño que los académicos hayan preferido considerar a dos nombres como Kathy Bates y Florence Pugh en detrimento de lo que no deja de ser una gran estrella mediática sin prestigio actoral a su alrededor.

“Los miserables” fuera de la categoría de mejor película internacional

Aunque parece tener el hueco asegurado la relación de Francia con los Oscar ha sido esquiva y más cuando algunos podrían “castigar” que el país galo no enviara a Hollywood su otra apuesta del año, “Retrato de una mujer en llamas”, cinta que podría aspirar a algún apartado técnico como fotografía. Francia lleva desde 1993 con “Indochina” sin ganar el premio y en la última década sólo obtuvo la nominación por “Mustang” en 2016.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario