El Batman de Christopher Nolan: El salvador de la criatura

El Batman de Christopher Nolan: El salvador de la criatura

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Actualmente no hay nadie en el mundo cinéfilo (e incluso fuera de él) que no conozca el nombre de Christopher Nolan, adorado por unos y odiado por otros en pocos años ha pasado de ser un don nadie que hacía películas muy bien valoradas en el mundillo independiente, a convertirse en unos de los directores más aclamados por el gran público, y todo gracias a un personaje: Batman. Nolan devolvió a este personaje la gloria perdida, esa que había quedado enterrada tras las dos películas de Schumacher, y éste agradecido le recompensó con el reconocimiento mundial a su trabajo. Ahora que esta relación de beneficio mutuo entre el director y el personaje está a punto de acabar en poco más de una semana con el estreno de “El caballero oscuro: La leyenda renace”, en este nuevo capítulo del especial que le dedicamos a la película vamos a intentar responder a la pregunta de “¿Quién es Christopher Nolan?” e intentaremos desentrañar cuáles son las claves de su cine y su éxito.

Nacido el 30 de Julio de 1970 (41 años) en Londres a Christopher Johnathan James Nolan le entró la fiebre por el cine muy pronto y ya con ocho años rodaba con la cámara super 8 de su padre cortos en los que tenía como protagonista a sus juguetes, de mayor acudiría a una academia de cine mientras estudiaba Literatura inglesa University College de Londres (donde conocería a su futura mujer y productora de todos sus proyectos, Emma Thomas). Allí haría sus primeros cortos “Tarantella” y “Lacerny” (que actualmente no se pueden encontrar en ninguna parte), y “Doodlebug” un corto de apenas tres minutos que ya presenta algunas de las características del cine de Nolan, como es la obsesión del personaje principal, y que guarda paralelismos con su ópera prima “Following” habiendo sido rodada en blanco y negro, contando con su compañero Jeremy Theobald como protagonista y con David Julyan (quién sería su compositor habitual) a cargo de la música.

Following: “Cuando empecé a seguir a una persona específicamente, ahí fue cuando empezó el problema”

En 1998, estrenaría su primera película, la mencionada “Following”, con poco más de una hora de duración, rodada en blanco y negro, y que tenía como actores principales a tres compañeros de Universidad, Jeremy Theobald, Alex Haw y Lucy Russell, además de su abuelo John Nolan, veterano actor televisivo británico. La historia contaba como un escritor en busca de inspiración comienza a seguir a gente desconocida por la calle, observando su día a día, y como todo se complica cuando empieza a seguir a Cobb, un ladrón.

“Following” se podría tomar como un ensayo de “Memento”, pero en ella ya podemos encontrar la esencia del cine del director británico pudiendo ver varias características de su cine en ella, así tenemos un elaborado guión que gira en torno a elementos psicológicos como es la obsesión del protagonista; además la película comienza por el final, y se narra de manera no lineal habiendo tres planos temporales distintos, dándole mucha importancia al montaje; tenemos también un giro final de guión y también una primera escena en donde se oye la voz en off del personaje principal que ejerce de narrador de los hechos, e incluso podemos ver también uno de los aspectos que se consideran como su punto débil, un flojo personaje femenino.

La película tuvo apenas presupuesto, y debido a que los componentes del equipo estudiaban y/o trabajaban se rodó durante dos años los fines de semana, pero su resultado fue notable para tratarse de una ópera prima, una obra fresca e inteligente que a pesar de su escasa distribución tuvo buenas críticas (el fallecido Alexander Walker, crítico del London Evening Standard, escribiría sobre Nolan que era “un nuevo talento que recuerda a los inicios polimorfos del propio Stanley Kubrick”) y que provocó que se empezarán a seguir sus pasos. Esto es lo que opinaba Nolan sobre la película entonces: “Nunca podré volver a hacer una película como esta. Lo más maravilloso fue no tener que rendirle cuentas a nadie salvo a mí mismo, y no tener a nadie por encima de mí en cuestiones creativas. (…) Mis siguientes trabajos dependerán del dinero de otras personas, así que tendré una responsabilidad hacia esa gente. Así pues, no creo que vaya a disfrutar tanto nunca más”.

Como curiosidad de la película, en la puerta del piso del protagonista había una pegatina con el logo de Batman, quién le diría al director que seis años después rodaría el relanzamiento de la franquicia.

Memento: “Todos necesitamos los recuerdos para recordar quienes somos. Yo no soy diferente”

Dos años más tarde en el 2000, estrenaría la que posiblemente sea su mejor película, “Memento”, el proyecto se basó en “Memento mori”, un relato corto de su hermano Jonathan, que Christopher adaptó en un guión que gustó mucho y que trataba sobre un hombre con pérdida de memoria a corto plazo que trata de vengar la muerte de su esposa, y para ello se tatúa toda información relevante en el cuerpo. Mientras que en “Following” Nolan contó con reparto no profesional, aquí pudo contar con un reparto principal contrastado. Brad Pitt estuvo a punto de ser el protagonista pero tuvo que abandonar el proyecto, y finalmente lo sustituyó Guy Pearce, actor de mucha calidad que no ha tenido buena fortuna, y además participaban dos de los actores protagonistas de “Matrix”, Carrie-Anne Moss y Joe Pantoliano. El resto del reparto estaba formado por actores que actualmente son más conocidos por sus papeles en la pequeña pantalla como Mark Boone Junior (“Sons of anarchy”), Stephen Tobolowsky (“Héroes”, “Glee”, “Deadwood”), Jorja Fox (“Urgencias”, “CSI”) o Harriet Sansom Harris (“Mujeres desesperadas”).

Aquí la película volvía a empezar por el final con unos títulos de créditos que muestran la foto de una polaroid en la que se ve a un hombre muerto, la imagen va rebobinando hacia atrás a medida que salen los créditos hasta que vemos el momento en el que alguien lo dispara. A partir de aquí Nolan volvería, ayudándose de un acertado montaje, a jugar con la temporalidad de la narración, y va intercalando planos de dos líneas temporales distintas diferenciadas claramente. La primera transcurre de atrás hacia delante con una fotografía en blanco y negro, y en ella tenemos a Lenny, el protagonista, que va contando su historia (de nuevo Nolan utiliza al protagonista en labores de narración) a alguien que le habla por teléfono, mientras que la segunda es a color y va de adelante hacia atrás, mostrándonos primero el final, y luego como se fue llegando a él.

La película vuelve a centrarse en aspectos psicológicos, volvemos a tener a un personaje obsesionado, esta vez con vengar a su mujer, pero la película se centra en la memoria, la identidad, y especialmente en la falsedad y la manipulación. Pese a que en los primeros compases de la película creemos que Lenny tiene todo controlado a pesar de su minusvalía, a medida que pasa la película nos damos cuenta de que sólo es una marioneta sin rumbo de la que se aprovechan una serie de personas. Ningún personaje en esta película es lo que parece y todos mienten y se aprovechan de Lenny, incluso el propio Lenny como se ve en el excelente final. También aquí aparecería otra de las características del cine de Nolan, la fotografía de Wally Pfister, y como excepción al resto de su filmografía en “Memento” si encontramos un personaje femenino bien definido y fuerte.

Con “Memento” Nolan si alcanzaría la notoriedad, la película encantó a la crítica, fue bastante rentable (recaudo 39 millones de dólares con un presupuesto de 9) y tuvo la suficiente repercusión como para que Nolan consiguiera su primera nominación a los Oscar en calidad de guionista (la película obtuvo también la nominación a mejor montaje). Tras esto, su nombre empezó a sonar mejor a las grandes productoras, y así hizo para la Warner su primer proyecto de encargo, el remake de una película noruega, “Insomnio”.

Insomnio: “Un mal policía es aquel que no puede dormir por tener la conciencia intranquila”

“Insomnio” es la única película de Nolan que no escribió éste, Hillary Seitz se encargaría de adaptar el guión original de Nikolaj Frobenius y Erik Skjoldbjærg, aunque el británico le daría algunos toques. Pese a todo ello, la historia que contaba encajaba bastante bien con su universo, narraba como un experto detective viajaba con su compañero hacia Alaska para intentar atrapar a un peligroso asesino, pero que en el intento de su captura acaba matando por confusión a su compañero y culpa al asesino, lo que luego aprovecharía este para chantajear al policía. Una historia que permitiría a Nolan ahondar de nuevo en psique humana, esta vez a través del sentimiento de culpa del protagonista que no le permite dormir. El director haría la historia suya pero tendría más limitaciones para jugar con ella.

Nolan vuelve a contar con sus habituales Julyan y Pfister, y para esta ocasión contó con un gran trío protagonista, Al Pacino (en quizás su último gran papel), Robin Williams y Hilary Swank, tres ganadores de Oscar que entregan aquí una gran actuación, pero la película es posiblemente la peor de su filmografía y la más impersonal. Nolan vuelve a dejar grandes muestras de su dirección, la fotografía de Pfister seguía siendo excelente, pero la película se hacía algo pesada y no llegaba a enganchar. Aun así, pese a que la película no entusiasmó tanto como “Memento”, gustó bastante a la crítica, y recaudó más de 110 millones en taquilla, lo que convirtió a Nolan en un director en que se podría confiar futuros proyectos: “¿y por qué no una saga de superhéroes?”, pensó la Warner.

Batman begins: “¿Qué importa cómo me llame? Se nos conoce por nuestros actos”

Nolan se hizo cargo del personaje de Batman para intentar arreglar la situación en la que este había caído tras “Batman y Robin”, y junto a David S. Goyer decidió que lo mejor para el personaje no era seguir construyendo sobre una edificación en ruinas, sino comenzar a construir de nuevo fortificando sus cimientos. Así empezaron a escribir sobre los orígenes de un personaje que encajaba perfectamente en el perfil del director, un justiciero (como Lenny en “Memento”) obsesionado por la muerte de sus padres. A Nolan no le costaría adaptar al personaje a su mundo, ni crear una historia acorde a su filmografía.

Tenemos una historia sobre la venganza y la justicia, pero que sobretodo se volvía a centrar en otro aspecto de la psique humana, el miedo, el que tiene Wayne a los murciélagos y que acaba utilizando en contra de sus enemigos, o el miedo que utilizaba como arma El espantapájaros, la liga de las sombras o el mafioso Carmine Falcone, y además planteó algo más a lo que habían hecho las anteriores cintas sobre superhéroes, “Batman begins” ya no era sólo la historia de un superhéroe contra un villano, sino que era una película centrada en unos personajes fuertes y decididos, pero con vulnerabilidades que tenían que hacer frente a la corrupción a la que está sometido su ciudad en todos los aspectos, pero con trasfondo superheroico.

Con un plantel de estrellas como Christian Bale, Michael Caine, Gary Oldman, Liam Neeson o Morgan Freeman (como nota curiosa en la película aparecían haciendo un cameo los actores principales de “Following” salvo Alex Haw), con Pfister de nuevo en la fotografía, y una BSO a cargo de dos grandes como James Newton Howard y Hans Zimmer (que se convertiría en un habitual), Nolan nos entregaba una película de alta calidad y muy entretenida, con una gran dirección cuyo único fallo se encontraba en sus escenas de acción atropelladas debido a la inexperiencia del director con estas escenas que se empeñó en rodar personalmente. Una película que fue un éxito de crítica y público, e ignorada en los Oscar con sólo una nominación a mejor fotografía. Su éxito dejó abierta la puerta a una secuela, aunque antes Nolan se tomaría un descanso del personaje dirigiendo “El truco final”.

El truco final (El prestigio): “Entonces intentaréis descubrir el truco, pero no lo conseguiréis, por que en el fondo, no queréis saber cuál es. Lo que queréis es que os engañen”

“El truco final (El prestigio)”, era la adaptación que Christopher y su hermano Jonathan harían de la novela homónima de Christopher Priest sobre la rivalidad de dos magos: Bordem y Angier. Una nueva historia con personaje principal obsesionado, y esta vez por duplicado, y que de nuevo permite al director ahondar en el aspecto psicológico humano, profundizando esta vez en la rivalidad, la ambición y la envidia, y que le va a permitir jugar otra vez con libertad con la temporalidad de la historia. La película vuelve a comenzar por el final, y luego va alternando entre presente, pasado y futuro. También va a volver de nuevo a utilizar como narrador a los protagonista, a través de la lectura de sus diarios, y vuelve a tener un final con giro de guión, sin embargo, se va a acrecentar el problema con sus papeles femeninos, si ya en “Insomnio” y “Batman begins” habían pecado de flojos, ahora en “El truco final (El prestigio)” tenemos tres papeles femeninos, uno el de Piper Perabo no muy desarrollado, que aparece poco en pantalla y que básicamente sirve de motivación para el personaje de Angier, otro el de Rebecca Hall, el mejor desarrollado e interpretado pero sin una importancia fundamental en la historia, y finalmente de Scarlett Johansson que pese a tener más peso en la trama no es más que un florero.

Nolan contó en esta película de nuevo con Christian Bale y Michael Caine (que ya eran uno más en la familia), y a estos se le añadió Hugh Jackman (en posiblemente su mejor actuación), Andy Serkis, y en una decisión arriesgada (algo que también ha caracterizado a Nolan) a David Bowie, además de las tres actrices ya comentadas anteriormente. David Julyan firmaría su última banda sonora con Nolan, en esta gran película que sin embargo no tuvo tan buenas críticas como las anteriores (pero que gustó en general) y aunque no tuvo grandes cifras de taquilla se quedó cerca de los 110 millones superando a la otra película de magos de aquel año, “El ilusionista”. Además de todo esto la película obtuvo dos nominaciones a los Oscars, una para Christopher y Jonathan por su guión y otra para Pfister por su fotografía.

El caballero oscuro: “Soy un perro detrás de los coches, no sabría qué hacer si alcanzara uno”

Tras el descanso que supuso “El truco final (El prestigio)”, Christopher junto a su hermano Jonathan y David S. Goyer comenzaron a preparar la segunda parte del tríptico sobre Batman, “El caballero oscuro”, que como se anunciaba al final de “Batman begins” tendría como villano al Joker, al que se le añadió Harvey Dent/Dos Caras. Y al igual que en “Batman begins” creó una historia en la que el tema superheroico es sólo un trasfondo de un thriller policial y de atracos, y si en la primera parte el tema central era el miedo, en esta segunda sería el caos, representado por la figura del Joker magníficamente interpretado por el malogrado Heath Ledger (otra decisión arriesgada).

Repetía la mayor parte de reparto y el equipo, y se unía Maggie Gyllenhaal para sustituir a Katie Holmes, Aaron Eckhart para interpretar a Dent/Dos Caras, y el citado Ledger como Joker. Y Nolan nos entregaba una película aún mejor que la primera, que atrapaba desde el minuto uno hasta el último y que pulía los fallos de su antecesora trayéndonos unos villanos extraordinariamente carismáticos, o unas escenas de acción notablemente rodadas (mostrando la gran mejoría del director británico en estas escenas), aunque el personaje femenino pese al cambio seguía siendo flojo, siendo utilizado en este película como el elemento que acaba motivando la acciones de Wayne y Dent. Una película que fue un éxito total de crítica y público, totalmente ignorada en los Oscars importantes (salvo el merecido premio a Heath Ledger), pero que supuso consagración para la crítica y público de Christopher Nolan como uno de los mejores directores actuales, algo que su siguiente proyecto, “Origen”, confirmaría aún más.

Origen: “No debes tener miedo a soñar con algo más grande”

Tras el éxito de “El caballero oscuro”, Nolan se cogió vacaciones, y unos meses más tarde anunciaba su siguiente proyecto, “Origen”, producida por la Warner (que no pensaba dejar escapar al director y que así se intentaba asegurar que firmara por otra película más de Batman). Esta sería la primera película del director en la que constaría como único guionista desde “Following”, una historia que llevaba queriendo realizar desde hacía diez años y que el director definiría como “un thriller de acción y ciencia ficción que transcurre dentro de la arquitectura de la mente”. Pese a una fuerte campaña publicitaria, la película se estreno sin apenas saber de que trataba, más allá de un posible argumento sobre Cobb, un ladrón que lidera un grupo que se adentra en sueños para robar ideas.

Con Cobb (mismo apellido que el personaje de Alex Haw en “Following”, y que comparte la afición de robar del personaje y la profesión de arquitecto del actor) volvemos a tener a un personaje principal obsesionado con lo que hace, con la muerte de su familia y con el recuperar a su familia, y la película se va a centrar en el estado de vigilia y el sueño, representados aquí de manera realista pero caótica, alejados de la imagen poética que suelen tener a la hora de plasmarse. En “Origen” Nolan volverá a jugar con el guión y el montaje, la película vuelve a comenzar por el final, pero en esta ocasión no juega con la temporalidad de la historia que la va a sustituir por la alternancia entre los diferentes niveles del sueño, y tampoco aquí va a utilizar al protagonista en funciones de narrador, pero va a abusar de una sobre explicación de las diferentes reglas a seguir cuando se encuentra en un sueño.

En cuanto a sus mencionados puntos débiles, en “Origen” deja claro por si alguien tenía dudas que sabe dirigir acción (genial el sueño en el hotel), y luego tenemos dos personajes femeninos en la cinta, de nuevo bien interpretados pero a los que les falta desarrollo, uno es el de Mal, la mujer de Cobb que se proyecta únicamente en los sueños y que lo utiliza de nuevo para motivar los actos y personalidad del protagonista, y el otro es el de Ariadne, una chica que se incorpora al grupo, que está mejor desarrollado pero que se utiliza principalmente para poder explicar las normas a seguir en los sueños, donde tanto ella como nosotros los espectadores somos novatos. Pese a todo esto, en esta ocasión no pasa sólo en los personajes femeninos, en “Origen” salvo el personaje de Cobb, el resto son apenas trazos, no se profundiza en ellos como en anteriores películas, simplemente sirven para complementar al protagonista, lo que a algunos van a utilizar como argumento para teorizar sobre el posible significado del abierto final.

Nolan repite con Pfister, con Zimmer (sería la primera película de Nolan fuera de Batman cuya BSO no compondría David Julyan), Michael Caine, Cillian Murphy y Ken Watanabe, a ellos se añadiría Leonardo DiCaprio, Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Ellen Page, Tom Hardy, Tom Berenger, Dileep Rao y el difunto Pete Postlethwaite, en una película aclamada por la crítica y el público, que obtuvo más de 825 millones de dólares, cantidad sorprendente en una película de sus características, y que fue de nuevo ignorada en las categorías importantes de los Oscar. Ganó cuatro premios técnicos (primer y merecido premio para Pfister), y obtuvo la nominación a mejor guión y a mejor película (aunque esta última se debe únicamente a la ampliación de la categoría de cinco a diez películas), aunque no creo que esto último le llegue a importar realmente al director británico que con sus últimas dos películas ha ganado mucho prestigio y una legión de admiradores (y detractores) que valen más que mil premios.

Ya en cuanto a sus próximos proyectos, más allá de “El caballero oscuro: La leyenda renace” sobre la que ya nos extenderemos próximamente, y de la que ya estamos leyendo opiniones muy favorables, Christopher Nolan no tiene más proyectos a la vista como director y sospecho que tardaremos un tiempo en conocerlos, por ahora sabemos que no va a continuar con el personaje del hombre murciélago, y el resto son rumores como que tiene pensado rodar una película de James Bond (personaje del que es cierto que es fan, y al que le hizo un homenaje en “Origen”), pero lo único que podemos asegurar es que se encuentra en la producción y ha supervisado la historia del relanzamiento de Superman y que va a producir la primera película como director de Wally Pfister, de la que hasta el momento poco se sabe.

Concluyendo, en todo este capítulo hemos intentado desentrañar las claves de su cine, pero ¿qué es lo que le ha llevado al éxito?. En mi opinión creo que es el saberse mantener en el punto medio, sus películas son inteligentes, tienen muchas lecturas y pueden satisfacer al cinéfilo más exigente, pero a la vez sabe ofrecer situaciones y escenas intensas, y una historias complicadas pero no confusas que pueden satisfacer al más palomitero, y también creo que se debe a que en todo momento trata al espectador con respeto, no tomándolo por idiota, y cuando esto se hace así sueles salir recompensado.

Y hasta aquí este capítulo sobre este director que en esta página seguimos desde hace tiempo, y esperamos poder continuar haciéndolo, en el próximo capítulo y antes de entrar a examinar la nueva película del director y de Batman, haremos un repaso a los personajes que se incorporan en esta nueva entrega.

Tu primo.
Petro

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Prometheus - 11.07.2012 a las 12:27

Magnífica redacción y exacta interpretación de los pros y contras de la carrera de Nolan,para mí ahora el mejor director desde hace años.

simplementesimple - 11.07.2012 a las 14:18

Magnifica exposición, pero ¿no mencionas al hijo y a la prima Nolan de origen? 😉

Petro - 11.07.2012 a las 15:39

Muchas gracias por los comentarios, me alegro de que os haya gustado 😉

Al final se me olvidó mencionarlos, estaba con prisas para acabar y se me pasaron algunas cosas.

Yuna - 11.07.2012 a las 16:26

Enhorabuena Petro. Un artículo muy profesional e interesante, me ha encantado. En general, estoy de acuerdo con todo lo que argumentas.

Pericolo - 11.07.2012 a las 18:39

No hace falta utilizar palabras rimbombantes ni un desarrollo ultrasesudo para realizar un artículo estupendo.
Enhorabuena Petro. Queremos más.

Petro - 11.07.2012 a las 22:07

Pues muchas gracias, me voy a sonrojar y todo. Bueno todavía quedan tres entregas más del especial, espero no defraudaros.

T. McKay - 11.07.2012 a las 23:18

Sobresaliente análisis Petro.
Desconocía muchos datos que comentas, entre ellos que tuviera tantos detractores. (¿Cómo es eso posible?) Puede presumir de tener una filmografía sin altibajos,descansando buena parte de su éxito en sus guiones. Coincido contigo en que Insomnio me parece su obra más irregular.
Faltan 8 días 🙂

Petro - 12.07.2012 a las 19:57

Gracias Terry. Hay gustos para todos, tampoco creo que tenga demasiados detractores lo que pasa es que son muy ruidosos, y hay algunos de ellos que no les gusta realmente, pero la mayoría de esos detractores lo son por ir a contracorriente, y lo critican por sistema.

Esperando que llegue el estreno ya.

Marta - 26.04.2015 a las 10:20

Hola Petro, me podrías dar tu nombre y apellido completo para citarte como referencia en un trabajo que estoy haciendo sobre Nolan? Gracias, un saludo

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario