Expediente Leonardo DiCaprio, el talento innato

Expediente Leonardo DiCaprio, el talento innato

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (9 votos, media: 4,56 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Leonardo DiCaprio (Leonardo Wilhelm DiCaprio) nace un 11 de Noviembre de 1974 en California, de ascendencia alemana y rusa por parte de su madre Irmelin, e italiana por parte de su padre George, es el único hijo de esta pareja de hippies, que se separaron al año de nacer Leo pero que mantuvieron una buena relación después de la ruptura. DiCaprio siempre ha estado muy unido a ellos, cuando se convirtió en actor profesional, los solía (y en la actualidad, es muy frecuente que lo acompañen aún) llevar a sus rodajes, premieres o eventos.

El gusanillo de la interpretación le entró a los 12 años, a raíz de que su hermanastro Adam Ferrer (hijo biológico de la nueva pareja de su padre, Peggy) empezase a hacer sus primeros pinitos en anuncios televisivos y, al ver que le pagaban generosamente, decidió apuntarse a alguno, el primer incentivo fue el dinero, pero enseguida se dio cuenta de que era una profesión que amaba poderosamente y que quería dedicarse a eso el resto de su vida. Su gran afición en la niñez era su vena de payaso, le encantaba hacer imitaciones ante sus amigos y familiares, claro síntoma de que esa inquietud interpretativa empezaba a crecer en él con una fuerza imparable. Un agente intentó cambiarle el nombre por Lenny Williams pero él, muy orgulloso de sus raíces, se negó.

Realizó papeles secundarios en series tan conocidas como ”Santa Barbara” o ”Los problemas crecen” entre otras, en esta última gustó tanto su trabajo y su físico que relegó a un segundo plano al protagonista de la ficción, Kirk Cameron, en los corazones de los espectadores y en las revistas para adolescentes. Su gran oportunidad en el cine se le presentó gracias a ”Vida de este chico”, en la cual desbancó a un montón de chavales en el casting. Cuando llegó su turno, los dejó impresionados y De Niro enseguida simpatizó con él porque demostró su carácter y talento, contaba tan sólo con 16 años. Ante el importante reto de enfrentarse en pantalla a una leyenda como De Niro, se empolló todas sus películas más conocidas para saber a qué atenerse y para descubrirlo como actor.

Poseedor de una intensa mirada, es un magnífico actor de raza que nunca ha pasado por una escuela de interpretación, que se ha curtido en la industria desde pequeño, al trabajar para los mejores directores y en proyectos de cualquier índole pero generalmente de gran calidad. A pesar de la supuesta manía que le tienen los Oscar (un tema en el que es mejor no reincidir, por resultar cansino y trillado), es muy respetado por sus compañeros y por los directores (sobre todo a raíz de haberse convertido en el nuevo actor fetiche del maestro y, admiradísimo por tus primas, Martin Scorsese), por ejemplo, De Niro siempre lo cita entre sus actores jóvenes favoritos y, con el tiempo, también se ha ganado el apoyo de público y crítica.

DiCaprio es un actor de referencia para las nuevas generaciones de intérpretes, suele ser habitual que su nombre sea mencionado entre los actores predilectos de aquellos que están debutando en la interpretación. ”Titanic” fue un pesado estigma del que le costó apartarse, su etapa de ídolo carpetero no ayuda a que te tomen en serio como actor (aunque antes de esta película tenía trabajos poco conocidos pero muy buenos y arriesgados, e incluso había sido nominado al Oscar con tan sólo 19 años por ”¿A quien ama Gilbert Grape?”, donde le robaba la función a otro actor de moda en aquellos tiempos, Johnny Depp). Poco a poco, y gracias en gran parte a que Scorsese le ha ayudado a madurar sus dotes interpretativas ya demostradas en el pasado, se ha currado una carrera de lo más interesante y distinta, alejada de productos demasiado comerciales y sin implicarse en propuestas en las que no cree solamente por su abultado salario.

Tus primas no pretenden hacer un repaso muy exhaustivo sobre su filmografía, porque este artículo resultaría interminable, así que destacaremos cinco trabajos suyos muy dispares y excelentes, en las antípodas de lo predecible (no verás ”Titanic” por aquí, por poner un ejemplo) e incluyendo tanto películas de su primera etapa como de la última, intentando crear un resumen equilibrado.

“Infiltrados”, un apasionante y tenso juego del gato y el ratón

El nexo de unión entre DiCaprio y Scorsese fue el mítico Robert De Niro, Marty buscaba un joven protagonista para un proyecto que llevaba intentando dirigir desde hacía un porrón de años, se trataba de ”Gangs of New York”, Bobby le aconsejó que le echase un vistazo a ”Vida de este chico”, le dijo algo así como: ”Tienes que fijarte en este chaval, es un actor joven asombroso”, y ese toque de atención sirvió para que Martin indagase en la carrera de ese prometedor actor y quedó gratamente sorprendido, especialmente con sus primeros trabajos. Hasta la fecha, Leo y Marty se han sentido tan cómodos rodando juntos (y además parece que atesoran una envidiable relación cuasi paternal) que ya acumulan cinco películas conjuntas, siendo ”Infiltrados” la joya de la corona.

”Infiltrados” es un remake del film asiático ”Juego sucio” de 2002 (bastante inferior a la versión de Scorsese, menos compleja y con un peor desarrollo de personajes siendo un thriller menor y rutinario), aunque llevado al terreno del polivalente Martin Scorsese, que ya ha demostrado ampliamente que ningún género se le resiste, aunque se le nota especialmente inspirado en vibrantes y violentas historias sobre la mafia, en las cuales da todo de sí. Esta tercera colaboración entre Scorsese y DiCaprio, es un apasionante y tenso juego del gato y el ratón, que deja sin aliento al espectador mediante su virtuosismo narrativo y con un reparto en estado de gracia, desde el primero hasta el último.

Una de las cualidades que más apreciamos en Leonardo DiCaprio es su control interpretativo, en este caso tiene un personaje que es uno de los buenos de la función y que está sometido a una presión constante, ya que es el infiltrado de la policía dentro de la mafia y debe de interpretar una especie de papel para no ser descubierto por el jefe de la organización (un estupendo Jack Nicholson, en uno de esos papeles de lunático que suele bordar ya que su cara de pirado le facilita en gran parte su trabajo), como decía pisa un terreno que se puede separar bajo sus pies en cualquier momento. Billy Costigan vive al borde de un ataque de nervios ante el temor de ser asesinado, DiCaprio nunca llega a la sobreactuación, manteniendo un pulso envidiable dentro de un personaje que a cualquier otro actor se le podría ir de las manos, está magnífico, en nuestra opinión es el mejor del reparto junto a un sorprendente y malhablado Mark Walhberg que nunca ha estado mejor.

Scorsese pone de nuevo de manifiesto que es un brillante director de actores, que saca petróleo hasta del actor aparentemente más limitado y lo moldea a su gusto. DiCaprio, gracias a este maestro, ha alcanzado la madurez interpretativa y ha conseguido callar muchas bocas a base de continuos esfuerzos y de excelentes trabajos, demostrando que la madera de actor que se dejaba entrever antes de ”Titanic” seguía ahí y mejorada. En definitiva, ”Infiltrados” es una película fantástica y muy intensa que, pese a su larga duración, te mantiene pegado al asiento y no te suelta hasta que termina. Imprescindible.

Vídeo

”Diario de un rebelde”, aterrador viaje a los abismos de la droga

Una de las constantes en la carrera de DiCaprio es su atracción por los personajes reales, a lo largo de su trayectoria ha interpretado varios (empezando por Tobias Woolf y terminando por Jordan Belfort de ”El lobo de Wall Street”) o por los atormentados, si observamos con atención su filmografía encontraremos estas vertientes claramente. Jim Carroll de ”Diario de un rebelde” es otro personaje real y atormentado, que curiosamente falleció hace escasos años. Era un poeta y drogadicto que pasó gran parte de su juventud coqueteando con las drogas, hasta terminar dando con sus huesos en prisión, donde finalmente se rehabilitaría de su peligrosa adicción. Leo se decidió a interpretarlo gracias a la opinión de su padre George, que al igual que ocurrió con Arthur Rimbaud en ”Vidas al límite”, le aconsejó que no podía perder esas oportunidades de oro para dar vida a esos dos personajes tan interesantes y desafiantes a nivel interpretativo, curiosamente, ambos papeles habían quedado vacantes tras la repentina y trágica muerte del estupendo y prometedor River Phoenix.

Pues bien, ”Diario de un rebelde” es una película recomendable y bastante dura, no solamente por retratar un tema tan espinoso con la adicción a las drogas, si no por el tratamiento tan auténtico y cercano de este problema, a través de imágenes explícitas pero sobre todo mediante la interpretación tan brillante, aterradora y veraz de un joven Leonardo, te lo crees en todo momento, te transmite de manera pasmosa, pese a su juventud y a la poca experiencia con la que contaba entonces. A título personal, es de esas ocasiones en las que nos deja impresionadas. En la primera etapa de su carrera, tomó muchos riesgos, más que en la actual. Aunque si hay algo que caracteriza la filmografía de DiCaprio es su buen ojo a la hora de seleccionar proyectos, aunque nos gustaría que le diese oportunidades a directores noveles y se prodigase más en propuestas independientes, aprobamos que trabaje para cineastas consagrados, pero es ir más sobre seguro. Un salto al vacío de vez en cuando no viene mal.

Vídeo

”Revolutionary Road”, radiografía del ocaso de un matrimonio

Sentimos especial predilección por esas historias de desamor, desencantadas y crudas que el cine nos ha regalado a lo largo de su historia, quizás porque las vemos más realistas que esos cuentos de hadas que nos intentan vender con fervor las comedias románticas. ”Revolutionary Road” va en la línea de los mejores melodramas clásicos (del que Douglas Sirk era uno de sus excelentes y mayores exponentes, un género con tendencia al exceso) y podría entroncar con esa película brutal de apariencia también teatral que es ”¿Quién teme a Virginia Woolf?”, tanto por sus inolvidables y magníficos enfrentamientos actorales como por la rudeza de sus cortantes diálogos. Claramente, ambas son unas joyitas y unas cintas apasionantes que podrían visionarse en sesión continua.

Sam Mendes posee una hábil y maravillosa mano para dirigir este tipo de historias, lo demostró con la tragicomedia ”American beauty”, con la que la novela de Richard Yates tiene algunos puntos en común, matrimonio en crisis y ácida crítica al ”american way of life”, que pone de manifiesto el fracaso de este estilo de vida americano donde todo son apariencias y donde late en el interior del alma humana una creciente infelicidad y desolación, pero el tratamiento de sus historias es completamente opuesto, podríamos definir a ”Revolutionary Road” como el reverso amargo, desgarrador y tenebroso de ”American beauty”, aunque ninguna de las dos pueden ser consideradas películas luminosas, son historias descorazonadoras y dolorosas para el espectador, aunque la cinta protagonizada por Kevin Spacey y Annette Bening aborda estos temas desde un prisma más liviano, de comedia negra, durante buena parte de su metraje.

Son películas que se sustentan con enorme vigor en sus actores, si esa pieza del puzzle no encaja no resultarían creíbles, afortunadamente, en este caso, tenemos unas espléndidas y descarnadas interpretaciones de los enormes actores Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, que se complementan a la perfección, son una pareja perfecta cinematográficamente hablando, que conmueven dando vida al joven matrimonio Frank y April Wheeler. Chocan principalmente por sus opuestos caracteres y por sus diferentes aspiraciones en la vida, ella anhela una vida bohemia tras su infructuosa carrera como actriz y él se resigna a lo que tiene, es un cobarde, que es incapaz de entender y complacer a su esposa.

Leonardo DiCaprio realiza una de sus mejores, intensas y más poderosas interpretaciones, nunca bordeando la sobreactuación, siempre perfecto, en nuestra, consigue no solo estar a la altura de su compañera de reparto, si no, en determinados momentos superarla, adoramos a Kate Winslet también, pero especialmente en su último demoledor y fantástico duelo, la vemos algo sobreactuada, creo que DiCaprio entendió mejor al personaje y se ajustó de manera más certera. De los secundarios, destaca el vecino lunático Michael Shannon, que está estupendo, con ese rostro tan personal y perturbador, que resultó ser el único que fue nominado finalmente al Oscar. En definitiva, una cinta maravillosa e imprescindible que englobamos en los títulos más destacables de la excelente y estimulante filmografía de este actor que se supera en cada película.

Vídeo

“Django desencadenado”, el brutal terrateniente de Tarantino

Y un día, Tarantino decidió que era hora de trabajar con DiCaprio y le dio el papel del algodonero, soberbio, mal encarado y con peores intenciones Calvin J. Candie. Y si alguien pensaba que un personaje con tal mal fondo no iba a ser el apropiado para el bueno de Leonardo, sólo eran necesarios 10 segundos para que uno se diera cuenta que a DiCaprio le sentaba tan bien el personaje como el traje. Su Candie rezumaba desdén, egoísmo y un odio tal que cada una de sonrisas helaba la sangre. Era el malo de la función y DiCaprio no escatimó nada, dibujando un personaje tan fundamental en su carrera, por lo diferente y lo bien interpretado, que incluso cambió la mentalidad de algunos que, prejuicios mediante, le seguían viendo como “el de Titanic”.

El de “Django desencadenado” no fue un rodaje fácil, y las enemistades que se crearon en él han llegado a los medios, pero con el tiempo de reposo que ha transcurrido desde su estreno uno llega a la conclusión que, por una parte, Waltz y DiCaprio se merendaban a Foxx durante gran parte del metraje y, por otra, si bien el personaje de Waltz era un Landa al que le habían cambiado de vestuario, el de DiCaprio tenía un desarrollo mucho más marcado y robaba (junto a Samuel L. Jackson) todas las escenas en las que aparecía. Sin embargo, y por suerte para DiCaprio, si algo trascendió del rodaje fue su entrega y su saber hacer, como queda demostrado en el episodio que comentaba el productor de la película, Stacey Sher, a la revista Variety.

Sucedió mientras rodaba una de las secuencias finales, en el transcurso de una cena, en la que Calvin Candie se enfrenta a Django y al Doctor Shultz, y los desenmascara como traidores. En pleno ataque de furia, DiCaprio rompió una copa de cristal, con tanta fuerza que se hirió la mano. El actor continuó con su apasionado discurso ante el desconcierto del director y de sus compañeros de rodaje, que veían como sangraba sin mostrar ninguna intención de interrumpir la toma. Así, sangrando, Leo aprovechó el momento, que solo añadía veracidad a la escena, y esa es la toma que finalmente aparece en la película. El actor, además de unos puntos de sutura, logró que este momento fuera recordado por su director como uno de los más importantes del rodaje.

Con tanta entrega, hubo muchos que quedaron defraudados cuando, una vez más, la Academia dejó fuera de los quintetos de actores a DiCaprio. No sabremos si esto, unido a lo que parece fue una experiencia tensa, hará que el actor quiera repetir con Tarantino, pero lo cierto es que este nuevo registro subrayaba (una vez más) su versatilidad, y nos daba una muestra de esa “mala leche” tan necesaria para muchos personajes y que esperamos vuelva a utilizar en futuros personajes. En conjunto, está claro que “Django desencadenado” fue una de las películas más celebradas del 2013, y de las que mejor recuerdo han dejado en los cinéfilos. No es esta incursión en el western la película más redonda de Tarantino, pero es un homenaje al que es uno de los géneros favoritos del director, con más sangre y más exageración, y con un malo icónico.

Vídeo

“Vida de este chico”, DiCaprio y De Niro

La coincidencia en un mismo reparto de Robert de Niro con Leonardo DiCaprio puede verse hoy, con cierta perspectiva, como un relevo generacional. Dirigida en 1993 por Michael Caton-Jones, “Vida de este chico” reunió al veterano actor, en el papel de Dwight, un amable mecánico que, en la intimidad del hogar, se convierte en un ser abusivo, que hace la vida imposible a Toby (personaje interpretado por DiCaprio). Los conflictos que se van mostrando entre ambos personajes en los que Toby planta cara a su padrastro, el propio desarrollo del personaje de Toby (que avanza a toda velocidad de “joven con problemas” a “delincuente juvenil”) no parecen los pasos incipientes de un joven actor, en el que era su tercer papel en el cine (y el primero que se estrenó en circuito comercial).

No es de extrañar, viendo el resultado, que el director lo seleccionara entre los 400 aspirantes que se presentaron al casting. Leo fue de los primeros, pero el director lo vio claro desde el primer momento. Necesitaba a ese chico que no daba muestras de sentirse intimidado por De Niro, y que parecía poder llevar la responsabilidad del film sobre sus hombros, como un actor adulto ya curtido en este tipo de situaciones. La apuesta de Caton-Jones, y del propio De Niro, salió perfecta. el espectador es capaz de empatizar con ese joven, incluso cuando su comportamiento podría resultar cuando menos discutible. La crítica destacó no solo la soltura con la que DiCaprio se enfrentaba a su primera aventura seria en el cine, sino también la amplitud dramática del papel. Con el tiempo, puede que no citemos “Vida de este chico” entre las mejores películas de DiCaprio, pero sí figurará entre sus mejores papeles.

En los años posteriores al “efecto Titanic” hubo quien echó de menos papeles más en la línea de este Toby que en la del enamorado Jack, autoproclamado rey del mundo. Pero visto el talento y la profesionalidad con la que ha ido afrontando su carrera, no es de extrañar que haya tomado el relevo de Robert de Niro como actor fetiche de Scorsese. Sus colaboraciones han dado una colección de títulos con temáticas muy variadas que culminan con la recién estrenada “El lobo de Wall Street”, que ha vuelto a convencer a crítica, público y, también, a la Academia (5 nominaciones para la ceremonia que tendrá lugar el día 2 de Marzo). La sensación es que la película ha llegado tarde a la fiesta (por fecha de estreno), pero puede que sea uno de esos invitados que llegan tarde para convertirse en los amos.

Vídeo

Tus primas Rodasons y Yuna

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario