Goyas 2014: El candor nostálgico de “Vivir es fácil con los ojos cerrados” se impone a los dramas más intensos

Goyas 2014: El candor nostálgico de “Vivir es fácil con los ojos cerrados” se impone a los dramas más intensos

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Entre la comedia más costumbrista y los dramas más intensos y depresivos el encanto nostálgico de la última película de David Trueba ha terminado alzándose como triunfadora de los Goya 2014. “Vivir es fácil con los ojos cerrados”, que no tuvo una distribución fácil en nuestras pantallas como ya se lamentó el director en un artículo hace meses, ha ido creciendo poco a poco como alternativa y finalmente ha terminado por explotar en la ceremonia de este año con 6 premios, adelantando por la izquierda a “La herida” (alabada por la crítica) y dejando en la cuneta a “La gran familia española” y “Caníbal”, dos películas que parecían destinadas a hacerse con todos los premios al principio de la temporada pero que se han tenido que contentar con las migajas. Peor les ha ido a “15 años y un día” y “3 bodas de más” que se han ido de vacío.

La película de David Trueba ha ganado en las categorías de película, director, actor, actriz revelación, guión original y música. Doblete para Trueba como director y guionista (tras no ganar hasta ahora ningún cabezón) y también año para resarcir a Javier Cámara que ha logrado por fin su Goya en el sexto intento, batiendo a antiguos ganadores como Antonio de la Torre, Eduard Fernández y Tito Valverde. Un triunfo saboreado bajo la atenta mirada de Juan Carrión, el veterano profesor de 89 años al que interpreta Cámara en la película.

“La herida” se ha llevado 2 Goyas en los apartados en los que la película basa su potencial, Marián Álvarez en el premio cantado a mejor actriz y Fernando Franco como mejor director novel. “La gran familia española” se ha llevado los premios de Roberto Álamo como mejor actor de reparto (en un personaje complicado que hace que no caiga en el ridículo de su Tigretón de “La piel que habito” y recordando al admirado Philip Seymour Hoffman) y canción mientras que Terele Pávez ha conseguido por fin el Goya que tanto merecía en su quinta candidatura (la tercera gracias a Álex de la Iglesia, una de las ausencias de la noche al estar rodando en Argentina) en una larga ovación en pie realmente emocionante para una leyenda viva de nuestro cine. “Las brujas de Zugarramurdi” ha arrasado en lo técnico y, a pesar de no estar nominada ni en película ni en director y en ser acusada de ser una película que desbarra demasiado y acaba despeñándose, ha conseguido 8 Goyas y es la película más premiada de esta edición. “Stockholm”, que en los Goya no pudo sacar cabeza como en otros premios, se lleva el premio a mejor actor revelación para Javier Pereira (a pesar de una carrera notable de más de una década) y Natalia de Molina por “Vivir es fácil con los ojos cerrados” se ha llevado el premio en la categoría femenina. “Caníbal” se ha contentado con el premio a la mejor fotografía, perdiendo el de guión adaptado en manos de “Todas las mujeres” de Mariano Barroso. “Futbolín” de Campanella ha sido la mejor película de animación, “Amor” de Haneke la película europea y unos emocionados venelozanos han ganado el premio de película hispanoamericana para “Azul y no tan rosa”.

¿Y la gala? Creo que muchos coincidiremos en que la emoción que podían tener algunos premios (aunque la tónica general ha sido muy previsible) no se ha traducido en una de las peores ceremonias que se recuerdan. Es verdad que seguir también la gala a través de las redes sociales provoca que los colmillos estén más afilados, pero sin duda Manel Fuentes (que tampoco despertaba grandes pasiones cuando se anunció su elección) ha estado muy flojo suspendiendo como presentador y realmente incómodo pasándose con el rímel y con unos movimientos dignos del maestro de ceremonias de “Cabaret”. Un vídeo sobre la Historia del cine español con presencias invitadas tan dispares como Carlos Pumares, Torrente, Fernando Esteso o Antonio de la Torre, un monólogo obvio y sin gracia, con las típicas referencias a Wert, a los ojos de Trueba y a que Mario Casas trabajó con camiseta este año, y un número musical verdaderamente vergonzoso para una ceremonia de altura (con el empeño de meter a actores que no saben ni entonar que eleva al olimpo la actuación de Luis Tosar, Paco León y compañía hace tres años o incluso el rap de Resines) han llenado la ceremonia de tedio y de falta de chispa. Tampoco el sobado recurso de meterse en las cinco películas nominadas como un supuesto inspector de calidad del cine español han estado logradas (la de “Caníbal” con el cocinero televisivo Chicote no ha estado mal superando a la de Miguel Ríos en “Vivir es fácil con los ojos cerrados”). Lo mejor desde el punto de vista del espectáculo ha sido el sketch un año más de los chicos de “Muchachada Nui” representando a las películas nominadas del futuro, con intervención especial de Raúl Arévalo (a destacar el trailer de la película de “Saber y ganar”), y las interacciones telefónicas de los anteriores presentadores de la ceremonia (Eva Hache, Andreu Buenafuente, José Corbacho y Antonia San Juan) comentando las jugadas de Manel Fuentes como conductor de la gala. Y es que los presentadores que entregaban premios tampoco han podido lucirse ya que se ha eliminado del guión cualquier introducción o broma entre ellos pasando directamente a la presentación de los nominados. El doloroso In Memoriam de este año, buscando la lágrima con la música de “Lo imposible”, tuvo un gran error poniendo una foto de la periodista Nuria Vidal en lugar de la de Beatrice Sartori. Eso sí, lo que se terminará recordando son los combativos pero calmados discursos de David Trueba dejando una frase para la Historia: “¿Qué sería de la vida si no nos insultara quien nos debe insultar?”.

La ausencia del ministro Wert ha dejado comentarios y críticas ante su dejación de funciones aunque, quizás, que no estuviera presente ha provocado que las referencias hayan quedado algo amortiguadas y obvias. Tanto como el discurso de Enrique González Macho, algo caduco y repetitivo para los tiempos actuales a la hora de hablar sobre el papel de internet y las distintas plataformas legales y sin ninguna autocrítica, aunque ha tenido una gran despedida del mismo en su última ceremonia como presidente de la institución. Jaime de Armiñán ha recogido su Goya de Honor dejándose llevar por la emoción del momento y por las anécdotas propias de alguien de su edad y del españolismo entre jotas y refajos. La gala ha ganado en hate-watching a través de las redes sociales pero ha bajado en audiencia por cuarto año consecutivo llegando a los 3.567.000 espectadores con una media de pantalla del 19´8%. Desde 2009 con Carmen Machi la ceremonia no ofrecía un dato tan bajo.

Película: Vivir es fácil con los ojos cerrados
Director: David Trueba (Vivir es fácil con los ojos cerrados)
Actor: Javier Cámara (Vivir es fácil con los ojos cerrados)
Actriz: Marián Álvarez (La herida)
Actor de reparto: Roberto Álamo (La gran familia española)
Actriz de reparto: Terele Pávez (Las brujas de Zugarramurdi)
Actor revelación: Javier Pereira (Stockholm)
Actriz revelación: Natalia de Molina (Vivir es fácil con los ojos cerrados)
Director novel: Fernando Franco (La herida)
Guión original: David Trueba (Vivir es fácil con los ojos cerrados)
Guión adaptado: Mariano Barroso y Alejandro Hernández (Todas las mujeres)
Música: Pat Metheny (Vivir es fácil con los ojos cerrados)
Canción: “Do you really want to be in love?” (La gran familia española)
Dirección de producción: Carlos Bernases (Las brujas de Zugarramurdi)
Montaje: Pablo Blanco (Las brujas de Zugarramurdi)
Fotografía: Pau Esteve Birba (Caníbal)
Dirección artística: Arturo García “Biaffra” y José Luis Arrizabalaga “Arri” (Las brujas de Zugarramurdi)
Vestuario: Francisco Delgado López (Las brujas de Zugarramurdi)
Maquillaje y peluquería: María Dolores Gómez Castro, Javier Hernández Valentín, Pedro Rodríguez “Pedrati” y Francisco J. Rodríguez Frías (Las brujas de Zugarramurdi)
Sonido: Carlos Schmukler y Nicolás de Poulpiquet (Las brujas de Zugarramurdi)
Efectos especiales: Juan Ramón Molina y Ferrán Piquer (Las brujas de Zugarramurdi)
Película de animación: Futbolín
Película extranjera de habla hispana: Azul y no tan rosa (Venezuela)
Película europea: Amor (Austria)
Documental: Las maestras de la República
Cortometraje de ficción: Abstenerse agencias
Cortometraje de animación: Cuerdas
Cortometraje documental: Minerita

Las películas ganadoras

* Las brujas de Zugarramurdi: 8 Goyas (actriz de reparto, dirección de producción, montaje, dirección artística, vestuario, maquillaje y peluquería, sonido y efectos especiales)
* Vivir es fácil con los ojos cerrados: 6 Goyas (película, director, actor, actriz revelación, guión original y música)
* La herida: 2 Goyas (actriz y director novel)
* La gran familia española: 2 Goyas (actor de reparto y canción)
* Stockholm: 1 Goya (actor revelación)
* Todas las mujeres: 1 Goya (guión adaptado)
* Caníbal: 1 Goya (fotografía)

Las mejores fotos de la alfombra roja en Facebook

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario