Musical forever: Los Beatles… “Let it be”

Musical forever: Los Beatles… “Let it be”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 4,33 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Cerramos con esta entrega el recorrido por las películas que realizaron los Beatles en la década de los sesenta con “¡Qué noche la de aquel día!”, “Help!”, “Magical Mistery Tour” y “Yellow submarine”. Su quinta película, “Let it be”, muestra a los Beatles en su proceso creativo, mostrando las miserias y la grandeza del grupo.

Historia

Corría el año 1968 y el grupo se encontraba en medio de las grabaciones del disco The Beatles, el famoso álbum blanco. La atmósfera que se respiraba en el estudio no era muy buena y cada uno hacía la guerra por su cuenta. El resultado fue un doble LP, para muchos una obra maestra y para otros un gran disco en el que no había la cohesión que habían conseguido en otros trabajos. McCartney, el principal impulsor del grupo en esos momentos, quiso que volvieran a sus raíces, a sonidos más artesanos y menos dependientes de lo que habían aprendido en sus maratonianas sesiones de grabación en estudio. Quería canciones que se pudieran volver a tocar en vivo. Y para eso pensó en trabajar en material nuevo para montar un espectáculo en directo. No para volver a salir de gira, ninguno de ellos podía volver a ese ritmo. Solamente preparar un gran espectáculo que pudiera ser grabado para emitirlo en televisión y que diera pie a un nuevo disco. Varias disparatadas ideas fueron lanzadas y rápidamente rechazadas, como grabar en un molino abandonado cerca del río Támesis o realizar el concierto sobre un crucero. Sin un lugar definido, se decidió grabar los ensayos en los estudios Twickenham para un documental de treinta minutos, que se rodaría en 16 mm y acompañaría la emisión del concierto.

El realizador Michael Lindsay-Hogg, que ya había trabajado con el grupo en varios vídeos promocionales, fue el encargado de filmar todo lo que ocurriera durante los ensayos. Se intentó huir de las técnicas clásicas del documental, tratando de mostrar lo que ocurriera de forma natural. Su intención era documentar todo el proceso creativo, dando un enfoque minimalista.

El 2 de Enero de 1969 comenzaron las sesiones Get back. Agobiados por las sesiones de trabajo en Twickenham, obligadas por los sindicatos a trabajar de nueve a cinco, los ensayos no empezaron con buen pie. Acostumbrados a sesiones de estudio más relajadas, la improvisación no fluía y se pasaban el rato revisionando viejas composiciones o versionando antiguas canciones de rock and roll. Hasta que un día Harrison explotó a raíz de una discusión con McCartney y se bajó del barco de una manera un tanto teatral diciendo: “Nos vemos en los bares”. Al igual que cuando Ringo dejó las grabaciones del álbum blanco, los ensayos siguieron como si nada hubiera pasado y las cámaras siguieron documentándolo todo. No sería hasta el día 15 de Enero cuando Harrison volvió con la condición de mover las grabaciones a las oficinas que Apple tenía en el número tres de la calle Savile Row de Londres y que la idea del concierto fuera abandonada. En cambio, se utilizaría el material para un nuevo disco y se potenciaría el documental, pensado ahora como la quinta película del grupo, que compartiría su titulo con la sesiones de grabación.

Se pudo grabar mucho material en las sesiones pero el director estaba frustrado porque no encontraba el clímax final de la película. Finalmente dio con la idea para finalizar el documental. El grupo grabaría un concierto improvisado en la azotea del edificio de Apple, donde se recogerían las impresiones de los espectadores que transitaran la calle en esos momentos durante sus descansos para almorzar. Al grito de “¡Joder, vamos a hacerlo!”, de un envalentonado Lennon, se disiparon las últimas dudas previas al concierto. En una mañana ventosa, el 30 de Enero, la banda realizaría una última memorable actuación durante cuarenta y dos minutos. La policía hizo acto de presencia e interrumpió el concierto pidiendo que pararan. Lamentablemente, no los detuvieron por alterar la paz, hubiera sido un gran final para la película como ellos declaró Ringo tiempo después.

Una vez grabado el concierto que cerraría la película, se realizó una jornada más de grabaciones en estudio para completar el metraje. El primer corte de la película fue supervisado por el director y por los propios Beatles durante el primer semestre de ese año. Era muy largo, ni más ni menos que doscientos diez minutos. Todos a excepción de Lennon quisieron recortar el metraje, evitando mostrar tantas escenas de Yoko y John. Este último se quejaba de que el metraje final, de ochenta y un minutos, mostraba a McCartney como el centro de la película, siendo los demás meras comparsas.

La película estuvo mucho tiempo guardada en el cajón debido a diferencias respecto a la producción del disco que la acompañaría. Tanto el trabajo del habitual George Martin, como de Glyn Johns fueron rechazados, haciendo que surgieran tensiones entre el grupo y George Martin por las constantes críticas. Este último se sintió sorprendido cuando quisieron contar con él para la grabación de un nuevo disco, Abbey road, el que a la postre sería el último que grabarían. La mayoría de temas que compondrían este disco saldrían de las prolíficas sesiones para Let it be. Un álbum que en esos momentos tenía un incierto futuro.

A principios de 1970, se decidiría cambiar el titulo de la película por el de Let it be, para que coincidiera con el single homónimo que se iba a lanzar en Marzo. También se decidió convertir la película a 35 mm para su estreno en salas de cine. En marzo Lennon, a espaldas de sus compañeros contrato al Phil Spector para que remezclara el disco y diera su personal toque, aquel que le hizo tan famoso con el Wall of sound. Al ver el resultado, un escandalizado McCartney, sobre todo por el arreglo orquestal y los coros de la canción The long and winding road, consideró que esa era la gota que colmaba el vaso y unido a la negativa del grupo a que pudiera publicar su primer disco en solitario antes de que se publicara Let it be, anunció su marcha del grupo el 10 de Abril.

El estreno mundial de la película fue en Nueva York el 13 de Mayo de 1970 y una semana después el estreno en Reino Unido, en los cines Gaumont de Liverpool y en el London Pavilion, escenario habitual de sus anteriores estrenos. Ninguno de los Beatles acudió, quedando latente el mal momento en el que se encontraba el grupo. La película no recibió críticas del todo favorables, resaltando que solo contentaría a los admiradores acérrimos. La banda sonora fue número uno de ventas pero recibió críticas poco satisfactorias respecto a su producción, que esperaba algo más del canto del cisne del grupo. Ganó el premio Grammy a la mejor banda sonora y Let it be fue distinguida con el Oscar a la mejor canción, siendo recogido por Quincy Jones en representación de los Beatles.

La que sería su última película es un regalo para los amantes de la música y los Beatlemaniacos. El poder observar al grupo en el local de ensayo es impagable, como van dando forma a las canciones desde cero. Aunque la mayoría de las veces estén solo pasando el rato, es gratificante poder ser parte de ello. Destacable es también poder ser espectador de toda la fauna que les rodea, principalmente comprobar como Yoko Ono se pasa el día pegada a Lennon. También es un documento sobre la tensión existente en esos momentos. Se siente la fragilidad de un grupo que había perdido el rumbo, donde solo se vislumbraba un motor (McCartney) que tiránicamente intentaba que el barco no se hundiera. La lucha de dos grandes egos finalmente provocaría la separación del grupo. Con esta serie hemos querido homenajear una carrera que en solo ocho años, tuvo un gran impacto en la música y en el cine musical, donde en cada producción tuvieron diferentes aproximaciones, viendo la importancia que el cine podía tener como vehículo de promoción. Tanto impacto, que casi cincuenta años después de que comenzara seguimos hablando de ella con la misma admiración.

Escenas musicales que no te puedes perder

Don’t let me down

Pequeño fragmento con una poco trabajada canción que Lennon le canta a Yoko.

Vídeo

Maxwell’s silver hammer

Canción que finalmente iría en el álbum Abbey road. Paul enseña los acordes de la canción para finalmente interpretarla todos juntos.

Vídeo

Two of us

Balada que Paul hizo a su mujer Linda. En esta versión grabada en Twickenham, más rápida que la que saldría en el disco, Lennon y McCartney compartiendo micrófono como en los viejos tiempos, muestran que la complicidad, al menos en lo musical, seguía viva. A través de la película se va mostrando la evolución de esta canción hasta su versión final.

Vídeo

I’ve got a feeling

Canción compuesta por Lennon y McCartney. Primera muestra del nivel de exigencia de Paul, muy exigente para que el riff salga como el tenía pensado. Gran interpretación vocal de Paul, acompañado por segundas voces de Lennon.

Vídeo

One after 909

Una de las primeras composiciones de Lennon/McCartney en 1957. El vídeo está rematado con una curiosa interpretación de una canción de jazz por Ringo y Paul al piano.

Vídeo

Across the universe / Dig a pony

Primera vez en la película que vemos a Lennon dar indicaciones en un tema.

Vídeo

I me mine

Harrison muestra los primeros bocetos de esta canción a Ringo para acabar interpretando la canción mientras se muestra a John bailando con Yoko Ono. Esta aparente escena sin mucha importancia simboliza lo que era el grupo en esos momentos.

Vídeo

For you blue

A ritmo de esta canción compuesta por Harrison para su primera mujer, se ve como el grupo llega a Apple para enfrentarse a otra larga jornada de grabación. Yoko sigue sin despegarse de John.

Vídeo

Bésame mucho

Divertida versión de esta canción en la que Paul muestra sus dotes vocales. ¡Qué cantante de opera se perdió el mundo!.

Vídeo

Octopus’s garden

George y Ringo trabajan en dar forma a Octopus’s garden, la canción de Ringo que aparecería en Abbey Road. Durante toda la escena parece que George se burla de la simple composición de Ringo, eso o se lo estaba pasando muy bien. John se une a la batería, ¿adivinas quien se sienta junto a el?. Paul llega finalmente acompañado de su hija adoptiva Heather que juguetea con el grupo en los descansos y muestra orgullosa sus dibujos colgados en la pared del estudio.

Vídeo

You really got a hold on me

Versión de Smokey Robinson que aparece en su segundo disco. Se lo pasan bien tocándola y haciendo las voces como en los viejos tiempos. Se ve por primera vez en la película a Billy Preston, pianista que trajo George Harrison y que tiene el honor de ser el único músico acreditado en un single del grupo.

Vídeo

Dig it

Una de las pocas canciones firmada por el grupo al completo.

Vídeo

Let it be

Surgió de un sueño de McCartney durante la grabación del álbum blanco. Paul empieza solo al piano y el resto se va uniendo en los coros y progresivamente con sus instrumentos. Uno de los temas más reconocidos del grupo.

Vídeo

The long and winding road

La bonita balada de la discordia, aquí se puede ver en la versión menos pomposa que tenia McCartney en mente.

Vídeo

Concierto en la azotea

El famoso concierto en la azotea cierra la película. El grupo al completo junto a Billy Preston toca en una fría mañana de Enero. John y Ringo cogieron prestados los abrigos de sus mujeres para resguardarse del frío. Los espectadores eran amigos, empleados de Apple y curiosos incrédulos ante el espectáculo que estaban viendo. El audio del concierto fue grabado en los estudios del sótano del edificio de Apple por George Martin, Glyn Jones y el operador Alan Parsons.

Vídeo

En la película se muestran las interpretaciones de las canciones Get back, Don’t let me down, I’ve got a feeling, One after 909, Dig a pony y una segunda interpretación de Get back. Esta canción la repitieron hasta cinco veces, junto con dos versiones de Don’t let me down y Dig a pony por equivocaciones. También sonaron entre descansos de grabación, aunque no aparecen en la película ni el disco, las canciones I want you (she’s so heavy), Dany boy, God save the queen y A pretty girl is like a melody.

Vídeo

La actuación se entremezcla con la reacción de la gente en la calle y se graba la llegada de la policía. Aprovechando su llegada, McCartney cambia algunos versos de la letra de Get back, “You’ve been playing on the roofs again, and that’s no good, and you know your Mummy doesn’t like that… she gets angry… she’s gonna have you arrested! Get back!” (Has estado tocando en los tejados otra vez, y eso no esta bien, y sabes que tu madre no le gusta eso…se va a enfadar…¡va a hacer que te arresten!. ¡Vuelve!.)

Vídeo

El concierto acaba cuando los oficiales de policía desconectan los amplificadores y el grupo se despide a través de McCartney con un simple “Thank you Mo!” (¡Gracias Mo!) referido a Maureen Starkey, la mujer de Ringo que se había pasado el concierto animando. Lennon también dejó una frase para la historia, ambas serían utilizadas en el disco: “I’d like to say thank you on behalf of the group and ourselves, and I hope we passed the audition”. (Me gustaría dar las gracias en nombre del grupo y espero que hayamos pasado la audición).

Jorge Rivero

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Miguel Angel - 31.12.2013 a las 12:03

Muy bueno,magnífico comentario de una película muy especial por las cirscustancias que la rodean y por los “actores” principales,solo tiene un fallo,Lennon no le cogió prestado el abrigo a Yoko,se pueden ver cientos de fotos de John con ese abrigo entre 1968 y 1970

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario