Musical forever: “Mary Poppins”

Musical forever: “Mary Poppins”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,40 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Walt Disney escuchó por primera vez el nombre de Mary Poppins de sus hijas pequeñas. Ellas fueron las que le enseñaron las historias sobre esta niñera mágica británica y les prometió que algún día haría una película sobre ella. Lo que nunca pensó es la odisea que tendría que pasar para conseguir los derechos para llevarla a la pantalla grande. Una historia que ha dado para hacer una película más de cincuenta años después. Con motivo del estreno de “Al encuentro de Mr. Banks” aprovechamos para profundizar en una de las películas más recordadas de Walt Disney, su última obra maestra en vida.

Historia

La británica P. L. Travers publicó el primer libro de Mary Poppins en 1934 pero no fue hasta cuatro años después cuando Walt Disney intentó hacerse con los derechos para llevarla al cine. La autora declinó la oferta porque no le gustaba la manera en que Hollywood había llevado otros libros al cine. Esto no detuvo a Disney y continuó haciendo más ofertas durante los años venideros, siempre obteniendo la misma respuesta. Todo cambió en 1959, cuando la visitó personalmente en Londres para ver si podía ablandarla usando su encanto personal. En esa visita, la autora empezó a dar su brazo a torcer pero se negaba a que Mary Poppins fuera un personaje animado como pretendía Disney. Para acabar de convencerla, Disney accedió a que el personaje fuera de carne y hueso e incluso le concedió el derecho a aprobar el guión, algo que no había hecho con nadie hasta la fecha. En 1961, tras más de veinte años, finalmente podía cumplir la promesa que había hecho a sus hijas.

En paralelo a la obtención de los derechos, Disney ya empezó a preparar la película. Contrató a los hermanos Sherman para componer la banda sonora y sobre las canciones hilar una historia basada en los libros. Del guión se encargarían a cuatro manos Bill Walsh y Don DaGradi, escritores de plantilla del Estudio. El primero sería responsable de los diálogos y el segundo de la parte visual de la película.

Al leer los libros, se encontraron que no había una historia central, sólo diferentes aventuras aisladas de Mary Poppins que eran difíciles de trasladar a una película. Los guionistas dieron una estructura a la película usando material de tres de las novelas; la novela original “Mary Poppins” (1934), “Mary Poppins vuelve” (1935) y “Mary Poppins abre la puerta” (1943). Hubo muchos cambios respecto a los libros, desde situar la historia en 1910 en vez de en la década de los treinta original, acortar el número de hijos de los Banks, crear el personaje de Bert, unos padres que no estaban pendientes de sus hijos y hasta endulzaron el carácter de Mary Poppins, la cual en las novelas no era tan simpática con los niños.

Tras dos años y medio trabajando en la historia, ahora tocaba lo más complicado, convencer a la autora. Estaban muy seguros de que tenían un buen material y que ella lo aprobaría sin problemas. No podían estar más lejos de la realidad porque a ella no le gustó nada de lo que habían escrito. Tras treinta días pensándoselo, y poniendo muchas pegas, sólo dio su aprobación parcial, tenía que seguir siendo consultada en todo lo relacionado con la película.

Una vez superado el escollo más difícil, ahora había que conseguir a la actriz perfecta que estuviera a la altura de un personaje como Mary Poppins. Inicialmente pensaron en las actrices Mary Martin, Bette Davis, e incluso Angela Lansbury, pero ninguna les convenció tanto como Julie Andrews. La joven actriz británica actuaba en la obra “Camelot” en Broadway cuando le ofrecieron el papel. Andrews no tenía experiencia en cine aunque sí bastante experiencia en teatro donde había protagonizado musicales importantes como “My fair lady” tanto en el West End londinense como en Broadway. No aceptó el papel de primeras porque ella quería ser Eliza Doolittle en la versión cinematográfica de “My fair lady” que se estaba preparando. Por suerte no la cogieron para ese papel. Jack Warner, el presidente de la Warner Brothers, prefirió una actriz mucho más conocida como Audrey Hepburn para ese papel. Con la actriz perfecta a bordo sólo faltaba la aprobación de la autora. Sorprendentemente, estaba muy contenta con la elección, afirmando incluso que Julie Andrews tenía la nariz perfecta para ello.

Para el papel del carismático Bert, Disney ofreció el papel a Dick Van Dyke. Era un actor muy conocido debido a su programa de televisión, “The Dick Van Dyke show”, pero tampoco contaba en ese momento con ninguna experiencia en cine. Para completar el reparto principal, se contrató a Glynis Johns y David Tomlinson para el papel de los padres de la familia Banks. Para los niños Jane y Michael se contó con Karen Dotrice y Matthew Garber que ya habían trabajado con Disney previamente.

Con la dirección de Robert Stevenson, el rodaje comenzó en Febrero de 1963 con un presupuesto de aproximadamente 6 millones de dólares. Fue filmada completamente en interiores, en los Estudios de Disney en Burbank, California. En esta película se usaron todas las técnicas desarrolladas por el Estudio durante treinta años. Muchas de ellas, como el uso de marionetas o audioanimatronics, que ahora son normales en cualquier película, fueron desarrolladas por primera vez en “Mary Poppins”. Hubo muchas horas de rodaje delante de tablas de vapor de sodio negras (no se usaban cromas verdes en esa época) en las cuales los animadores pondrían los fondos y personajes animados más tarde. En este sentido se puede destacar la escena en la que Mary Poppins saca todos los objetos de su bolso o el pasaje donde se meten dentro del cuadro y se produce el baile de Dick Van Dyke con los pingüinos.

Al finalizar el rodaje, Disney enseñó la película a Travers y su primera reacción fue preguntar cuando empezaban a cortarla. Disney se negó en rotundo a cambiar nada ya que la autora sólo tenía derechos sobre el guión y no la edición.

La película fue estrenada el 27 de Agosto de 1964 en el famoso teatro Chino de Hollywood Boulevard. El estreno fue retransmitido por televisión y radio reuniendo a la flor y nata de Hollywood. Si tienes curiosidad puedes verlo aquí.

Escenas musicales que no te puedes perder

Hermana votante

Glynis Johns se llevó un chasco cuando le ofrecieron el papel de la madre en vez del de Mary Poppins. Sólo aceptó ser la señora Banks a expensas de que le hicieran un número musical propio. La actriz confiesa que sólo una escucha de la canción le bastó para saber que tenía que participar como fuera en esta película.

Vídeo

La niñera perfecta

Los niños recitan a sus padres las cualidades que debe tener su niñera ideal. El humo de la carta quemada hace que le llegue a Mary Poppins su mensaje.

Vídeo

Canción de Bert

Esta canción sirve como presentación de Bert. Al percibir el viento del Este se da cuenta de la vuelta de una vieja amiga. Bert es un personaje que no aparece en los libros y fue construido utilizando retazos de varios personajes. En la película lo vemos desempeñando muchas profesiones, hombre orquesta, deshollinador, pintor callejero y vendedor de cometas.

Vídeo

Con un poco de azúcar

Esta animada canción sirve a Mary Poppins para hacer ver a los niños que pueden realizar sus tareas a la vez que se divierten. Es el leitmotiv de “Mary Poppins” y durante toda la película se escuchan variaciones de ella.

Vídeo

Día de fiesta

Esta escena es el mejor exponente de todo el potencial desarrollado por Disney en esta película. Grandes canciones cantadas por impresionantes intérpretes, junto a unas preciosas animaciones y espectaculares (para la época) efectos especiales.

Vídeo

Baile de los pingüinos

Esta escena está diseñada para el lucimiento de Dick Van Dyke. Es impresionante como los animadores combinan el baile de los pingüinos con el del actor. Mi escena preferida.

Vídeo

Supercalifragilisticoespialidoso

Mary Poppins usa esta interminable palabra para describir la sensación de ganar la carrera de caballos. Los hermanos Sherman cuentan que de pequeños solían jugar a unir varias palabras para darles significados variopintos. Tardaron varias semanas en inventar esta palabra. Para componer la canción volvieron a beber del viejo cancionero popular británico.

Vídeo

Espera despierto

Una bonita canción que Mary Poppins canta a los niños para que puedan dormir.

Vídeo

Me gusta reír

El tío Albert fue interpretado por Ed Wynn, actor fetiche de Disney que trabajó en muchas de sus películas. Durante varios días los actores se pasaron colgados de cables para rodar esta escena. Al joven actor Matthew Garber no le gustaban las alturas y para convencerlo le prometieron una moneda por cada vez que lo colgaran. Ganó una fortuna.

Vídeo

Comida para los pájaros

Esta es la canción favorita de Walt Disney. Cuando los hermanos Sherman le enseñaron las primeras canciones que compusieron para la película, Disney se quedó prendado de esta canción. Resalta el valor de las pequeñas cosas.

Vídeo

Banco de la confianza

Dick Van Dyke convenció a Disney para que le dejara interpretar también al avaricioso Mr. Dawes. El jefe del señor Banks quiere que Michael ingrese en el banco los dos peniques que este iba a usar para comprar comida para las palomas.

Vídeo

Chim Chim Cher-ee

Esta melancólica canción es la que acompaña al personaje de Bert durante toda la película. Fue inspirada por uno de los dibujos del guionista Don DaGradi y viene de una vieja creencia británica que dice que da buena suerte dar la mano a un deshollinador.

Vídeo

Al compás

La canción estaba basada en un viejo tema del folk británico llamado Knees up Mother Brown que tenía un peculiar baile. Los coreógrafos Marc Breaux y Dee Dee Wood montaron su coreografía sobre ese baile. Fue ensayada durante más de seis semanas antes de grabarla. Dick Van Dyke, sin ninguna experiencia anterior bailando, sale bastante airoso de esta escena.

Vídeo

Dale hilo a la cometa

Canción que cierra la película. La metáfora de la cometa arreglada sirve para ilustrar que los Banks son por fin una familia. George Banks se da cuenta que su familia es más importante que su trabajo y esto significa que el trabajo de Mary Poppins con la familia Banks ha dado sus frutos y ya puede marcharse en paz.

Vídeo

Un musical para la eternidad

Cuando la película se estreno fue un éxito inmediato. Las críticas fueron fantásticas. “Irresistible”, se podía leer en la crítica del New York Times. Todos destacaban las canciones, la mano de Disney y sobre todo las estupendas  interpretaciones de Dick Van Dyke y Julie Andrews

El favor del público también acompañó a la película que recaudó 28´5 millones de dólares en 1965. Fue la película más taquillera de ese año por delante de otros importantes musicales como “Sonrisas y lágrimas” o “My fair lady”. Con todo ese dinero, Walt Disney compró unos grandes terrenos en Florida donde años después construiría su primer parque de atracciones. En total se estima que la película ha recaudado aproximadamente 102 millones de dólares desde su estreno.

El éxito también estuvo presente en la temporada de premios. Primero fueron los Globos de Oro, donde Julie Andrews ganó como mejor actriz de comedia o musical, batiendo a Audrey Hepburn por su papel en “My fair lady”. Andrews, con cierta sorna, dedicó el premio a Jack Warner por no haberla elegido para interpretar el papel de Eliza Doolitle y hacer que aceptara el de Mary Poppins.

La película obtuvo 13 nominaciones a los Oscar, obteniendo representación en todas las categorías importantes. Era la película de Walt Disney que había conseguido más nominaciones. Por fin, Disney obtenía una nominación a mejor película, algo que no se repetiría hasta “La bella y la bestia” en 1992. “Mary Poppins” se llevó cinco premios,  mejor canción por Chim Chim Cher-ee y mejor banda sonora para los hermanos Sherman, mejor montaje, mejores efectos especiales y mejor actriz para Julie Andrews.

Pocos años después, en 1966, moría Walt Disney con la satisfacción de que pudo llevar a la gran pantalla la que se considera su gran obra maestra.

En 2013 la película fue seleccionada por la Biblioteca del Congreso Americano para formar parte del Registro Nacional Cinematográfico y que la película pueda ser preservada por su carácter cultural. Este gran honor,  aunque importante, no creo que sea necesario ya que, desde su estreno la película ha tocado fuertemente a diferentes generaciones en todo el mundo que harán que no se pierda en el olvido. Como cantaba Bert, “Que alegre ilusión es ir con Mary, Mary me hace a mi soñar.”

Jorge Rivero

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Yolanda - 01.02.2014 a las 20:56

Qué manía doblar las canciones de las películas musicales… Que doblen los diálogos, bueno, pero que suplanten a la mismisima Julie Andrews no tiene perdón. Qué destrozo… Con subtitularlas habría sido suficiente.
He visto mil veces esta maravillosa película y leí los libros cuando era adolescente. Los niños de ahora no la conocen, prefieren otras historias mucho más insulsas. Los tiempos han cambiado, de acuerdo, pero la calidad de la literatura infantil y juvenil, salvo excepciones, es penosa. Es difícil hacer creer a los niños de ahora en historias como la de esta bruja buena y divertida pero, sobre todo, estricta y metódica. Prefieren efectos especiales a una buena historia, sólo buscan aturdirse con imágenes rápidas, cuanto más increíbles mejor, para no tener que pensar.
Un saludo.

David - 02.02.2014 a las 21:18

Totalmente de acuerdo con Yolanda. Una música pastelosa y un/una guaperas baboso/a, y listos, estos desastres que se crían hoy por hoy ya van listos… Y así les irá.

Javier Rodriguez Herrera - 05.02.2014 a las 21:52

No estoy de acuerdo con Yolanda en relación al doblaje de las canciones. La primera vez que vi la película ,los actores cantaban en español y me encantó. Con el tiempo supe que la artista que cantaba era Teresa María, una gran interprete de musicales y madre del cantante Macaco.
Lógicamente luego la he visto en versión original, pero a pesar de la voz inigualable de la Andrews, aun así tengo metidas en la cabeza las canciones en español. Lo mismo me pasó con otros éxitos de Disney como La Sirenita , La Bella y la Bestia o El Rey León.
Lo ideal es ahora que puedes ver al mismo tiempo en el cine la versión original y la versión doblada.
Eso si, coincido con Yolanda en que la he visto infinidad de veces, es mi película favorita de Disney y cuando la vuelven a pasar en la T.V. me quedo amarrado al sillón hasta el final como en el caso de Pretty Woman, Que Bello es Vivir o Centauros del Desierto

David - 16.07.2014 a las 21:47

Descubro con horror que hay otro David por estos lares…

En fin, a este David le gustó tu detallado e internaste artículo y además disfrutó de esta película en su niñez en el cine y cada vez que pasó por TVE.

Story Time Sunday, 09/21/14 — at true story about kites (appropriate for all ages) | Stephanie Barbé Hammer @ Magically Real - 22.09.2014 a las 01:41

[…] Of course I didn’t realize that my father closely resembled that soon to be out of work banker. He was about to lose his job, and we were about to go broke. I was about to spend high school in a kind of genteel downward slide, as I went to my extremely expensive private girls high school, came home, and ate canned spaghetti for dinner. We were going to do our best to keep up appearances. Sort of like that family. A nice gloss on the dysfunction within. courtsy http://www.elcinedeloqueyotediga.net/diario/show/musical-forever-mary-poppins […]

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario