Sesión de cine-cebolla: “Los puentes de Madison”

Sesión de cine-cebolla: “Los puentes de Madison”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 4,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Los protagonistas de esta sesión son dos auténticos iconos de las llantinas cinematográficas. De hecho, no es la primera vez que Clint Eastwood y Meryl Streep hacen acto de aparición en “cine-cebolla”. A lo largo de su extensa filmografía como cineasta, Eastwood ha demostrado ser un maestro absoluto del melodrama (“Million dollar baby”, “Mystic River”, “Un mundo perfecto”…). Por su parte, la gran Meryl es sin ninguna duda una de las actrices que mejor llora en pantalla (“Kramer vs Kramer”, “La decisión de Sophie”, “Las horas”). Las carreras de ambos estaban destinadas a encontrarse, y la adaptación del bestseller “Los puentes de Madison” era la oportunidad perfecta. En 1995, año de producción de la película, Clint Eastwood ya estaba más que consagrado como director, pero Meryl Streep atravesaba la peor época de su impresionante trayectoria. Su extraordinario trabajo en la película sirvió para relanzar su carrera y afianzarla como una de las mejores actrices del cine moderno.

“Los puentes de Madison” es la historia de amor imposible entre Francesca Johnson, una ama de casa de un pequeño pueblo de Iowa, y Robert Kincaid, un aventurero fotógrafo de la National Geographic. La película arranca cuando los hijos de Francesca llegan al pueblo para encargarse de los detalles del entierro de su madre. Entre sus pertenencias, encontrarán una carta en la que la difunta mujer confiesa haber vivido una aventura extra-matrimonial durante cuatro días en los que su marido y sus hijos estaban de viaje. Los hijos comenzarán a leer los diarios en los que su madre describe cómo fueron esos días que pasó con Robert. Francesca, una mujer con sueños de libertad y necesitada de afecto, no tarda en caer rendida a los pies del encantador forastero que llega a Iowa para fotografiar los puentes del condado de Madison. Lo que surge entre ellos es tan fuerte que Francesca prepara las maletas para escaparse con él, pero se arrepiente en el último momento. Robert le da a Francesca unos días más para que tome la decisión más importante de su vida: seguir con su familia o dejarlo todo por él.

La vuelta al pueblo de su marido y sus hijos devuelve a la abnegada ama de casa a su aburrida rutina. Es aquí cuando llega el momento cumbre de la película: el reencuentro con Robert. En un día extremadamente lluvioso (no es casualidad), Francesca espera a su marido dentro del coche. Robert aparece al otro lado de la calle. Se queda mirándola fijamente, se mete en su camioneta y se marcha. El marido de Francesca vuelve a su coche, lo arranca y se detiene en un semáforo justo detrás de la camioneta de Robert. El fotógrafo, consciente de que su amada está en el coche de atrás, se quita el colgante que ella le regaló y lo cuelga en el retrovisor. Francesca siente el impulso de salir corriendo, agarra el picaporte de la puerta… pero es incapaz de abrirla. Francesca se queda en el coche viendo como el amor de su vida se aleja de ella. Esta escena, rodada con una sensibilidad extrema por parte de Eastwood, será la última ocasión en que Francesca verá a Robert. No volverá a tener noticias de él hasta que, después de la muerte de éste, reciba una caja repleta de recuerdos de los cuatro días más felices de su vida.

Vídeo

Tu primo.
Janaji

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

DIANA PORTILLO - 06.12.2013 a las 21:29

ESA PELICULA ME RECUERDA A UNA PERSONA MUY ESPECIAL QUE PASO POR MI VIDA DE MANERA EFIMERA;ALGUIEN QUE NUNCA OLVIDARE NI TAMPOCO ESA PERSONA ME OLVIDARA

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario