Sesión de cine-cebolla: “Casablanca”

Sesión de cine-cebolla: “Casablanca”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Para hablar de “Casablanca” hay que ponerse de pie. Considerada una de las mejores películas de la Historia, “Casablanca” destaca prácticamente por todos sus elementos (dirección, guión, fotografía, música, etc…) que la convierten en una incontestable obra maestra del cine. La historia de amor imposible entre Rick Blaine (Humphrey Bogart) e Ilsa Lund (Ingrid Bergman) fue un éxito instantáneo, y su fama no ha hecho sino acrecentarse con el paso del tiempo conquistando a una generación tras otra. “Casablanca” estaba muy lejos de ser un proyecto ambicioso; Michael Curtiz sólo era un buen artesano contratado por la Warner para hacer películas como churros, Bogart no tenía nada que ver con el estereotipo de galán romántico (el papel de Rick iba a ser para Ronald Reagan), Bergman aún estaba lejos de convertirse en una de las mejores actrices de la Historia, el rodaje fue rápido y caótico, y el guión no dejaba de reescribirse. A pesar de todos los impedimentos, el resultado final fue una película redonda que no tardó en ser reconocida. En la ceremonia de los Oscar de 1943 ganó los 3 premios principales, película, director y guión.

“Casablanca” suele ser considerada la primera película de culto de la Historia. Su magistral guión está llenos de diálogos para el recuerdo, entre los que sobresalen dos frases como “Tócala otra vez, Sam” (que curiosamente nunca se dice en la película) y “Siempre nos quedará París”. Ambientada durante la Segunda Guerra Mundial, el café de Rick es el lugar al que acuden los refugiados que desean lograr el visado hacia América. Allí se presenta Ilsa, acompañada de su marido Victor Laszlo, el líder de la Resistencia checoslovaca. Rick debe entregar a Laszlo los documentos que  necesita para huir pero cambiará de opinión cuando descubra que su esposa no es otra que Ilsa, la mujer con la que vivió una intensa historia de amor que no ha podido olvidar. Ilsa parece haber pasado página, pero Rick aún no ha podido perdonarla por dejarle tirado en París. Después de una noche romántica en la que Ilsa desvela a Rick lo que realmente sucedió en París, los amantes liman asperezas. Ilsa decide abandonar a Victor y quedarse con Rick, pero ese final feliz será sólo un espejismo.

En la última secuencia, el trío protagonista llega al aeropuerto. Cuando llega el momento de embarcar, Ilsa descubre la decisión que ha tomado Rick; quedarse en Casablanca y dejar que Ilsa se marche con Victor a América. Tiene lugar entonces uno de los diálogos más recordados de la Historia del cine. Rick mantiene el tipo e intenta convencer a Ilsa de que están haciendo lo que es mejor para los dos, mientras que ella no puede evitar que los ojos se le llenen de lágrimas. Una de las muchas anécdotas que se cuentan de la película tiene que ver precisamente con este momento; los actores desconocían el final de la historia y se tuvieron que aprender los diálogos justo antes de rodar la escena de la despedida. “Casablanca” es la prueba  de que, en ocasiones, la mayor de las genialidades puede surgir de un cúmulo de casualidades. La última frase de la película, impuesta por el productor Hal B. Wallis, no puede ser más adecuada. Ver esta película por primera vez es para el espectador “el comienzo de una hermosa amistad”.

Vídeo

Tu primo.
Janaji

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario