“Yo soy Espartaco. Rodar una película, acabar con las listas negras”

“Yo soy Espartaco. Rodar una película, acabar con las listas negras”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 4,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Leer a Kirk Douglas escribiendo sobre sí mismo es asegurarse de algunas cosas; será divertido, ameno, humano, con el protagonismo indispensable en una estrella y con una pizca de autocrítica. En pocas palabras, un buen producto de Hollywood.

Título: “Yo soy Espartaco. Rodar una película, acabar con las listas negras”

Autor: Kirk Douglas

Prólogo de George Clooney

Editorial: Capitán Swing

Para cualquier aficionado al Hollywood clásico casi da igual lo que contara, basta con saber que el que lo hace es Kirk Douglas y sus recuerdos de una época que pierde a los últimos testigos. Pero además es que lo que cuenta Douglas es sobre la historia interior de Espartaco y sus consecuencias más directas como la decisión de devolver a los guionistas de la lista negra a la vida pública. La historia está perfectamente equilibrada entre detalles de la producción (Estabayoenmicamerino.txt), desde el rodaje a la angustia económica, fragmentos de biografía doméstica y elementos políticos. Incluso nos reserva la sorpresa nacional, relativa, de cómo hubo que proponer un soborno en forma de caridad a la esposa de Franco para poder rodar en España (Chantajefranquista.txt).

Espartaco es como Vito Corleone, te cruzas con ellos varias veces a lo largo de la vida y resulta muy agradable saber algunas cosas más de él que sólo Douglas podía contar. La manera que tiene de hacerlo suena a cine. Douglas no habla en sus recuerdos, dialoga con el mismo tipo de frases que se escuchan en sus películas. Se agradece que sea así, aunque se pueda dudar de algunos detalles de su memoria al contrastarlos con otras biografías de los protagonistas de la aventura de hacer Espartaco. Kirk Douglas no tiene la menor idea de quien fue Espartaco, los datos son mínimos para los propios historiadores, pero no sólo parece haberse convencido de que sí, sino que es muy consciente y está expresamente orgulloso de haber sido él. A riesgo de que Kirk Douglas resulte ser el primer inmortal de la Historia, debo suponer que este pueda ser uno de sus últimos libros, e incluye algunos pensamientos del hombre consciente de esto: “Creo que gran parte de las divisiones que hay en el mundo han sido ocasionadas por la religión, incluso en una época como la de Espartaco en que se rendía culto a muchos dioses. ¿Cuál es la finalidad de la religión? Después de haber pasado 95 años en este planeta he llegado a la conclusión de que la religión debería basarse en una única cosa; ayudar a tus congéneres. Si todo el mundo practicara esa religión, la de ayudar a sus congéneres, los ejércitos desaparecerían de la noche a la mañana. Desaparecerían la injusticia, la intolerancia y la inhumanidad. Y jamás se confeccionarían listas negras. Cuán maravilloso sería ese mundo. Y qué maravilloso lo es algunas veces”.

Para Kirk Douglas al menos, parece haberlo sido en muchas ocasiones. Deberíamos poder condenarle a que siga contándolas. Muchas de las fotografías que aparecen en este libro jamás se habían revelado y se publican aquí por primera vez.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario