Espresso: Los premios europeos vuelven a tratar con amor a Michael Haneke

Espresso: Los premios europeos vuelven a tratar con amor a Michael Haneke

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Nueva noche de gloria europea para Michael Haneke. Con “Amour” ha vuelto a convencer a la Academia europea consiguiendo 4 premios en las categorías de película, director, actor y actriz. Los gordos de la noche y los que toda película que compite en una gala de premios quiere conseguir. Es su tercer triunfo en esta ceremonia tras “Caché” en 2005 y “La cinta blanca” en 2009. “Amour” era la favorita de la noche y ha cumplido las apuestas teniendo en cuenta que era la más nominada y el predicamento que tiene Haneke en una academia con tendencia germánica a la hora de premiar. Los veteranos Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva (ninguno de ellos presente en la ceremonia) se han llevado los premios a los mejores actores. Alberto Iglesias ha conseguido su tercer premio europeo por la música de “El topo”, premio que ya ganó por “Volver” en 2006 y “Los abrazos rotos” en 2009. En la carta que ha enviado decía: “Escribo desde España. Necesitamos a Europa más que nunca. Seguimos vivos”. La película de Tomas Alfredson se ha llevado también el reconocimiento al mejor diseño de producción. “Shame” también ha conseguido dos premios, en las categorías de fotografía y montaje, mientras que “La caza” de Thomas Vinterberg ha recibido el galardón al mejor guión. La checa “Alois Nebel” ha batido a “Arrugas” en la categoría de animación, la comedia belga “Hasta la vista” se ha llevado el premio del público y “Winter nomads” ha sido el mejor documental.

Por lo demás, la gala celebrada en Malta ha vuelto a demostrar que esta gala sigue siendo una de las más tediosas y aburridas. A pesar de que este año se cumplía el 25º aniversario de estos premios, la ceremonia ha sido tediosa con interminables vídeos y discursos iniciales. La presentadora alemana Anke Engelke (que debe de gustar mucho a Wim Wenders ya que repetía esta función) no ha estado muy afortunada y se ha hecho insoportable con sus gracietas e intentos de americanizar la ceremonia con vídeos en los que ella misma hablaba de las nominadas a mejor película e interactuando con los más nominados más ilustres. Exposiciones en power point tienen más ritmo que esta ceremonia. Lo que ha caldeado más la noche son las ovaciones de los premios a Helen Mirren (por su contribución artística al cine europeo y entregado por Michael Gambon) y a Bernardo Bertolucci que, en silla de ruedas y de la mano de Marisa Paredes y Wim Wenders, ha recibido el premio honorífico a toda su trayectoria, así como la declaración de matrimonio de uno de los productores de “Hasta la vista” a su novia. Por otro lado, el conflicto nacionalista entre Cataluña y el resto del Estado ha llegado a la ceremonia cuando en uno de los sketches aparecía Sergi López robando comida en el buffet. “Debes ser español” le ha dicho la presentadora. “No, soy catalán”, puntualizó el actor.

Estos premios tienen que redefinirse, como la propia Europa a la que representan, ya que el hecho de que muchos de los ganadores no estén presentes (algo habitual en los últimos años) y a que casi ninguna televisión de en directo la ceremonia demuestra la consideración que tienen estos premios realmente.

Película: Amour
Director: Michael Haneke (Amour)
Actor: Jean-Louis Trintignant (Amour)
Actriz: Emmanuelle Riva (Amour)
Guión: Thomas Vinterberg y Tobias Lindholm (La caza)
Fotografía: Sean Bobbitt (Shame)
Música: Alberto Iglesias (El topo)
Montaje: Joe Walker (Shame)
Diseño de producción: Maria Djurkovic (El topo)
Película de animación: Alois Nebel
Documental: Winter nomads
Premio del público: Hasta la vista

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Julián Juan Lacasa - 02.12.2012 a las 01:25

Cuando se estrene, si tengo pasta, iré a verla. Es de las que hay que ver. Cuando Haneke acierta, como en CACHÉ o en LA CINTA BLANCA, es demoledor y lúcido su análisis profundo de la naturaleza humana.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario