“Cabaret”, el veneno del éxito

“Cabaret”, el veneno del éxito

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 3,14 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

En el taller de terapia de auto estima me había planteado hacer un número de “Cabaret”. Me resbaló el taburete y tengo una estupenda tendinitis de ingle. Aprovecho el descanso para estudiar mejor el número…

En 1972 la ceremonia de los Oscar terminó con un par de sorpresas, “Cabaret” gana a “El padrino”, 8 Oscar frente a 3, y Marlon Brando envía a una actriz disfrazada de india a recoger su premio.

Liza Minnelli fue la gran triunfadora, se vio en las portadas de Time y Newsweek en la misma semana, cumplía 26 años y subió tan alto y tan deprisa que no pudo resistirlo.

Era una habitual de las noches locas de “Studio 54”, cuando aún no se había medido con detalle el efecto monstruoso de la cocaina, y los disc-jockeys se hacían rayas del polvo blanco con una extensión suficiente para cubrir la funda de un long play de esquina a esquina.

Liza no era ninguna novata porque a los 16 años se había independizado para irse a Nueva York. Con unos padres del tamaño artístico de Vincente Minnelli y Judy Garland, había sido preparada para cantar, bailar e interpretar. En 1965, había ganado el primero de sus tres premios Tony por el musical “Flora, the red menace”. Y en 1969, Liza fue nominada al Oscar por “The sterile cuco”, pero “Cabaret” la convirtió en la personalidad con el encanto más apabullante de la década. Ese mismo año, también ganó un Emmy por el especial televisivo “Liza with a Z”, y protagonizó una gira mundial que la confirmó como la mayor estrella del negocio… luego comenzó lo difícil.

Problemas de salud, cuatro matrimonios, ninguna de sus siguientes películas se acercaron al éxito de Cabaret. Pese a trabajar con directores como Stanley Donen (“Los aventureros del Lucky Lady”), Martin Scorsese (“New York, New York”) o con su propio padre (“Nina”), tuvieron que pasar nueve años para que Liza lograse otro éxito de taquilla con “Arthur, el soltero de oro”.

Retirada de la vista del público durante varios años, su retorno en 1984 con la obra “The rink” le valió una nueva nominación al Tony, pero meses después tuvo que ser internada en la Clínica Betty Ford para tratarse de sus adicciones. Al año siguiente ganó el Globo de Oro por el telefilm “A time to live”, y durante el resto de la década se embarcó en una gira mundial con Frank Sinatra y Sammy Davis Jr., y retomó su carrera musical con el disco “Results”, producido por los Pet Shop Boys, que alcanzó un gran éxito en Europa.

En 1991 protagonizó la adaptación cinematográfica del musical inglés Un paso adelante y aunque la película pasó sin pena ni gloria por las pantallas, Liza la tomó como base para una serie de conciertos en Nueva York y Londres que rompieron records de taquilla.

Desde los años 90, Liza ha permanecido apartada de las pantallas y ha centrado su carrera en los escenarios, cuando sus problemas de salud se lo han permitido. En Enero de 1997 volvió a Broadway por primera vez en doce años para reemplazar temporalmente a Julie Andrews en el montaje de “Víctor o Victoria”. A finales de ese mismo año inició un tour por USA e Inglaterra, pero tuvo que cancelarlo en Mayo de 1998 para operarse de las cuerdas vocales.

En Diciembre de 1999 retornó a Nueva York con el espectáculo “Minnelli on Minnelli”, un tributo musical a las películas de su padre, pero en Octubre de 2000 fue ingresada en un hospital para ser tratada de una encefalitis vírica que puso su vida en peligro. Recuperada, en marzo de 2002 se casó por cuarta vez, y poco después presentó en Broadway el show “Liza´s back”, que contó con la aparición especial del viejo maestro de ceremonias de “Cabaret”, Joel Grey.

En los últimos tiempos, Liza ha vuelto a sus viejas (y perniciosas) costumbres, y en Marzo de 2003 tuvo que volver a rehabilitación en una clínica de Pennsylvania para someterse a lo que su agente llamó eufemísticamente un “programa de autoayuda” de ocho semanas. Recientemente ha sido noticia por su esperpéntico divorcio de su último esposo, David Gest, que acusó a la diva de agredirle con sus botellas de ginebra.

Aquí puedes darle un vistazo a una crítica de la prensa española sobre la película….

cabaretcritica.htm

Aquí puedes escuchar sobre como fue aquello….
cancion_cabaret.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario