“La batalla de los sexos”

“La batalla de los sexos”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Crónica de la rivalidad existente entre el ex tenista profesional, de 55 años, Bobby Riggs, y su oponente de 29 años de edad, la carismática tenista Billie Jean King, quienes se enfrentaron en un partido legendario en 1973. Se quería entonces conocer si una tenista profesional femenina podía realmente vencer a un hombre (aunque fuera ex profesional), un evento que atrajo a más de 50 millones de estadounidenses y que se publicitó como “La batalla de sexos”.

Conviene ver: Jonathan Dayton y Valerie Faris siguen confirmando con “La batalla de los sexos” que tienen tomada la medida al público con una película de ritmo endiablado desde el punto de vista dialéctico y que coge un hecho real para arrojar un mensaje reivindicativo, todavía en vigencia, y con un punto emocional que termina entrando muy bien al espectador. La película es una comedia deportiva y cínica que adapta la historia real del partido de tenis en el que se enfrentaron la jugadora número 1 en 1973, Billie Jean King, de 29 años, y el ex campeón de Wimbledon Bobby Riggs, de 55. Un hecho que sirvió para que se avivara el debate sobre el distinto rasero con el que se valora a las mujeres y a los hombres. Y es que a día de hoy todavía en el mundo deportivo, como reflejo del resto de ámbitos de la vida, hombres y mujeres compiten por separado, padeciendo éstas la brecha salarial, y eso es un argumento que más de cuatro décadas después sigue de plena vigencia y termina siendo la principal baza con la que juega una cinta frenética con diálogos chispeantes que potencian la preparación de esa competición que se erige como empeño del excéntrico Bobby Riggs que no se resigna a que su tiempo haya pasado ya, enfocando este partido casi como una exhibición de circo para volver al candelero y en la que, con cierta socarronería, se ve como claro ganador a priori erigiéndose como adalid de ese sector machista que quiere devolver a las mujeres a las cocinas. La cinta entra dentro de la catalogación de “crowd pleaser” y a término de calidad sólo se queda un peldaño por debajo de la celebrada “Pequeña Miss Sunshine”, que llegó a una vitola de fenómeno que no tendrá esta ocasión aunque sí que funcionará muy bien con el público. Un guión refrescante e ingenioso, y una ambientación que clava muy bien el espíritu de la época en la que el movimiento hippy y los nuevos aires de libertad, de reivindicación femenina y revueltas raciales y sexuales, inundaban todo, son elevados por unos actores que están estupendos en sus papeles destacando a Emma Stone y Steve Carell que brillan cada uno en sus roles. Stone con esa luz propia que logra irradiar a cada personaje que interpreta, sea de la época que sea y del registro que adopte, y un Steve Carell que repite con el matrimonio de directores en un papel que, a pesar de su punto vividor y petulante, el actor termina humanizando sin que resulte ridículo o caricaturesco. A destacar también a una Sarah Silverman especialmente chispeante, que se merecería un spin-off, y los siempre solventes Bill Pullman y Alan Cumming.

Conviene saber: La cinta está dirigida por Jonathan Dayton y Valerie Faris, directores de “Pequeña Miss Sunshine” (2006) y “Ruby Sparks” (2012).

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario