“La red social”

“La red social”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (15 votos, media: 4,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La web oficial no podía evitar simular que nos introducimos en el mundo de las redes sociales. Recolección de las mejores críticas y varios clips de video. La web en español es un puzzle de fotografías desde donde podemos acceder a contenidos como información de los actores, del director David Fincher, ver todos los trailers y material promocional, así como conocer un poco más la figura del emperador de Facebook.

El argumento: Una noche de otoño del año 2003, Mark Zuckerberg, alumno de Harvard y genio de la programación, se sienta a su ordenador y con empeño y entusiasmo comienza a desarrollar una nueva idea. En un furor de blogging y programación, lo que comenzó en la habitación de su colegio mayor pronto se convirtió en una red social global y una revolución en la comunicación. Seis años y 500 millones de amigos después, Mark Zuckerberg es el billonario más joven de la historia… pero para este emprendedor, el éxito ha supuesto complicaciones personales y legales.

Conviene ver: “La red social” es la consagración definitiva de David Fincher como clásico moderno de nuestro tiempo teniendo en cuenta que ya viene de haber rodado “Seven”, “El club de la lucha”, “Zodiac” o “El curioso caso de Benjamín Button”. No estamos sólo ante una película sobre los orígenes de Facebook. Es más, eso es la excusa para hablar de la importancia de la amistad, la traición, y la venganza; en un mundo en el que la fama y el dinero son el motor que rigen los actos de las personas. Una cinta en la que se examina el poder de la innovación, el dinamismo de la interactividad social y los límites de la amistad sintiéndonos uno más en los pasillos universitarios que tan bien quedan retratados con sus claroscuros y ambigüedades con una música con punto electrónico que le da la ambientación apropiada. Fincher se apoya en el extraordinario guión de Aaron Sorkin (con tintes de “Ciudadano Kane” y “Rashomon”) confluyendo en una perfecta comunión apoyada en un diálogos frescos, rápidos y claros, así como en la presentación de unos jóvenes personajes cuidados por el texto y al servicio de unos actores que se encuentran a unos personajes bombón en un intento desesperado de fama y reconocimiento. Destaca la oscuridad de la atmósfera universitaria (con un estilo formal muy cercano a “Zodiac”) lo que le da un toque conspirativo y de tragedia de tintes shakesperianos muy interesante. Destaca la comparación del primer concepto de Facebook con la hermandad de un campus, resuelta mediante un montaje en paralelo. Los valores de exclusividad, socialización y diversión quedan así perfectamente captados capitaneados por un Mark Zuckerberg al que se presenta como un ser asocial, interesado y vengativo. Perfecta paradoja que sea precisamente de él del que surja el gran invento de la interacción social de este siglo del que, por otro lado, no se llega a explicar en la película cual es su gran baza para desbancar a todas las demás redes sociales que se mencionan en la película. La figura de Zuckerberg se presenta como un personaje shakesperiano con claroscuros y con un concepto de felicidad muy cuestionable. El debate sobre la privacidad en internet queda muy relegado por las acciones y ágiles diálogos (dardos en el caso de Zuckerberg) de los personajes ya que el interés de Fincher es, sobre todo, mantener al espectador clavado en la butaca imprimiendo un ritmo trepidante que se apoya en un montaje portentoso en el que todo encaja. El problema es que abusa un poco de los saltos en el tiempo, característica habitual en el cine de Fincher, aunque en realidad todo está vertebrado en los problemas judiciales en los que se mueve el protagonista donde Zuckerberg demuestra su gran seguridad en si mismo y también su poca habilidad para ponerse en la piel de los demás. Los actores están muy bien destacando la rabia interior del Zuckerberg que interpreta Jesse Eisenberg, la humanidad y la gran frustración que siente el personaje que encarna Andrew Garfield con una escena en concreto magistral cuando estalla definitivamente poniendo los pelos de punta, y un Justin Timberlake que le pega muy bien a su papel de vividor trepa y ambicioso. Los dos últimos planos son de lo mejor del año (junto a la escena de la competición de remo, la única en la que Fincher va más allá de la austeridad y sobriedad reinante subordinada al gran texto de Sorkin, y aquella en la que Zuckerberg da por terminada la creación de su invento) confirmándose como una perfecta radiografía de la sociedad de nuestro tiempo, de nuestros problemas a la hora de relacionarnos con los demás, y de lo que estamos dispuestos a sacrificar por satisfacer nuestro propio ego. Más todavía cuando todos los personajes principales acaban moviéndose por despecho y por sentirse traicionados. En definitiva, el desprecio por las cosas que realmente valen en la vida. El final puede parecer un poco brusco e “interruptus” (más por lo rápido que se nos pasan las dos horas que porque quede algo que contar) pero es difícil dejar una mejor imagen final para la esencia de su protagonista y de su relación con el mundo exterior. Grande David Fincher por lo impecable de la realización y por pasar a ser un gran cronista del tiempo que nos ha tocado vivir. No hay que perdérsela y sería una digna ganadora del Oscar.

Conviene saber: Basada en el libro “Multimillonarios por accidente” escrito por Ben Mezrich tras la información facilitada por Eduardo Saverin, el amigo traicionado por Zuckerberg. Precisamente, el primo de Jesse Eisenberg (Zuckerberg en la película) trabaja mano a mano con el propio fundador de Facebook.

La crítica le da un OCHO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Clint - 16.10.2010 a las 22:59

La pelicula no esta mal, se hace entretenida, aunque el final es un poco brusco y no profundiza demasiado en los personajes, tratandolos como estereotipos.

Capitán Clostridium - 17.10.2010 a las 01:45

No os deja con la duda siguiente: ¿Por qué facebook genera tanto dinero/ingreso si no utiliza publicidad? Parece aquéllo de los vendedores de humo: te venden algo intangible, que vale su dinero, pero que en realidad no tiene un valor determinado.
Paranoias aparte, el film engancha a pesar de su aparente simplicidad.

María - 19.10.2010 a las 09:58

No he visto la película, es una de mis opciones del fin de semana, ya os contaré qué tal si la veo. Pero Capitán, si dices que facebook no genera dinero porque no tiene publicidad, es que o no lo usas o no te has fijado mucho: en cada una de sus páginas (cuando ves ti perfil, cuando cotilleas en el de tus amigos, si visitas páginas o grupos) aparecen siempre enlaces publicitarios. De si venden datos o no, eso no lo sé, pero casi aseguraría que sí.

ruisu - 30.10.2010 a las 08:47

Aparte del tema de la publicidad, que en la pelicula es una gran duda, y que a mi tambien me dejo intrigado (Maria deberias de ver la peli), la pelicula me parecio muy entretenida y muy buena. Quiza para alguien al que no le interesa el mundillo informatico le puede resbalar mas o menos el tema, pero en si, el guion es consistente, sin ser nada profundo. Ni nos cuenta nada sobre el dueño de Facebook, ni nos cuenta nada del resto de personajes. Solo unas ligeras nociones de comportamiento y de “entendimiento” entre las personas. Y me parece genial. No me interesa la vida del dueño de Facebook, ni si tiene mas o menos problemas mentales o sentimentales. Con lo que exponen la historia se sostiene muy bien. Para mi un 7 esta muy bien.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario