"Alas de plata. Una mujer con dos rostros y un pasado del que escapar"

"Alas de plata. Una mujer con dos rostros y un pasado del que escapar"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Camilla Läckberg aparcó su serie de Faye para regalarnos "Mujeres que no perdonan", donde nos hacía disfrutar del placer del castigo definitivo que no justifican las leyes. En "La jaula de oro" conocimos a Faye, una víctima más del machismo extremo, del maltrato sin castigo, y la vimos convertirse en una mujer sofisticada, inteligente, capaz de hacer justicia y salvar a los suyos. La historia pudo haberse cerrado con un único libro, con Faye rodeada del perfume de su marca, Revenge (“Vendetta”), pero no ha sido así y sus varios millones de seguidores lo agradecerán porque "Alas de plata", la segunda entrega, supera a la primera en ritmo y seducción. La historia transcurre en el presente, pero retrocede constantemente al pueblito de Fjällbacka, en capítulos cortos, a la adolescencia de Faye, a los acontecimientos que la han convertido en lo que es, una justiciera deseable. Esta parte es la más inquietante, la que reserva más sorpresas y tensa al lector.

Título: "Alas de plata. Una mujer con dos rostros y un pasado del que escapar"

Autor: Camilla Läckberg

Editorial: Maeva

Camilla nunca había sido tan explícita con el sexo, abriendo una puerta a la exploración que alterará a sus lectoras más conservadoras, que se verán recompensadas con un trío de mujeres que combaten por defenderse a sí mismas y a las personas que quieren, sin necesidad de recurrir a las Artes Marciales, sólo con la solidaridad que se desprende del maltrato sufrido por sus parejas en el pasado.

Las agresiones de Faye son reacciones, siempre muy motivadas, pero no la convierten en una mujer de naturaleza dura, mantiene la capacidad de bajar sus defensas ante los sentimientos, por mucho que tenga que pagar por ello.

Faye sale de Suecia, incluso pasa unos días en Roma y Madrid porque a Camilla le gustan particularmente las dos ciudades; porque "Alas de plata" es una historia más urbana, y más Estocolmo que Fjällbacka, aunque la historia se abra en Ravi, un pueblo ficticio italiano que ha elegido para vivir la mitad del año: "Faye encendió la máquina de Nespresso. Mientras hacía el café miró a través del alto ventanal de la cocina. Como de costumbre, se emocionó ante el panorama. Aquella casa en la localidad de Ravi se había convertido para ella en el paraíso terrenal. El pueblo en sí no era muy grande, sólo tenía doscientos habitantes permanentes, y se tardaban unos cinco minutos en recorrerlo entero. Eso sin apretar mucho el paso. Sin embargo, en medio de la plazoleta, había un restaurante que se llenaba todas las noches y en el que servían la pizza y la pasta más ricas que había comido en la vida. A veces entraba algún que otro visitante porque, sobre todo ahora, a finales de mayo, empezaba a aumentar la afluencia de turistas; animosos ciclistas franceses o jubilados estadounidenses que habían alquilado una caravana y que, por fin, cumplían su sueño de ver Italia mientras que sus hijos, ya adultos, se preguntaban por qué sus padres se empeñaban en tener una vida propia en lugar de estar disponibles y hacer de canguros de emergencia para los nietos. Suecos, en cambio, no había. Faye no había visto a ningún sueco desde que compró la casa; de hecho, eso había constituido un factor decisivo a la hora de elegir la localidad. En Suecia era famosa de norte a sur, en Italia quería ser una desconocida: era lo que necesitaba. La preciosa casa antigua que había comprado no se encontraba en el centro del pueblo, sino a un paseo de veinte minutos de allí".

De nuevo es un libro que busca la complicidad del mundo femenino, denunciando abusos que han hartado a sus protagonistas, decididas a "divertir" a muchas lectoras viendo devolver cada golpe.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario