"La hija oscura"

"La hija oscura"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,50 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Sola en unas vacaciones junto al mar, Leda se ve consumida por una joven madre y su hija mientras las observa en la playa. Intrigada por su atractiva relación (y por su estridente y amenazante familia), Leda se siente abrumada por sus propios recuerdos del terror, la confusión y la intensidad de la maternidad temprana. Un acto impulsivo lleva a Leda al extraño y ominoso mundo de su propia mente, donde se ve obligada a enfrentarse a las decisiones poco convencionales que tomó como madre joven y a sus consecuencias.

Conviene ver: "La hija oscura" es el debut en la dirección de Maggie Gyllenhaal llevando a cabo la adaptación de la novela de Elena Ferrante, un retrato complejo y ambiguo sobre la maternidad, el deseo y la culpa con la que ganó el premio al mejor guión en el Festival de Venecia 2021. Olivia Colman sigue bendecida por los dones interpretativos y encarna a una mujer que conectará con su pasado traumático cuando comience a obsesionarse con otra mujer y su hija durante unas vacaciones en un pueblo costero griego. “La hija oscura” es una cinta que habla sobre la maternidad y la feminidad y todos los horrores y arrepentimientos interiores que las rodean. Naturaliza la maternidad imperfecta y castrante desde un punto de vista profesional, personal y sexual y no pide disculpas por los errores de sus mujeres protagonistas que se esfuerzan por tener su propio espacio sin tener porque ser un buen ejemplo para los demás fluyendo a través de unas miradas que dejan emerger un sinfín de emociones primando más lo que expresan con ello más que sus acciones lo que logran verbalizar.

Un pasado que vuelve pero casi como una ensoñación con el fin de resolver cuentas pendientes y en el que no se sabe que hay de realidad y de ficción en una cinta que parte como una "Muerte en Venecia" (1971) contemporánea. La protagonista es una mujer de 48 años, profesora universitaria y madre de dos veinteañeras, la cual parece tener toda su vida resuelta y asentada decidiendo pasar sus vacaciones en la Isla de Spetses, lugar en el que ese encuentro fortuito se convierte en obsesión y también en espina de un pasado que parecía cerrado. Es ahí cuando la historia de Elena Ferrante plantea una premisa tan sugerente como enigmática que le hace conectar con el universo de Patricia Higsmith, pasando a ser la Leda Caruso de Olivia Colman una Tom Ripley contemporánea, con las mismas dudas, miedos, deseos e inseguridades, fustigada por ese recuerdo que le devuelve su peor imagen como mujer y como madre ahogada por la imagen idealizada con la que se define y se dibuja al mundo la maternidad. Todo en un momento de juventud y de sueños en los que, a través de unos flashbacks que enriquecen y nutren al personaje a cargo de una no menos estupenda Jessie Buckley, vemos la inseguridad fruto de la inexperiencia, así como la dosificación del suspense y la amargura que se genera, y el hecho de formar parte de una vida (que era la socialmente establecida con un marido y dos niñas pequeñas) pero también coartada a nivel de sueños e intentos de abrazar el futuro con autonomía y sin renunciar a lo profesional a pesar de tener a una familia a la que tiene que cuidar y que movida por la ola de los condicionamientos y la moral le impide ser ella misma siendo el vértice que tiene que sacrificarse para que los demás sí que cumplan sus objetivos.

La difícil convivencia de la conciliación y el orden de prioridades frente a una sociedad que quiere que seamos perfectos lastran a una protagonista que siente lo que tantas madres padecen y que no se atreven a confesar para no ser consideradas “malas madres”; los hijos como responsabilidad que se convierte en cadena y condena tan alienante en presencia y liberadora en ausencia. El personaje de Leda es todo un regalo interpretativo, ante su definición y capacidad de interpelar en un guión que busca comprenderla y no juzgarla a través de su dolor y con rotundos primeros planos de una cámara que se posa en cada gesto y pensamiento de las dos actrices que le dan vida, y también un espejo frente a una comunidad que puede reprobar sus actos pero también asumirlos como razonables frente a la angustia vital y una insatisfacción que se oculta frente a las fachadas de la apariencia. Una mujer con sus grises y sus contradicciones y que ha visto como la culpa impuesta por los demás, aquellos que no la conocen pero sí la juzgan, le ha minado habiendo quedado ya atrás sus mejores años sin saber si realmente ha tenido la vida que ella quería. El reparto se completa con Dakota Johnson, Paul Mescal, Ed Harris, Peter Sarsgaard, Jack Farthing, Oliver Jackson-Cohen y Alba Rohrwacher en una de esas películas enriquecidas por el hecho de generar poso y también necesidad de reflexión sobre las riendas que nos llevan hacia el destino de uno y el hecho de ser consecuente para no sólo intentar ser más feliz uno mismo sino también frente aquellos con los que convive. Maggie Gyllenhaal lleva a cabo una ópera prima rotunda llena de madurez, profundidad y claridad de ideas sacando todo el jugo a la novela y llenándolo de suspense y de deleite para el espectador entrando en un juego de sensaciones intenso.

Conviene saber: 3 nominaciones a los Oscar 2022 en las categorías de actriz (Olivia Colman), actriz de reparto (Jessie Buckley) y guión adaptado.

La crítica le da un OCHO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Suscríbete
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x