"West Side Story"

"West Side Story"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Los adolescentes Tony y María, a pesar de tener afiliaciones con pandillas callejeras rivales, los Jets y los Sharks, se enamoran en la ciudad de Nueva York en la década de los 50. Nueva versión del legendario musical “West Side Story”, a su vez adaptación de una famosa obra de teatro de Broadway, que modernizaba la historia de “Romeo y Julieta”, de Shakespeare.

Conviene ver: Lo primero que sale a la palestra cuando se habla de "West Side Story" es si esta versión era necesaria, algo que encierra pocas dudas cuando uno sale del cine y asiste a la culminación de un proyecto como los de antes pero con pertinencia actual y con intención de perdurar en el tiempo. Steven Spielberg demuestra, incluso para los escépticos que dudan de todo, de que es un maestro vivo de la Historia del cine y que es capaz de sacarle jugo a una histórica mitificada en teatro y cine para darle una nueva dimensión, sacarla a las calles, añadirle vigorosidad y vistosidad, complejidad dramática y calor emocional llevándonos con una factura impecable, y con unas decisiones de cámara inteligentes y que suponen todo un recital que no da tregua, a esa América desencantada llena de emigrantes y de multiculturalidad que ven que las oportunidades que se les prometieron no llegan y que ven al diferente como un rival para conseguir lo algunos consideran que es suyo por derecho. Spielberg lleva a cabo una película como las de antes, con sabor clásico pero rabia moderna a la hora de conectar con las nuevas generaciones dándole a la cinta el marchamo de acontecimiento que necesita entre bailes, números y momentos que ayudan a dar fuerza argumental a la historia aportando novedades como añadir profundidad dramática, cambiar el orden de las canciones para asentar la coherencia de la historia e incluso introducir nuevos personajes como el que encarna Rita Moreno y que es un tierno homenaje y puente entre ambas versiones separadas por seis décadas de Historia siendo la responsable de cantar en este caso el tema Somewhere que en la original corre a cargo de Tony María

“West Side Story” es un Romeo y Julieta que siempre tiene vigencia y que aquí se centra más en el musical que en ser un remake de la película lo que no impide para que abandone esa atmósfera entre decorados para que los bailes y coreografías respiren en las propias calles de Nueva York aportando nuevas decisiones y ganando los números en espectacularidad y viveza ya que no hay más que ver la película de 1961 para comprender que también es muy propia de su época y ha quedado algo envejecida. Spielberg refresca la historia pero tampoco pretende llevarla a los tiempos actuales siendo deudora de su tiempo lo que puede provocar que impacte con los ojos de hoy ver a unos tipos duros bailar o explotar el cliché de la sensualidad latina o la relación entre chicos y chicas pero es que así es la obra. Los Sharks y los Jets vuelven a pelear pero no sólo es una lucha de egos, clase y cultura sino también una manera de marcar territorio frente a la gentrificación y el hecho de que, en realidad, a pesar de sus distintos orígenes quede patente que tienen entre sí más cosas que les unen que les separan aunque estén demasiado cegados para verlo y, en realidad, sean unas víctimas de un entorno que les ha hecho así añadiendo una vertiente más realzadora que reprochable ya que algunos se han tenido que refugiar en esa fachada de macarra de barrio para salir adelante. La fotografía, montaje, diseño de producción, vestuario y sonido vuelan a gran altura, jugando con distintos escenarios como la gasolinera, los grandes almacenes o el bar sin disimular que son decorados pero sin que chirríe, así como un reparto que se luce y que gana claramente al de la primera película, especialmente en el caso de los chicos, y con Rachel Zegler y Ariana DeBose sabiendo sacar jugo a sus personajes, la primera con voz lírica y la segunda aprovechando tener el mejor personaje de la obra. No sólo por interpretar realmente las canciones sino que por el hecho de que el casting refleja realmente, sin necesidad de caracterizaciones, la diversidad de esa conjunción de usamericanos, latinos y escoceses lo que también enriquece los diálogos e interacciones con mayor presencia del español. A todo ello contribuye un guión rico en matices y que solventa uno de los mayores hándicaps de la anterior versión, más acartonada en lo narrativo, viendo aquí como Tony ha salido de la prisión, entendiendo más sus reacciones y motivaciones, o María es capaz de rebelarse frente a un hermano que se pasa de protector y patriarcal.

Spielberg se permite poner una bandera de Puerto Rico, y entonar una emotiva canción del país a capela, como símbolo frente a los grafitis pandilleros de antaño, cambia el orden de los números y les dota de mayor vida, fuerza y personalidad en una mirada más dura a una sociedad asolada por el racismo y la desesperanza. Todo en un país que se mueve por el odio y la intolerancia querando herido, incapaz de cicatrizar, y con una violencia (que va del abrupto estallido a la tensión latente) cíclica y que llega heredera de fábrica generación tras generación. El amor frente a un tiempo volátil y que fluye demasiado rápido así como un sinfín de barreras y murallas que impiden su desarrollo en un Nueva York en permanente erosión y reconstrucción sobre sus raíces, cenizas y cimientos demasiado débiles a la hora de dar prosperidad para todos. Un manejo del color y de la cámara lleno de realismo desde la primera escena que lleva al espectador en volandas a través de cada número y cada mirada hacia adelante bañando de amargura esos sueños avivados por la ilusión y defenestrados por la cruda realidad. A destacar el trabajo del mítico Janusz Kaminski en la fotografía que sabe tanto el retratar la decadencia de una oscuridad en la que deslumbra la luz del exterior como el mostrar una estética colorida salpicada de un aire entre realista y onírico propio de un musical moderno pero que bebe de los clásicos del género. Toda una proeza que reivindica esas grandes historias y el sinfín de sensaciones del cine como experiencia colectiva en pantalla grande recuperando la capacidad de evento con esa sensación de salir de la sala flotando por todo lo vivido durante más de dos horas y media.

Conviene saber: Steven Spielberg revitaliza todo un clásico del género con una versión que supone su primer musical que llega 60 años después de la película de Robert Wise y Jerome Robbins ganadora de 10 Oscar. “West Side Story” de Steven Spielberg ha conseguido 4 nominaciones a los Globos de Oro y 11 nominaciones a los Critics’Choice.

La crítica le da un OCHO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Suscríbete
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x