Conexión Oscar 2014: Matthew McConaughey, reivindicación interpretativa

Conexión Oscar 2014: Matthew McConaughey, reivindicación interpretativa

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Matthew McConaughey está a escasos días de conseguir su primera nominación al Oscar gracias a “Dallas Buyers Club”. La demostración de que todo el mundo puede al final conseguir una candidatura por muy lamentable que esté su carrera. Y es que en el hoyo más profundo estaba el estatus interpretativo de McConaughey hace relativamente poco, allá por 2009 cuando culminó con “Los fantasmas de mis ex novias” una década para olvidar (con “Sahara” como demostración de todo ello) en la que sólo enseñó abdominales y encadenó fiasco tras fiasco en el género de insustanciales comedias románticas. Ahora, sea porque de repente le ha brotado el talento actoral, o en verdad porque ha cambiado de tercio totalmente sabiendo elegir mejor imponiéndose retos como actor, está más cerca de esa etiqueta que le acuñaron en los 90 (más por su físico que por sus actuaciones, hay que decirlo) de “el nuevo Paul Newman”. Si ya el año pasado se quedó cerca de la candidatura con “Magic Mike” en la categoría de actor de reparto, este año sólo Chiwetel Ejiofor parece amenazar su camino hacia el Oscar. A sus 44 años, la reivindicación interpretativa de McConaughey ya no sorprende a nadie.

“Dallas Buyers Club” vive momentos dulces en esta carrera aupada por sus nominaciones en los Gremios de Actores, Productores y Guionistas, aunque no olvidemos que se está aprovechando del desplante generalizado a “A propósito de Llewyn Davis”, la cinta de los Coen que (por mucho que algunos lo está haciendo ya) no conviene descartar tan pronto como posible candidata en este mundo de veletas que es la carrera por el Oscar. De todas formas, esta presencia en la carrera de la película no hace más que aumentar las posibles opciones que puede tener McConaughey para llevarse la estatuilla. Hay que recordar que sólo en cuatro ocasiones una misma película se ha llevado los Oscar de actor y actor de reparto (“Siguiendo mi camino”, “Los mejores años de nuestra vida”, “Ben-Hur” y “Mystic River), y con Jared Leto ya como favorito para la estatuilla, la carrera de mejor actor se presenta como un duelo cerrado entre McConaughey y Ejiofor. Dos interpretaciones muy sufridoras y esforzadas que dirimirán en función de hasta qué punto esa interpretación conecta más o no con el votante. Chiwetel Ejiofor vive la peor de las miserias humanas como esclavo durante 12 años, pero no tenemos que olvidar que la historia de un texano homófobo y enfermo de sida que lleva a cabo una serie de técnicas alternativas para ampliar su esperanza de vida intentando mejorar algo el duro calvario de los enfermos como él, tampoco se queda a atrás. Ejiofor es británico y menos conocido, mientras que McConaughey es usamericano ídolo carpetero de los 90 que va cimentando su carrera reciente a base de reconocimientos críticos.

A McConaughey sin duda le favorecerá indirectamente su crecimiento como actor en los últimos tiempos. Seis títulos en sólo dos años, 2011 y 2012, han obrado el milagro de manera consecutiva y en progresión (“El inocente”, el papel de un abogado le puso en órbita y otro le resucitó actoralmente, “Bernie”, “Killer Joe”, “El chico del periódico”, “Magic Mike” y “Mud”), títulos independientes y de calidad en personajes valientes y complejos que han supuesto retos para él rodando con directores (la mayoría más que notables) como Brad Furman, Richard Linklater, William Friedkin, Lee Daniels, Steven Soderbergh o Jeff Nichols. Todo sin olvidar que en 2013 también ha rodado con Scorsese pudiéndose ver como primer jefe del personaje de DiCaprio en “El lobo de Wall Street”, una breve intervención pero que es de las más recordadas de la cinta aunque sólo sea por sus golpes en el pecho. ¿Un Oscar que en realidad lo que acabe reconociendo sea el esfuerzo e indudable progresión del actor? Hasta los que fueron más detractores del intérprete encontrarían pocas objeciones. Eso sí, no es baladí un hándicap estadístico que sufre y que no es otro que el siguiente… ¿cuántas estrellas masculinas y atractivas de Hollywood han ganado el Oscar protagonista con menos de 50 años? Sí, Paul Newman, Tom Cruise o Brad Pitt (iconos estéticos y estrellas millonarias) saben de lo que hablamos, y es que las actrices tienen mucho más fáciles ganar el Oscar de manera temprana y pudiendo haber lucido su palmito durante su carrera previa como paso para después ser “la novia anual del Oscar”.

Nacido en una familia texana de metodistas comenzó su carrera como modelo para permitirse sus estudios universitarios de Comunicación Audiovisual, debutando en el cine a los 24 años con “Movida del 76” (1993) de Richard Linklater. Su año sería 1996 con “Lone star”, drama fronterizo de John Sayles que consiguió una nominación al Oscar como mejor guión original, y “Tiempo de matar” de Joel Schumacher, en el codiciado papel por aquellos años del joven abogado de la novela protagonizada por John Grisham. Allí coincidió con Sandra Bullock, y no deja de ser justicia poética como estos dos actores (de carrera paralela) han pegado este año un puñetazo en la mesa y conseguirán ambos la nominación al Oscar tras una carrera de vapuleos y momentos en el fango. No pudo ser el Jack Dawson de “Titanic” pero estuvo en “Contact” (1997) de Robert Zemeckis, “Amistad” (1997) de Steven Spielberg, “Los Newton Boys” (1998) de Richard Linklater, “Ed TV” (1999) de Ron Howard, o “U-571” (2000). Con “Planes de boda” (2001), junto a Jennifer López, se le agotó el hambre interpretativa y puso el piloto automático y su físico al servicio de comedias sin chispa en una década que parecía que había hundido su carrera a pesar de que al menos pudo convertirse en imagen de Dolce & Gabbana.

Afortunadamente para él y para los espectadores, el prometedor McConaughey de los 90 se ha reivindicado como un actor que puede presentar una gran carrera de aquí a unos años y se ha estabilizado profesional y personalmente (ya es un padre de familia que no salta de cama en cama, Ashley Judd, Sandra Bullock o Penélope Cruz pasaron por sus brazos, y ha abandonado sus escarceos con la marihuana que dejaron alguna foto para el recuerdo). Con una edad envidiable para el Holllywood actual si eres un hombre, pudiendo acceder todavía a cualquier tipo de papel, esto puede hacer que (gane o no) tenga más oportunidades en el futuro a nivel de premios para cimentar su estatus como actor. En 2014 ha pasado a ser chico HBO protagonizando la serie “True detective” junto a Woody Harrelson y puede también romper taquillas como cabeza de cartel de lo nuevo de Christopher Nolan, “Interstellar”. Sin duda, a McConaughey se le ha ganado como actor para la causa (cada vez más lejos de los papeles con los que dilapidó su carrera) y vive su mejor momento a todos los níveles. ¿Se encargará este año el Oscar de rubricarlo?

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Gabo - 07.01.2014 a las 17:16

la actuación de Chiwetel en 12 años de esclavitud es brutal pero lo de Matthew es aún mejor y creo que es hora de reconocer que últimamente viene haciendo películas de calidad.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario