Conexión Oscar 2020: “Parásitos”, los motivos de una victoria para la Historia

Conexión Oscar 2020: “Parásitos”, los motivos de una victoria para la Historia

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Hace muchos años que no se recuerda una ganadora tan unánime como “Parásitos” y es que, al margen de las vicisitudes de cómo haya sido la votación, hoy el planeta Oscar se ha levantado con la satisfacción de tener una ganadora irreprochable a la que pocos pueden poner pegas. No es sólo por el hecho de haber roto el techo de cristal del cine extranjero en los Oscar, demostrando que la Academia es más global que nunca (que por otro lado siempre lo ha sido más de lo que pensamos), sino porque la cinta de Bong Joon-ho ha arrastrado una corriente de simpatía que va más allá de los méritos de la propuesta y que también encierran valores como la constancia, la humildad y el nunca traicionarse a sí mismo. Una emoción en la recta final que hizo vibrante una noche que, por otro lado, tenía ya las categorías interpretativas amortizadas dejando unos discursos mecánicos y mucho menos lucidos que los que dieron Joaquin Phoenix, Renée Zellweger, Brad Pitt y Laura Dern en anteriores citas.

“Parásitos” ya es desde hace tiempo más que una película trascendiendo la categoría de fenómeno cinematográfico con el boca-oreja del público y, ahora, hito en unos Oscar que han hecho valer el voto preferencial para coronarla como la mejor película del año. A pesar de que “1917” llegaba como favorita por la acumulación de premios que había tenido en Globos de Oro, PGA y Bafta en verdad, “Parásitos”, siempre fue la alternativa como se demostró con el importante respaldo con el que se hizo en el Gremio de Actores (SAG) siendo la primera película extranjera en conseguir el premio al mejor reparto. No hubo más que ver la ovación que recibió el cast de la cinta (sólo cuando estuvieron en el escenario para presentar el clip de la misma) para confirmar que la película había calado fuerte en el seno de la industria que, en cierta manera, en época de grandes Estudios y plataforma, ha sentido una especial simpatía por una película que se ha hablado por ella misma y ha ido recorriendo todo el mundo desde que fue lanzada internacionalmente con la Palma de Oro a la mejor película en el Festival de Cannes.

Es verdad que Bong Joon-ho ya era una figura relativamente conocida en el seno de Hollywood ya que de él son “Snowpiercer (Rompenieves)” (2013), que tuvo una distribución más limitada de lo previsto ante las disputas en la postproducción del director con Harvey Weinstein, y “Okja” (2017), curiosamente una de las dos películas que por el momento han competido en Cannes bajo el manto de Netflix y en la que Bong Joon-ho encontró la libertad que no había tenido con su anterior trabajo. Proyectos en los que contó con repartos internacionales estando hablados en inglés y demostrando el talento de un director que ya fascinó en circuitos festivaleros y puramente de autor con títulos como “Memories of murder” (2003), “The host” (2006) y “Mother” (2009). Eso sí, su ópera prima “Barking dogs never white” (2000) tuvo su bautismo en el Festival de San Sebastián compitiendo en la sección oficial.

“Roma” entre otras cosas no ganó el año pasado porque ahora se ve cómo ni de lejos tuvo el fervor popular de “Parásitos”. La cinta de Cuarón era alabada y calculada pero sin generar el hecho de traspasar fronteras culturales. ¿Habría sido capaz “Parásitos” de superar la barrera estando en Netflix? Eso nunca lo sabremos pero está claro que habrán ayudado los 165 millones de dólares que ha recaudado a nivel internacional (35 de ellos en USA) habiendo la Academia premiado primero a una película surcoreana como mejor película del año que a la oferta de Netflix que este año venía con “El irlandés” como mascarón de proa y que ya se sabía al comenzar la noche que iba a irse de vacío a pesar de los 70 millones que se estima que han invertido en marketing para asaltar los premios. “1917” llegaba como favorita con pies de barro por ese runrún de ser una propuesta demasiado técnica representante de un cine ambicioso (y con la vitola de favorita al Oscar desde el momento de su concepción) del que la Academia, que ha demostrado que marca su propia tendencia independientemente de cualquier precursor previo, se ha alejado (nos atreveríamos a decir) desde la victoria de “Chicago” en 2003.

Y es que un voto preferencial era el mejor escenario para una película que no ha tenido enemigos y sí muchos fans que iban a ponerla en el puesto 1 o 2 de sus papeletas (independientemente de la categoría internacional) como se demuestra en este día de resaca en el que las redes sociales no han ardido en críticas a la ganadora (como suele ser habitual) sino en reconocer la personalidad de la Academia y el mensaje de futuro que esto supone con las puertas definitivamente abiertas para cualquier cinematografía. Eso sí, muy importante ha sido la insistente campaña de Neon que ha sabido mover muy bien la película a pesar de sólo tener una trayectoria de tres años en la industria habiéndose especializado en propuestas muy “indies” y, sobre todo, cine internacional. En webs especializadas, marquesinas y medios la presencia de “Parásito“ ha sido constante pero sin dar sensación de hartazgo sino de empatía con la película y los que la han hecho posible, especialmente un Bong Joon-ho que con ese aire de genio inocentón sobrepasado por toda la maquinaria de Hollywood ha sido una figura entrañable tanto para votantes y prensa como para sus compañeros de candidatura, alabándose esa humildad y elogiable personalidad que le llevó a homenajear ayer en su discurso a auténticos referentes de su cine como Martin Scorsese y Quentin Tarantino.

La categoría de mejor película internacional se quedaba pequeña a la hora de reconocer a un “Parásitos” que ha ido mucho más allá de ser recibida con una palmadita en la espalda siendo reconocida la figura de Bong Joon-ho también a título personal por todo lo que simboliza con los premios tanto a dirección como a guión original. Con ese bagaje ya no cabía otro escenario que “Parásitos” se alzara con el premio a la mejor película favorecida por el sistema de voto de consenso con el único hándicap de hasta qué punto iba a pesar sobre los académicos el hándicap de los subtítulos y de ese proteccionismo industrial que, con una Academia tan global, no ha tenido efecto pasando por encima “Parásitos” de la, por otra parte, brillante cosecha que nos ha brindado el cine de Hollywood durante esta temporada.

Se abre un nuevo ciclo para la Academia de Hollywood en el que habrá que ver si da un paso atrás en convencionalismo o realmente se decide a abrazar un cine internacional que ha ido tocando a su puerta en los últimos años como demuestra el hecho que desde 2010 sólo hayan ganado dos directores usamericanos (Kathryn Bigelow por “En tierra hostil” y Damien Chazelle por “La la land”). ¿Habrá conjura de la industria más tradicional los próximos años o esto es el inicio de un camino que ya no tiene marcha atrás? En todo caso siempre recordaremos la noche en la que los Oscar premiaron a “Parásitos” y, a su vez, recuperaron su magia, credibilidad y prestigio logrando lo más importante, premiar la calidad y a la vez reencontrarse con un público que había desconectado de las últimas ganadoras. En esta ocasión, al menos, todos los astros se han alineado y la Academia puede respirar tranquila. La moneda de los caprichos del voto preferencial salió este año cara con cierto valor de justicia poética siendo precisamente una cinematografía tan fructífera, pero tan obviada en los Oscar hasta ahora, como la coreana haya sido la que se haya llevado el honor de conseguir la proeza.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

manuel - 10.02.2020 a las 18:36

Yo solo difiero en algo. La Academia no se alejó del cine ambicioso y preconcebido para ganar desde la victoria de “Chicago” en 2003, sino desde la de “El Retorno del Rey” en 2004.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario