Conexión Oscar 2020: ¿Qué película será la más beneficiada con el sistema de voto preferencial?

Conexión Oscar 2020: ¿Qué película será la más beneficiada con el sistema de voto preferencial?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Con las nominaciones de los Oscar 2020 sobre la mesa y con el debate sobre las mismas llega la gran pregunta de aquí al 9 de Febrero. ¿Cuál es la película que realmente sale como favorita? La tendencia de los precursores no ha terminado de marcar una dirección concreta (y los Gremios todavía tienen que emitir su dictamen) y si atendemos al número de nominaciones deja un ramillete de películas en cabeza demasiado apretado para tenerlo como referencia. Por tanto, sólo queda una pregunta, ¿cuál es la película que se verá más favorecida con el sistema de voto preferencial?

El sistema de voto preferencial elige la ganadora del Oscar a la mejor película, método que también adopta el Gremio de Productores (PGA) y que en cierta manera aventuró que “El renacido” no era tan favorita como se esperaba al no ganar allí en 2017 y que “Green book” era la verdadera “tapada” de la carrera de 2019 mientras todo eran alabanzas para “Roma”. La principal característica de este sistema es que no gana la que tiene más votos sino la que mejor posicionada sale en las papeletas teniendo en cuenta que los académicos tienen que ordenar a las 9 películas nominadas de mayor a menor en base a sus preferencias. Eso posibilita a que las películas que generan división, así como grandes amores y grandes odios, lo tienen peor que aquellas que, en general, despiertan consenso de aprobación.

Es por ello por lo que se podría pensar que “Parásitos”, que se ha convertido en un fenómeno universal, sería la cinta que lo puede tener mejor ya que no hay más que ver ver los tops del año para comprobar que en la mayoría está presente de una manera u otra. La cinta de Bong Joon-ho ha logrado traspasar fronteras e idiomas desde que se alzó con la Palma de Oro en el Festival de Cannes y ha llegado a los Oscar con sus 6 nominaciones teniendo presencia, entre otras, en categorías tan importantes como película, director, guión original y montaje. Neon está llevando a cabo una campaña muy inteligente habiendo mantenido a la cinta en el candelero desde el principio de la carrera. Y es que, además de ser finalista en el Premio del Público de Toronto, es la cinta más premiada por la crítica esta temporada y también ha conseguido la nominación a mejor reparto en el Gremio de Actores (SAG), la segunda película extranjera en hacerlo tras “La vida es bella”. Sólo podría tener un inconveniente para la victoria y ese no es otro que tener muchos apoyos de “boquilla” y es que, a pesar de las alabanzas que ha despertado la película en muchos miembros de la industria y el tener una Academia cada vez más globalizada, ¿realmente se está ya listos para que premien por primera vez a una película extranjera y no hablada en inglés? ¿Podrá soportarlo una industria como Hollywood teniendo en cuenta que es un año de gran cosecha en la producción USA? En todo caso, “Parásitos” ha tenido un gran impacto y el sistema de votación debería favorecerla, al menos en teoría.

Por otro lado tenemos a la “tapada” de esta carrera que pretende seguir un camino parecido al de “Green book”. Y es que, a pesar de no tener a su director nominado, se ha demostrado que eso ya no es impedimento para poder ganar el Oscar teniendo en cuenta los triunfos de la citada película de Peter Farrelly el año pasado y de “Argo” en 2013. Incluso “Tres anuncios en las afueras” no se quedaría muy lejos de ganar en 2018 a pesar de no tener a Martin McDonagh entre los candidatos. “Jojo Rabbit” es la sátira nazi convertida en fábula frente al odio ideológico que ha llevado a cabo Taika Waititi convirtiéndose en una de las revelaciones de la temporada siendo mucho más tierna que transgresora garantizando un rato agradable y divertido ante su chispeante guión (heredero confeso de Mel Brooks o Billy Wilder) y un reparto en estado de gracia. 6 nominaciones para la película, entre ellas una especialmente valiosa para una cinta de este tipo como es la de montaje ya que eso le dará vida hasta el final teniendo en cuenta que otras favoritas como “Érase una vez en… Hollywood” o “1917” no la han conseguido. Y es que desde “Gente corriente” en 1981 sólo “Birdman” ganó el Oscar en 2015 sin ser candidata en ese apartado. De momento está siguiendo un camino muy parecido al de “Green book”, tanto en el Festival de Toronto como en los Oscar, y eso la mantiene como posibilidad porque, seamos sinceros, ¿quién no sale con una sonrisa y abrazando más fuerte las ganas de vivir tras verla?

“Érase una vez en… Hollywood” ha ido creciendo conforme han pasado las semanas y de momento ya cuenta con el aval de los Globos de Oro y los Critics´Choice, además del status de un Tarantino que en casi tres décadas de carrera se ha convertido en uno de los directores más icónicos y populares de nuestro tiempo para todo tipo de espectador. Es cuestión de tiempo de que tenga su gran noche de gloria en los Oscar, de momento habiendo quedado acotado a ser premiado o bien por sus guiones o por las interpretaciones de sus actores, pero tanto con “Malditos bastardos” como con “Érase una vez en… Hollywood” ha logrado varias cosas como son saltar sin red y quedar ileso construyendo éxitos de taquilla, demostrar su cinefilia irredenta en una carta de amor a su mayor pasión y reinventar pasajes de la Historia del siglo XX con gamberrismo y humor negro pero también con mucha inteligencia. “Érase una vez en… Hollywood” compitió en el Festival de Cannes en Mayo y, aunque se fue de vacío, no ha hecho más que crecer con el paso de las semanas aunando ser tanto la opción de consenso como la posibilidad de premiar a una gran película representativa de la filmografía de toda una referencia del cine contemporáneo. Sólo le separan de ello dos cosas, la ausencia en mejor montaje en los Oscar y el hecho de que se haga extraño que pueda ganar una cinta de Tarantino pero que a él no se le premie como director (teniendo al menos tres opciones por delante de él en las apuestas). ¿Estará cerca su momento de triunfo y nos ha costado verlo hasta ahora?

Por otro lado nos queda “1917”, cinta que se ha destapado definitivamente en el mejor momento para ella ante su tardío estreno y la visibilidad que le ha dado los Globos de Oro así como una calidad incontestable que ha puesto patas arriba la recta final de la carrera. La cinta de Sam Mendes impresiona por su solidez y rotundidad ante la pericia y apabulle visual del director que le pone cerca de su segundo Oscar en esa categoría. ¿Ocurrirá lo mismo en mejor película? Es posible pero hay que tener en cuenta que quizás se viera más favorecida en un sistema cuantitativo que preferencial ya que “1917” representa todo ese cine clasicista y de empaque grandilocuente del que la Academia ha querido alejarse en los últimos años premiando a cintas más modestas. Sería una vuelta al cine de toda la vida rescatando el esplendor de antaño, el músculo de la industria USA a la hora de realizar películas y también poder tener a una ganadora sólida con un número de premios destacado frente a los cortos resultados de las más recientes ganadoras. No se nos olvide además que la nominación de mejor guión original (que no entraba en las quinielas al ser una película que destaca más por lo técnico que por lo argumental) demuestra que la cinta ha gustado a los académicos.

Si hacemos caso a la esencia del voto preferencial el Oscar de este año estaría entre las citadas cuatro películas dejando sin posibilidades a las otras cinco que comparten la candidatura. “Parásitos” y “Jojo Rabbit” en el caso de que se se dejara fluir a lo que es un sistema de decisión popular y “Érase una vez en… Hollywood” y “1917” en el caso de que la Academia también busque con esta elección lanzar un mensaje pro industria (en la era de Netflix y del consumo de cine en casa) con el fin también de recuperar el prestigio perdido ante el cuestionamiento al que se ha sometido a algunas de las más recientes ganadoras. Ahora toca votar y, como todos los años, ver el rumbo que toma la Academia en una edición en la que, si bien a priori volverá a dejar a Netflix en la cuneta, tendrá que ver si se abre decididamente al cine internacional, al tan reflexivo como disfrutable, al clasicismo en comunión con la técnica que luce en pantalla grande, o bien al ensalzamiento de uno de los grandes nombres del universo cine. En todo caso, nos quedan unas semanas apasionantes hasta el 9 de Febrero.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario