Conexión Oscar 2020: Un fenómeno llamado Joaquin Phoenix

Conexión Oscar 2020: Un fenómeno llamado Joaquin Phoenix

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 3,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

A día de hoy Joaquin Phoenix parece imparable de cara a recoger el Oscar al mejor actor. A pesar de los comentarios y polémicas (más relacionados con la temática que con su calidad) en los que se ha movido la cinta, la candidatura de Phoenix hacia el Oscar tiene el camino despejado e incluso la película, ante el buen funcionamiento en taquilla, no debería de tener problemas para aspirar a la categoría reina. El actor cumplirá el próximo lunes 28 de Octubre 45 años viviendo el momento más dulce de su carrera aprovechándose de un talento y un prestigio que puede poner la carrera a su favor si no lo está ya gracias a su trabajo en “Joker”. Si además, como ya se comienza a vislumbrar, Phoenix está más simpático que nunca a lo largo de la carrera y dispuesto a hacer campaña que el Oscar caiga en sus manos es sólo cuestión de unos meses.

El Arthur Fleck que construye Phoenix es ya un personaje icónico de nuestro tiempo en su viraje hacia el mal fruto de la frustración de pertenecer a un mundo que le rechaza y no le valora como él cree merecer. Un tipo gris y perturbado con ínfulas de showman que se queda en un mequetrefe abandonado por el sistema cuyos resortes mentales y emocionales estallan desencadenando toda esa rabia interior con imprevisibles consecuencias. Un líder de los indignados, un faro para las masas populistas, un psicótico sin medicación que lleva a Joaquin Phoenix a altas cotas actorales en un inquietante pero subyugante descenso a los infiernos lo que le permite arrojar uno de los mejores trabajos interpretativos de lo que llevamos de siglo construyendo Todd Phillips el “Taxi driver” de la generación “millennial” en el que se desmonta el cine de superhéroes revirtiéndolo en drama psicológico con dosis de “Network” y “El rey de la comedia”, referencias que no esconde y que aprovecha para ganar en poso.

A estas alturas ya se ha hablado mucho de “Joker” y del recital interpretativo de un Joaquin Phoenix que no parece tener rival para el Oscar. Y es que por sí mismo su candidatura ya tiene todo el marchamo de un ganador del premio. Phoenix es uno de esos actores pertenecientes a la escuela de Marlon Brando, Robert De Niro o Daniel Day-Lewis, bestias pardas que llevan al límite su talento siendo vampirizados por el personaje. Y es que el fenómeno que ha generado la película no puede hacer más que beneficiar a un actor al que gran parte de la esfera seriéfila tiene ganas de ver con la estatuilla. Y es que Phoenix no sólo supera el techo de un Joker del que Heath Ledger ya se había encargado de llevar a un nivel imbatible, sino que además tiene el prestigio interpretativo a sus espaldas. Uno de esos actores que en algún momento de sus vidas tienen que ser bendecidos con el Oscar, premio que ya pudo ganar con merecimiento por “Gladiator” en 2001, “En la cuerda floja” en 2006 y “The master” en 2013. Su megalómano Cómodo, el ídolo country Johnny Cash y el simiesco y arribista Freddie Quell son sobresalientes exponentes de una carrera magistral en la que el actor ha sido selectivo y en la que destacan también sus trabajos en “Quills” (2000), “La noche es nuestra” (2007), “Two lovers” (2008), “Her” (2013), “En realidad, nunca estuviste aquí” (2017) o “Los hermanos Sisters” (2018).

A estas alturas, y aunque aún queda mucha carrera, ¿realmente Joaquin Phoenix tiene una alternativa al Oscar? Será fundamental el veredicto de crítica, Globos de Oro, SAG y Bafta como todos los años pero cuesta encontrar a alguien a su altura. Los únicos que le pueden hacer sombra son Adam Driver por “Historia de un matrimonio” y Robert De Niro por “El irlandés”. En el caso del primero la sutilidad de su interpretación, del que no deja de ser posiblemente el mejor actor de su generación, puede jugarle en contra frente a la vistosidad de un personaje demente, mientras que para el caso de De Niro (en el que puede ser el regreso muchos años después a un papel a la altura de su estatus) la llegada de un tercer Oscar debería ser en un momento en el que fuera algo incontestable. Y es que, seguramente, la Academia puede estar más por la labor de premiar a un actor en el punto más álgido de su carrera que otro que lleva a cabo su canto del cisne tras muchos años viviendo de las rentas. No deja de ser curioso que ambos actores se den la mano y se enfrentan también en “Joker” como si, en cierta manera, se dieran el testigo el uno al otro.

Hay más nombres en la carrera como los de Leonardo DiCaprio por “Érase una vez en… Hollywood”, Antonio Banderas por “Dolor y gloria”, Taron Egerton por “Rocketman”, Eddie Murphy por “Yo soy Dolemite” o Jonathan Pryce por “Los dos Papas” pero parece indicar que su liga en esta carrera se queda en la nominación. Es muy difícil no sucumbir a un huracán como el de Joaquin Phoenix que va a seguir dando mucho que hablar en los meses venideros. Reinventando en cierta manera el icónico personaje de cómic, y dándole una dimensión tan humana como perdurable en el tiempo, el dicho de estar en el momento justo en el sitio adecuado nunca ha sido tan pertinente como el de un año en el que el Joker de Phoenix, a la espera de refrendarlo con Oscar o no, no ha podido más que certificar su categoría de fenómeno, algo a lo que muy pocos elegidos pueden optar. La película de moda y una interpretación para la Historia del cine contemporáneo.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario