Conexión Oscar 2021: Festival de Toronto: "Penguin Bloom", "Wolfwalkers" e "In between dying"

Conexión Oscar 2021: Festival de Toronto: "Penguin Bloom", "Wolfwalkers" e "In between dying"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Naomi Watts en un drama bienintencionado de superación personal, una preciosidad animada con sello de fábula irlandesa y un viaje hacia las preguntas trascendentales de la vida por el Azerbaiyán profundo son tres apuestas más que se han podido ver en el Festival de Toronto.

"Penguin Bloom" (Glendyn Ivin)

Un momento para echar a volar tras recomponer los pedazos

“Penguin Bloom” es un drama familiar australiano de superación personal que trata el caso real de Sam Bloom, una madre que vive feliz con su marido y sus tres hijos en una zona costera del país y que, además, es una deportista nata. Un fatal accidente durante unas vacaciones en Tailandia, cayendo al vacío tras romperse una parte del balcón en el que estaba apoyada, le deja paralítica y hundida por el hecho de ver como su habitual vitalidad queda mermada por no poder moverse. Será un pájaro que se encuentra su hija mayor, una urraca cuyo plumaje recuerda al de un pingüino y que le gusta socializar con los demás, quién le haga reconectar con los suyos y, sobre todo, con la vida volviendo a encontrar motivaciones en ella.

Un proyecto tan bienintencionado como meramente correcto que se centra en el trabajo de una estupenda Naomi Watts que resuelve con facilidad el viaje emocional del personaje acompañado de ese pájaro que, a pesar de su insoportable graznido, hizo que la familia volviera a unirse y que, sobre todo, esta mujer no se aferrara a un pasado que ya nunca volvería (como atestiguaban las fotos y trofeos de su pared) sino que era el momento para renovarse, reorientarse y, sobre todo, centrarse en nuevos retos para una nueva normalidad. Motivación y calor de hogar frente al pesimismo y la condescendencia en una cinta bienintencionada pero que se queda en una bonita historia de sobremesa sin pretender ser mucho más. Andrew Lincoln, Jacki Weaver y Rachel House completan un reparto que acompaña bien a una Naomi Watts que se ha involucrado como productora en la adaptación del libro de Cameron Bloom y Bradley Trevor Greive que ha salido publicado este mismo año.

"Wolfwalkers" (Tomm Moore y Ross Stewart)

Padres, hijos, espíritus y tradición irlandesa

“Wolfwalkers” es la nueva genialidad de Cartoon Saloon, compañía de animación irlandesa que ha estado detrás de cintas como “The secret of Kells” (2009), “La canción del mar” (2014) y “El pan de la guerra (The breadwinner)” (2017), todas ellas nominadas al Oscar. Veremos si a fuerza de intentarlo logran aprovecharse algún año de sede vacante de Pixar, absoluta dominadora de la categoría.

En la cinta una niña cazadora de lobos, Robyn, llega con su padre a una Irlanda medieval y fortificada llena de mitología en la que se percibe a la naturaleza como una amenaza difícil de controlar, especialmente unos lobos que se ven como figuras amenazantes y malignas en forma de espíritus del bosque. Robyn, que no se resigna a ayudar como criada en el castillo y prefiere seguir a su padre en su búsqueda de estos animales, trabará amistad con una de los miembros de ese grupo introduciéndose cada vez más en el mundo de estas criaturas y cambiando su modo de ver la vida y definir quiénes son buenos y malos.

Una apuesta preciosista y lirista con un estilo de animación tradicional que brilla en todos los aspectos técnicos con un diseño estético magnífico y depurado al máximo por un Estudio que ya nos había subyugado y deleitado visualmente en anteriores trabajos. La música de Bruno Coulais, habitual de este tipo de producciones, vuelve a ser otro de los elementos destacados de unas cintas que se presentan como cuentos con todos los recursos y en las que reside una enorme emotividad hablando de la importancia de la naturaleza, la amistad, la nobleza y, sobre todo, un canto a las relaciones entre padres e hijos, de una manera tan entregada que emociona y que trasciende cualquier espíritu, reencarnación o maldición frente al hecho de que es la especie humana la causante de tantos problemas y barbaridades de los que hemos sido testigos como sociedad.

Una cumbre artística sublime que trata a espectadores de toda condición y edad con inteligencia ofreciendo una aventura cautivadora y en la que el Estudio irlandés poco a poco va ampliando catálogo y marcando su sello influido por el lirismo y la simbología oriental. Los cuentos de toda una vida para llevar los niños a la cama y que ahora cobran vida en pantalla de una manera magistral. Tomm Moore se ha puesto de nuevo detrás de las cámaras, en esta ocasión con Ross Stewart, partiendo de un guión original de Will Collins que, no obstante, vuelve a coger prestado de la tradición cultural irlandesa. Apple TV+ se ha hecho con ella para estrenarla en su canal y GKIDS volverá a ser una garantía para una cinta de este tipo en su distribución internacional.

"In between dying" (Hilal Baydarov)

Un viaje para encontrar respuestas a las preguntas trascendentales de la vida

“In between dying” es una cinta de Azerbaiyán que conecta con el espíritu de Tarkovski o de Bulge Ceylan por todo lo que tiene de reposado y metafísico siendo café para muy cafeteros del cine de autor más representado y que ha competido en el Festival de Venecia 2020.

El viaje personal de un joven incomprendido que vivirá una serie de experiencias que le llevarán a iniciar un proceso de descubrimiento personal y asumirá que el miedo a la muerte va a ser una constante en su existencia porque cuanto mayor sea su deseo más grande será la tragedia desencadenada. Un “coming of age” que desesperará a muchos pero que también tiene dosis de humor negro y onírico que puede ser una recompensa para los pacientes.

Aun así el viaje no es fácil y parte de una madre enferma para, a lomos de una moto en busca de medicamentos para ella, pasar por una granja en la que una hija mata a su padre abusador, otra mujer maltratada acaba con su marido después de la última paliza, una joven con traje de novia huye de su hermano que le aboca a un matrimonio concertado, una mujer que se prepara para ser enterrada viva en un estilo surruralista propio de José Luis Cuerda, o una esposa que espera cubierta que su marido, al que nunca ha visto, vuelva de la guerra. Una mirada a la parte más profunda e inhóspita del país en una serie de aventuras con voz en off en las que la original propuesta se baña de tedio sobre todo cuando las voces callan y cobra el protagonismo la naturaleza y seres que aparecen durante el viaje y que, de una u otra manera, entroncan con las dudas vitales del protagonista buscando su aceptación en un camino en el que confluye la vida y la muerte.

Una cinta que habla sobre las preguntas metafísicas de la vida que hablan de la identidad reconocible de uno, forjada por familiares y cultura, así como el descubrimiento del amor desinteresado como propósito de vida y la sombra de la muerte como protagonista, que lleva a los personajes a sacar fuerzas de flaqueza en decisiones relevantes aunque, muchas veces, el que resulta más revelador para los demás termina siendo el que menos encuentra consuelo y ayuda para sí mismo. Cine elevado para los muy fans de las dosis filosóficas de alto voltaje catedrático con mucha alegoría religiosa.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario