“En casa. Una breve historia de la vida privada”

“En casa. Una breve historia de la vida privada”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 4,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Este no es un libro de cine, pero no es posible ver de la misma manera una película de James Ivory o una serie victoriana de la BBC, tras haberlo leído. Aunque no sea de cine, el inventor Edison pasa por sus páginas y es reconocido al tiempo que acuchillado. “Edison no era un ser humano en absoluto atractivo. Carecía de escrúpulos para mentir o engañar, y estaba dispuesto a robar patentes o sobornar a los periodistas para que escribieran reportajes favorables. En palabras de uno de sus contemporáneos, tenía un vacío allí donde su conciencia debería estar”.

Título: “En casa. Una breve historia de la vida privada”

Autor: Bill Bryson

Editorial: RBA

Nota de la Redacción: La afición por la historia nos lleva a incluir ocasionalmente en esta sección libros que no son de cine, desde un punto de vista convencional. En este caso el autor ha realizado uno de los ensayos más curiosos, entretenidos y documentados sobre la vida privada, anglosajona en su mayoría, en los últimos cuatro siglos, el tiempo que tiene la casa inglesa donde se escribió el libro.

IntroEnCasa.txt

El grueso de la obra se centra en la época victoriana, aunque hay muchas idas y venidas en años y lugares. El autor va moviéndose de un espacio a otro de la casa y extrayendo de su excelente documentación tanto datos como detalles, pequeñas biografías, inventos y descubrimientos, fracasos y casualidades. Brison, que ya probó la calidad de su estilo divulgativo y documentado en “Una breve historia de casi todo”, nos pasea en cada capítulo por una parte de su casa: El hall, la cocina, el lavadero y la despensa, la caja de los fusibles, el salón, el comedor, el sótano, el pasillo, el estudio, el jardín, el salón ciruela, la escalera, el dormitorio, el baño, el vestidor, la habitación de los niños, el desván…

Todos y cada uno de los capítulos, sin excepción, están rellenos de datos, referencias, cifras y hechos que nos llevan desde el asombro hasta la sonrisa, pasando por el asco y el agradecimiento por el progreso, con todos sus defectos.

“Un manual daba instrucciones —de hecho, ofrecía incluso un guión— para humillar a una criada delante de un niño, para el bien tanto del niño como de la criada. En la escena en cuestión, el niño es llamado al estudio, donde encuentra a su madre con la avergonzada criada, que solloza en silencio.

—Tu niñera Mary —empieza a decir la madre— va a contarte ahora mismo que no existen hombres negros que entran sigilosamente por la noche en las habitaciones de los niños traviesos. Quiero que escuches bien lo que te cuente tu niñera Mary, porque hoy mismo se marcha y seguramente no volverás a verla nunca más.

La niñera tiene que hacer frente entonces a todas y cada una de sus historietas y es obligada a retractarse de todas ellas. El niño escucha con atención y le tiende la mano a la empleada despedida.

—Gracias, niñera —dice sucintamente—, no debería haber tenido miedo, pero me lo creía, ¿sabes? —Y a continuación, se dirige a su madre y le dice—: Ahora ya no tendré miedo, madre —le asegura como un hombrecito, y todos vuelven a su vida normal… excepto, claro está, la niñera, que lo más probable es que no vuelva a encontrar otro trabajo respetable”.

La época victoriana funciona con éxito notable en las pantallas grandes y pequeñas, la actualizada “Arriba y abajo” o la más reciente “Downton Abbey”, son pruebas recientes, el victorianismo ha sido fijado como un tiempo de romanticismo conservador, hipócrita pero digno de ser representado una y otra vez. Bastará con este pequeño ejemplo sobre el mundo de las cocinas y los criados para conocer forma y estilo de “En casa”.

Criados.txt

Un libro ameno e instructivo como pocos, al que no le falta el humor y digno de ser conocido por lectores entre veinte y cien años.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Ana - 24.05.2012 a las 15:06

Acabo de terminarlo. Gracias por la recomendación porque es un libro excelente, entretenido y además de informativo muy curioso. Se lo he pasado a una prima arquitecta porque es muy fan de esas épocas.

Sarai - 25.05.2012 a las 11:56

Totalmente de acuerdo contigo, sobre todo flipé cuando entra en el tema de los sistemas de alcantarillado en Londres y con casi todo lo que cuenta sobre USA en esas décadas. Muy bueno y ameno, la verdad.

roberto - 03.06.2012 a las 23:59

coincido: el victorianismo está sobrevalorado. en realidad fue una época indignante en muchos aspectos, y desde luego nunca ejemplar. Muy buen trabajo.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario