Hollywood canalla: Las hermanas Olivia de Havilland y Joan Fontaine

Hollywood canalla: Las hermanas Olivia de Havilland y Joan Fontaine

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

En la novela “¿Qué fue de Baby Jane?” el escritor Henry Farrell nos cuenta la historia de dos hermanas antiguas estrellas de cine que en el ocaso de sus vidas están condenadas a convivir bajo el mismo techo. El autor bien pudo inspirarse en Olivia de Havilland y Joan Fontaine cuya relación nada fraternal hizo salivar a la siempre pacífica comunidad de Tinseltown que esperaba que alguna de las dos emulase a Caín y terminase con la otra.

Su rivalidad se inició en la más tierna infancia y fue fomentada por su madre. Lilian Ruse era una actriz británica que abandonó una carrera que nunca llegó a despegar cuando se cruzó en su vida con un auténtico partidazo, Walter Augustus de Havilland, un abogado especializado en patentes. Él se fue a trabajar a Tokio y allí nacieron sus dos hijas, Olivia y Joan. Pero Lilian pilló a su marido dándolo todo con la criada y cogió a las dos niñas que en aquel momento tenían 3 (Olivia) y 2 (Joan) años y se las llevó a Los Ángeles. Allí Lilian no tardaría en encontrar un nuevo esposo en George Fontaine, el gerente de unos grandes almacenes, de quien adoptó su apellido para resucitar su carrera como actriz, llegando a interpretar a la madre de Jane Wyman en “Días sin huella” de Billy Wilder. Para la mujer la verdadera estrella de la familia tenía que ser su primogénita, Olivia, y desde que era una cachorrilla comenzó a prepararla para lograr dicho objetivo. Joan creció viendo que su hermana era la predilecta de su madre y cada vez que intentaba destacar en algo sufría la ira de Olivia, le destrozaba la ropa y, lo que es peor, una vez sacó a la Nikki Bella que llevaba dentro y envió a Joan a un hospital con la clavícula rota. En fin, cosas que pasan.

Olivia de Havilland cumplió con los deseos de su mamá y triunfó en el cine con películas como “El capitán Blood”. Lilian al ver que Joan también quería ser actriz le prohibió utilizar el mismo apellido que su hermana. Tras probar varias opciones se decantó por el “Fontaine” de su padrastro e inició su carrera en el teatro. Participó en alguna película y como casi todas las actrices de la época participó en el casting para interpretar a Scarlett O’Hara en “Lo que el viento se llevó”. A George Cukor (que en aquel momento estaba al frente) le pareció que Joan tenía algo y le ofreció el papel de Melania Hamilton, ella ofendida le dijo “si quieres a una pava lo mejor es que llames a la tonta de mi hermana”, no se dio cuenta pero le puso en bandeja de plata el estrellato a Olivia de Havilland. El productor de la película, David O. Selznick, y De Havilland comenzaron a hablar de las opciones de protagonizar “Rebeca” que supondría el debut de Alfred Hitchcock en Hollywood pero él se decantó finalmente por su hermana Joan después de quedarse encandilado con la joven tras coincidir en una cena. El film supuso el lanzamiento de la Fontaine mientras que a Olivia eso le sentó fatal.

Olivia ignorando a su hermana tras ganar el Oscar

En el año 1942 las dos hermanas optaron al Oscar en la categoría de mejor actriz principal, Olivia por “Si no amaneciera” y Joan por “Sospecha”. En ese momento todo Hollywood estaba al tanto de la rivalidad entre las dos y se frotaba las manos con lo que podía suceder en la noche de los Oscar. La que se llevó la estatuilla fue Joan y su hermana no lo pudo soportar. Y se vengó cinco años después cuando logró su primer Oscar por “Vida íntima de Julia Norris” y le retiró el saludo a su hermana cuando acudió a ella para felicitarla. La imagen fue inmortalizada por un oportuno fotógrafo. En el apartado de galardones ganó por goleada Olivia que se hizo con el segundo Oscar por “La heredera” en el año 1950 y además fue candidata en tres ocasiones por “Lo que el viento se llevó”, la ya mencionada “Si no amaneciera”, y “Nido de víboras”, frente al único Oscar de su hermana que fue nominada por “Rebeca” y “La ninfa constante”.

Pero la guerra entre las dos hermanas no se limitaba solamente por ver quién era la mejor actriz ni mucho menos. El primer marido de Joan Fontaine fue el actor Brian Aherne que había sido novio de Olivia de Havilland. Lo gracioso de esta historia es que en ese momento la Fontaine estaba teniendo un “quelque chose” con Howard Hughes de quien su hermana estaba enamorada hasta las trancas. El multimillonario intentó convencer a Joan para que no se casase con Aherne pero no tuvo éxito, a pesar de que la protagonista de “Carta de una desconocida” pasó finalmente por la vicaría y siguieron siendo amantes. Joan no fue nada discreta porque sabía que Olivia iba a querer ahogarse con la almohada.

Durante la década de los 70 hubo una tregua debido a la enfermedad de su madre que padecía cáncer. Joan Fontaine estaba comprometida con la obra de teatro “Flor de cactus” y tuvo que realizar una gira. El 20 de Febrero de 1975 recibió la llamada de su hermana Olivia para comunicarle que iban a operar a su madre. Lamentablemente Lilian Fontaine falleció ese mismo día en el quirófano y Olivia no avisó a Joan, prefirió no localizarla y le envió un telegrama a su hermana que recibió días después. La De Havilland no invitó a la Fontaine al funeral de su madre pero la protagonista de “Rebeca” se presentó. Lilian Fontaine fomentó la rivalidad entre sus dos hijas pero con su muerte no logró reconciliarlas sino todo lo contrario. No volvieron a hablarse y Joan Fontaine no perdonó que sus hijas mantuviesen relación con su tía.

Joan Olivia y mamá

En el año 1978 se le brindó un homenaje a las estrellas del Hollywood clásico y tanto Olivia de Havilland como Joan Fontaine estaban en la lista de invitados. Ambas descubrieron que estaban hospedadas en la misma planta del Hotel Ambassador y Joan exigió estar a diez plantas de distancia. Fue la última vez que coincidieron ya que las dos ni siquiera vivían en el mismo continente, Joan pasó sus últimos años en Carmel (California) mientras que Olivia fijó su residencia en París hace medio siglo. Su enemistad se trató de manera tangencial en “Feud: Bette and Joan” en donde Olivia de Havilland, una de las mejores amigas de Bette Davis, fue interpretada (o algo así) por Catherine Zeta-Jones (gravísimo error de casting). La leyenda centenaria se ha indignado y ha demandado a los responsables de la serie porque no se le ha pedido permiso para utilizar su nombre e identidad en “Feud” y porque han puesto en su boca algunas palabras que no se corresponden con la realidad, a De Havilland lo que más le ha dolido es su retrato como cotilla ya que ella mantiene que siempre se negó a entrar a jugar a comentar aspectos sobre la vida de los demás o a utilizar a la prensa con ese fin.

Las malas lenguas de Hollywood y de fuera decían que Olivia de Havilland y Joan Fontaine no iban a abandonar jamás el mundo de los vivos porque ninguna de las dos quería que la otra le sobreviviese. En una entrevista concedida a The Hollywood Reporter en 1978 cuando Joan Fontaine estaba promocionando su autobiografía comentó: “Me casé primero, gané el Oscar antes que Olivia y, si muero primero, sin duda se pondrá furiosa porque también le habré ganado en eso”. El 15 de Diciembre de 2013 Joan Fontaine fallecía a la edad de 96 años. Olivia de Havilland sigue lozana a sus recién estrenados 101 años, ella sabe que la batalla terrenal también la ha ganado.

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario