La cazatalentos: Emma Stone

La cazatalentos: Emma Stone

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 4,88 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

¿Recuerdas el último actor galardonado con premios por sus trabajos en comedia? Y me refiero a comedia en el sentido estricto de la palabra. Preguntado al respecto cualquier artista reconocerá con honestidad que es más fácil hacer llorar que reír. Sin embargo, esa complejidad no suele estar recompensada con mayor gratificación que el reconocimiento del público, como es el caso. Emma Stone se está ganando con cada una de sus apariciones el título de reina de la comedia. Y es que ninguna otra actriz de su generación posee sus cualidades para la improvisación.

Es divertida, encantadora, inteligente y desborda una espontaneidad ensayada, no fingida, en sus apariciones. Evidentemente atractiva, se ha convertido sin quererlo ni pretenderlo en un icono de estilo, es habitual verla en las listas de las mejores vestidas. Aunque es rubia natural, su color de pelo se ha convertido en una cuestión de estado. No lo puede ocultar, es una sentimental, sus historias favoritas aquellas que le hacen reír y llorar como “Luces de la ciudad”. Ha reconocido que ha llorado delante de tres personas para ella ilustres: Cameron Crowe, Lorne Michaels (veterano comediante y creador de “Saturday Night Live”) y Tom Hanks. Claro que hizo lo propio cuando en una reciente entrevista le mencionaron a las Spice Girls. Como también ha confesado uno de sus mayores temores es que la fama le impida llevar una vida normal, y como dice la regla 32 del manual del perfecto superviviente: “Disfrutar de las pequeñas cosas”, por eso trata estoicamente de separar su trabajo de su vida privada. Es muy perfeccionista, por eso evita ver sus trabajos “sólo veo defectos que desearía poder cambiar”.

En 2012 recibió el primer premio Pionero de la MTV, su agradecimiento genuino no pudo ser más sentido y sincero: “Los pioneros que he seguido y me han inspirado son gente como Gilda Radnor, Bill Murray, John Candy, Charlie Chaplin, los Beatles, J.D. Salinger y Lorne Michaels, que me recuerda la importancia de la comedia, y Cameron Crowe, cuya obra me recuerda constantemente por qué quiero ser actor. Esas personas son mis pioneros creativos, pero yo no estoy siguiendo sus caminos. Lo increíble de ellos es que me dan más ganas de ser yo mismo, porque todos ellos son originales”. Su discurso acababa apelando a la individualidad y la originalidad de cada ser humano como aquello que le diferencia y le hace especial y único. Ese mismo año, si bien fue una de las olvidadas por la Academia por su trabajo en “Criadas y señoras”, protagonizó uno de los momentos que pasara a la historia de los premios, entregando el Oscar a los mejores efectos especiales. Simplemente memorable. Cumpliendo su mayor sueño, ha sido invitada especial en varias ocasiones en el programa “Saturday Night Live”, show del que es una gran fan desde que era una niña. Apasionada en todo lo que hace, ¿por qué nadie ha pensado en ella aún como maestra de ceremonias? Desde esta humilde tribuna presentamos su postulación.

Está muy unida a su familia. Junto a su madre se ha tatuado en el interior de su muñeca izquierda dos huellas de pájaro muy especiales y originales. Especiales, son una celebración, un recuerdo permanente de que su madre se había recuperado de un cáncer de mama, y originales, son un dibujo de Paul McCartney. Venciendo su vergüenza le pidió al ex-Beatle, autor de la letra de una de las canciones favoritas de ambas Blackbird, el diseño. Emily Jean Stone nació en Scottsdale, Arizona, un 6 de Noviembre de 1988. Su madre es ama de casa, su padre contratista. Siempre tuvo muy claro que quería dedicarse al séptimo arte. Mientras sus compañeros de clase practicaban algún deporte o clases de oratoria para su grupo de debate, ella se decantó por la improvisación como terapia a un serio trastorno de ansiedad, era su vía de escape. Con tan solo 15 años, puso en práctica todas sus artes para convencer a su padres de que le permitieran mudarse a Los Ángeles, para ello preparo una presentación con ejemplos de artistas reconocidos precoces, y estaba amenizada por alguna canción de moda de Madonna. No le faltaba de nada. En tan solo un par de meses estaba volaba con su madre rumbo a la meca del cine persiguiendo su sueño. No fue un camino fácil, se sucedían las pruebas para cada proyecto Disney, y cada nueva sitcom, y sus respectivas calabazas, pero nunca se rindió: “Nunca me di por vencida, sentía que había algo en mi interior que me decía que siguiera adelante”. Y llegaron sus primeras apariciones episódicas en series de televisión: “Malcolm in the Middle”, “Medium”, “Lucky Louie”, logro un papel recurrente en el drama “Drive”, pero lamentablemente la serie no duro mucho en antena. Participo en el programa “En busca de la nueva familia Patridge”, basado en un exitoso programa de los años setenta. Consiguió su primer papel protagonista como Laurie Partridge, pero el proyecto no pasaría del piloto. Fue aspirante para el papel de la animadora Claire Bennet en la serie “Héroes” pero finalmente la seleccionada sería Hayden Panettiere. “Mientras esperaba, pude escuchar como en otra habitación le decían a alguien: Tú eres nuestra elegida. En una escala del 1 al 10 eres un 11”. Pasado el tiempo, Emma sigue reconociendo ese momento como una de sus mayores desilusiones.

Es un ejemplo de perseverancia, no consiguió su primer papel para la pantalla grande hasta que cumplió los 18. Era el papel de Jules, el interés aparentemente inalcanzable de Seth el patoso amigo gracioso que anhela ser algo más, en “Supersalidos”. Producto de la factoría Apatow fácilmente reconocible por atesorar todos los ingredientes que le han dado nombre abusando de sketch de adolescentes con las hormonas revolucionadas. Al menos debemos reconocer y agradecerles su descubrimiento. En su currículum se fueron acumulando trabajos se segunda categoría que no pasarían a la Historia sino fuera por contar con su presencia. En “Un rockero de pelotas” es la bajista y la segunda voz de un grupo de música que prepara su debut en el baile de fin de curso de su instituto. Joven inteligente y seria no sonríe por exigencias de guión hasta el final. Aprendió a tocar el bajo y a repetir de memoria la posición de los distintos acordes. En “Una conejita en el campus” es la presidenta socialmente inepta de la hermandad Zeta. Fue el primer amor de Matthew McConaughey en “Los fantasmas de mis ex novias”. Connor, su novia quinceañera como si nos encontráramos en una moderna revisión del “Cuento de Navidad”, se aparece como el fantasma de las navidades pasadas con el objetivo de revivir sus antiguas relaciones y descubrir la causa última de su incapacidad para el compromiso. Aparece caracterizada cual patito feo con rizos imposibles, aparato dental y look ochentero.

Si tuviera que elegir una escena de su filmografía se quedaría con una junto a Jeff Daniels en “Paper man”: “Fue de verdad. Abby es uno de esos personajes de los que te cuesta desprenderte finalizado el rodaje, de los que te cuesta dejarlo ir”. La historia plantea la conexión emocional entre dos personas de dos generaciones distintas igual de estancadas. Interpreta a una adolescente insegura y solitaria que entabla una relación de amistad con un escritor bloqueado cuyo mejor amigo es imaginario. Drama, aunque salpicado de gotas de humor absurdo fallido, es la prueba evidente de su solvente capacidad para abordar otros registros. Cuando recibió el guión de “Con derecho a roce” únicamente aparecía entre paréntesis la siguiente instrucción: “Loca”. Y cumplió, su personaje monta una escenita en público a Justin Timberlake, gritándole, una y otra vez hasta perder su voz y sin permitir el derecho a réplica. En “Crazy, stupid, love” aborda su primer papel adulto. Una chica universitaria y tradicional que se resiste a los encantos del playboy Ryan Gosling, un profesor de la seducción a tiempo parcial. Su resistencia finaliza al tiempo que suenan los compases de Time of my life (quién podría resistirse…).

En esa profesión no todo depende de la constancia y el trabajo, un golpe de suerte puede marcar la diferencia. Antes de llegar a sus manos el personaje de Wichita, otras actrices, como Evan Rachel Wood y Megan Fox, lo rechazaron. Junto a un reparto en gracia integrado por Woody Harrelson, Jesse Eisenberg y Abigail Breslin coprotagonizo la fresca y sorprendente “Bienvenidos a Zombieland”. Combinación acertada de elementos del género de terror, contiene escenas bastante gore, aderezados con amplias dosis de elementos cómicos, e incluso disparatados, y mucha acción. En un mundo postapocaliptico un grupo ecléctico formado por un cerebrito obsesivo compulsivo, un tipo solitario con muy mala uva, y dos hermanas con un amplio historial de estafadoras, tratan básicamente de sobrevivir. Su director, el entonces debutante Ruben Fleischer, describía el trabajo de Emma como una mujer fatal, una tía llamativa y tentadora que tiene mal carácter, y la aleja de cualquier trabajo anterior.

En “Criadas y señoras”, la adaptación cinematográfica del bestseller “The help” de Kathrym Stockett, obtiene por fin un papel protagonista. La señorita Skeeter es alta, desgarbada, inteligente, valiente, liberal, transgresora y en una época en que ser soltera es una desgracia familiar, es incapaz de conseguir una cita. Consigue su primer trabajo como redactora en el periódico local de Jackson (Mississippi) de una columna sobre consejos de limpieza. Su siguiente lucha es ser la pluma que ponga voz a la vida de las criadas, y saque a la luz los trapos sucios de sus vecinas y amigas. Peter Travers escribió para Rolling Stone: “Skeeter tiene una misión difícil, ser el vehículo conductor y catalizador, pero Stone, tiene un talento excepcional, es tan sutilmente eficaz mostrando su ingenuidad.” Octavia Spencer, Viola Davis y Jessica “Marilyn” Chastain acapararon todas las nominaciones y premios, obviando su presencia. Aunque recibió el honor de ser invitada a la Casa Blanca por la señora Obama.

En 2010 es la absoluta protagonista, nadie le puede hacer sombra, de “Rumores y mentiras”, que parecía un papel escrito para su lucimiento. Y obtuvo su recompensa, una nominación a los Globos de Oro como mejor actriz de comedia. Para la audición tuvo que grabar una de sus escenas con una webcam. Sus temas la reputación, la falta de comunicación y el uso de las nuevas tecnologías. Tiene un guion inteligente plagado de ironía, ingenio, y juegos de palabras que no es habitual encontrar en las películas de instituto. Olivia es una joven segura, atrevida, anónima, víctima y propiciadora, no tan inocente de la propagación a la velocidad de la luz de esos rumores y mentiras a los que hace alusión el título. La altura de su reputación es inversamente proporcional a la de su fama. Moderna revisión de “La letra escarlata”, sus vivencias corren suerte paralela a la de su protagonista. Lejos de amedrentarse, luciendo corsés y con la letra A grabada a fuego en su pecho, hace su aparición triunfal en el instituto. Como las ya clásicas comedias de Jonh Hughes a las que rinde tributo, la película se cierra con un número musical y romántico paseo en cortacésped.

Ha tocado el género del cine negro con “Gangster squad (Brigada de elite)” de Ruben Fleischer, con el que ya trabajo en “Bienvenidos a Zombieland”, adaptación del libro de no ficción del aclamado periodista Paul Lieberman “Gangster squad”. Da vida a un personaje real, Grace Faraday, joven con pretensiones de actriz que se mudó a Hollywood con el sueño de convertirse en estrella, y termino de acompañante del peligroso Mickey Cohen (Sean Penn). La competencia para hacerse con el papel de Grace fue muy fuerte: Ashley Greene, Teresa Palmer, Lily Collins, Emmy Rossum, Amanda Seyfried… Su caracterización, vestida para matar, adornada con espectaculares vestidos de noche, recuerda y se inspira en Lauren Bacall, Gene Tierney y Rita Hayworth en “Gilda”. Y el convertido en la actualidad en un género propio, el de superhéroes, en el reinicio de “The amazing Spider-Man” como Gwen Stacy. Es la mejor estudiante, empleada de Osborn, hija responsable del jefe de policía, decidida, independiente, y muy diferente a cualquier otra pareja de superhéroes. Consigue cautivar a Peter Parker, a Andrew Garfield y al público. Sus coqueteos, sus juegos, sus bromas y sus sonrisas cómplices traspasan la pantalla en sentido literal y figurado. El espectador llega a tener la sensación de cierta incomodidad al ser observador de esos (casi) momentos privados. Su extraordinaria química, algún alto cargo de la Marvel la equiparaba a ver juntos a Hepburn y Tracy, hizo que los guionistas contaran con ella para la segunda parte, postergando la aparición de la pareja por antonomasia del hombre araña, Mary Jane. Para la crítica tampoco pasó inadvertida. Claro que es evidente que algo falla cuando la relación amorosa es lo más reseñable de un peli de superhéroes…

Cuando estaba a punto de escalar otro peldaño en su carrera, y cumplir uno de sus sueños, debutar en Broadway como la Sally de “Cabaret”, bajo las órdenes de Sam Mendes, se vio obligada a renunciar por coincidir con el rodaje de su segunda entrega.

Sabe lo que quiere, ha rechazado varios papeles de niña bonita porque no le iban a aportar nada ni personal, ni profesionalmente. Y le ha dicho adiós definitivamente a los papeles de jóvenes estudiantes en problemas. Este año puede ser el de su consagración. En los próximos meses estrenara tres trabajos muy diferentes, bajo las órdenes de Alejandro González Iñárritu, Woody Allen y Cameron Crowe. Será Birdgirl, hija de “Birdman” (Michael Keaton), un actor fracasado conocido por interpretar un superhéroe que ha tocado fondo. Al tiempo que debe recomponer sus relaciones familiares, tiene que enfrentarse a sus más profundos miedos ante su próximo estreno y tal vez su última oportunidad. Según ha trascendido será la cinta encargada de abrir el próximo Festival de Venecia. Woody Allen la ha convertido en su nueva musa como ya lo fueran Mia Farrow, Scarlett Johansson, Dianne Wiest o su admiradísima Diane Keaton. Junto al ganador de un Oscar, Colin Firth, protagonizará la comedia anual del genio del Bronx, “Magic in the moonlight”. Stone interpreta a una espiritista seductora llamada Sophie y Firth interpreta a un mago inglés, encantador, torpe, y escéptico contratado para desacreditarla. Al célebre neoyorkino también le ha cautivado, y repite con ella en su próximo trabajo con Joaquin Phoenix como partenaire. Y rodeado de un gran misterio, bajo las órdenes de Cameron Crowe, la veremos como una piloto de la fuerza aérea a los mandos de un avión de combate, junto a Bradley Cooper, un excéntrico contratista de defensa en una misión de alto secreto. Ambos se unirán para desbaratar el lanzamiento de un satélite militar en Hawái. El romance está servido. Completan el reparto Bill Murray, Rachel McAdams, John Krasinski, Danny McBride y Alec Baldwin.

Si el público le permite y le perdona su incursión en otros registros, siempre y cuando nunca nos prive de disfrutar de su vena cómica, esta joven dejara de ser promesa para convertirse en una de las mejores actrices de su generación. Todos los focos le están apuntando.

Permaneceremos atentos.

Tu prima.
Terry McKay

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario