Las cinco secuencias de… Don Siegel

Las cinco secuencias de… Don Siegel

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 3,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

El 26 de Octubre de 1912, nació en Chicago Donald Siegel. Un magnífico director y productor que fue el mentor del gran Clint Eastwood. Ahora que se cumplen 100 años, es un momento perfecto para repasar su carrera a través de sus cinco secuencias más destacadas.

De origen judío, Siegel estudió en Nueva York y luego en Inglaterra. Comenzó los estudios de bellas artes en París, pero pronto los abandonó y se trasladó a Los Ángeles. Tras conocer al productor Hal Wallis, logró su primer trabajo en la industria en 1934. Estaba a cargo del archivo de la Warner Bros, pero pronto fue ascendiendo y a finales de la década trabajaba en el departamento de montaje, siendo responsable de películas como “Los violentos años 20” o “Casablanca”. Al tener que grabar nuevo material para algunos montajes, junto con otros trabajos con la segunda unidad o de asistente de dirección, le dieron la experiencia necesaria para poder convencer a Jack Warner, en 1945, de que podía grabar su propio corto. Se tituló “Star in the night” y ganó un Oscar en la edición de 1946. Se había ganado el derecho a dirigir su propia película, “The veredict”. Una película completamente olvidada hoy en día, pero que presenta varios puntos de interés, desde la sólida dirección de nuestro protagonista hasta unas interpretaciones inspiradas de Sydney Greenstreet y Peter Lorre. Tras 14 años de trabajo en la Warner, Don decide independizarse para tener mayor libertad en sus proyectos. De todas formas, no logra demasiado éxito con sus siguientes películas, y pocos se acuerdan de ellas. También pasa por periodos de inactividad que le llevan a trabajar en la televisión y tiene que trabajar con presupuestos muy reducidos.

La invasión de los ladrones de cuerpos (1956)

A diferencia de todos sus trabajos anteriores, con “La invasión de los ladrones de cuerpos” Don Siegel si que logró notoriedad, aunque la mayor parte de esta llegó pasados varios años. En su día fue una modesta película de serie B, con un presupuesto de menos de 400.000 dólares, y rodada en 23 días con actores no demasiado conocidos. La historia narra una invasión extraterrestre en un pequeño pueblo donde los seres humanos son reemplazados por duplicados aparentemente idénticos pero desprovistos de emociones. La película tiene una segunda lectura, en clave de denuncia política de la obsesiva persecución del comunismo llevada a cabo en aquellos años. Hoy en día es uno de los clásicos del género de ciencia ficción. Y es que Siegel logró crear una inquietante atmósfera con un terror que va en aumento y un ritmo cada vez más acelerado demostrando sus grandes dotes en la dirección, sin necesidad de contar con grandes efectos especiales. En la película tiene un pequeño papel Sam Peckinpah, amigo de Don y que trabaja con él en varias películas durante esa década. En cuanto al título, que se tradujo de manera literal en España, Siegel quería otras alternativas como “Better off dead” o “Sleep no more”, más sutiles, pero tuvo que aceptar la propuesta de la productora. Esta también impuso el comienzo y el final, quedando el resto de la historia como un largo flashback. Siegel prefería terminar donde finaliza la secuencia que podemos ver a continuación, sin duda de manera mucho más desoladora y terrorífica. La secuencia comienza con uno de los besos más aterradores de la historia del cine, cuando el protagonista descubre que su amada ya no es su amada. La voz en off que escuchamos a continuación contribuye a aumentar la tensión.

Vídeo

Ver en Versión Original

Código del hampa (1964)

Además del clásico de la ciencia ficción, Don filmó varias películas más que vale la pena reivindicar, como son “Crimen en las calles” y “Contrabando”, injustamente olvidadas, aunque también hizo otras películas como la nefasta coproducción española “Aventura para dos”, protagonizada por Carmen Sevilla. Pero no fue hasta la década siguiente que empezó a tener notoriedad. Y una de las películas que más ayudaron a este hecho fue “Código del hampa”. Se trataba de un remake de una película de 1946 basada en un relato de Hemingway que, curiosamente, pudo haber dirigido el propio Siegel pues estuvo contratado para ello en una fase temprana de preproducción de la película. Esta obra de 1964 iba a ser la primera película producida para la televisión, pero la NBC cambió de idea por considerarla demasiado violenta y terminó siendo estrenada en cines. En un primer momento se pensó en Steve McQueen y en George Peppard para el papel de Jonnhy North (finalmente recayó en John Cassavetes), el hombre que matan los asesinos protagonistas interpretados por Clu Gulager y un inolvidable Lee Marvin, que está perfecto en su papel. Otro actor destacado en esta película es Ronald Reagan, en la que sería su única interpretación de villano y su última aparición en la gran pantalla antes de comenzar su carrera política. No debemos olvidarnos de la gran actuación de Angie Dickinson. Como muestra la secuencia que podemos ver a continuación.

Vídeo

Ver en Versión Original

Harry el sucio (1971)

Antes de hablar de la que probablemente sea la película más recordada de Don Siegel debemos retroceder unos pocos años. A finales de los 60, el actor Clint Eastwood empezaba a ser muy conocido tras haber protagonizado la trilogía del dólar de Sergio Leone. Con los beneficios fundó su propia productora (Malpaso) con la que protagonizó “Cometieron dos errores”, aumentando aún más su fama. Fue entonces cuando la Universal le ofreció a Clint protagonizar “La jungla humana”, un western urbano. Por ser un film de Malpaso, Eastwood tenía la última palabra en cuanto a la elección del director y cuenta una leyenda (probablemente inventada como broma por Don Siegel) que recomendó a Don Taylor pero se confundieron de Don. Lo cierto es que, tras pasar un fin de semana juntos en casa del actor, empezaron a llevarse muy bien y la película fue un éxito. La colaboración se repitió un par de años después con “Dos mulas y una mujer” y, al año siguiente, Eastwood da el salto a la dirección con el apoyo de Siegel, al que le reservaría un pequeño papel. Y el siguiente proyecto de ambos fue la película más recordada de Siegel, “Harry el sucio”. Bajo la dirección de Siegel, Eastwood interpreta a Harry Callahan, un policía que no duda en saltarse las normas para impartir justicia, que es el encargado de investigar los crímenes del asesino del zodíaco. Un loco serial killer que aterroriza a la ciudad de San Francisco y que existió en la realidad, inspirando también a otras películas como “Zodiac” de David Fincher. En un primer momento, el protagonista iba a ser Frank Sinatra, y después se barajaron los nombres de Paul Newman y John Wayne, pero finalmente, el elegido fue Clint que, como estaba rodando su primera película de director, retrasó unos meses el proyecto. Este impuso a Don Siegel en la dirección y pidió varios cambios en el guion para que tuviera más acción. Aunque no aparece acreditado, se sabe que en las primeras versiones había participado, entre otros, Terrence Malick, por lo que entendemos las peticiones del bueno de Clint. Otro futuro director tampoco acreditado en el guion en el que trabajó es John Milius. A el pertenece la mítica frase que podemos ver en la secuencia que hemos seleccionado de esta película. El film está lleno de anécdotas. Por ejemplo, Andrew Robinson, el actor que terminó interpretando al asesino, era un pacifista con una gran repulsión por las armas de fuego, por lo que Siegel tuvo que evitar filmar primeros planos del momento en el que disparaba para que no se viese el desagrado que mostraba su cara. Pero, por lo demás, interpretaciones y dirección resultaron magníficos, hasta crear una de esas películas que tienes que ver antes de morir.

Vídeo

Ver en Versión Original

El último pistolero (1976)

Los 70 fue una década muy fructífera para el cine de Siegel que, además de las mencionadas, también rodó, entre otras, “El seductor” (también con Eastwood) y “La gran estafa”. Y en 1976 pudo estrenar el magnífico western crepuscular “El último pistolero”. Éste narra la historia de J.B. Books, el que fuera un famoso pistolero que, tras confirmar con su amigo doctor que padece un cáncer terminal, buscar pasar sus últimos días con dignidad. Parece imposible imaginarse esta historia con alguien distinto a John Wayne, en el que fue su último y premonitorio papel, ya que murió de cáncer 3 años después. Un perfecto final a una legendaria carrera que se homenajeó con gran inteligencia en la película, al presentar al personaje del pistolero con un prólogo en el que se muestran breves escenas disparando en las películas de Wayne más recordadas. Sin embargo, en el momento en el que se compraron los derechos, no pensaban en el protagonista de “Centauros del desierto” y, en su lugar, los productores querían a George C. Scott. El actor tuvo que luchar para conseguir el papel pues se ponía en duda su capacidad por no gozar de un buen estado de salud. En algunos medios se puede leer la falsa leyenda de que descubrió que padecía cáncer durante el rodaje de la película. En realidad se le diagnosticara muchos años antes y, a causa del mismo, tuvieron que extirparle un pulmón y varias costillas, pero en 1976 se consideraba completamente curado, y no se le detectaría una recaída hasta un par de años después. Lo cierto es que Wayne finalmente logró el papel y, además, convenció a varios amigos para que se unieran al reparto: Lauren Bacall, Richard Boone, John Carradine y, sobre todo, un James Stewart que tiene un pequeño pero magnífico papel como el doctor que le diagnostica el cáncer. Wayne incluso consiguió imponer su caballo favorito. Por temas de derechos, solo podemos ver la secuencia del final de la película en versión original, junto con el trailer extendido, también en inglés. Aunque también es verdad que esta es una de esas películas que parece obligado ver en versión original por un desafortunado doblaje. Así, en la secuencia en la que el doctor le da al protagonista láudano para calmar el dolor, y le explica como va a irse incrementando este hasta volverse insoportable incluso con la droga, en la versión en español le cuenta que hay varios bandidos que pretenden matarle a traición. El personaje interpretado por Stewart termina diciéndole que, en su lugar, no tendría una muerte como la descrita, pero el doblaje esconde la insinuación de suicidio señalando el valor, pero no de enfrentarse a la muerte sino a los bandidos.

Vídeo

Fuga de Alcatraz (1979)

Para terminar la década, Don Siegel volvió a rodar con Clint Eastwood en un drama carcelario que narra una fuga de la famosa prisión. Otro gran acierto del director, cuya acertada labor de dirección se vio acompañada de un magnífico guion que incluye unos magníficos personajes y muy bien interpretados. La película fue la responsable de cierta tensión entre Eastwood y Siegel, pues el primero quería que fuese una producción Malpaso, como casi todas sus películas, pero Don también tenía su productora. Aunque finalmente firmaron como una producción Malpaso-Siegel, el director acudió a la Paramount, una distribuidora rival, y nunca volvieron a trabajar juntos. La distribuidora quería que al comienzo de la obra se explicase el pasado del protagonista, pero el director se negó acertadamente, pues consideraba que es mejor dejar que el público se imagine ciertas cosas a dar demasiados detalles. Una de las secuencias más recordadas es la que podemos ver a continuación, donde el personaje interpretado por Roberts Blossom expresa de manera brutal su disconformidad por haberle prohibido pintar.

Vídeo

Ver en Versión Original

Don Siegel filmó un par de películas más antes de retirarse definitivamente. Falleció el 20 de Abril de 1991. Al año siguiente, Clint Eastwood se acordó de su mentor terminando su obra maestra “Sin perdón” con un rótulo: “Dedicated to Sergio and Don (dedicada a Sergio [Leone] y Don [Siegel])”.

Tu primo.
Email_Galicia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario