Las cinco secuencias de… Ian McKellen

Las cinco secuencias de… Ian McKellen

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Estos días llega a nuestra cartelera “Mr. Holmes”, una nueva historia sobre el famoso detective que en esta película tiene 93 años y vive retirado en una granja. Protagonizada por Ian McKellen, parece un momento ideal para repasar su carrera a través de sus 5 secuencias más destacadas.

Ian Murray McKellen nació el 25 de Mayo de 1939 en Burnley, Inglaterra. De niño, a causa de los bombardeos de los nazis, dormía bajo una mesa de hierro en el salón, dejando una profunda marca psicológica según sus propias declaraciones, pero su vida corrió más peligro por la enfermedad que por las bombas, pues sufrió difteria a los 3 años. Probablemente, eso sí, la infección haya contribuído a su característica voz. De niño, sus padres le llevaron a ver varias obras teatrales, inculcándole su pasión por la actuación. La madre del futuro actor falleció a los 12 años y su padre se volvió a casar. Cuanto 12 años después fue su padre el que murió, Ian mantuvo sus lazos con su madrastra hasta el punto de confesarle su homosexualidad, y al año siguiente comenzó una relación sentimental con Brian Taylor, un profesor de historia, con el que se fue a vivir a Londres. Era el año 1964 e Ian llevaba tres años trabajando profesionalmente como actor de teatro, desde que se graduara en Cambridge. Pronto llegaría su debut en el West End con bastante éxito. Durante los años 60 y 70 su éxito fue creciendo, apareciendo también en televisión e incluso sus primeras y poco destacables películas. En 1972 rompió con su pareja y seis años más tarde conoció al también actor Sean Mathias, con el que tuvo su segunda relación seria conviviendo durante 10 años, aunque con bastantes discusiones por culpa de la mucho más exitosa carrera de Ian. Así, en 1977, se hacía con un premio Laurence Olivier, su primer premio importante, ceremonia donde repetiría premio en los dos años siguientes. El de 1979 fue por “Bent”, que hablaba de la persecución de los homosexuales en la Alemania nazi. Como no había hecho pública su orientación sexual, dudó antes de representar en Broadway la obra con gran éxito. Aunque su condición sexual nunca fue un secreto, no fue hasta 1988 cuando en un programa de radio de la BBC hizo pública su homosexualidad, en un debate sobre un controvertido proyecto de ley contra la “promoción de la homosexualidad” en la era de Margaret Thatcher. Curiosamente, una de las últimas decisiones de Thatcher fue proponerlo como Sir. Antes de todos esto, en 1981, lograba un premio Tony por su papel de Salieri en la obra “Amadeus”, año en el que también volvía al cine con su primer papel protagonista en “Sacerdote del amor”, participando en esa década en otras cuatro películas británicas, mientras seguía actuando y ganando premios en el teatro. No sería hasta los años 90 cuando su fama alcanzó Hollywood. En 1993 hizo un papel secundario en “Seis grados de separación”, logrando también una nominación al Emmy por un docudrama de HBO. Pero su primer gran éxito iba a llegar con la adaptación al cine de cierta obra de teatro basada en una obra de Shakespeare.

Ricardo III (1995)

Ian McKellen llevaba varios años de gira teatral interpretando a Ricardo III cuando empezó a pensar en una adaptación de la inmortal obra de Shakespeare para la gran pantalla, buscando que fuera lo más accesible posible para el público. El director de la obra le recomendó que escribiese un guion para poder llevar al cine la historia. Y cuando la compañía teatral llegó a Los Ángeles, ya tenía listo un primer borrador. El proyecto avanzaría con la contratación de Richard Loncraine para dirigir la película, además de colaborar con McKellen en la escritura definitiva de la historia, la cual sitúa al villano más famoso de Shakespeare en una Europa alternativa en los años 30. Para completar el reparto junto a McKellen, contrataron a algunos de los actores más reputados de la época: Annette Bening, Kristin Scott Thomas, Jim Broadbent, Robert Downey Jr., Nigel Hawthorne y Maggie Smith. La película contó con una dirección artística y un diseño de vestuarios acordes a la época en la que se sitúa la acción, mezclando referencias nazis y británicas. También fueron creativos con las localizaciones, lugares reconocibles del Reino Unido, pero cambiando su función como podría haber ocurrido tras una imaginaria guerra civil. La recepción crítica y del público fue muy buena. Así, se presentó en Berlín logrando el Oso de Plata a la mejor dirección. En los Bafta logró 5 nominaciones, incluyendo guion y actor para McKellen, ganando 2 premios por el vestuario y la dirección artística, justo las 2 candidaturas que logró en los Oscar. Ian también logró la nominación en los Globos de Oro.

Vídeo

Ver en Versión Original

Verano de corrupción (1998)

Un año clave en la carrera de McKellen fue 1998. En parte por esta película en la que trabajó por primera vez con Bryan Singer. Entre esta y “Ricardo III” hay que destacar su trabajo en el telefilm de HBO “Rasputin”, por el que ganó el Globo de Oro, y su participación en la película “Bent”, adaptación de la obra teatral de 1979, donde fue dirigido por su antigua pareja Sean Mathias. En cuanto a la película de Bryan Singer, está basada en una novela del tantas veces llevado al cine Stephen King. Tras su publicación en 1982, un productor compró los derechos para llevarla a la gran pantalla pero la mala suerte impidió que la llevara adelante. En un primer momento contaba con James Mason para interpretar al viejo criminal de guerra que finalmente encarnó McKellen, pero éste falleció de un ataque al corazón. Entonces intentó contactar con Richard Burton, pero también murió. Finalmente consiguió empezar el rodaje, pero tras 10 semanas se acabó el dinero y nunca lograron terminar la película. Singer, leyó la novela a sus 19 años y cuando se convirtió en director quiso llevarla al cine. En 1995 los derechos volvieron a King y, para convencerle de comprar los mismos, le enviaron una copia de la adaptación escrita por un amigo de Singer y otra de la película “Sospechosos habituales”, que todavía no estaba estrenada. King se quedó tan impresionado que vendió los derechos por 1$ acordando un posterior porcentaje de beneficios. El director renunció a oportunidades como “El show de Truman” para poder llevar a cabo esta película. Cuenta la historia de un adolescente que descubre que cerca de su casa vive un antiguo comandante nazi de un campo de concentración. En su ansia por saber más de las atrocidades, amenaza al viejo con contarlo todo para que le narre los horrores que no aparecen en los libros de texto. Buscando el reparto, Singer invitó a comer a McKellen pues acababa de ver “Ricardo III” y quedó encantado, pero pronto decidió que el actor británico era demasiado joven para interpretar al decrépito nazi. Cambiando de tema, o eso pensaba, el director preguntó al actor si vió el telefilm “La hija de Robert Poste”, donde no reconoció a Ian como el que interpreta al fanático predicador Amos Starkadder. Tras pensarlo mejor, decidió tomar el riesgo de contratar a un británico de menos de 60 para interpretar a un alemán de 75, a lo que ayudaría el mismo maquillador que en “Ricardo III” tras sugerencia del actor. Para encontrar al chaval que coprotagoniza la historia, audicionó a unos 200 hasta dar con Brad Renfro. La película estaba preparada a comienzos de año, pero la productora retrasó su estreno hasta el otoño tras una premiere en Venecia. La taquilla no funcionó y las críticas tampoco fueron positivas, aunque casi todas destacaban las actuaciones como lo mejor del film. McKellen sí que logró varios premios por su actuación, aunque en algunos casos compartidos con su siguiente e inolvidable interpretación.

Vídeo

Ver en Versión Original

Dioses y monstruos (1998)

La siguiente película supondría la consagración definitiva del intérprete británico. “Dioses y monstruos” recrea los últimos días de la vida del director James Whale, creador de “Frankenstein”, “La novia de Frankenstein” y “El hombre invisible”, entre otras famosas películas de los años 30. Basada en la novela “El padre de Frankenstein”, de Christopher Bram, el título procede de la frase “¡Por un nuevo mundo de dioses y monstruos!” que le dice el Dr. Pretorius al Dr. Frankenstein brindando por su nueva amistad en la película “La novia de Frankenstein”. Bill Condon fue el encargado de dirigir la película, además de realizar el guión que adapta la novela. En cuanto al reparto, acompañando a McKellen, participa Brendan Fraser como Clayton Boone, el jardinero de Whale (personaje totalmente ficticio inventado por el novelista), y Lynn Redgrave como su asistenta. En cuanto al protagonista de este artículo, no sabía nada del director de “Frankenstein” hasta que empezó a leer sobre él y conocer a algunos de sus antiguos amigos para preparar el film. Guarda un cierto parecido con las fotos que se conservan de los últimos años de Whale, pero echó de menos disponer de vídeos o grabaciones de audio para poder prepararse con más fidelidad. Al conocerlo empezó a admirar no sólo su talento y sus grandes logros cinematográficos, sino también la valentía de declararse abiertamente gay en el Hollywood de los 50 cuando una honestidad de ese tipo no resultaba nada recomendable para tener éxito. Para el rodaje, que se realizó en sólo 24 días, contaron con 5 dibujos originales realizados por Whale. La película fue bien valorada por la crítica, especialmente las interpretaciones de McKellen y Redgrave, ambas nominadas al Oscar y el guion, premiado como mejor guion adaptado en la ceremonia de la Academia de Hollywood. El actor logró los premios de los Critics´Choice y el Festival de San Sebastian, además de muchas asociaciones de críticos, siendo nominado en los Globos de Oro y el Gremio de Actores.

Vídeo

Ver en Versión Original

X-Men (2000)

Si en su anterior película llegaba la consagración, con “X-Men” llegaba el salto definitivo al estrellato. El proyecto, basado en uno de los cómics de más éxito de Marvel, estuvo muchos años en distintas fases de preproducción sin llegar a hacerse realidad. Un primer guion se escribió en 1984. En 1990 Stan Lee intentó llevar adelante el proyecto con James Cameron de productor y Kathryn Bigelow de directora. Mientras tanto, el éxito de la serie animada llevó a 20th Century Fox a comprar los derechos en 1994. Fox pensó en Brett Ratner de director y también le ofreció el cargo a Robert Rodriguez, pero éste lo rechazó. Mientras, Bryan Singer estaba buscando una película de ciencia ficción para dirigir tras “Sospechosos habituales” y uno de los productores pensó que sería el director apropiado. Singer rechazó hasta tres veces la oferta, pensando que una película basada en un comic era poco digna de él (eran otros tiempos) pero terminó aceptando tras leer algunos comics y ver la serie animada. El propio director se implicó en la escritura de la historia, con un atractivo punto de vista en el que las distintas visiones de los líderes mutantes Magneto y Charles Xavier recordaban a Malcolm X y Martin Luther King en la lucha por los derechos civiles. De hecho, la frase “con todos los medios necesarios” de la secuencia final que puedes ver a continuación era una expresión típica de los discursos de Malcolm X. Como curiosidad, comentar que ni Stewart ni McKellen sabían jugar al ajedrez cuando rodaron la secuencia. Tras un complicado casting el rodaje pudo comenzar a mediados de 1999. La primera opción para el papel de Magneto fue Terence Stamp pero finalmente fue McKellen, que ya había trabajado con Singer en “Verano de corrupción”, el que se hizo con un personaje que ha vuelto a interpretar en otras 3 películas. Russell Crowe era el preferido para dar vida a Lobezno, pero éste rechazó el papel recomendando a Hugh Jackman. Como por aquel entonces era poco conocido, contrataron a Dougray Scott pero éste tuvo que renunciar a última hora por conflictos con el rodaje de “Misión imposible 2”, así que terminaron por contratar a Jackman tras quedar satisfechos con él en una audición y a sólo tres semanas de empezar a rodar. Patrick Stewart fue el encargado de dar vida al antagonista de McKellen. Fue el primer actor en ser contratado y, de hecho, se consideraba el favorito de los fans desde que se empezara a hablar del proyecto muchos años antes. Los archienemigos en la ficción se convirtieron en dos grandes amigos en la realidad, hasta el punto de que Ian McKellen fue el encargado de oficiar la boda de Patrick Stewart cuando éste se casó en 2013. Cuando el protagonista de este artículo acababa de firmar el contrato, le surgió la gran oportunidad del papel que comentaremos en la secuencia siguiente, pero ambos parecían incompatibles porque mientras el rodaje de esta película se realizó en Canadá desde Septiembre hasta principios de Marzo, debería incorporarse al otro en Enero en Nueva Zelanda. Pero Singer adaptó el rodaje para que pudiera terminar su parte antes de acabar el año y así participar también en la otra película. “X-Men” tuvo buenas críticas y un magnífico resultado de taquilla que dio lugar a una exitosa franquicia que permitió a McKellen repetir personaje en otras tres películas hasta el momento.

Vídeo

Ver en Versión Original

El señor de los anillos: La comunidad del anillo (2001)

Peter Jackson pasó varios años de negociaciones y otros tantos de trabajo para sacar adelante la producción. Los grandes avances en creación de imágenes por ordenador, que se habían demostrado en películas como “Parque Jurásico”, permitieron a Jackson buscar un tratamiento del film fantástico bastante serio y que se sintiese como real. El personaje de Gandalf es el más recordado de cuantos ha representado McKellen y, probablemente, también el más querido de la saga. Como ya comentamos, para poder formar parte del casting de la película tuvo que arreglar el calendario de rodaje de la anterior. Antes de ser seleccionado se pensó en Sean Connery, que lo rechazó por no entender el argumento, y Patrick Stewart, al que no le convenció el guion. McKellen disfrutó mucho dando vida al personaje, utilizando grabaciones de Tolkien para crear el acento y los gestos del mago. Curiosamente, rara vez estuvo grabando escenas con los actores encargados de dar vida a los hobbits, en su lugar estuvo con dobles pero con la estatura adecuada. En otros casos, cuando no había posibilidad de utilizar dobles, el truco para las diferentes alturas estaba en la perspectiva, por ejemplo Frodo parece estar al lado de Gandalf hablándole pero realmente Gandalf está mucho más atras. Había dos versiones de la casa de Bilbo, una para los hobbits y otra aparentemente igual pero de menor tamaño para Gandalf. El momento en el que Gandalf tropieza con el techo de la vivienda de Bilbo no estaba en el guion, fue algo accidental, pero McKellen supo improvisar tan bien que Jackson decidió mantener la escena así. Otra curiosa anécdota del rodaje se dio en la escena en la que Gandalf grita “¡Espias de Saruman!” pues en la primera toma de la misma dijo en su lugar “¡Espías de Star Wars!”. Y en la mítica secuencia del enfrentamiento de Gandalf con el Balrog, que puedes ver a continuación, dado que el monstruo está creado por ordenador, McKellen realmente actuaba frente a una bola de pinpon. La película supuso un enorme éxito de taquilla que además sería todavía mayor en sus secuelas, convirtiendo a McKellen en una celebridad. Y si tenemos en cuenta que ha representado el personaje en seis películas distintas, la taquilla acumulada es absolutamente impresionante. Además, la crítica también alabó la adaptación. Esta primera parte de la saga se llevó nada menos que 13 nominaciones a los Oscars, siendo McKellen el único intérprete de la película que estaba nominado. No ganó aunque si lo hizo en el Gremio de Actores y logró otros muchos premios y nominaciones.

Vídeo

Ver en Versión Original

Desde su primera interpretación de Gandalf con toda la fama que le reportó, McKellen ha seguido actuando con éxito, tanto en cine como en teatro, además de prestar su característica voz en varias producciones animadas. Repitió varias veces el papel de Magneto y también el de Gandalf, incluyendo la trilogía de “El hobbit”. Además también participó en otras películas como la famosa “El código Da Vinci”. También ha ido acumulando multitud de premios a su carrera. Por ejemplo, el premio Donostia. Ahora se encarga de una nueva versión del famoso detective en “Mr. Holmes” y tiene varios proyectos para el futuro, como su participación en la adaptación del clásico de Disney “La bella y la bestia” a imagen real, aunque no sabemos si lo podremos ver o sólo escucharemos su voz, dado que su personaje es el de Ding Dong, uno de los criados del príncipe, que se encuentra encantado con apariencia de reloj.

Tu primo.
Email_Galicia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario