Sesión de cine-cebolla: “Rebelde sin causa”

Sesión de cine-cebolla: “Rebelde sin causa”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,40 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Esta nueva entrega de “Sesión de cine-cebolla” tiene como protagonista a James Dean, uno de los mayores mitos del cine, en su personaje más icónico. “Rebelde sin causa” es una de las mejores películas del inclasificable Nicholas Ray, un director frecuentemente reivnidicado por los estudiosos del cine (Godard llegó a decir: “El cine es Nicholas Ray”). La película tuvo un éxito impresionante y catapultó al estrellato a su protagonista. Aunque James Dean no logró la nominación al Oscar (estuvo nominado ese mismo año por “Al este del Edén”), sus dos compañeros (Natalie Wood y Sal Mineo) sí competieron en las categorías de secundarios. “Rebelde sin causa” ha pasado a la Historia del cine no sólo por sus valores cinematográficos sino también por ser considerada una película maldita: sus tres actores principales tuvieron muertes tan horribles como prematuras. James Dean murió a los 24 años en un accidente de tráfico, Sal Mineo fue acuchillado a los 37, y Natalie Wood tenía 43 años cuando murió ahogada al caerse de su yate (su accidente sigue siendo un misterio en la actualidad).

James Dean encarna a Jim Stark, un problemático joven que vive en continuo conflicto con sus padres. La película comienza cuando Jim es llevado a comisaría por un “avanzado estado de embriaguez”. Allí conocerá a otros dos “rebeldes”: Judy y Platón, que también han sido detenidos debido a sus extraños comportamientos. Cuando Jim empieza las clases en su nuevo instituto, no tardará en meterse en problemas. Se batirá en una pelea de navajas con el mayor matón de la clase (Buzz, el novio de Judy) y, posteriormente, se enfrentarán en una carrera de coches que tendrá un fatal desenlace: la muerte de Buzz. Después de discutir muy acaloradamente con su padre, Jim decide ir a confesar lo sucedido a la comisaría. Allí se cruza con los amigos de Buzz (uno de los cuales es un jovencísimo Dennis Hopper), que sospechan que Jim quiere denunciarles y amenazan a Platón para descubrir dónde vive. Platón recoge una pistola en su casa y corre a avisar a Jim del grave peligro que corre. Los tres amigos se esconden en una mansión abandonada (la misma en la que se rodó “El crepúsculo de los Dioses”). Allí será donde Jim y Judy se declaren su amor. Los matones no tardan en llegar a la mansión, Platón mata a uno de los jóvenes y corre a refugiarse al Planetario.

La escena que pasa a formar parte de nuestra lacrimógena galería arranca cuando Jim entra en el Planetario para convencer a Platón de que se entegue a la policía. El encanto de Jim dará sus frutos: le deja su chaqueta, vacía el cargador de la pistola y consigue que su amigo salga a la calle. Platón se asusta al ver el despliegue policial y trata de escaparse de nuevo, pero es abatido por el disparo de uno de los agentes. Jim se lanza sal suelo, completamente abatido, y se abraza desconsolado a su padre. Su padre le ofrece su ayuda y promete a Jim que será “tan fuerte como tú quieres que sea”. Por fin se produce la reconciliación entre padre e hijo. En un gesto extremadamente cariñoso, Jim le abrocha la chaqueta a su amigo. La escena resulta aún más desgarradora teniendo en cuenta que James Dean moriría tan sólo unos meses después. Para entonces, ya habría finalizado el rodaje de su última película: “Gigante”.

Final de “Rebelde Sin Causa”. from Javier Navío on Vimeo.

Tu primo.
Janaji

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario