“Climax”

“Climax”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: A mediados de los años noventa, veinte jóvenes bailarines de danza urbana que se habían reunido para unas jornadas de tres días de ensayos en un internado en desuso situado en el corazón de un bosque, hacen su último baile común y luego festejan una última fiesta de celebración alrededor de una gran fuente de sangría. Pronto, la atmósfera se vuelve eléctrica y una extraña locura los atrapará toda la noche. Les parece obvio que han sido drogados, pero no saben por quién o por qué.

Conviene ver: “Climax” es lo nuevo de Gaspar Noé después de la polémica “Love”. “Climax” tiene todo el exceso y desenfreno psicotrópico que apasiona al personal director. A pesar de sus imágenes excesivas y barbitúricas, marca de la casa, el demoledor final nos lleva a que emerja una interesante reflexión sobre el hedonismo y la adicción de vivir al límite siendo una propuesta estimulante y rompedora digna de alabar y claramente genuina en una época en la que todo ya parece contado de todas las formas posibles. Empieza con unos cortes de entrevistas a unos bailarines para formar un nuevo cuerpo de danza, estos cortes los vemos dentro de un televisor antiguo, como curiosidad al lado del televisor había una copia VHS de “Suspiria”. Tras los cortes ya empieza un plano secuencia que vertebra la cinta en un local de ensayo con un baile con todos los entrevistados y al terminar tienen una fiesta para todos ellos frente al neblinoso paisaje exterior. El problema reside en que alguien ha adulterado la sangría, comienzan a encontrarse mal y a desfasar en viaje de LSD que les lleva expresar sus verdaderos pensamientos y actuar de formas demasiado extremas. A medida que pasa el tiempo la locura de los protagonistas va in crescendo y la cámara de Noé se vuelve más errática y agobiante, llegando al punto de no saber si lo que estás viendo es arriba, abajo o un lateral. Todo ello con música electrónica machacona de fondo y coreografías encomiables representando ese desenfreno tan medido como mareante. Una forma de que seamos parte de la locura que sufren los personajes en un espectáculo para los sentidos con inteligente riesgo fílmico con la cámara jugando con todos los ángulos, estimulando al espectador y abriendo la reflexión sobre los instintos primarios reprimidos por el convencionalismo y sobre lo que se entiende en la sociedad de hoy lo que es disfrutar de una noche de juerga haciendo que el espectador forme parte de ello, tanto del lisergismo apabullante como del epílogo que nos rompe definitivamente tras dejarnos exhaustos. Gaspar Noé nació para no dejar indiferente pero es de aplaudir la consolidación de una voz necesaria que desmonta todos los tópicos y que, sobre todo, logra cada vez interesar más como autor con una filmografía de cinco títulos videocliperos en estético pero reflexivamente desoladores en lo referente a la condición humana, como un funambulista que sale continuamente de su zona de confort pero innovando, sin caerse y dejando escuchar su personal voz como autor.

Conviene saber: Ganadora del premio de la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes 2018.

La crítica le da un OCHO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario