“Los muertos no mueren”

“Los muertos no mueren”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,25 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: En la pequeña localidad de Centerville, los muertos vuelven a la vida y un variopinto grupo de personajes tendrá que hacerles frente.

Conviene ver: “Los muertos no mueren” es una propuesta de género paródico en la que Jim Jarmusch vuelve a un cine más desengrasante que de autor en el que hay cosas del cine del director (como la decadencia lúgubre de “Sólo los amantes sobreviven”) pero también muchas referencias que más que dar personalidad a la cinta la convierten en un juguete disfrutable e inane en el que el complicado muelle del ingenio sólo está engrasado en contadas ocasiones. Y es que el director no se corta en hacer guiños a la carrera de sus propios actores (una canción de Sturgill Simpson que da título a la película y que escuchada casi en bucle recuerda al despertador de Bill Murray en “Atrapado en el tiempo o el llavero de Adam Driver fruto del merchandising icónico de “Star Wars”). Jarmusch sabe que la mejor baza que tiene son sus actores y conforma un gran reparto capitaneado por los mencionados Murray y Driver junto a Chloë Sevigny y Tilda Swinton secundados de Steve Buscemi, Danny Glover, Tom Waits, Caleb Landry Jones, Selena Gomez, Rosie Perez e Iggy Pop. “Los muertos no mueren” es una sucesión casi costumbrista de personajes en un pueblo tan eminentemente usamericano como Centerville con oficiales de policía cortos de luces, lugareños frikis, culto al folk, mensajes racistas, gorras y perritos calientes y turistas hípsters en el que una amenaza zombie se desencadena tras afectar el fracking a la rotación del planeta Tierra y que devuelve a la vida a los muertos que, sedientos de sangre, siembran el terror en la de por sí esquiva y singular población. Un pueblo desencantado propio de la USA pro Trump que no duda en defenderse con armas de fuego o katanas rebanando pescuezos con una Tilda Swinton, peculiar encargada de una funeraria, que, una vez más, parece estar en su propia película y que, en verdad, es mucho mejor que la que nos ofrece Jarmusch en su conjunto. Suyos son los mejores diálogos y frases para una cinta que se basa en gags repetidos (como el descubrimiento de unos cuerpos atacados en un café) y réplicas notables bien a cargo de Swinton o de la vis cómica de Murray y Driver que demuestran que pueden hacer reír sólo con la mirada entre ellos y el silencio reflexivo. “Los muertos no mueren” habla del alineamiento, de la impersonalidad a la que nos lleva la sociedad de consumo, la voracidad de nuestro tiempo (“el mundo es perfecto pero hay que estar atento a los detalles”) y el individualismo representado en unos personajes que buscan salvarse las castañas del fuego cada uno por su cuenta, pero sin un plan colectivo de resistencia. Una coctelera que funciona a ratos, que tiene complicado salir del estigma de tontería vacua propia de una reunión de colegas con el único fin de divertirse, pero que cuando acierta (en pocas ocasiones) eleva el mercurio de la propuesta aunque pronto aterrice sobre un colchón raído en el que no puede sostenerse por sí misma. “Los muertos no mueren” nos lleva a referencias que van de “Diez negritos” y “Bienvenidos a Zombieland” a “Kill Bill” y “Mars Attacks!”, sobrevolando siempre el espíritu de George A. Romero, en una comedia macabra, lúgubre e inconsistente pero tremendamente adictiva (seas fan del cine de Jarmusch o no) en su visionado.

Conviene saber: A competición en el Festival de Cannes 2019.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Xan - 02.07.2019 a las 11:39

Es un horror que me resultó insufrible. Una cosa es la altura de los temas que trates y otra que los trates con altura.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario