"Top Gun: Maverick"

"Top Gun: Maverick"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Después de más de 30 años de servicio como uno de los mejores aviadores de la Armada, Pete "Mavericks" Mitchel se encuentra donde siempre quiso estar, superando los límites como un valiente piloto de pruebas y esquivando el ascenso de rango, que no le dejaría volar emplazándolo en tierra. Cuando se encuentra entrenando a un grupo de graduados de Top Gun para una misión especializada, Maverick se encuentra allí con el teniente Bradley Bradshaw, el hijo de su difunto amigo "Goose"...

Conviene ver: “Top Gun: Maverick” vuelve a hacer surcar los cielos a un Tom Cruise inclinado claramente por llevar al público a las salas que tras muchos retrasos pretende ser una de las apuestas comerciales del año contando con el reclamo del actor, una de las últimas grandes estrellas de Hollywood, el sentido del espectáculo y la nostalgia de reencontrarse con el espíritu de una cinta que fue un éxito hace 36 años, tanto en el cine como a nivel iconográfico con ese estilo molón de trajes de aviación y gafas de sol, camaradería masculina y una canción que ganó el Oscar. Joseph Kosinski (que ya dirigió a Tom Cruise en “Oblivion”) se pone a los mandos partiendo de un Maverick que ya encara el declive de su carrera como aviador pasando el testigo al hijo de su viejo amigo, el cual encarna Miles Teller. Una cinta que es una analogía de los últimos estertores de un Hollywood que ya no es el que era y que tiene que asumir que su tiempo ha pasado pero que también se resiste a que sea hoy el último día mostrando todavía su músculo y su capacidad para generar emociones pasando de la épica a la añoranza en una secuela tardía que, si bien nadie la esperaba, no se puede decir que sea innecesaria ya que casa muy bien con lo que se nos contó tres décadas atrás.

“Top Gun: Maverick” es una cinta que apuesta por el espectáculo con tono molón y desenfadado pero también con carga emotiva, no sólo por reencontrarse con algunos de los personajes sino por esa sensación de fin de ciclo que lleva a que los valientes aviadores sean sustituidos por drones, que es a lo que el Gobierno de Estados Unidos ya destina más fondos en lo referente a aviación militar. Un Maverick ya veterano, sin la rebeldía de antaño que le ha pasado factura a la hora de ascender, y que resiste a que se impongan las nuevas reglas de unos tiempos tecnológicos en las que las guerras ya no son cuerpo a cuerpo, tiene que formar a la nueva generación de pilotos viendo reflejado en ellos el ímpetu y la insolencia de antaño, la de él y sus colegas cuando llegaron a la base. Hay acción, humor, amor y, sobre todo, un espectáculo en la que la industria se puede permitir reivindicarse como evento de masas fomentando que aunque sea un último vuelo tendrá la capacidad de ser inolvidable homenajeando su grandeza y la capacidad del cine, algo que se ha perdido, como creador iconográfico. Una cinta que afronta más el cambio de un tiempo que el duelo arrastrado de una tragedia siempre bordeando el aire, siendo la complicidad romántica la incorporación de Jennifer Connelly como una antigua novia que cubre el siempre descuidado aspecto centrado en los personajes femeninos en el que el esteticismo manda, lo cual ha puesto en fuera de juego a Kelly McGillis y Meg Ryan. Al menos Val Kilmer, afectado por un cáncer de garganta, sí que tiene un tributo-guiño a la altura del personaje con el que hasta los más cínicos caerán rendidos.

Muchos dicen que “Top Gun” fue la mejor campaña de reclutamiento para formar parte del ejército orientándose a una generación de jóvenes que quería estar rodeada de adrenalina y mujeres fascinadas por el uniforme. El mundo ha cambiado mucho, también las relaciones entre hombres y mujeres, la planificación de las guerras y un patrioterismo erosionado por la indignación hacia unos gobernantes con los que la ciudadanía sólo tiene desafección. En todo caso, al igual que “Creed”, pero dejando claro quién es el absoluto protagonista, “Top Gun: Maverick” recupera los mimbres del cine de toda la vida, autoconsciente de que es una película y orgulloso de que sus personajes y su historia así lo sean, con sabor crepuscular, quitándole horterismo y dotándole de emoción, centrándose sobre todo en esa relación de maestro y pupilo en el que hay mucho del recuerdo al amigo perdido y de intentar corregir los errores del pasado evitando que esos nuevos jóvenes sean carne de cañón como peones de una misión peligrosa. Un último servicio antes del que el frenético tiempo nos lleve a un cambio de era que ya llama a la puerta aunque no se sepa de qué forma lo va a hacer pero que, lo haga como lo haga, no podrá evitar que Tom Cruise sea la estrella que es y demuestra en esta cinta en la que sigue brillando como tal tras cuatro décadas de carrera. Impecable entretenimiento rodado de manera magistral en la que su éxito reside en la conjunción de espectacularidad, solidez, tirar del recuerdo de la original (sin basarse únicamente en ello) y azotar emocionalmente en el momento exacto. Uno no tiene más que llegar a los títulos de crédito finales y compartirlo con el público para volver a darse cuenta de toda la experiencia que es el cine y lo que hay que agradecer a alguien como Tom Cruise por avivar la llama del cine en salas.

Conviene saber: Lady Gaga ha sido la encargada de componer y poner voz a la canción de la película, Hold my hand.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Suscríbete
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x