Un Mayo de hace 40 años

Un Mayo de hace 40 años

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Los cambios que empezaron en Usamerica a principios de los sesenta, llegaron a Europa a través de Inglaterra, nueva música, brecha generacional con los padres, liberación sexual,y más cosas que se concentraron en París en la primavera de 1968.
Los jóvenes fueron los protagonistas, pero por allí andaba el director español Luís Buñuel, que años más tarde lo recordaría al escribir sus memorias….

“A principios de mayo de 1968, yo estaba en París, empezando con mis ayudantes los preparativos y localizaciones de La Vía Láctea. Un día, bruscamente, tropezamos con una barricada levantada por los estudiantes en el Barrio Latino. Como se recordará, en poco tiempo, la vida de París quedó trastornada.
Yo conocía las obras de Marcuse y las aplaudía. Aprobaba todo lo que leía y lo que oía decir acerca de la sociedad de consumo y la necesidad de cambiar, antes de que fuera tarde, el rumbo de una vida árida y peligrosa. Mayo del 68 tuvo momentos maravillosos. Mientras paseaba por las calles levantadas, reconocía en las paredes, no sin cierta sorpresa, algunos de nuestros viejos eslóganes surrealistas: “La imaginación al poder”, por ejemplo y “Prohibido prohibir”.
Sin embargo, habíamos tenido que parar el trabajo, como casi todo el mundo y yo no sabía qué hacer, aislado en París, turista interesado y cada día más intranquilo. Cuando, después de una noche de disturbios, atravesaba el boulevard Saint-Michel, los gases lacrimógenos me hacían llorar. No acababa de comprender todo lo que ocurría. Por ejemplo, por qué algunos manifestantes maullaban “¡Mao! ¡Mao!” como si clamaran por el establecimiento de un régimen maoístaa en Francia. Personas habitualmente razonables perdían la cabeza. Louis Malle -un muy querido amigo-, jefe de no sé qué grupo de acción, distribuía sus fuerzas por la gran batalla y ordenaba a mi hijo Jean-Louis que disparara contra los polis en cuanto asomaran por la esquina (sí le hubiera obedecido, habría sido el único guillotinado de mayo). Junto a la sinceridad y la seriedad de unos, se hacían un hueco la palabrería y el confusionismo de otros. Cada cual buscaba su revolución con su linternita. Yo no dejaba de repetirme: “Si esto ocurriera en México, lo acabarían en dos horas. ¡Y con dos o trescientos muertos!” (Por cierto, así ocurrió en octubre en la plaza de las Tres Culturas, muertos incluidos.)
Serge Silberman, productor de la película, me llevó a pasar unos días en Bruselas, desde donde podría regresar fácilmente a casa en avión. Pero yo decidí volver a París. Al cabo de una semana, volvió a imperar lo que se ha dado en llamar el orden y la gran fiesta, en la que, milagrosamente, apenas corrió la sangre, tocó a su fin. Además de los eslóganes, Mayo del 68 tuvo muchos puntos de contacto con el movimiento surrealista: los mismos temas ideológicos, la misma dificultad de elección entre la palabra y la acción. Al igual que nosotros, los estudiantes de Mayo del 68 hablaron mucho y actuaron poco. Pero no les reprocho nada. Como podría decir André Breton, la acción se ha hecho imposible, lo mismo que el escándalo”.

Películas como “Soñadores” de Bertolucci han reflejado perfectamente lo que vivieron ese mes toda una generación de jóvenes con ilusión y aroma de nuevos tiempos…

Vídeo

Aquí tienes este mp3 que es cine del 68….
Mayodel68.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario