“Bohemian Rhapsody”

“Bohemian Rhapsody”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: “Bohemian Rhapsody” es una celebración de Queen, de su música y de su extraordinario cantante Freddie Mercury, que desafió estereotipos e hizo añicos tradiciones para convertirse en uno de los showmans más queridos del mundo. “Bohemian Rhapsody” plasma el meteórico ascenso al olimpo de la música de la banda a través de sus icónicas canciones y su revolucionario sonido, su crisis cuando el estilo de vida de Mercury estuvo fuera de control, y su triunfal reunión en la víspera del Live Aid, en la que Mercury, mientras sufría una enfermedad que amenazaba su vida, lidera a la banda en uno de los conciertos de rock más grandes de la Historia. Veremos cómo se cimentó el legado de una banda que siempre se pareció más a una familia, y que continúa inspirando a propios y extraños, soñadores y amantes de la música hasta nuestros días.

Conviene ver: “Bohemian Rhapsody” ha sido un proyecto maldito que por fin ha visto la luz tras barajarse actores, directores y disputas con los productores y con la propia banda a la hora de decidir el enfoque que darle a la historia (Sacha Baron Cohen quería explotar como actor los aspectos más sórdidos de Freddie Mercury frente al grupo que optaba por algo más hagiográfico y centrado en la propia banda). Finalmente, el conjunto ha quedado menos inspirado de lo que debiera y, esté quien esté detrás de la cámara, se nota que es un proyecto de encargo hecho para el lucimiento del grupo y sus canciones con el fin de conseguir un pelotazo tanto en taquilla como en la banda sonora. La música, y la fuerza de la voz de Mercury, son la que dan alas a una cinta que pasa de puntillas por los aspectos más sórdidos y ocultos de la vida de un artista complejo, tan genial como torturado, a la que la película no hace justicia quedando casi como una excusa para levantar el proyecto. Una sucesión de canciones que conforman el recopilatorio de un conjunto sin alma y demasiado blanco que pasa de puntillas por temas como su homosexualidad y que es hay que llegar al mayor público posible sin ofrecer nada polémico o escabroso para la época, optando por detallar más el desarrollo artístico de las composiciones como la que da título a la cinta. El recurso digital para reconstruir el concierto del Live Aid canta demasiado por lo que queda artificial y sin la grandiosidad que debiera, y es que la cinta es todo un Rami Malek entregadísimo y poseído en sus movimientos y personalidad por el propio Mercury que, a pesar de que hace playback ante la imposibilidad de estar a la altura vocal del líder del carismático líder del grupo, borda su interpretación de manera mimética sin que en ningún momento parezca una imitación. Gwilym Lee, Ben Hardy y Joseph Mazzello dan vida Brian May, Roger Taylor y John Deacon con corrección eclipsados por Malek como no podía ser de otra manera. Una película calculada y edulcorada, perdiendo libertad y autenticidad, concebida más como un producto de marketing para agrandar la leyenda de la banda y que no se atreve a ir más allá de 1985 a la hora de seguir narrando la historia de un Mercury que, a pesar de la interpretación de Malek, no es la película definitiva sobre su figura.

Conviene saber: Bryan Singer sigue acreditado como director a pesar de que fue sustituido por Dexter Fletcher en la fase final del rodaje.

La crítica le da un CINCO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario