ComiCine: La bruja que lo cambió todo

ComiCine: La bruja que lo cambió todo

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,20 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Ya se sabe oficialmente que Elizabeth Olsen (“Martha Marcy May Marlene”) hará el papel de Bruja Escarlata en la secuela de “Los vengadores” y, de hecho, también han confirmado a Aaron Taylor-Johnson (“Kick-Ass”) como su hermano Mercurio. Esto me ha llevado a pensar que el personaje de la Bruja ha sido el eje central de todo lo gordo que ha pasado en Marvel en los últimos años, así que bien vale la pena ponerte en antecedentes para que lo veas en contexto.

La historia de la Bruja Escarlata, llamada Wanda Maximoff, fue simple. Una mutante criada por gitanos que despertó un poder sobre las probabilidades que hacía que lanzara hechizos contra sus enemigos. Su hermano Eric, Mercurio, era conocido por su hipervelocidad (una especie del Flash de DC), así que enseguida fue éste el que copó la atención y ella era una simple secundaria. Se unieron inicialmente a la Hermandad de Mutantes Diabólicos liderados por Magneto, el cual se acabaría revelando como… su padre biológico, provocando no pocos roces. Por ello fue por lo que cuando los vengadores decidieron renovar sus filas ellos fueron los primeros en llamar a su puerta y convertirse en miembros de los más poderosos de la Tierra. Claro está que dicha inclusión generó no pocas suspicacias entre los compañeros héroes que los veían como ex-villanos más que como héroes.

Abramos ahora un paréntesis y recordemos lo que ha sucedido a raíz de este dato: Mercurio y la Bruja Escarlata son mutantes, y bien vinculados a Magneto y a los X-Men por consiguiente. Además, son vengadores y de los antiguos. Por tanto, cuando Marvel vendió a Fox los derechos de explotación de X-Men y su cantera mutante, ellos iban en el paquete. Luego Marvel lanza su productora y crea a los vengadores. Y ahora el problema: Los personajes, ¿de quién son? ¿Fox o Marvel? Ésta ha sido una lucha encarnizada que ha ocurrido desde hace nos meses, sobre todo cuando Joss Whedon anunció que contaba con ellos para la secuela. Respuesta: Bryan Singer “mete” a Mercurio en “X-Men: Días del futuro pasado” con el morbo de que conozca a su papi mutante. ¿Es posible todo junto? Lo bueno es que sí. Fox es dueña, por decirlo de algún modo, del mundo mutante. Mercurio y la Bruja pueden compartirse por ambas productoras siempre y cuando Fox no haga mención de ellos como vengadores ni Marvel mencione que son mutantes o hijos de Magneto. Además, al ser “X-Men: Días del futuro pasado” basada en realidades alternativas y viajes en el tiempo, todo indica que puede usarle con otra edad y, por tanto, con otro actor (el elegido es Evan Peters, “American horror story”). Fin del paréntesis.

Aclarado esto, sigamos con nuestra brujita. La señorita Maximoff (o Lensherr o como quieras) siendo vengadora empezó a sentirse atraída por Simon Williams, el Hombre Maravilla. Cuando éste casi muere, transfieren su esencia a un robot llamado Visión (creación de Ultrón) y, por tanto, ella acaba enamorada de dicho robot (¿?). Obviamente, no podía tener hijos pero su unión con algo llamado Magia del Caos, unido a su poder de probabilidades, hizo que acabaran teniendo dos hijos, siendo su boda y el nacimiento de éstos unos de los momentos más recordados de la historia marvelita.

Pues bien, ahora viene lo bueno. Lo que pareciera una historia más entre personajes más o menos secundarios (hasta ese momento nunca gozó la bruja de la popularidad de otros de sus compañeros) cambió cuando un señor llamado Brian Michael Bendis y un señor llamado Robert Kirkman (sí, el de “The walking dead”…) entre otros decidieron crear una de las epopeyas más dramáticas que se recuerda: “Vengadores desunidos”. Allí resultó que los hijos no eran reales, que los había inventado ella por su poder y, al darse cuenta de ello, enloquece de tal manera que mata a la mitad de vengadores y vuela la mansión por los aires. En ese momento el equipo tuvo la peor de sus épocas hasta llegar el punto que, para evitar un mal mayor, Magneto se lleva a su hija para cuidarla.

Allí llega el segundo momento: Los vengadores deciden que deben matarla, que es demasiado peligrosa. Cuando van hacia ella su poder crea una realidad alternativa en la que Magneto y su prole son amos y señores del mundo, como reyes; los mutantes son la raza dominante; los humanos viven como ratas a merced de ellos; los héroes tienen cada no una vida completa y feliz (sobre todo el más pupas de todos, Spider-Man), pero no es cierto, es una ilusión, algo estilo “Matrix”. A esta ilusión se la llamó “Dinastia de M” otro exitazo de ventas de Marvel.

Pero lo peor aún no había llegado. Al darse cuenta de que la verdad no es esa y cuando deciden de una vez por todas ir a matar a Wanda, ocurre el que se podría considerar el mayor momento Marvel de los últimos tiempos. Con tres simples palabras, “no más mutantes” su poder acaba con el 95% de la población mutante del planeta. De un plumazo. Y ella desaparece sin dejar rastro. En ese momento todo cambió. Los mutantes eran apenas unos cien en todo el planeta y la raza parecía extinta, y todo por uno de ellos que se le fue la chaveta. La fecha sería conocida desde entonces como “el día M”.

Años más tarde (hay que ir acabando ya) nacería una nueva mutante, Hope, la primera post-día M y que traería la esperanza a la raza mutante. O su extinción, según quien lo viera. Esa historia fue “complejo de Mesías”. Luego vendría “Second coming”, con el regreso de Hope ya crecidita y enlazaría con el último gran evento de Marvel: “V vs X”, donde vengadores y X-Men lucharían por, unos proteger a la esperanza de la raza mutante, los otros por vigilar a la que podría portar la destrucción del planeta debido a la llegada de la letal Fuerza Fenix. Todo el asunto se acabaría resolviendo precisamente con el retorno de Wanda para, en cierta forma, eximir su culpa de lo sucedido y dar esa esperanza a su raza. Wanda acabaría siendo readmitida en los vengadores (en una de sus facciones donde trabajan humanos y mutantes codo con codo) pero siempre con ese recelo de ser la mujer que, si vuelve a recaer, puede reformular la realidad a voluntad. Por ser la bruja que lo cambió todo.

Tu primo.
Howlett

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Rocío - 14.11.2013 a las 19:07

La chica es monísima, pero no la veo yo muy a la altura del personaje…

Laura - 05.06.2014 a las 15:42

Aclaro que el verdadero nombre de Mercurio es Pietro Maximov. Eric es el padre, Magneto.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario