ComiCine: “La liga de la justicia”, ¿game over a DC?

ComiCine: “La liga de la justicia”, ¿game over a DC?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Hoy me disponía a hablarte del último de los estrenos de adaptaciones cinematográficas de este año 2017 y uno de los presumiblemente eventos del año, la presentación de “La liga de la justicia”, el equivalente a DC de “Los vengadores” en Marvel, pero tales han sido las sensaciones encontradas que he tenido tras verla, como las opiniones leídas al respecto, que me veo en la necesidad de no sólo hablar de la película en sí sino de lo que a mi parecer le ocurre a DC/Warner y cómo esta película pueda ser el punto de inicio de la explosión de la burbuja comiquera en el cine.

Primero hablo de la película en sí. “La liga de la justicia” para mí no es mala, es una película entretenida donde se nos presentan a los personajes de Flash, Aquaman y Cyborg dándonos una pincelada de sus orígenes y motivaciones de cara a explotarles más en futuras películas en solitario de ellos, y hasta ahí bien. Tenemos el reencuentro de Wonder Woman (verdadera líder de este grupo) y Batman, con el telón de fondo aún de lo ocurrido en “Batman v Superman: El amanecer de la justicia” y su consecuencia más directa en la desaparición de Superman. No voy a dar más detalles para no caer en el spoiler pero básicamente de ahí, presentación de villano, nudo, batalla final y fin. Es lo que se requiere y en dos horas no da para más pero el problema que nos ocupa es que ya no basta con eso. La película tienen a unos actores que cada uno en su papel individual saben resolver la papeleta (Affleck es un buen Batman/Wayne, Gadot ES Wonder Woman, Ezra Miller da un golpe cómico a Flash que el personaje lo tiene y necesita, Momoa demuestra con Aquaman que sabe comerse las escenas con su sola presencia, Ray Fisher en su papel de Cyborg correcto sin más. y Cavill acerca a Superman más a lo que es en los cómics que a la visión oscura y atormentada vista hasta ahora). Las escenas de acción están bien, hay multitud de guiños a los fans (algunos muy conseguidos como cierta imagen de un teléfono rojo) pero la mezcla no cuaja como debería. Y aquí viene el análisis que te quiero hacer.

¿Qué ocurre en DC para que no salgan sus macroproyectos bien? Mi opinión, las prisas de querer alcanzar a la competencia de Marvel y ganarles en la taquilla pero sin una visión clara de qué quieren mostrar. Tomo como ejemplo “La liga de la justicia” y analizaré algunas de sus debilidades y hasta qué punto Warner tiene la culpa en gran medida.

La fórmula de Marvel fue simple: presentar los personajes uno a uno y luego hacer que se conozcan en un evento. Al hacer la película individual antes de la global das a los personajes, a cada uno, un contexto donde conocerlos, donde saber sus motores a la hora de ser héroes y así trazar sus personalidades suficientemente y, sobre todo, sin prisas. En DC empezamos con “El hombre de acero”, conocimos a Superman y fue un buen punto de partida, película que defiendo aún con una visión de Superman más oscura y violenta a lo que nos tenía acostumbrados. Pero luego, apareció “Batman v Superman: El amanecer de la justicia” y se empezó todo a torcer. Lo bueno fue centrar más en película de Batman que en película de Superman, pero no nos creímos la historia que nos contaban y, sobre todo, ese desenlace “Martha” que aún me produce escalofríos al pensarlo. Y no nos engañemos, si no hubiera sido por eso, la película funcionaba bien (y su versión extendida más si cabe). Por ello, digo yo: ¿Por qué tuvimos que esperar a una versión extendida para poder disfrutar de la historia con un mejor contexto más comprensible para los personajes?. Acordémonos de la trilogía de “El señor de los anillos”. Cada película en sí misma funcionaba muy bien, las extendidas ampliaban el universo pero no eran tan necesarias para entender la trama. En “BvS” gracias a la versión extendida conoceríamos a Steppenwolf, villano de “La liga de la justicia”, pero tampoco hemos visto en esta última su relación con Luthor cuando nos insistieron en lo importante que fue ese corte en “BvS”. Entonces, ¿por qué lo cortaron si luego era el villano que uniría a los héroes? Todo esto nos indica que han habido tijeretazos en el guión por parte de productores más que del director y, si eres el creador y quieres mostrar tu visión, defiéndela y no permitas que la modifiquen con el pretexto de “luego veréis la extendida y os gustará”. No queremos esperar a la versión doméstica, queremos la versión tal y como la pensó el director y punto. Al final uno piensa en si la película la dirige el director o el productor.

Respecto al tema de los villanos, en Marvel sólo un villano ha funcionado como tal, Loki, con un carisma y trasfondo que servía de motor en muchos momentos en distintas películas (no sólo en la trilogía de Thor sino en la propia “Los vengadores” donde él era el villano principal aunque moviera los hilos por ahí arriba Thanos). Sí es verdad que el resto de villanos, con mayor o menor éxito, han sido villanos de una película y ya, pero en DC no han llegado ni a eso. En “BvS” Luthor era quien movía los hilos y, aún con los innumerables ticks de Jesse Eisenberg, con un par de escenas más hubiéramos visto un villano a la altura de los héroes, pero al final… ¿qué vimos? Pues un simple peón a las órdenes de un ente superior que luego no se nos ha explicado y se ha quedado en un “ah, vale” que en una escena postcrédito quieren arreglar sin tampoco relacionar por qué ese ente se comunicaba con él. Y el ente era Steppenwolf y ahí tenemos otro fallo; no es un villano lo bastante importante para la envergadura de lo que debía ser “La liga de la justicia”. Sí, por separado no pueden con él y deben unirse, pero francamente, lo han querido poner más poderoso de lo que es realmente. Ahí muchos lo comparan con Ares y, es cierto, es un villano poderoso pero que perfectamente podría haber sido un villano de Wonder Woman o de Superman por separado sin más importancia o calado. Además, Steppenwolf es un lacayo, un lugarteniente de alguien más importante, Darkseid, y ese sí sería un villano de envergadura para el equipo y para una película evento de grandes proporciones (como ha hecho Marvel con Thanos, que poco a poco nos lo han ido mostrando para luego ponerlo en primera fila en “Infinity War”). Y luego el tema de las cajas madre, que no puede estar más cogidas con pinzas y que, en teoría, pretende ser la equivalencia de las gemas del infinito en Marvel. Las gemas se nos presentaron prácticamente una por película (el teser en “Los vengadores”, la gema de la mente en “Los vengadores: La era de Ultrón”, el aether en “Thor: El mundo oscuro”, el orbe en “Guardianes de la galaxia”, el ojo de Agamotto en “Doctor Strange” y la que aún falta por salir) y pudimos conocer poco a poco la importancia de unir esas gemas en un mismo sitio. Por eso lo de las cajas madre en una misma película parece un copia-pega de lo anterior y con un gran acto de fe para creerse esa historia (cuando en los cómics son objetos con mucha historia detrás). En definitiva, “La liga de la Justicia” adolece de los mismo problemas de siempre en DC, querer meter muchos datos mal explicados para dar la sensación de amplio universo referencial en poco tiempo, y la gente o no se cree lo que le cuentan, o no le importa lo que le cuentan, que es peor.

Precisamente, otro culpable es el montaje. Y es que si recortas minutos de la película se nota en la historia y en el tono. Sabemos que Snyder tuvo sus motivos para dejar la película a medio rodar (o rodada entera, a saber) y son enteramente justificables pero darle la batuta a otro director y dejarle hacer lo que quiera en una peli ya hecha, pues como que no, y ahí se nota mucho las nuevas escenas rodadas y metidas con calzador. Con Whedon Warner quería dar un tono más ligero a la película pero el problema es que no debían hacerlo. El tono era el que era y ahora toca apechugar. A Marvel se le critica mucho ese tono familiar para todos los públicos pero es el tono que tiene y ya lo sabes (cuando quieren salir de ese tono, siempre con un sentido argumental, lo hacen como con “Capitán América: El soldado de invierno” y funciona) y con DC el tono inicial era más oscuro y adulto. Pero claro, la taquilla dice que como no lleves a los críos a ver la peli, date por muerto y ahí los productores deciden que se debe cambiar el tono. Por tanto acabas teniendo una mezcla de tonos en una película dirigida por dos directores de distintos tonos que no sabes muy bien qué tono quiere tener la película. E incluso se extrapola a los actores, con momentos en que les toca hacer una gracieta y no te la crees, o directamente no es el momento. Y luego lo ya comentado de las escenas eliminadas, que básicamente son huecos enormes en la historia que por no querer alargar demasiado se quedan en el olvido y aquí puede que la escena la haya cortado el director entrante respecto al saliente. Pues mira, casi prefiero una película de tres horas bien hilada que una de dos con saltos de guión.

Y aún me podría extender con más detalles (la BSO de Elfman ya es un ejemplo de copiar y pegar espectacular, un junta esto con eso otro y mira lo que sale, o los FX de escándalo, con momentos a nivel de The Asylum y con un presupuesto de 300 millones). Así que, en conclusión y no extenderme más, ¿por qué la misma fórmula funciona en otros lados? Pues porque lo que veo es que en otras productoras sí tienen un camino claro y lo siguen hasta sus últimas consecuencias.

Por ejemplo, en Fox tiene claro que no pueden competir al nivel del resto y por eso tienen la libertad que les da el confiar a los directores proyectos arriesgados acorde con los personajes. Con los “X-Men” Bryan Singer hizo un gran proyecto de universo mutante (aunque Brett Ratner se lo cargara) pero lo dejas en las manos de alguien con personalidad como Matthew Vaughn y tienes el mejor reboot hecho en ese sentido con “Primera generación”. De hecho el propio Vaughn se ha atrevido con otros cómics como “Kingsman” o “Kick-Ass”, también auspiciado por Fox, donde su personalidad le ha dado el sello inconfundible hasta el punto que uno ve las películas más por estar dirigidas por él que por el propio universo del cómic en que están basadas. Y eso sin olvidar el experimento que fue “Logan” o “Deadpool”, donde directamente Fox dió luz verde a sus directores para hacer películas fuera del objetivo habitual de cine > 13 años y sin miedo a perder en taquilla por ser fieles al concepto del personaje a tratar, siendo las dos éxitos en taquilla y sobre todo en crítica.

En Marvel empezaron presentando a los personajes y poco a poco hacer que se unan ellos de forma natural (como por ejemplo el conflicto entre Capitán América e Iron Man, cociéndose casi desde su primera escena juntos). Luego se unen en “Los vengadores” y luego los separamos, los hacemos crecer y los volvemos a juntar para ver cómo ha cambiado ese esquema entre ellos y a cada paso ampliamos el universo, añadimos personajes, quitamos otros y la trama avanza y el universo se expande. Pero todo se hace sin prisas, dejando respirar los proyectos y haciendo que crezcan las tramas, los conflictos y que aparezcan nuevos. DC podía haber hecho lo mismo (de hecho, todos vimos con buenos ojos “Wonder Woman” como una película donde se explicaba el personaje y así luego poder disfrutar de su interacción con el resto) y con Batman en solitario hubieran triunfado más que con “BvS” tomando la referencia de Nolan con el personaje (otro problema: Warner no quiere olvidar lo que hizo Nolan y siempre parece que pretenden imitarlo y, señores de Warner, aquello no volverá a ocurrir). Podían haber hecho una película en que él se enfrentara a la aparición de Superman en su vida, cosa que intentaron en “BvS” aunque se quedó en agua de borrajas por, una vez más, las prisas de Warner por hacer un macroevento y un enfrentamiento tan forzado que acabó siendo poco creíble y perdiendo el dramatismo prometido. Luego, tras presentar a los personajes, y creando un lazo de unión con un gran villano, podrían haber abordado “La liga de la justicia” desde un ángulo más tranquilo que de seguro hubiera sido al menos coherente.

¿Y ahora qué? Vistos los números en taquilla que va a tener “La liga de la justicia”, que no ha superado la barrera de los 100 millones, uno se prepara para lo peor. Y es que si Warner decidiera meterlo todo en un cajón y olvidarse de ello, pues lo creeríamos. Y aunque el año que viene se estrene “Aquaman” ya pocos confían en esos proyectos. Por tanto puede que Warner/DC hayan puesto de manifiesto lo que muchos pronosticaban; que el tema de los comics en cine ha alcanzado la cota máxima y ahora sólo podemos ir cuesta abajo. Si Warner no ha sabido hacer una película de “La liga de la justicia” con la entidad que tuvo “Los vengadores” pues que paren y empiecen de nuevo. Si Snyder no funciona pues elige otro director, será por directores jovenes con talento y ganas de trabajar. Cuando se perpetró “Green lantern” supieron frenarlo a tiempo. Pues que hagan lo mismo. Y esto puede valer para el resto, es verdad que Marvel junto a Disney se pueden dar el lujo de hacer más proyectos y centrarse en los macroeventos como el que viviremos con “Infinity War” pero la gente ya pedimos algo más en las películas, pedimos no solo entretenimiento sino también (al menos yo) coherencia en un proyecto. En el momento en que esta coherencia falla, la marca se resiente y la gente deja de apostar por ella. Ahora, aunque nos vendan en DC que quieren juntar La liga de la justicia con el Escuadron Suicida y Los Green Lantern Corps para luchar contra Darkseid, Luthor y la liga de villanos ¿iremos al cine seguros de lo que veremos o con indiferencia porque ya no confiamos en ellos? Yo no sé tú, Teo, pero mi respuesta ya te digo yo cuál es.

Tu primo.
Howlett

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario