Conexión Oscar 2017: Casey Affleck ya en la liga de los grandes

Conexión Oscar 2017: Casey Affleck ya en la liga de los grandes

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Era cuestión de tiempo confirmarlo y esta temporada de Oscar ha sido la de la consagración actoral de Casey Affleck, gane estatuilla o no. Todos los premios han caído de manera casi automática hacia su trabajo de fontanero manitas y atormentado en “Manchester frente al mar”, cinta en la que tiene que hacerse cargo de su sobrino pero, también, volver al lugar en el que dejó un lastre emocional al que, por mucho que ponga kilómetros de distancia, le seguirá pensando. No ha sido más que una muestra del talento de un actor que, para muchos críticos, con este trabajo recibe el pasaporte a la liga de los grandes.

A sus 41 años Casey Affleck ha dejado de ser el hermano de Ben para navegar con autonomía en la industria del cine; peligrando años atrás que llegara a ese estatus teniendo en cuenta que parecía condenado a acompañar al grupo de colegas encabezado por Ben Affleck y Matt Damon teniendo intervenciones en “El indomable Will Hunting” o las tres películas de la saga “Ocean´s eleven”. Además de interpretar a Robert Kennedy de niño en una producción televisiva de 1990, fue años después cuando se le pudo ver en “Todo por un sueño” (1995) o “Persiguiendo a Amy” (1997). Affleck parecía destinado a producciones juveniles y cuestionables como “American Pie” (1999), “Todos la querían… muerta” (2000), “Nena, olvídame” (2000) o “Escapando de la oscuridad” (2001).

Oscar2017CaseyAffleck02

Eso sí, antes de que los Oscar se fijaran en él por primera vez hay que destacar tres títulos en los que Casey demostró que se merecía mayores oportunidades acordes a lo que él podía aportar. Sin ser un galán, ni tener un carisma que comiera la pantalla, su aire lacónico y soso marca de la casa, y una voz algo aflautada, no parecía aventurarle un gran futuro pero dentro de esa expresividad austera se encerraba un talento interior que emergía desde dentro con una gran capacidad de conmover a través de esa mirada perdida y desorientada. “Gerry” (2002) de Gus Van Sant se concebía como un proyecto muy personal junto a Matt Damon y en “Conociendo a Jim” (2005) Steve Buscemi le dirigía en una dramedia en la que tenía que volver a casa de sus padres. Se completaba con el remake de la alabada película italiana “El último beso” (2006) en la que formaba parte del grupo de amigos (él en teoría el más maduro) que encabezaba Zach Braff.

Oscar2017CaseyAffleck04Un actor solvente que ya tenía bastante con que no fuera comparado con su hermano a nivel de dotes actorales, pero lo que pocos preveían era lo que iba a suponer su trabajo en “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford” (2007). Una composición de mequetrefe inadaptado y fascinado por la aureola del pistolero Jesse James que, aun así, terminará generando una espiral de complejo y rencor hacia su ídolo. Un coprotagonista en una película sensorial y lírica con aire crepuscular y por la que se ganó con merecimiento la nominación al Oscar como mejor actor de reparto el año en que Javier Bardem arrasó en esa categoría.

Era el momento de saltar a personajes protagonistas, cariacontecidos y con el alma rota, como el de “Adiós, pequeña, adiós” (2007) de Ben Affleck o, directamente, psicóticos como el de “El demonio bajo la piel” (2010) de Michael Winterbottom. “En un lugar sin ley” (2013), “Out of the furnace” (2013) o “Interstellar” (2014) ha continuado una carrera que ahora (al abandonar el papel Matt Damon por conflictos de agenda) le ha brindado en “Manchester frente al mar” el trabajo de una vida.

Oscar2017CaseyAffleck05

Ha arrasado ante la crítica y sólo se le ha resistido el SAG, pero su portentoso trabajo en la cinta, uno de los títulos de la temporada, le mantiene todavía en buena posición para hacerse con el Oscar. Sus principales inconvenientes para ello son el SAG conseguido por Denzel Washington (en una edición que parece claramente enfocada a quitarse todos los prejuicios de racismo por parte de la Academia), que no sea el típico actor que encaje ganando premios en la categoría de protagonista, al ser una interpretación más de gestos mínimos que de momentos explosivos o vistosos (aunque bien es verdad que los flashbacks ayudan a ver otra parte de su personaje previa al anclaje emocional que arrastra), y esa polémica intermitentemente soterrada de dos jóvenes que le acusaron de acoso sexual durante el rodaje de “I´m still here”, el falso documental que rodó con su ex cuñado Joaquin Phoenix. Y es que la buena imagen/conducta es clave también para ser merecedor de la estatuilla como bien sabe Nate Parker.

MBTS_2647.CR2

Polémicas al margen, Casey Affleck navega ya en otra liga y esta carrera al Oscar no ha hecho más que corroborar que el hermano pequeño que estaba a la sombra de su famoso pariente se ha revelado como uno de los actores más interesantes de su generación; de aquellos que sin aspavientos y sin hacer ruido construyen una carrera inteligente de papeles arriesgados, y nada obvios, que sorprenden una y otra vez al espectador. Casey Affleck se confirma como gran actor, ni necesita el estrellato ni la estatuilla para ganarse ese estatus que este año por consenso y merecimiento ya se ha ganado.

Oscar2017CaseyAfflec06

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario