“España centro del mundo 1519-1682”

“España centro del mundo 1519-1682”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 3,75 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

El cine popular continúa sin proponer a Miguel de Cervantes el papel de protagonista. Las pantallas se llenarán en este cuarto centenario de su muerte con sus personajes pero sin su presencia. A cambio disponemos de una cantidad importante de buenos libros que analizan desde su biblioteca hasta detalles sobre la dieta del mismísimo Don Quijote. Un hispanista británico, siguiendo el lugar común de que los extranjeros suelen ser mejores jueces de nuestra Historia que nosotros mismos, ha hecho un esfuerzo por atraernos al siglo de Cervantes, cuando los acontecimientos se aliaron para colocar a España en cabeza de las naciones occidentales que marcarían el progreso del planeta en muchos aspectos.

Título: “España centro del mundo 1519-1682”

Autor: Robert Goodwin

Editorial: La esfera de los libros

Goodwin comienza su obra con una expresión de afecto por nuestra cultura, al ofrecer condición de Historia a la leyenda de la Resistencia victoriosa de Pelayo ya que los árabes también ocuparon esa parte de la península, acumularon el botín en forma de metales (incluyendo las campanas de Compostela) y se fueron porque otras riquezas que pudieran extraer de la zona no compensaba el esfuerzo en hombres y dedicación que habría que dedicar a una región tan montañosa lluviosa y pobre, según sus criterios.

Este hispanista británico cuenta con rigor, pero acercándose al tono y aroma de la novela. Recurre a detalles cotidianos o personajes laterales, como el de la joven que venció a los espadachines de Francisco I cuando viajaba camino de Madrid para ser prisionero de Carlos I (Lachicaquederrotóalosespadachines.txt); o las costumbres observadas cuando el prisionero fue Cervantes en Argel (Sexoalrevés.txt).

El esfuerzo por abarcar el siglo y medio en que España se transforma en la primera potencia global de la Historia se traduce en una redacción atractiva que comienza con los personajes políticos, las guerras y los acontecimientos sociales; para pasar en una segunda parte a los más culturales, esa gran explosión de talento artístico que surgió cuando el poder económico ya declinaba. Aparece Cervantes con más frecuencia que el resto de los intelectuales, pero están todos, incluyendo de nuevo nuestro imaginario colectivo, como las “miles de obras” de Lope de Vega, las 2.200 obras de teatro que le atribuyó Montalbán, mejor que las 316 que han identificado con seguridad los especialistas y que, siendo muchas, no son más que los capítulos que puede escribir un guionista actual de culebrones de televisión… sin pretender restar méritos al fénix de los ingenios, ya que fue el más carismático e influyente entre el puñado de dramaturgos que rompieron las convenciones para hablar por vez primera de las realidades cotidianas de sus espectadores, historias sobre gente corriente.

Las consideraciones de Goodwin sobre el arte religioso resultarán reveladoras para los que no sepan demasiado sobre el trabajo artístico que puede esconderse tras una imagen de las paseadas en la Semana Santa que se dibujó, tal y como ha sobrevivido, en este siglo y medio, que el autor mete en unas 600 páginas dignas de ser leídas, sin desequilibrios, con buen ritmo, y con un respaldo intelectual y documental sólido. Una buena opción para visitar a los antepasados, Cervantes y Quijote incluidos.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario