La cazatalentos: Carey Mulligan

La cazatalentos: Carey Mulligan

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Carey Mulligan, actriz británica que en breve cumplirá los veintiocho, en su corta trayectoria profesional (debuto en el cine en el año 2005 en “Orgullo y prejuicio” de Joe Wright, interpretando a la hermana pequeña y alocada de la familia Bennet), se ha convertido en una de las actrices de mayor proyección y mejor considerada de la actualidad. Reservada e introvertida, transmite una apariencia de inocencia y naturalidad. Su habitual pelo corto acentúa esa imagen juvenil y gran personalidad. Ha conseguido destacar creando su propio estilo, y es una habitual de las listas de las revistas de moda a las mejor vestidas. Además, como veremos, no es de las que se rinde fácilmente.

Pasó su infancia de hotel en hotel debido al trabajo de su padre, gerente en una importante cadena hotelera internacional. Recibió una cuidada educación en excelentes escuelas privadas, en las cuales desde muy temprano ya empezó a interesarse por las artes escénicas. Cuando cursaba su último año en la Escuela Woldingham, Julian Fellowes (escritor de “Gosford Park”, y creador de “Downton Abbey”) acudió como invitado a dar una conferencia. Carey, que siempre ha tenido muy claro que quería ser actriz, le pregunto cuáles eran los pasos que debía seguir para conseguirlo, su respuesta no pudo ser más desalentadora, recomendándola que se casara con un abogado o un economista. Por suerte, sus caminos se volverían a encontrar un tiempo después. Cuando acabó la escuela, y ocultando sus verdaderas intenciones a sus padres, mandó varias solicitudes a distintas escuelas de arte, obteniendo sus respectivas cartas de rechazo como respuesta. Sin perder nunca la esperanza, volvió a contactar con Fellowes para pedirle de nuevo asesoramiento, gracias a él conseguiría una prueba para “Orgullo y prejuicio”, trabajo que le abrió las puertas del cine.

Celosa de su vida privada, el año pasado se casó en una ceremonia íntima con Marcus Mumford, el vocalista del grupo Mumford & Sons. Amigos desde la infancia, volvieron a reencontrarse cuando Carey acudió junto a su amigo Jake Gyllenhaal a uno de los conciertos de la banda británica.

Debutó en las tablas en una versión de Cristopher Hampton de “La gaviota” de Chejov, donde interpretaba a la joven de orígenes humildes Nina cuya primera y última pretensión es convertirse en actriz para conseguir fama y fortuna. Este papel le conduciría directamente hasta Broadway. También ha participado en “Como un espejo”, adaptación teatral de la obra de Ingmar Bergman obteniendo muy buenas críticas. Encadenó trabajos episódicos en diversas series de televisión (“Casa desolada”, “Miss Marple: El misterio de Sittaford” y “My boy Jack”). Los seguidores de “Doctor Who” es posible que aún la recuerden por su destacada aparición en el capítulo “Blink”. Esta colaboración consiguió que muchos la postulasen y defendiesen como la nueva ayudante del misterioso y excéntrico viajero del tiempo.

No la podemos etiquetar en ningún género. Acepta roles muy diferentes, evitando en todo momento el encasillamiento. Busca y persigue trabajos interesantes que la desafíen e incluso la aterroricen. En sus entrevistas se reconoce afortunada por trabajar con gente a la que admira, y no es para menos. Ha sido la amante de Johnny Depp en “Enemigos públicos”; la hija de Michael Douglas en “Wall Street 2: El dinero nunca duerme”; futura madre del nieto de Pierce Brosnan y Susan Sarandon en el drama “El mejor”; o esposa de un soldado desaparecido en Afganistán en “Brothers”, compartiendo secuencias con Tobey Maguire y Natalie Portman.

El papel que sirvió para colocarla en el mapa fue el de Jenny en “An education”. Estudiante brillante de dieciséis años cuyo destino es ir a Oxford y licenciarse en literatura inglesa, la vía más rápida y segura para conseguir marido y posición. Un día se cruza en su monótona vida David (Peter Sarsgaard), un hombre que le dobla la edad y que le enseñará una vida que hasta entonces sólo había podido imaginar. ¿Quién no ha soñado alguna vez con que le enseñen Paris?… Jenny no responde al perfil de una “Lolita”, tampoco es la inocente víctima de un seductor. Ella descubre el mundo: “Te bebes todo lo que te pongo delante de un trago y golpeas la mesa pidiendo más”, y él vuelve a revivir, a través de sus ojos, la juventud perdida. Destacando una cuidada ambientación, la música y el vestuario, la cinta fue una de la sorpresas de 2009, obteniendo excelentes reseñas en Sundance. Esta interpretación le valió un Bafta a la mejor interpretación femenina, una nominación a los Globo de Oro y una nominación a los Oscar (junto a Helen Mirren y Meryl Streep, aunque ese año, muchos no lo hemos podido olvidar… se alzó con la estatuilla Sandra Bullock). Algunos críticos al ver su transformación en pantalla, tal vez de un modo precipitado, se adelantaron en bautizarla como “la nueva Audrey Hepburn”.

Ha protagonizado junto a Keira Knightley y Andrew Garfield “Nunca me abandones”, adaptación de la reconocida novela del escritor japonés Kazuo Ishiguro. En ella seguimos la vida de Kathy, Tommy y Ruth desde su niñez hasta su madurez, sus encuentros, desencuentros y traiciones elementos que lo acercan más a un drama romántico clásico que a una cinta de ciencia ficción. Narrada en primera persona, las imágenes trasladan al espectador la tristeza de unos personajes que sobreviven sin revelarse y sin esperanza a un destino cruel. Viven sin vivir la vida que otros han planeado para ellos. Como señaló la propia Carey: “Es una historia de amor, una historia sobre personas que quieren cosas muy simples de la vida y no pueden conseguirlas”.

Pero el papel que sin duda ha marcado un antes y un después en su carrera es el de Sissy, la nerviosa, caótica, y apasionada hermana pequeña de Brandon. Cuando el guión de “Shame” llego a sus manos, y vio los nombres que ya estaban abordo: Steve McQueen y Michael Fassbender, empleó de nuevo todo su empeño hasta conseguir estar dentro. Llamó a la puerta del director inglés, y llegó hacerse un tatuaje en el interior de su muñeca para demostrar su entrega, conseguir el papel y tener un símbolo permanente, una gaviota, que le recuerde a la actriz lo que quiere llegar a ser y el sacrificio que implica su vocación. La cinta, más allá de la adicción al sexo, muestra dos personajes que reaccionan de forma diferente a su soledad. Sissy implora un poco cariño, busca desesperadamente la atención y cercanía de su hermano. Es imposible olvidar en un íntimo primer plano su versión desgarrada del famoso himno de Sinatra New York, New York, desnudando todas sus emociones sobre el escenario. Este papel fue un gran reto pero, según sus propias declaraciones, un sueño cumplido.

Ha protagonizado, para envidia de muchas, uno de los besos que pasarán a engrosar la lista de los mejores del cine en un lugar preferente. La famosa escena de “Drive” transcurre en un ascensor y tiene como partenaire a un sobresaliente Ryan Goslling. En contraste con la violencia explícita del film, destaca la relación que se establece entre el protagonista y su vecina, dos solitarios que se encuentran entre miradas y silencios.

Este año va a ser clave en su carrera, en unos días asistiremos al estreno mundial de “El gran Gatsby”, un nuevo intento de Hollywood de adaptar la obra de F. Scott Fitzgerald. Estamos a punto de comprobar si el genuino director Baz Luhrmann (“Moulin Rouge”, “Romeo y Julieta”) ha sabido trasladar el alma de sus personajes o sólo ha logrado plasmar un artificioso envoltorio de espectaculares decorados, y exquisitos vestuarios de los felices y locos años 20. Todo gira en torno al excéntrico millonario y solitario Gastby (Leonardo DiCaprio), que hará todo lo posible por recuperar un antiguo amor, Daisy Buchanan (Carey Mulligan), pese a todos los obstáculos. Opulencia y decadencia de la alta sociedad narrada por un observador y escritor (Tobey Maguire) fascinado por su modo de vida. Mulligan ha descrito a su personaje, Daisy, como una mujer de sociedad superficial que “se siente como si estuviera viviendo en una película de su propia vida”. Y Luhrmann ha comparado la relación entre Gastby y Daisy como una relación química peligrosa, semejante a la de Elizabeth Taylor y Richard Burton. Lo que si podemos afirmar es que ya es un espejo de nuevas tendencias.

En otoño estrenará “Inside Llewyn Davis”, el retrato personal de los hermanos Coen de la escena de la música folk de los años 60, inspirado libremente en la vida del músico Dave Van Ronk, en sus duros inicios y su lucha por conseguir triunfar. Y quién sabe si entrará por este papel en las apuestas de interpretaciones nominables de la temporada.

Entre sus próximo proyectos, está confirmada su participación en “Hold on to me”, junto a Robert Pattison, en la cual interpretara a una mujer ambiciosa, que utilizara a una admirador como una pieza de ajedrez para obtener dinero fácil y rápido.

Estaremos de acuerdo en que una cara bonita puede abrir algunas puertas, pero se necesita algo más para permanecer y dejar huella. Apostamos, sin riesgo a perder un euro, a que Carey Mulligan está a punto de conseguirlo.

Tu prima.
Terry McKay

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Allison orozco castaño - 10.12.2016 a las 19:38

Hola, mi nombre es Allison lorena orozco castaño y tengo 15 años, siempre me a gustado la actuacion y quisiera estar en manos de un cazatalentos dispuesta a dar todo por que se abran las puertas de un mejor futuro, agradecería su apollo gracias! un buen artista puede aparecer de cualquier lado.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario