Las listas de Moriarty: Precuelas de grandes sagas

Las listas de Moriarty: Precuelas de grandes sagas

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Hoy hace 3.286 días (o lo que es lo mismo, 8 años, 11 meses y 28 días) que atravesé por primera vez esa pequeña puerta de Hobbiton y descubrí que todavía quedaba algo de esperanza para la humanidad, aunque fuera por esa raza de pequeños hombres que lucían orgullosos sus pies peludos, sin dejarse llevar por esa absurda moda metrosexual de depilarse. En estos tiempos en los que la imaginación de los guionistas escasea tanto como el pelo de Nicolas Cage, y las ganas de innovar y arriesgar por parte de los productores de Hollywood han desaparecido sin dejar rastro, cualquier película que se considere que ha sido un éxito, es candidata a padecer una secuela, una precuela, un reboot… y por supuesto la historia de Tolkien, no se iba a librar tan fácilmente… Esta manía por rescatar historias ya conocidas, para explicarnos lo que ocurrió segundos después del THE END, es tan vieja como el propio cine (se considera que la primera secuela fue “La caída de una nación” en 1915), pero en los últimos años esta tendencia ha alcanzado unas cuotas difíciles de comprender.

Las películas de terror siempre han sido un buen campo de cultivo para estas maniobras. O bien nos mostraban cómo ese asesino tiroteado, acuchillado, quemado e incluso lanzado desde un décimo piso, “resucitaba” unos minutos después (destacable son las, hasta el momento, 13 secuelas de “Viernes 13”); o bien nos intentaban dar un razonamiento lógico a esas ansias psicópatas del desequilibrado en cuestión (“Hannibal: El origen del mal”, “El exorcista: El comienzo”, “Halloween: El origen”, “La matanza de Texas: El origen”, “Pesadilla en Elm Street: El origen”…).

Pero si hay algún género que se puede considerar el favorito de los mandamases de Hollywood para sufrir un proceso de chapa y pintura ese es, sin duda alguna, las grandes sagas. La familia Broccoli se frota las manos cada vez que piensa en una nueva secuela de su agente al servicio de su Majestad. Los trekkies se ponen como locos cuando se anuncia una continuación de “Star Trek” (aunque sea un reboot como el realizado por J.J. Abrams en 2009). Los amantes de los superhéroes no duermen pensando en una secuela (o precuela) de algún X-Men, Batman, Superman o cualquier salvador del mundo. Hasta los los fans de esos bichos azules, primos hermanos de Jar Jar Binks, están impacientes por volver a ponerse las gafas 3D para ver las dos próximas películas de “Avatar”.

No me extrañaría nada que en pocos años, fuéramos testigos del estreno de la precuela del reboot de la secuela de la versión americana de “Mujeres al borde de un ataque de nervios”…

Star Wars. Episodio I: La amenaza fantasma (George Lucas, 1999)

En 1994, el señor Lucas se sacó un as de la manga que tenía guardado desde su última partida en 1983 y, contra todo pronóstico, anunció que se volvería a sentar en la silla de director para continuar con su saga galáctica. Pero al contrario de lo que todo el mundo pensaba, las tres películas que tenía en mente, se iban a desarrollar años antes de la trilogía clásica. Nacían así las precuelas de “Star Wars”…

Todavía me preguntó por qué nadie con un poco de sentido común, le dijo en ese momento que lo mejor que podía hacer era quedarse en casa y no mancillar la memoria colectiva de los fans de su saga. Los tres episodios, que se estrenaron en 1999, 2002 y 2005, probablemente sean las precuelas más fallidas de la Historia, y no porque no fueran rentables (más bien todo lo contrario), sino porque no supo encontrar un guión atractivo que permitiera conectar como se merecía ambas trilogías.

Esperemos que ahora que se ha anunciado una nueva trilogía (secuela de la clásica), hayan aprendido de los errores y no dejen a mi querido George Lucas acercarse a más de 100 metros al set de rodaje …

Indiana Jones y el templo maldito (Steven Spielberg, 1984)

El doctor Henry Jones, arqueólogo y profesor de la Universidad de Barnett, fue contratado en 1936 por el gobierno americano para localizar el Arca de la Alianza, que estaba siendo buscado por el ejército nazi (acción que se narra en “Indiana Jones y el arca perdida” en 1981). ¿Y por qué fue él el elegido y no otro para llevar a cabo este trabajo tan importante?. ¿Habría aprobado una oposición?. ¿O acaso siguiendo la costumbre española, su tío materno era el director del Ministerio de Arqueología?. Pues parece ser que su mayor mérito fue que el año anterior, Indy había regresado como un héroe después de liberar al pueblo de Maypore (India) de la opresión del Maharajá de Pankot (argumento de “Indiana Jones y el templo maldito”).

Ese pequeño baile de fechas sin importancia para el desarrollo de ambas películas demuestra, por tanto, que “Indiana Jones y el templo maldito” era una precuela de “En busca del arca perdida”, aunque en ningún momento se indique. Según dicen las malas lenguas, George Lucas (sí, otra vez él) comenzó a escribir el borrador del guión como una precuela, porque no quería que los nazis volvieran a ser los villanos de la función de nuevo. Entonces, ¿por qué sí lo hizo en las dos películas restantes?. Evidentemente ese bodrio llamado “El reino de la calavera de cristal” no lo considero parte de la mitología de Indiana. Cosas del tío George me temo

El padrino II (Francis Ford Coppola, 1974)

Considerada por la crítica cómo la mejor precuela de la Historia del cine, mantiene el honor de ser la única continuación en ganar un Oscar (siempre y cuando consideremos “El retorno del rey” como la última parte de un tríptico cinematográfico). F.F. Coppola después de triunfar con la vida de Don Vito en “El padrino”, decidió que era necesario profundizar más en los orígenes del capo de la mafia y, aprovechando el excelente material que había en las páginas de la novela de Mario Puzo, nos regaló esa maravillosa precuela, narrando de forma paralela dos décadas de la familia Corleone.

Esperemos que ninguna mente pensante de los despachos de la Paramount le sugiera a Coppola retomar la historia, porque visto el éxito que ha tenido desde entonces (todavía estoy pensando qué clase de droga le hizo atreverse a rodar esa “obra maestra” llamada “Jack”), seguro que saldría corriendo de esa burbuja en forma de viñedo en la Baja California donde ha pasado los últimos 20 años, para intentar convencer a Marlon Brando. Y vaya sorpresa se iba a llevar…

Prometheus (Ridley Scott, 2012)

¿Era una precuela de la saga “Alien” donde se nos narraba el origen de la criatura?. ¿Acaso un remake?. ¿O simplemente una estrategia de marketing para vendernos una nueva saga de ciencia ficción?. Seis meses después, todavía no tengo claro que es lo que realmente quiso hacer el bueno de Ridley (y me temo que él tampoco), pero no hay ninguna duda que desde las últimas noticias que tuvimos de la teniente Ripley allá por el año 1997 (“Alien resurrección”), se esperaba con impaciencia y curiosidad la vuelta al mundo Alien de su creador.

Muy a mi pesar, el resultado fue una broma pesada de mal gusto durante 124 minutos, donde los fans teníamos que conformarnos con ciertos guiños a la saga original y poco más, puesto que el argumento de la película ni intentaba ni podía aclararnos ningún aspecto de nuestra querida criatura. Y yo me pregunto, Ripley, ¿por qué no te pasas por esa bonita mansión de Malibú donde descansa Ridley Scott y le dejas claro que con las cosas de la Reina no se juega?.

El hobbit: Un viaje inesperado (Peter Jackson, 2012)

Después del éxito tanto de crítica como de público de la trilogía de “El señor de los anillos”, nadie dudaba que tarde o temprano Peter Jackson no podría resistirse a volver a viajar a la Tierra Media (quizás el cheque en blanco de la Warner Bros también le ayudó a tomar la decisión). Una de las películas más esperadas de todos los tiempos, se ha convertido de un día para otro (en un truco digno del mejor prestidigitador) en una nueva trilogía de 9 horas (sin contar material inédito para las futuras ediciones especiales), a pesar de que el libro original consta únicamente de 287 páginas. Parece que todos los kilos que ha perdido Jackson durante estos años no le han impedido mantener la visión comercial del negocio y, seguramente, volverá a reventar las taquillas de todo el mundo, contándonos la historia de Bilbo Bolson en más capítulos que “Santa Bárbara”…

James Moriarty

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Azucena - 02.01.2013 a las 20:55

Me encanta esta sección, pero me gustaría que tuviera un link directo en la pagina principal porque me es dificil seguirla.

Antonio - 04.01.2013 a las 20:51

Tiene razón Azucena. Yo sigo al amigo Moriarty desde el principio porque me han gustado las listas que ha ido publicando, pero me es muy dificil de seguir. ¿Cada cuánto publica nueva lista? ¿Hay alguna manera de saber los días en que va a salir la nueva lista? Me parece una idea genial la del link directo en la portada de inicio, tal y como indica Azucena…

Nacho Gonzalo - 04.01.2013 a las 20:53

Pues el pueblo manda y habrá que pensar en poner pestaña para Moriarty. Gracias por comentar. De momento, para eso tenemos el buscador. Si metéis la palabra Moriarty aparecerán los artículos publicados hasta el momento.

Muchas gracias.

Martín Hdez - 05.01.2013 a las 17:03

Me alegro!!! Moriarty prepárate que ahora te tendré más a mano..
Fdo. Sherlock Holmes manchego

James Moriarty - 08.01.2013 a las 20:39

Parece que estas Navidades algún familiar a los que había perdido el rastro, me ha encontrado. Pues lo siento mucho por vosotros, pero no va a haber ningún jamón por vuestro halagos…
Azucena, si quieres seguir la sección, te paso por privado mi contacto directo y estrechamos lazos. Ya verás qué fácil te va a ser seguirme entonces…
Antonio, si por mi fuera no habría ninguna lista nueva, pero esto de ser rico, la verdad es que aburre bastante, asi que el día que me levanto con ganas de tocar las narices, es el elegido para el nuevo TOP.
Martín, todavía estoy temblando por tus amenazas…

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario