“El hombre de acero”

“El hombre de acero”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 4,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La web oficial tiene descargas, vídeos, galerías y clips exclusivos. La web en español ofrece los mismos contenidos.

El argumento: Clark Kent es un joven periodista que posee poderes sobrehumanos. Cuando era un niño, fue enviado a la Tierra desde Kripton, un lejano planeta muy avanzado tecnológicamente, Educado en los valores de sus padres adoptivos, Martha y Jonathan Kent, llega a la conclusión de que esos poderes le exigen grandes responsabilidades. No duda entonces en transformarse en Superman, el hombre de acero, para proteger no sólo a los que quiere, sino también para representar una esperanza para el mundo.

Conviene ver: “El hombre de acero” es el reinicio de las aventuras de Superman haciendo como que la película de hace unos años de Bryan Singer nunca existió a pesar de que esta es puramente un remake de la primera y la de Singer intentaba continuar la historia ofreciendo una trama distinta. Zack Snyder asume los mandos y cuenta con Christopher Nolan en la sombra tanto en la producción como en el guión junto a David S. Goyer. Todo para darle esa profundidad, oscuridad y calidad que logró con las películas de Batman. Se ha conseguido, aunque no se puede evitar que la fórmula suene a agotada porque ya estamos bastante saturados de héroes existencialistas que viven con la angustia del peso de la responsabilidad y de su origen especial. Este llega a los 33 años casi como un vagabundo inseguro y sin rumbo. Las similitudes del personaje con Jesucristo están más patentes que nunca y eso le da a la cinta un tufo mesiánico que hace que encuentre más consuelo en un cura que en sus propios padres, aunque se agradece que se haya modernizado un poco la imagen del héroe (Clark Kent ya no tiene ese ridículo caracolillo o Superman ya no lleva los calzoncillos por fuera con un traje más estilizado), además de perder esa ingenuidad propia de décadas pasadas en la que con sus gafas el protagonista ya conseguía que nadie le reconociera. Es un acierto que Lois Lane no sea una resabidilla cargante a la que Superman da el pego como quiere y que conozca la identidad del personaje desde el principio, lo que le da un giro de tuerca interesante, aunque el personaje está escrito de manera insulsa salvado un poco por su actriz. La primera hora está muy bien con el nacimiento y origen del héroe en un planeta que bebe mucho del cine de James Cameron, así como en la relación con sus respectivos padres, pero luego se excede en grandilocuencia y efectismo con escenas sobrecargadas técnicamente y al servicio de la pirotecnia con explosiones y accidentes a tutiplén rodadas de manera hiperbólica y con cierto ego por parte de Snyder destruyendo Nueva York una vez más. Le falta meollo argumental entre una parte y otra. Siendo un gran producto de entretenimiento, le falta calidez y algo de humor y picardía sexual que permita que las relaciones entre los personajes no sean tan acartonadas y pretenciosamente trascendentales. El reparto, eso sí, funciona en todos los aspectos. Henry Cavill cumple y ha ganado la expresividad, humanidad y peso de héroe del que carecía Brandon Routh, siendo Amy Adams como Lois Lane, Russell Crowe como Jor-El, Kevin Costner como el padre terrenal y Michael Shannon como el villano Zod los otros que también destacan. Ya hemos dicho que Adams hace lo que puede con una Lois Lane muy floja mientras que Shannon vuelve a ejercer de robaescenas y hace que no echemos de menos al enemigo por antonomasia de Superman, Lex Luthor, que comienza a asomar su sombra para futuras entregas. La música de Hans Zimmer es brillante y digna heredera de la de John Williams. Uno de los acontecimientos cinematográficos del verano que cumple como entretenimiento evasivo para disfrutar en pantalla grande, pero que sufre tener tan cerca tantos referentes del mundo de los superhéroes desde que en 2008 Marvel y el Batman de Nolan instauraran una nueva época para el mundo de las adaptaciones al cine de este tipo de historias. El problema es que quiere ser tan grande y ambiciosa, tocando tantos palos, que al final se queda corta y sin personalidad propia. Disfrutable pero sin aportar nada especialmente llamativo lo que termina desembocando en algo que suena a ya visto. No hay que tener excesiva nostalgia de la de Richard Donner (a pesar del cariño de una generación no se debería olvidar tampoco sus fallos) al ser cada una de las películas es heredera de su tiempo así que las comparaciones son odiosas ya que esta es la época que nos ha tocado vivir, más trascendental y traumática que el toque vistoso, luminoso, naif y pícaro que se adoptaba en los 7o y 80. La capa roja vuelve a lucir con lustre en el cine después de muchos años y esa es la gran noticia para los fans del personaje que ansiaban que tanto Superman como Batman volvieran a gozar de una buena salud cinematográfica.

Conviene saber: Zack Snyder vuelve a introducirse en el mundo de los cómics tras “300” (2006), “Watchmen” (2009) y “Sucker punch” (2011).

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Kal-El - 22.06.2013 a las 23:13

Clark Kent NUNCA ha tenido caracolillo….

GAFAS–> Clark Kent

CARACOLILLO–> Superman

….en fins.

Fran Prados - 24.06.2013 a las 18:45

Nada que decir acerca de la reseña, en general. Pero sí al respecto de que la música de Hans Zimmer es brillante y digna heredera de la de John Williams. Veamos, John Williams, un músico de formación clásica y jazzística, fue capaz de desplegar toda clase de valores, ideas y sentimientos a lo largo y ancho de la banda sonora de 1978. Para ello usó la policromía y el contrapunto de la London Symphony Orchestra. Una obra genial, que quedará para siempre. Hans Zimmer, un grandísimo productor (fíjate que digo productor, y no músico). Como productor, abusa una vez más de los cansinos tamtanes, de los graves, de los subgraves, y del diseño del sonido. Nada original en su trayectoria. Musicalmente, la partitura de Zimmer es (y recordemos que Zimmer tiene una formación inferior a la de Williams, como de aquí a Lima) mínima, aburrida, previsible, con acordes básicos y, en una palabra, mediocre. Es impactante, gracias a la producción en estudio, pero musicalmente es pobre. No es una digna heredera de la música de Williams, eso está muy claro. Y no es cuestión de gustos, en ese sentido, técnicamente hablando, es pop ramplón manipulado para que suene a banda sonora. Y si la música es cuestión de gustos, a ver cuánta gente recuerda en 5 años esta banda sonora.

Un abrazo

César - 30.06.2013 a las 21:13

Coincido con Fran; me he llevado una pequeña decepción con la banda sonora, esperaba más, todo muy repetitivo y más de lo mismo en su trayectoria…Ninguna referencia al leimotiv legendario y un poco olvidable, en líneas generales.

Nacho Gonzalo - 30.06.2013 a las 23:50

Gracias por los comentarios. Por si no lo habéis leído entramos más de lleno en el comentario de la BSO en esta reseña.

http://www.elcinedeloqueyotediga.net/diario/show/bso-de-el-hombre-de-acero

Mike - 01.07.2013 a las 23:52

Pros: No te aburres para lo que dura. Hostias cómo panes de pueblo.

Contras: ni sé los miles de muertos de metrópolis y se preocupa de una familia de tres al cuarto, exceso de “hostias cómo panes”, exceso de nivel de poder de Superman (mejor más rebajado), quitar la kriptonita y poner la atmósfera cómo debilidad, matar en la primera película.

Respecto a la crítica: la música cumple su tarea pero es olvidable totalmente. Ya hay pocos que hagan BSO de calidad estilo Conan o StarWars (por poner 2 ejemplos).

También en la crítica hablas de la estética de Kripton y que “bebe” de Cámeron. Entiendo que no eres versado en el cómic (ni tienes que serlo) pero te aseguro que en sus diversos reinicios -o reinterpretaciones del susodicho planeta-en el papel impreso esto ya se ha visto.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario