Hollywood canalla

Hollywood canalla: Theda Bara, la primera estrella sintética

Hollywood canalla: Theda Bara, la primera estrella sintética

Querido primo Teo:

Los espectadores de hoy adoran a Jennifer Lawrence, porque además de aunar atractivo y talento es tan espontánea que nos da la sensación de que en cualquier momento nos podemos cruzar con ella en un McDonald’s. Ahí reside la clave de su éxito y es lo que ha sabido explotar gracias al asesoramiento de su equipo de publicistas. Su caso es paradigmático ya que muchos han seguido su ejemplo y ya se valora más a un intérprete por la gracia que pueda tener en sus apariciones públicas, o en su defecto por su rendimiento en las redes sociales, que por su talento. Hollywood es una fábrica de estrellas. Algunas funcionan, otras no, y otras por las que nadie daba un centavo llegan a la cima, como por ejemplo Julia Roberts o George Clooney.

Hollywood canalla: Florence Lawrence, con ella nació el “star system”

Hollywood canalla: Florence Lawrence, con ella nació el “star system”

Querido primo Teo:

A lo largo de más de cien años Hollywood ha sido una fábrica de sueños, la tierra en la que alguien tremendamente atractivo pero con el talento interpretativo de un mosquito puede convertirse en una gran estrella hasta que surja otra que le haga sombra. La sección “¿Qué fue de…?” de esta web está llena de gente a la que en algún momento se le colgó la etiqueta de “The next big thing”.

Hollywood canalla: Introducción

Hollywood canalla: Introducción

Querido primo Teo:

Hace tres años el señor Gonzalo me propuso llevar a cabo la sección que quisiese en el podcast. No tardé mucho en dar con lo que hacer. Amo el séptimo arte pero como buena iconódula el star system me apasiona y admiro mucho el díptico de Kenneth Anger “Hollywood Babilonia” que conseguí hace ocho años y al que no he dejado de acudir desde entonces, el segundo tomo está literalmente destrozado, creo que tengo el ejemplar con peor encuadernación de una famosa tienda situada en la capital del reino. Así que tenía la excusa perfecta para hacer un repaso a la crónica negra de Hollywood, algo que ha terminado siendo peligroso porque he acabado descubriendo que soy la hija que no pudieron tener Andrea Caracortada y el propio Kenneth Anger. Jamás pensé que me iba a divertir tanto elaborando los contenidos de esta sección y eso que por lo general relato historias muy dramáticas.