Conexión Oscar 2014: “A propósito de Llewyn Davis”, la exitosa fórmula de los Coen en clave de folk

Conexión Oscar 2014: “A propósito de Llewyn Davis”, la exitosa fórmula de los Coen en clave de folk

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Desde luego que no han sido otros que los Coen los principales beneficiados de que desde 2010 haya más de cinco películas nominadas a mejor cinta del año en los Oscar. Hasta ese momento sólo habían conseguido colar a dos de sus películas en la categoría reina, su valorada “Fargo” y la ganadora “No es país para viejos”, pero desde esa victoria “Un tipo serio” y “Valor de ley” también se llevaron la etiqueta oscaril de ser una de las mejores películas de la cosecha de sus respectivos años. Una con una presencia residual (sólo consiguió además la nominación de guión original) y la otra con 10 nominaciones que fueron el mayor premio de la cinta ya que se fue de vacío siendo una de las películas más derrotadas de la Historia de los Oscar sólo por detrás de “El color púrpura” y “Paso decisivo” con 11 nominaciones y empatando con “Gangs of New York” que consiguió 10 candidaturas y tampoco se llevó ni las gracias. De todas formas, con “A propósito de Llewyn Davis” van camino de una nueva nominación en mejor película lo que hará que (prácticamente asegurado también junto a David O. Russell y Alexander Payne) entren en el listado actual de 11 directores que vieron como tres de sus cintas eran nominadas al Oscar de manera consecutiva. Un indicativo del gran estado de la carrera de los Coen y de que el nuevo sistema de nominación les ha dejado en una situación muy favorecedora demostrando que dentro de la Academia hay un nicho que tienen muy a favor y que les impulsa a la candidatura en el caso de que su película destaque sobre la media.

Desde que se conoció el origen del proyecto de “A propósito de Llewyn Davis” se vio en él una propuesta muy autoral a cargo de los hermanos en su homenaje a la música folk de los años 60 a través del típico desgraciado que deambulaba aquellos años por un neblinoso y gélido Greenwich Village en busca de una oportunidad con su guitarra a cuestas y con la única compañía de su escuálido gato. Muchos han querido ver aquí una réplica a Bob Dylan, pero en realidad coge de inspiración el libro de memorias de Dave Van Ronk, “The mayor of MacDougal Street”. La cinta se vio en el Festival de Cannes y ya comentamos en ese momento que, junto a “Nebraska”, era la película que parecía aventurar un mayor recorrido en la temporada de premios. El certamen concedió el Gran Premio del Jurado a la película cimentando todavía más sus opciones.

La cinta ha encandilado a la crítica siendo la propuesta más de autor de la carrera, tanto por su estética como por su forma, pero sin duda todos los que la han visto coinciden en ese disfrute musical para los oídos que se convierte en visionado y escucha obligatoria para los afines, además, a este tipo de música. Para los demás, aunque la buena música siempre vaya dirigida a todos en realidad, queda el humor marca de la casa y una emoción que convierte a esta cinta de los Coen en posiblemente el trabajo con el que más tocan la fibra sensible gracias a su acertada descripción a la hora de retratar la psicología y desventuras de estos personajes, una vez más en su filmografía perdedores con encanto. Principalmente en un protagonista que tropieza y se levanta, intentando separar la pérdida de su mejor amigo intentando iniciar una carrera musical en solitario navegando a la deriva hasta encontrar su lugar en el mundo siendo víctima de un aire elegiaco y una personalidad llena de aristas para un artista que encuentra en él su principal enemigo, al que dota de complejidad y sensibilidad un Oscar Isaac que, como tantos otros nombres, sufre el estar en un año con una apretada competencia en mejor actor. No hay que olvidar que ya en Cannes Bruce Dern por “Nebraska” le terminó cogiendo la delantera y es que, al igual que se ve en la película, no siempre el esfuerzo lleva la recompensa que muchas veces el “american dream” ha vendido y que aquí se desmonta sin ningún complejo y esperanza. El gualtemalteco encuentra aquí el papel lanzadera definitivo tras una carrera en progresión en la que ya le hemos visto en “Natividad”, “Red de mentiras”, “Ágora”, “Robin Hood”, “Sucker punch” y “Drive”. Sus grandes dotes para la música (toca e interpreta él mismo todos los temas de su personaje) engrandecen una de las interpretaciones masculinas más destacadas y meritorias de este año. A él le acompaña un reparto de altura con Carey Mulligan, Justin Timberlake, John Goodman, Garrett Hedlund, Adam Driver y F. Murray Abraham.

Pero por mucho talento que tengan los Coen, y por mucho que Oscar Isaac pueda dar aquí la interpretación de su vida, la cinta encierra dos ases en la manga que son los que terminan generando el valor añadido de la cinta. Una es la fotografía de Bruno Delbonnel (que trabaja por primera vez con los Coen ya que su habitual Roger Deakins estaba inmerso en la postproducción de “Skyfall” y en el rodaje de “Prisioneros”), y que se antoja como la gran alternativa de “Gravity” en el caso de que vuelvan a ningunear en los Oscar a Lubezki, y, como no, la selección y trabajo musical del mítico T-Bone Burnett (ya ganador de un Oscar en 2010 por la canción de “Corazón rebelde”) que vuelve a unirse a los Coen en este campo tras vender 8 millones de discos con “O brother!”. Es su tercera colaboración ya que trabajaron conjuntamente en “Ladykillers”.

CBS Films, modesta productora que nace del canal de televisión del mismo nombre, encuentra por primera vez una opción de estar en los Oscar con lo nuevo de los Coen. La cinta ha sido bien tratada por la crítica (ganando incluso en los premios Gotham y ante la asociación de Toronto) pero está claro que en los Oscar no pasará de ser una opción de prestigio. Una pena que su música no pueda estar representada en la ceremonia ya que temas como el Please Mr. Kennedy (que sí que ha conseguido nominación a los Globos de Oro) coge como inspiración una canción compuesta en los 60 no pudiendo superar evidentemente las estrictas normas académicas. En todo caso, apostamos por unas 5 nominaciones en las categorías de película, guión original, fotografía, diseño de producción y sonido. Categorías como director, actor o montaje se antojan demasiado caras para una película que, no obstante, supone un distintivo de prestigio y unanimidad crítica para el nuevo trabajo de unos hermanos que ya son imprescindibles en el panorama cinéfilo desde hace más de dos décadas.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario