Conexión Oscar 2018: Película

Conexión Oscar 2018: Película

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Todos los años, cuando finaliza una carrera al Oscar, siempre pensamos que la siguiente edición tiene difícil superar la cosecha cinematográfica presente. A pesar de que el año pasado fue destacado, este año podríamos decir que incluso se ha superado y, sin que ninguna película se haya convertido en fenómeno, cosa que tampoco les hace falta teniendo en cuenta que eso no benefició a “La la land” hace un año, la temporada ha sido más que notable con 9 películas candidatas y eso que han quedado fuera cintas del nivel de “The Florida project”, “Yo, Tonya” o “La gran enfermedad del amor” por sólo mencionar las que se han quedado a las puertas de la candidatura a mejor película. Y es que precisamente ese nivel, en una carrera tan incierta, gane la película que gane se antojara una triunfadora atípica al tener todas las contendientes lastres que en otras circunstancias impedirían su triunfo.

“La forma del agua” (13 nominaciones) es la favorita “de facto” para los medios generalistas que sólo se fijan a la hora de hablar de premios en la película que más nominaciones tiene. Y es que desde 2011 (con las 12 nominaciones de “El discurso del rey”) no gana la cinta más nominada. El recurso de la fantasía, la improbable historia de amor y complicidad entre una limpiadora muda y un anfibio, la ausencia en el Gremio de Actores (SAG) y la polémica sobre las referencias acusadas de plagio en la película, son las que restan posibilidades a una cinta que, si bien parte como favorita en guión adaptado (y también en algunos apartados técnicos como diseño de producción o música), quizás no se lleve tanto botín como uno podría esperar. O sí si la Academia, en tiempos oscuros, quiere dejarse rendir por una película que conmueve, entretiene y que es primorosamente estilosa en su puesta en escena. Aunque la mayoría de gurús apuesten por ella, y el Critics´Choice y el Gremio de Productores (PGA) cayeran de su lado, pienso que sus puntos en contra van a pasarle factura y que el núcleo de la historia va a parecer al conjunto de académicos una apuesta algo naif que ya tiene suficiente premio ganando en dirección como en le ocurrió a otros visionarios como Ang Lee (“La vida de Pi”), Alfonso Cuarón (“Gravity”), Alejandro González Iñarritu (“Birdman”) y Damien Chazelle (“La la land”), más teniendo en cuenta que tampoco parte como favorita en apartados como guión original o las categorías actorales.

“Dunkerque” (8 nominaciones) ha pasado de ser la película de la que todo el mundo hablaba este verano a pasar muy desapercibida en la carrera de premios, incluso de manera muy tímida y como invitada de piedra. Christopher Nolan ha conseguido su ansiada nominación como mejor director pero está lejos de ser el favorito de la categoría a pesar de la rotundidad de su proeza fílmica, todo un ejercicio de puesta en escena, inmersión y salto al vacío apabullando al espectador por tierra, mar y aire en una cinta sobre el valor, la camaradería, el compromiso y la nobleza humana aunque sea en las peores circunstancias y con el hándicap de que ante tanta sonoridad y grandilocuencia no pueda desarrollar emocionalmente a los personajes. El cine de Nolan es todo un puñetazo en la mesa a nivel de calidad, entretenimiento y espectacularidad por parte de un director que ya no sabe más que hacer para demostrarnos su importante figura en el cine contemporáneo. Sólo cuando no le tengamos, o cuando siga cumpliendo años y acumulando títulos, se le terminará valorando como lo que es, el heredero directo de lo que fue en los 70, 80 y 90 Steven Spielberg. Aun así, Nolan en materia de Oscar no ha encontrado todavía su “La lista de Schindler” y sus posibilidades quedan relegadas a apartados eminentemente técnicos teniendo sus mejores bazas en montaje y en las categorías de sonido.

“Tres anuncios en las afueras” (7 nominaciones) es la improbable favorita en un año en el que ha demostrado el consenso que genera, como atestiguó el Premio el Público de Toronto, por su mezcla de denuncia, reflexión, humor negro y drama familiar y social que, a pesar de las críticas que ha generado en lo referente a las motivaciones de algunos personajes, encaja todas las piezas de manera sublime y efectiva y, teniendo en cuenta que no existe la película perfecta, no se puede pedir más a una cinta que parece tenerlo todo tocando varios géneros sostenido en un trenzado guión que, a pesar de ese humor con alto grado de testosterona que demostró en sus anteriores trabajos el director, ofrece una de las cintas con mayor empoderamiento femenino de la temporada capitalizado en el viaje de Mildred, madre tan fallida como dolida, que busca respuestas y, sobre todo, acción por parte de un cuerpo policial por el que ni se siente protegida, ni representada ni ayudada a la hora de descubrir quién fue el asesino de su hija llevándonos a un viaje imprevisible, que nunca sabemos que nos va a deparar, y que deja un final abierto como si fuera el de “Centauros del desierto” con su protagonista hacia la amplitud del horizonte. En el caso de ser la ganadora, lo más lógico es que se alzara con 4 Oscar (película, actriz, actor de reparto y guión original) y, aunque la ausencia en mejor dirección pesa, también lo hace su incuestionable apoyo en la rama de los actores (clara ganadora del SAG con 3 premios) y, a la postre, ser una de las películas más comentadas, respetadas y valoradas en las que crítica, público y pertinencia (una mujer fuerte en un año en el que ha quedado atrás el resignarse frente a los abusos) han ido de la mano siendo su triunfo un buen “leit motiv” para lo que ha sido esta temporada a todos los niveles.

“El hilo invisible” (6 nominaciones) se ha convertido en la opción más de autor de todas las nominadas, teniendo en cuenta que ese término no suele casar con el cine de los Oscar aunque, en verdad, haya que reconocer que esos nuevos aires académicos con nuevos y heterogéneos miembros en su seno ha permitido este año una interesante variedad entre las propuestas candidatas. Paul Thomas Anderson entró a última hora, siendo de todas las nominadas la única cinta que se estrenó a finales de Diciembre, lo que la terminó apeando de importantes cintas como el Gremio de Actores (SAG) donde, al contrario que “La forma del agua”, ni siquiera pudo colar a Daniel Day-Lewis entre los candidatos. Un ejercicio de estilo que determina al director como a uno de los mejores herederos de algunos maestros del cine clásico. Ha conseguido su segunda nominación como mejor director y, si al final los ganadores terminaran sorprendiéndonos, se ha terminado erigiendo como la alternativa más seria a Guillermo del Toro. Y es que “El hilo invisible”, que sólo parte con opciones reales de victoria en vestuario (salvo sorpresa en algún otro apartado como música o dirección), bien podría haber conseguido el doble de nominaciones teniendo en cuenta esa meticulosidad y rotundidad a la hora de ir fogueando esa relación dependiente y volcánica entre el perfeccionista y petulante modisto y la eterna aspirante que se deja moldear hasta que decide tomar las riendas de una historia de fascinación mutua que les enriquece y daña a partes iguales al ser frágiles piezas de un mundo ajeno del que se abstraen y que no parece concebido para ellos.

Nunca hay que menospreciar a una película como “El instante más oscuro” (6 nominaciones) de cara a unas nominaciones como la de los Oscar. Se había mirado en las predicciones con bastante condescendencia las posibilidades de la nueva película de Joe Wright con la que ha vuelto a cosechar el favor de la crítica y los premios tras tocar fondo en los mundos de Peter Pan. Y es que Wright se siente cómodo con el cine de época e histórico contando en esta ocasión con la baza de contar con todo un filón cinematográfico que nos brindó la Historia del siglo XX como es Winston Churchill. Una oportunidad de lucirse con la que Gary Oldman está a escasas horas de alzarse con la estatuilla imprimiendo alma a un personaje que podría quedar ridículo, por la excentricidad el mismo, y también por la necesidad de prótesis y capas de maquillaje para que un actor, que no se parece en nada al ilustre político británico, saliera airoso del reto. Precisamente es una de las nominadas de este año que ya tiene asegurado prácticamente los 2 premios que va a ganar (los mismos que “La vida en rosa” y “La dama de hierro”) sufriendo al igual que aquellas que la fuerza del protagonista terminara engullendo todo lo demás a pesar de las indudables virtudes estilísticas que encierra la película sobre el poder de la esperanza a través de la palabra y la fuerza de un pueblo a través de su líder, uno de esos políticos de raza (que al margen de ideologías) se echan en falta en el mundo actual.

“Lady Bird” (5 nominaciones) cumpliría el rol de película “indie” (ahora reconvertidas en cine de iniciación o “coming of age”) en el que una joven adolescente quiere escapar de una familia metomentodo, un instituto que odia y una ciudad como Sacramento en la que no encuentra alicientes. Al igual que Sofia Coppola puso elementos biográficos de su relación con Spike Jonze a la hora de crear a esa película definitoria sobre la soledad que es “Lost in translation”, Greta Gerwig nos lleva a esa USA que todavía vive traumatizada por el 11-S, dos años después de los ataques, con unos personajes que no saben muy bien lo que quieren y que encuentran en su individualismo la mejor forma de entenderse aunque sólo sea por ellos mismos. Una cinta sobre el descubrimiento de muchas cosas en unos años de cambio, rebeldía, vitalidad, y por qué no decirlo, cierto y reparador espíritu de locura aunque con el paso del tiempo nos avergüence reconocerlo. 5 nominaciones importantes para una cinta que ha estado presente en todas las grandes citas (además de ganar destacados premios de la crítica así como el Globo de Oro) pero que por lo demás ha tenido una presencia irregular. Aun así, y aunque a priori sólo tiene alguna remota posibilidad en mejor guión si quieren reconocer a la voz que representa Gerwig en este mundo “millennial”, es una de las cintas más entusiastas y frescas del año y el hecho de no tener muchas opiniones en contra es lo que más le beneficia de cara a un voto de consenso.

“Call me by your name” (4 nominaciones) viene siendo sensación de la temporada desde que se pudiera ver en Sundance, Berlín y Toronto. La cinta de Luca Guadagnino es una de las propuestas más naturistas, sensibles y auténticas que hemos podido ver en el cine reciente. La sensación del despertar iniciático llevada de una manera orgánica y perfectamente reconocible para todo aquel que ha vivido ese verano de revolución hormonal y que termina definiendo la personalidad de ahí en adelante. Es lo que le pasa a Elio, un adolescente de 17 años, en sus vacaciones veraniegas en una casa de la Riviera italiana a la que llega un invitado de sus padres, un joven de 24 años estudiante de la cultura griega con aire de despreocupado “bon vivant” que acabará revolucionando a todos los niveles a Elio en un viaje emocional y físico en el que se descubrirá a sí mismo en su manera más auténtica en unos días de chapuzones, verbenas con los amigos, experiencias sexuales y esa cierta sensación de necesario reposo y modorra que da el calor del verano que parece crear un microcosmos de irrealidad respecto a la rutina habitual pero que termina siendo un “carpe diem” y también el momento en el que, con la vida a otro ritmo, uno puede descubrirse más a sí mismo y también los pequeños (y grandes) placeres de la vida que van desde zambullirse en un lago, escuchar música, recorrer en bici un paisaje idílico, disfrutar de una buena conversación o, por supuesto, los más orientados a la compañía cómplice, al amor o al sexo. Este despertar iniciático, melancólicamente idealizado, transcurre casi sin darnos cuenta derivando en un tímido tonteo que termina descolocando a los personajes envalentonados por una pasión que les hace sentirse invencibles el uno con el otro y con la gran química que destilan Timothée Chalamet y Armie Hammer. Una película inspiradora, sensorial y conmovedora con un plano final arrebatador y con una sensibilidad resuelta con maestría por James Ivory en un guión que termina siendo la única opción de premio de una película para la que a muchos su número de candidaturas les sabe a poco.

¿Cómo se explica el fenómeno de “Déjame salir” (4 nominaciones)? Es una pregunta difícil de responder teniendo en cuenta que hace diez meses cuando se estrenó nadie se hubiera imaginado el que hubiera tenido un papel tan importante en una carrera en la que no se ha dejado caer de ninguna cita de premios. Y es que las nominaciones de Daniel Kaluuya como actor y Jordan Peele como director suenan tan reivindicativas como representativas de un éxito que se nos escapa y al que el Oscar le viene grande, por mucho que reconozcamos que tras el descoloque del primer visionado aguanta mejor los siguientes y que arroja algunas de las secuencias más potentes del año. Aun así, su éxito en los premios de la crítica hace pensar que el voto preferencial puede jugar a su favor convirtiéndose en opción de consenso por la frescura y riesgo bien resuelto a la hora de tratar una mezcla de géneros improbable que va de la denuncia racial al cine gore. ¿Será capaz Jordan Peele de dar el campanazo? Seguramente la categoría de mejor guión original es la que nos alumbrará teniendo en cuenta que es la mayor opción de la cinta en el caso de que se le escape el triunfo a McDonagh.

“Los archivos del Pentágono” (2 nominaciones) convierte a Steven Spielberg en el director vivo con más películas nominadas al Oscar pero, en verdad, tan poco conteo no hace más que confirmar que es más una candidatura por compromiso temático que por real convencimiento a pesar de que la cinta empezó bien la carrera, encabezando tops de predicciones por sus destacables mimbres, y ganar premios como “el beso de Judas” de la Junta Nacional de Críticos (NBR) u optar a 6 Globos de Oro. Es una oda al periodismo de verdad y comprometido que el cine de los 70 tan bien reflejó y que en décadas venideras ha tenido también algunos ejemplos ilustres. Una película sobria y sin efectismos, heredera de aquellos años y que bien se refleja desde los cigarros hasta los tirantes pasando por el ambiente artesanal y vibrante de las redacciones con el soniquete de las teclas de la máquina de escribir, que se apoya en la solvencia y oficio de Spielberg en la puesta en escena y en las interpretaciones de un reparto conjuntado en el que sobresale Meryl Streep (su Katherine Graham ya es uno de los mejores personajes de su extensa filmografía) siendo ese trabajo lo más destacado de una cinta impecable en estructura, intenciones y logros pero que, como buena parte del cine reciente de Spielberg, adolece valor enciclopédico, sobrio y medido perdiendo la facultad de conmover y, sobre todo, trascender por generaciones. Por muy buenas críticas que tuviera cuando se estrenó, aunque también otros quedaron fríos con la propuesta, va a ser uno de los títulos que menos se recordaran de esta cosecha a la que incluso van a superar en trascendencia algunas de las cintas que se quedaron a las puertas de la nominación.

El dictamen

Ganará: Tres anuncios en las afueras
Alternativa: Lady Bird
Quiero que gane: Tres anuncios en las afueras
Echo de menos: Yo, Tonya

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

WW - 03.03.2018 a las 17:38

Tambien creo que ganará 3 anuncios, pero pensar que la alternativa es Lady Bird y no La forma del agua, creo que no se lo cree ni usted señor Gonzalo.

Nicolas07 - 03.03.2018 a las 21:07

Llevamos una temporada hablando de todas estas películas y ya solo queda asentar y esperar la decisión final. Personalmente soy uno de los primeros en discordia con el señor Gonzalo, pero he de decirle que apoyo bastante la decisión de tener cómo alternativa a Lady Bird, no sólo comparto con está alternativa, sino también, con la victoria de “Three Billboards Outside Of Ebbing, Missouri”. Así:

Ganará: “Three Billboards Outside Of Ebbing, Missouri”
Podría ganar: “Lady Bird”
Debería ganar : “Phantom Thread”
Debería estar nominada: “I, Tonya”
Sorpresa a ganar: “Lady Bird”

Nicolas07 - 03.03.2018 a las 21:13

La anterior sería una decisión académica, porque en lo personal mi voto preferencial sería de la siguiente manera.

1. Phantom Thread
2. Three Billboards Outside Of Ebbing, Missouri
3. Lady Bird
4. The Shape of Water
5. Dunkirk
6. Call Me by Your Name
7. Get Out
8. The Post
9. Darkest Hour

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario