In Memoriam: Kirk Douglas, el eterno, rebelde, combativo y legendario hijo del trapero

In Memoriam: Kirk Douglas, el eterno, rebelde, combativo y legendario hijo del trapero

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Mucho hemos hablado en esta página de Kirk Douglas y nunca pensábamos que llegaría este día pero hasta Espartaco ha demostrado ser mortal. El que siempre fue el hijo del trapero, como así tituló sus memorias en homenaje a su padre inmigrante ruso de origen judío alcohólico y analfabeto, ha muerto a los 103 años rodeado de su familia como una de las últimas leyendas del Hollywood clásico, patriarca de una dinastía de actores y superviviente de mil y un avatares que van desde una herida en la II Guerra Mundial, un accidente de helicoptero, la muerte de un hijo, o una apoplejía que era, según el diálogo de una de sus últimas películas, la manera que tenía Dios (sin conseguirlo) de hacerlo callar. Fue nominado a 3 Oscar (“El ídolo de barro” en 1950, “Cautivos del mal” en 1953 y “El loco del pelo rojo” en 1957) pero sólo recibió uno honorífico en 1996 como colofón de una carrera que comenzó con “El extraño amor de Martha Ivers” (1946) y en la que destacan otros trabajos memorables como la jazzistica “El trompetista” (1950), la sátira periodística “El gran carnaval” (1951), la antibelicista “Senderos de gloria” (1957), “Los vikingos” (1958) o “El compromiso” (1969).

Nacido como Issur Danielovitch Demsky (se cambió el nombre en homenaje a su ídolo Douglas Fairbanks), hijo de inmigrantes judíos, en su larga y azarosa vida, que le hizo llegar a centenario y ser toda una leyenda viva del cine clásico, uno de sus mayores hitos, como así reconoció cuando recibió el Oso de Honor del Festival de Berlín en 2001, fue el poner la estaca en el ataúd de la llamada “caza de brujas” que marcó al Hollywood de la década de los 50 cuando posibilitó que se acreditara a Dalton Trumbo, uno de los nombres que formaban parte de las listas negras del senador McCarthy, como guionista de “Espartaco” (1960). “La caza de brujas destruyó vidas y carreras, y yo hice Espartaco con un guionista en las listas negras. Ahora, cuando miro hacia atrás pienso que la decisión sobre Dalton Trumbo fue la más importante de mi carrera”, declaro en la Berlinale.

Una figura la de Kirk Douglas siempre incómoda y reivindicativa, fue apodado “El león” por sus arrebatos de furia, frente a unos Estudios que abusaban de clausulas draconianas y de hacer ascender y caer estrellas a su antojo. Y es que él era conocedor del lugar en el que jugaba: “El cine también es poder, poder para llamar la atención sobre algunos de los problemas del mundo y ayudar a convertirlo en un lugar mejor”.

Precisamente por ese carácter indómito fundó en 1955 su propia productora a la que llamó como su madre, Bryna, con el fin de impulsar los proyectos que de verdad le interesaran sin los caprichos de los magnates de la industria. Destacan, además, sus siete colaboraciones con Burt Lancaster entre las que sobresale “Duelo de titanes” (1957) y un jocoso numero musical con el que intervinieron en los Oscar de 1958 metiéndose con los nominados al Oscar a mejor actor.

Vídeo

En 2009 representó un monólogo creado por él, “Before I forget”, y entre sus últimas grandes y lucidas apariciones públicas destacamos la que tuvo en el Festival de Santa Barbara de 2007 con morreo de John Travolta y mostrando todavía su ingenio y flexibilidad en el año 2011 cuando presentó el Oscar a la mejor actriz de reparto para Melissa Leo.

Vídeo

Casado en dos ocasiones, la primera con Diana Dill entre 1943 y 1951, con la que tuvo a sus dos primeros hijos, Michael y Joel, y la segunda con Anne Buydens que le sobrevive tras un matrimonio de 65 años y con la que tuvo a sus hijos Peter y Eric (éste fallecido en 2004).

Vídeo

“Para el mundo era una leyenda, un actor de la época dorada del cine (…) pero para mí y mis hermanos era simplemente papá”, escribió en redes sociales su hijo Michael. Además de la actuación escribió nueve libros, preocupado sobre la situación del mundo y la sociedad, y ejerció de benefactor a través de una fundación dedicada al coleccionismo de arte. El propio Kirk Douglas, el eterno hombre del hoyuelo en la barbilla, resumió en esta enseñanza su trayectoria: “He aprendido una cosa en la vida que os entrego como consejo. Nunca, nunca te rindas”.

Vídeo

Vídeo

Galería de una vida en imágenes en Entertainment Weekly

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario