“La canción de los nombres olvidados”

“La canción de los nombres olvidados”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: En pleno estallido de la Segunda Guerra Mundial, el pequeño Dovidl llega a Londres como refugiado judío desde su Polonia natal. Con solo 9 años es un prodigio del violín, lo que propicia su acogida en una destacada familia británica, que le integra como un hijo más y promociona sus estudios musicales. Dovidl se convierte en el mejor amigo de su nuevo “hermano” Martin. Años después, Dovidl está a punto de ofrecer su primer y esperado concierto, pero horas antes desaparece sin dejar rastro, provocando la vergüenza y la ruina de la familia, y dejando a Martin sumido en la tristeza y la incertidumbre. Convertido en profesor y experto musical, Martin, ya adulto, descubre por casualidad a un joven violinista que le muestra una filigrana estilística que sólo Dovidl podría haberle enseñado. Martin comienza entonces una búsqueda que le llevará a recorrer medio mundo y a adentrarse en su propio interior para intentar dar respuesta a las preguntas silenciadas durante tantos años.

Conviene ver: “La canción de los nombres olvidados” es una academicista propuesta de François Girard, el director de “El violín rojo”. La cinta se basa en la novela homónima de Norman Lebrecht y narra la historia de Martin, un niño de nueve años que, tras el estallido de la II Guerra Mundial, conoce a Dovidl, un polaco judío refugiado en Londres que tiene un prodigioso talento como violinista y al que su padre acoge ante la deportación de su familia. Antes de su debut, Dovidl desaparece sin dejar rastro, causando la vergüenza y la ruina para toda su familia que se había volcado durante 12 años en sus aspiraciones como músico fruto de su gran talento. Una película clasicista pero estimable que, aunque se pierde en los orígenes y la tradición polaca para cimentar el principal misterio de la cinta, se ve bien recordando al cine de otra época en pulcritud y empaque. Es verdad que una historia como ésta pediría un mayor volteo emocional que nunca llega a pesar del componente musical y la relación que se establece entre los dos protagonistas, mucho más interesantes en sus versiones juveniles que en las maduras encarnadas por Tim Roth y Clive Owen. El oficio con el que está rodada esta historia de dolor arrastrado, y el que al menos mantenga el interés durante todo el metraje, le hacen ser una apuesta estimable aunque menos redonda de lo que hubiera merecido ya que da la impresión de que la materia prima de la historia daba para más que en perderse en tradiciones y cantos hacia la memoria de los ausentes. Uno de los puntos fuertes de la cinta es la música de Howard Shore.

Conviene saber: Película de clausura en el Festival de San Sebastián 2019.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario