Las mejores BSO del año 2015

Las mejores BSO del año 2015

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Siempre que se acerca Navidad temo el momento en el que me escribas para preguntarme por las cinco mejores bandas sonoras del año que se cierra, y un año más me veo escribiéndote y dando rodeos para no meterme en el meollo de la cuestión, porque sabes tan bien como yo que cualquier lista que se haga será injusta. Y sin embargo en el fondo nos gusta hacerlas, porque nos permite recordar grandes trabajos, que en este año, a diferencia del anterior, los ha habido en mayor cantidad. También puedes recuperar los listados de 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014.

Por eso me vas a permitir antes de arrancar algunas menciones especiales, porque al tener que quedarme sólo con cinco me ha dolido dejar fuera grandes trabajos. En primer lugar hay que hablar de Michael Giacchino, un compositor que sí estará en la lista a continuación, pero cuyo prolífico 2015 nos ha dejado grandes títulos, como su fantástica música para “Tomorrowland: El mundo del mañana”. También es justo reconocer al gran Thomas Newman, un clásico en estos repasos de final de año, por su música para “El puente de los espías”, una partitura que traspasa las fronteras de su género adentrándose en nuevos caminos. O las magníficas “Cenicienta” de Patrick Doyle y “En el corazón del mar” de nuestro Roque Baños, bandas sonoras excelentes que completan una cosecha 2015 muy estimable. Y por último no podemos dejar de lado a una de las bandas sonoras más polémicas del año, la que firman a seis manos Hans Zimmer, Steve Mazzaro y Andrew Kawczynsky para “Chappie”, ciertamente extrema en cuanto a su uso de la electrónica y sus bruscos contrastes con la lírica más orquestal, pero que desde luego supone un gran trabajo por su originalidad.

Y sin más excusas, vamos, como cada año, con nuestro Top 5. Más bien con mi Top 5. Subjetivo, discutible, probablemente erróneo y desordenado, pero estas cosas son así.

TOP 5: “Del revés (Inside out)”

Giacchino tiene varias piezas destacables este 2015, pero por importancia, y sobre todo por su desbordante capacidad melódica, nos quedamos con “Del revés (Inside out)”. La banda sonora comienza con un sencillo rayo de luz, como el nacimiento de Alegría en la primera escena de la película, simple, pero muy efectivo y desde luego pegadizo y jovial. A partir de aquí Giacchino va construyendo un amplísimo mundo sonoro que va desde las tubas que se identifican con Tristeza hasta la locura de parque de atracciones de Bing Bong, pasando por partes más experimentales cuando hablamos de pensamiento abstracto… pero siempre con un pulso lleno de ritmo y mucho nervio, con grandes influencias del “acid jazz” y del musical americano de los años 40. Una auténtica delicia.

Vídeo

TOP 4: “Marte”

Gregson-Williams firma uno de sus mejores trabajos (si no el mejor) para esta película. Una música que funciona a tres niveles; el primero casi atonal para situarnos en el ambiente desconocido y peligroso de Marte, el segundo, que nos familiariza con su protagonista, a través de una guitarra que se inserta en ese ambiente irreal como instrumento representativo americano, y un tercer nivel que nos remite a los momentos de acción. El compositor tiene la difícil misión de crear una partitura para una película donde la mayor parte del tiempo vemos a un solo personaje en pantalla trabajando y que, por lo tanto, cobra una importancia capital. Es indudable que esta banda sonora se encuentra dentro de la misma categoría que otras recientes, como “Interstellar” o “Gravity”, sin embargo el tratamiento temático y la vuelta de tuerca que aporta Gregson-Williams la convierten en una creación única.

Vídeo

TOP 3: “Star Wars: El despertar de la fuerza”

¿Qué decir? Que el maestro ha vuelto y que, en vez de abandonarse a un mundo sonoro que con seis películas lo tiene más que explorado, Williams no se acomoda ni se limita a revisitar sus temas más célebres. Claro que está el tema de la fuerza, el de la rebelión, el de Han y Leia… Pero son meros recordatorios de un pasado al que no acude nada más que para coger impulso, para expandir aún más el universo con nuevo material temático, alguno tan impresionante como el tema de Rey, que incluso supone una novedad de estilo dentro de la saga. Que a sus 82 años John Williams siga indagando en cómo seguir sorprendiendo, renunciando a vivir de las rentas en la saga galáctica, y que además lo haga con un nivel de inspiración que no se recordaba (hay momentos que igualan al Episodio V en intensidad dramática) sólo merece un aplauso y nuestra gratitud.

Vídeo

TOP 2: “Puro vicio”

Hace un par de años Greenwood se colocó en lo más alto de nuestro Top con su música para “The Master”, y este año vuelve a la lista por un trabajo para la película de Paul T. Anderson. Su parte orquestal (interpretada por la Royal Phliharmonic Orchestra) es todo un alarde de melodías estiradas hasta el infinito, una música pastosa y de lenta evolución tan densa como la propia película. Pero además no debemos olvidar que Greenwood es el guitarrista de Radiohead, una banda que siempre se ha caracterizado por unas innovaciones armónicas impropias en su género, buscando muchas más disonancias de lo habitual, y eso se refleja en su escritura orquestal. Estos cortes se combinan con otros en los que es el propio Greenwood quien interpreta sus creaciones junto a miembros de Supergrass, incluso de canciones escritas por los propios Radiohead, como en el caso de Spooks. Una banda sonora críptica y muy complicada, toda una experiencia que requiere varias escuchas.

Vídeo

Vídeo

TOP 1: “Mad Max: Furia en la carretera”

Junkie XL (cuyo verdadero nombre es Tom Holkenborg) se ha mostrado como el alumno más aventajado de Hans Zimmer (no en vano firmará con él la música de “Batman v Superman”). Y se termina de destapar en esta película donde la música es todo lo que se espera de esta historia sin concesiones. Electrónica guitarrera, metalera, y muy dura. La sutileza no va ni con la película ni con su banda sonora. La gran habilidad del compositor es convertir a su partitura en un elemento más de la locura creada por George Miller. Una locura que traspasa la música meramente incidental y va más allá convirtiéndose en música diegética, presente en la historia en forma de los grandes tambores o la guitarra que encaramados a los vehículos, al igual que las antiguas bandas militares motivan a los soldados. Música imprescindible para dotar de ritmo al montaje y dar sentido al caos, porque aunque parezca puro ruido, de ella subyace la coherencia temática que necesita la historia para dar a todo un sentido, una unidad y una intención.

Vídeo

Alejandro G. Villalibre

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Rodri - 01.01.2016 a las 17:51

Me parece que lamentablemente habéis olvidado la grandísima banda sonora de James Horner para “El ultimo lobo”.

Pedro - 03.01.2016 a las 00:12

Rodri, no la han olvidado, simplemente estas le gustan más. La de El último lobo tampoco entraría en mi top 10. Cuestión de gustos.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario