Conexión Oscar 2022: La influencia del voto preferencial y el voto internacional en los próximos Oscar

Conexión Oscar 2022: La influencia del voto preferencial y el voto internacional en los próximos Oscar

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

A pesar de que la Academia quiera desmotivarnos con sus decisiones de cara a la ceremonia queda demasiado poco tiempo para no sentir el cosquilleo de la emoción de lo que puede pasar con una carrera todavía demasiado abierta como para pensar que ya está todo hecho. A día de hoy sólo nos atrevemos a dar por cerradas algunas pocas categorías (entre ellas dirección, actor de reparto y película internacional) pero en cambio en las demás hay todavía mucho en juego, más cuando queda por ver el papel que juegan dos de las claves de los Oscar de los últimos años y que en esta edición se reaviva como un factor con todavía más trascendencia; el voto preferencial y una Academia cada vez más global.

El voto preferencial ha sido clave en los últimos años impulsando el triunfo de cintas como “Green book” en 2019 o “Parásitos” en 2020, películas capaces de generar un consenso a través de su conexión con el público frente a apuestas más calculadas como “Roma” o “1917” respectivamente. Precisamente ese voto de consenso, que consiste en que no gane la más votada sino la que logra más primeros puestos en la papeleta de votación en la que cada académico ordena las cintas de mayor a menor preferencia, ha propiciado indirectamente que en seis de los últimos ocho años no haya ganado la película más nominada y que en cinco veces de los últimos nueve años la ganadora del Oscar a la mejor película no se ha llevado también el de mejor dirección.

El duelo entre “Belfast” y “El poder del perro” ha saltado por los aires dando la impresión de que las cintas han llegado agotadas a la fase decisiva de la carrera. La cinta de Kenneth Branagh previsible Premio del Público del Festival de Toronto y, a pesar de que ha estado presente en las grandes citas, no ha terminado de provocar el apasionamiento necesario para dar la impresión de favorita. Sin el Globo de Oro a la mejor película de drama (perdió frente a “El poder del perro”) y tampoco el mejor reparto según el SAG (ganó “CODA: Los sonidos del silencio”) la cinta necesitará de Gremio de Productores (PGA) y/o Bafta para recuperar el terreno perdido y que, sobre el papel, demuestre que puede ser favorita.

“El poder del perro” sería desde un punto de vista estadístico la favorita indiscutible a pesar de esa curiosa circunstancia de que ni siquiera haya sido candidata al premio al mejor reparto del SAG a pesar de tener a tres actores nominados. Lo que antes era una maldición para el Oscar ahora ya no lo es tanto y “La forma del agua” en 2018, “Green book” en 2019 y “Nomadland” en 2021 se hicieron con el Oscar sin tener esa candidatura. Aun así el hándicap de ser una película de Netflix (hasta que la Academia más tarde o más temprano rompa esa barrera) y el hecho de que sea una película de autor con muchas capas y con encendidos detractores (desde los que se aburren con ella hasta los que piensan que veja el espíritu del western) provoca que sea admirada por muchos pero también denostada por otros tantos. Precisamente eso lleva a que las 12 nominaciones, y más con esta Academia, no sean un dato definitivo a su favor pudiendo haber gustado lo suficiente para que quede constancia que es de lo mejor del año en muchos apartados pero sin el suficiente nivel de apoyos como para erigirse como opción de consenso.

Es por eso por lo que a raíz del Gremio de Actores (SAG) la opción de “CODA: Los sonidos del silencio” ha ido creciendo como posibilidad frente a otras contendientes que no han tenido fuerza ni presencia (pero sí mimbres) como para erigirse como tercera vía tal es el caso de “Dune”, “West Side Story” o “Licorice pizza”. Una cinta aupada por el Festival de Sundance (antes de ser adquirida por Apple TV+) y que ha hecho una campaña persistente e inteligente pero no invasiva metiéndose a la industria en el bolsillo como se vio en el emocionado discurso de integración y solidaridad en el SAG con el que los actores transmitieron que esa familia que forman en la película se ha trasladado también más allá del set de rodaje. Eso sí, no hay que olvidar que en los Oscar no está presente ni en dirección ni en montaje y que sólo “Alas” en 1929, “Melodías de Broadway” en 1930 y “Gran Hotel” en 1933 han ganado el Oscar con 3 o menos nominaciones.

Por otro lado hace 15 años el Gremio de Actores (SAG) habría cerrado las categorías actorales. Si bien Troy Kotsur (“CODA: Los sonidos del silencio”) y Ariana DeBose (“West Side Story”) tienen prácticamente la categoría cerrada a su favor, no ocurre lo mismo con Will Smith (“El método Williams”) y Jessica Chastain (“Los ojos de Tammy Faye”). Dos nombres importantes de la industria de Hollywood que no ocultan su querencia de Oscar y que aspiran a él en su tercera nominación y tras construirse un vehículo de lucimiento del que son productores. Si bien el SAG no ha dudado en impulsarlos, más teniendo en cuenta que en la organización también hay presentadores televisivos y figuras del mundo del espectáculo en Estados Unidos, de cara a los Oscar tendrán que superar un voto internacional que no se antoja fácil.

Will Smith es una estrella indiscutible pero su brillo no es el de hace 15-20 años cuando todo lo que tocaba se convertía en éxito. “El método Williams” es una cinta que ha conseguido nominaciones importantes (entre ellas las de guión original y montaje) y ello significa que a nivel general ha gustado pero también estamos ante una propuesta con valores muy usamericanos, de esfuerzo desde lo de más abajo, que quizá no entronca tanto con el pensar de otras latitudes que pueden cuestionar la actitud de un padre que no dudó en sacar todo el rédito posible del potencial de sus hijas sin preguntarse si ese era el futuro que ellas querían para sí siendo concebidas para ello y formadas desde la cuna para ser unas triunfadoras en el tenis primando más la obsesión de él que la vocación de ellas.

“El método Williams” también es una de esas cintas con mucho más predicamento en Estados Unidos que fuera de allí, conectando con un modo de vida muy característico y aspiracional pero también ajeno y evitable, que puede erosionar la candidatura de Will Smith en favor de la otra opción más factible, la de un Benedict Cumberbatch que no sólo está en la película con más nominaciones de los Oscar sino que es ese tipo de actor que atesora prestigio más que fama efímera y al que la industria tiene ganas de ver con el Oscar. Al que sí que ha dejado Will Smith en la cuneta es a Andrew Garfield que, además de quedar fuera de los Bafta, no pudo posicionarse como alternativa al quedarse sin el reconocimiento del Gremio de Actores (SAG), lugar que era proclive para recibir el respaldo que necesitaba en este momento de la carrera y demostrando que, eso sí, es el favorito indiscutible de Twitter junto a Kristen Stewart.

Por otro lado tenemos a Jessica Chastain que no sólo en "Los ojos de Tammy Faye" está en una película que ha visto muy poca gente sino que genera una profunda división, no porque ella no esté magnífica sino por el hecho de que muchos confundan su interpretación con el hecho de que la actriz de vida a un personaje esperpéntico como el de la telepredicadora Tammy Faye Bakker, toda una estrella en la televisión mediática y mesiánica de los 70 y 80 que paseó, entre pelucones, canciones en tono naif y aspavientos, por la línea entre la ingenuidad por el hecho de sólo querer sentirse querida o de no ser más una estafadora que tomó a los demás por tontos aprovechándose de ello y generando junto a su marido un imperio a su alrededor en nombre de la fe. En todo caso, la mayoría simple es lo que puede aupar a una Jessica Chastain en una categoría muy abierta ya que durante toda la carrera ninguna ha terminado de posicionarse como favorita.

Es verdad que Jessica Chastain no tiene Oscar, y que el SAG le ha puesto en la rampa que potencie una inercia ganadora, pero es complicado pensar que vaya a recibir muchos votos de la rama internacional habiéndose sustentado su triunfo en el SAG en el cariño, respeto y contactos que tiene entre la profesión. Su baza es poder pescar en ríos revueltos pero es indudable que Penélope Cruz (“Madres paralelas”) es una actriz respetada y querida en la industria que lleva a cabo una interpretación más orgánica y naturista sin caer en el exceso de la caracterización, hecho que le hará llevarse muchos votos de europeos y latinos, tal es el caso de una Kristen Stewart (“Spencer”) que no hay que olvidar que ha sido aclamada por la crítica y de una Olivia Colman (“La hija oscura”) que siempre es un valor seguro para el caso de darle un segundo Oscar que refrendaría que es la actriz del momento.

A menos de tres semanas de los Oscar el círculo se va estrechando pero todavía quedan interrogantes y emoción. Teniendo en cuenta que la carrera es tan larga y hay tantos premios es una bendición que a estas alturas lleguemos con tantas preguntas todavía en el aire. Es justamente lo que necesitan los Oscar para aunar algo de interés justo en un momento en el que lo necesitan tanto como el hecho de que las películas puedan hablar por sí mismas y tener la visibilidad para el público de cara a la gran noche frente a la última propuesta (a cada vez más rocambolesca) de una Academia tuitera más preocupada por el postureo que por recuperar y generar grandes momentos. Al menos que la imprevisibilidad de algunos galardones nos hagan recuperar algo de ese intríngulis tan especial y característico para los que seguimos con pasión la carrera.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Suscríbete
Notificar
guest
2 Comentarios
El mas antiguo
El mas reciente El mas votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Sr Kubelik
Sr Kubelik
2 meses atrás

Excelente artículo. Pero respecto a lo que indicáis al principio de las categorías “cerradas”, estoy en desacuerdo. Veo claramente más cerrada la de actriz secundaria a favor de de Ariana DeBose, que la de secundario, en la que no descarto a Kody S-M imponiéndose al teórico favorito actor de CODA. Y aunque queramos mantener nuestras esperanzas en Penelope, el Oscar a Jessica Chanstain es un hecho, formando parte de ese grupo de excelentes actrices y actores que ganaron el Oscar por películas e interpretaciones menores (Jeff Bridges o Julianne Moore, como casos recientes).

RAUL
RAUL
2 meses atrás
Responder  Sr Kubelik

pues espero que no se de el caso con Jessica Chastain, una gran actriz en una película malísima, yo creo que ni destaca ella, además ese maquillaje imposible que le han puesto... Me quedo entre Penélope y Olivia.

2
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x