Conexión Oscar 2018: Las 12 aspirantes a entrar en la categoría de mejor actriz de reparto

Conexión Oscar 2018: Las 12 aspirantes a entrar en la categoría de mejor actriz de reparto

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

En la categoría de mejor actriz de reparto vemos que el relevo de Viola Davis se lo están disputando dos veteranas como Laurie Metcalf y Allison Janney. Y ambas se ajustan perfectamente al mismo perfil. Son dos actrices de mediana edad que se han ganado el prestigio gracias a sus trabajos en la televisión y el teatro y que a nivel cinematográfico no han tenido esos papeles que les permitan brillar. Y se da la casualidad de que este año las dos han realizado interpretaciones que son un imán para los premios: Metcalf en “Lady Bird” de Greta Gerwig y Janney en “I, Tonya” de Craig Gillespie. Las dos están acaparando el protagonismo a lo largo de estas semanas y han dejado con las sobras al resto de aspirantes a ocupar una plaza.

Laurie Metcalf (Lady Bird)

A juicio de los críticos la vencedora del duelo entre Laurie Metcalf y Allison Janney está siendo la primera por su interpretación en “Lady Bird” de Greta Gerwig. La actriz de 62 años se dio a conocer al gran público gracias la serie “Roseanne” en donde daba vida a Jackie, la hermana neurótica de la protagonista, y ganó el Emmy en tres ocasiones por este trabajo. También tiene el Tony por la obra “A doll’s house, part 2”. La carrera cinematográfica de Metcalf se ha desarrollado de una manera muchísimo más discreta, de hecho su papel más recordado es el doblaje de la madre de Andy en la serie “Toy story”.

Su suerte en el cine ha cambiado con “Lady Bird”. En el film de Greta Gerwig da vida a Marion, la madre de la protagonista, una mujer severa que se opone a que su hija se vaya a estudiar a Nueva York aunque no puede evitar que abandone el nido. En la pugna que mantiene con Janney, Metcalf está jugando con ventaja porque “Lady Bird” está teniendo un recorrido intachable y se está ganando a pulso el estatus de revelación de la temporada.

Allison Janney (I, Tonya)

En los primeros análisis de la carrera la dábamos como favorita a la estatuilla a la mejor actriz de reparto porque la Janney encaja perfectamente en ese tipo de intérpretes que, aunque a nivel cinematográfico no hayan tenido la oportunidad de destacar a pesar de que siempre han estado en activo (ha intervenido en títulos como “American Beauty”, “Las horas” o “Juno”), cuando han tenido el papel adecuado arrasan con todos los premios, como lo que le pasó a J .K. Simmons con “Whiplash”. Janney ha encontrado ese regalo con “I, Tonya” de Craig Gillespie en donde encarna a la madre de Tonya Harding que está obsesionada con la idea de que su hija se convierta en una estrella del deporte y que no ve límites para lograr dicho objetivo. A la actriz le está perjudicando la suerte que está corriendo su película y es que, a pesar de las excelentes críticas (y de que opta al PGA), no deja de ser un título muy pequeño y cargado de sordidez y y de su campaña de marketing se está encargando una compañía que aún está muy verde. La Janney ha cobrado un impulso gracias a los premios de la prensa que acaparan más la atención mediática, como los Globos de Oro y el Critics´Choice a esperas de que se pronuncie la industria.

A sus 58 años Allison Janney es una auténtica institución dentro del mundo de la televisión. Alcanzó la popularidad gracias a la serie de televisión “El ala oeste de la Casa Blanca”, por la que ganó 4 premios Emmy, y se ha llevado otros tres por “Masters of Sex” y “Mom”. También ha cosechado el éxito en el teatro habiendo sido candidata al Tony en dos ocasiones por “9 to 5” y “Panorama desde el puente”. Y en la gran pantalla es una de esas presencias que ayudan a mejorar un título, o por lo menos la escena en la que ella sale es buena.

Mary J. Blige (Mudbound)

Ha sido una de las grandes protagonistas de esta temporada porque lo está dando absolutamente todo en su campaña, es lo que tiene ser una diva de la escena musical. La estrella del R&B de 47 años ya había realizado varios intentos para entrar en el mundo de la interpretación interviniendo en alguna que otra serie, pudo haber sido la protagonista del biopic de Nina Simone (esquivó una bala) y ha encontrado la oportunidad perfecta con “Mudbound” de Dees Rees que aspira a convertirse en el primer título de Netflix en ir más allá de la categoría de mejor documental, hay académicos que consideran que permitir la entrada de la plataforma es abaratar al Oscar.

En el film da vida a Florence, la matriarca de los Jackson. Sí que es cierto que Blige resuelve con eficacia el papel de una mujer que no deja de sufrir, primero por la partida de su hijo hacia el frente durante la Segunda Guerra Mundial, y segundo porque se enfrenta día a día al racismo de sus vecinos blancos, pero tampoco hace algo francamente especial que le permita prácticamente tener su plaza asegurada. En esto se evidencian dos cosas, la carrera al Oscar a la mejor actriz se limita a dos contendientes y que siempre es agradecido abrirle las puertas a las luminarias de otros ámbitos.

Octavia Spencer (La forma del agua)

La Spencer se ha convertido en una de las habituales de los repasos anuales de esta categoría. Desde que se dio a conocer con su interpretación de Minny Jackson realizada en “Criadas y señoras”, por la que se alzó con el Oscar a la mejor actriz de reparto en 2012, es una de esas presencias que dan lustre a una película debido a su talento y su carisma. Además ha demostrado su valía en papeles dramáticos, tal y como hizo en “Fruitvale Station” por la que se quedó fuera de la nominación que sí logró en la pasada edición por “Figuras ocultas”.

La actriz de 47 años puede lograr su tercera candidatura al Oscar por su trabajo en “La forma del agua” de Guillermo del Toro. En una de las grandes apuestas de esta temporada interpreta a Zelda Fuller, la compañera de trabajo de Elisa y que a su vez actúa como su intérprete de lenguaje de signos. Uno de esos papeles a los que la actriz está acostumbrada a resolver con su eficacia habitual. Nunca ha llegado a ser considerada una amenaza para las principales contendientes pero tampoco se duda de sus opciones para ocupar su plaza.

Hong Chau (Una vida a lo grande)

“Una vida a lo grande” de Alexander Payne ha sido uno de los descalabros de esta temporada. Esta comedia ecologista no ha funcionado nada bien porque parte de una premisa muy prometedora pero acaba quedando en tierra de nadie. Lo mejor de la película es sin duda Hong Chau, que encarna a la representación de que ese sistema que ha sido vendido como la salvación del planeta también falla. Ella es una disidente vietnamita que estando en prisión fue reducida en contra de su voluntad perdiendo una pierna durante ese proceso, y al entrar en los Estados Unidos su historia se dio a conocer pero su vida no mejoró en absoluto. Ngoc Lan aparece a partir de la mitad del segundo acto pero, tanto por la riqueza de su personaje como por la calidad de su interpretación, Hong Chau se convierte en el corazón de un film que hace mucho ha dejado de interesarte.

Las obras de Alexander Payne han estado presentes en los Oscar desde “Election” y, aunque no haya tenido plenamente esa consideración de “rival a batir” (con “Entre copas” se acercó a eso), sí que se encuentra en ese grupo de directores muy cuidados por la crítica. Con “Una vida a lo grande” no ha sucedido eso; su acogida en Venecia fue dispar, ahí solamente fue aplaudido por la crítica norteamericana, pero fue a partir de Telluride y Toronto cuando se descolgó de la carrera. Su tabla de salvación la ha encontrado en Hong Chau. La actriz de origen tailandés de 38 años ha desarrollado el grueso de su carrera en la televisión, participó en las aclamadas “Treme” y “Big little lies” y, a nivel cinematográfico, estuvo en el cast de la hilarante obra de Paul Thomas Anderson “Puro vicio”.

Holly Hunter (La gran enfermedad del amor)

Una de las mayores revelaciones de este año ha sido “La gran enfermedad del amor” de Michael Showalter en donde el cómico de origen pakistaní Kumail Nanjani (conocido gracias a la serie “Silicon Valley”) narra su historia de amor con su mujer Emily V. Gordon (coautora junto a él del guión) marcada por las diferencias culturales y por la enfermedad que mantuvo a la chica en coma a lo largo de varias semanas. “La gran enfermedad del amor” ha sido descrita como el cruce entre “Mi gran boda griega” y “Mientras dormías” y es absolutamente cierto. La película protagonizada por el propio Nanjani y con Zoe Kazan haciendo el papel de la novia encamada ha contado con el respaldo de Judd Apatow y fue una de las sorpresas del Festival de Sundance, algo que propició su compra por parte de Amazon y su posterior éxito de taquilla. Y una de las mayores satisfacciones de este film es reencontrarse con una actriz tan fantástica como Holly Hunter que se encarga de interpretar a la madre de Emily. Una mujer que se encuentra con la papeleta de que su única hija puede morir, que descubre que ésta ha estado en una relación con un aspirante a cómico pakistaní que se enfrenta al repudio de su familia, y que además su propio matrimonio está muerto. El personaje de Hunter es pequeño pero eso no significa que no sea rico en matices, y además protagoniza una de las escenas más memorables del film en donde se enfrenta a un racista que le está arruinando el espectáculo al protagonista, un momento determinante porque es ahí cuando comienza a conectar realmente con Kumail.

“La gran enfermedad del amor” podría suponer el regreso a los Oscar de Holly Hunter. La intérprete de 59 años alcanzó la cumbre artística con “El piano” de Jane Campion por la que fue premiada en el Festival de Cannes y se llevó el Oscar a la mejor actriz en 1994. Fue candidata por “Al filo de la noticia”, “La tapadera” y “Thirteen” pero, a pesar de que su talento es incuestionable, no se ha librado de la tiranía de la industria que aparca a las actrices de mediana edad.

Tiffany Haddish (Plan de chicas)

Ha sido la sorpresa de esta temporada que precede a las nominaciones a los Oscar ya que fue la elegida por el Círculo de Críticos de Nueva York como la mejor actriz de reparto del año por su trabajo en la comedia “Plan de chicas” que puede ser entendida como la respuesta afroamericana a títulos como “Malas madres” o “La boda de mi mejor amiga”, que le brindó la nominación al Oscar a Melissa McCarthy además de la candidatura en el apartado de mejor guión original. En el film, en el que comparte reparto con Queen Latifah, Jada Pinkett Smith y Regina Hall, Haddish interpreta a Dina la amiga fiestera del grupo y que ha sido despedida de su trabajo por agresión.

Antes de ser premiada por los Críticos de Nueva York nadie había situado bajo el radar a la actriz de 38 años que pertenece a la cantera del “Saturday Night Live” a pesar de que fue considerada la robaescenas de la película y de que “Plan de chicas” fue un éxito bastante considerable en la taquilla. Da la impresión es que su caso está siendo considerado una extravagancia y que sus opciones de entrar en esta categoría son mucho más remotas que las de Mary J. Blige y Octavia Spencer cuyas campañas están siendo más ruidosas estando ambasamparadas por títulos con mayores pretensiones.

Kristin Scott Thomas (El instante más oscuro)

La presencia de Kristin Scott Thomas es una de las más distinguidas tanto del cine como del teatro. La intérprete británica de 57 años ha desarrollado su carrera tanto en el Reino Unido, como en Estados Unidos y Francia y solamente ha sido nominada por su interpretación en “El paciente inglés”. Se quedó fuera por “Hace mucho que te quiero” y pudo haber sido candidata por su descomunal intervención en “Sólo Dios perdona” si la película de Nicolas Winding Refn le hubiese gustado más que a unos pocos.

Apenas ha estado presente en las quinielas para entrar en el quinteto de finalistas por “El instante más oscuro” de Joe Wright en donde encarna a Clementine Churchill y es que la actriz ha quedado demasiado engullida por la propia cinta que apenas le ha dado espacio para poder lucirse ni siquiera con una bofetada (algo que sí hace Miranda Richardson en “Churchill”) y por un Gary Oldman que ha acaparado toda la atención mediática. La actriz funciona sobre todo en las escenas en las que vemos al matrimonio Churchill en la intimidad. La complicidad y química que se ha establecido entre ella y Oldman es fantástica pero es una pena que esté tan desaprovechada, incluso cuando hay oportunidades para que se pueda lucir; por ejemplo, cuando la vemos arreglarse ante el espejo podría tener su escena pero eso no sucede. Por estas razones Scott Thomas lo tiene francamente difícil para llegar a ocupar una de las plazas.

Melissa Leo (Novitiate)

En el 2011 Melissa Leo se convirtió en un icono “trash” de la Historia de los Oscars por protagonizar una campaña que la ha equiparado con la mismísima Joan Crawford. Pero Leo no dejaba de tener razón con su manera de promover su candidatura por “The fighter” ya que, a pesar de ser la gran favorita a la estatuilla, la Paramount no estaba haciendo gran cosa por ella ya que ni es una estrella, ni es carne de las revistas de moda, ni cae bien a determinada prensa, y después de esta maniobra promocional las antipatías son mayores.

La actriz de 57 años se ha situado bajo el radar gracias a “Novitiate” que fue una de las sorpresas del pasado Festival de Sundance ya que el film de Margaret Betts narra la historia de una joven novicia que comienza a dudar de su vocación religiosa mientras se está formando. Leo da vida a la reverenda madre de dicho convento que se indigna tras las reformas del Concilio Vaticano II durante los años 60 del siglo pasado ya que considera que acabarán con su comunidad. Ha sido bastante elogiada por su interpretación, algo que también le ha sucedido a Margaret Qualley, pero el recorrido que ha tenido “Novitiate” ha sido muy limitado y Sony Pictures Classics apenas la ha promovido y Leo tampoco se ha preocupado demasiado por ello.

Tatiana Maslany (Stronger)

Su homérica interpretación en la serie “Orphan Black”, que le hizo ganar el Emmy en el 2016, prácticamente le colgó la etiqueta de “actriz definitiva” y era cuestión de tiempo ver su salto a la gran pantalla.

El papel que ha supuesto su lanzamiento cinematográfico ha sido el de Erin Hurley, la novia del protagonista que sufre la amputación de sus piernas tras los atentados de la maratón de Boston en el año 2013 en “Sronger”. Ella le ayuda a su recuperación a pesar de que él esté sumido en el alcoholismo y de que sea incapaz de afrontar los hechos. Maslany ha causado una impresión positiva pero “Stronger” ha sido uno de los grandes patinazos de esta carrera; sus críticas fueron buenas pero no espectaculares y no hizo ni una quinta parte de su presupuesto en los Estados Unidos algo que ha llevado a una de sus principales productoras, Bold Films, a una profunda crisis financiera. Así que, a pesar de que su nombre haya aparecido en premios de la crítica, sería un milagro verla como nominada.

Claire Foy (Una razón para vivir)

Su interpretación de la monarca Isabel II de Inglaterra en el gran éxito de Netflix “The crown” ha convertido a Claire Foy en una de las revelaciones del 2017. A su Globo de Oro y su nominación al Emmy hay que sumar los proyectos a los que se ha sumado esta actriz inglesa de 33 años; ser la nueva encarnación de Lisbeth Salander en “The girl in the spider’s web” y “First man” en donde Damien Chazelle vuelve a la faena tras encumbrarse con “La la land”. Está claro que Hollywood ha visto en ella a la nueva criatura de las islas británicas a la que hay que lanzar sí o sí.

Su primera gran oportunidad la ha encontrado con “Una razón para vivir” que supone el debut en la dirección del actor Andy Serkis. El film, que ha pretendido seguir los pasos de “La teoría del todo”, que le brindó el Oscar a Eddie Redmayne, y que además de lograr las nominaciones de mejor película y actriz para Felicity Jones fue un modesto éxito de taquilla, narra la historia real de Robin Cavendish, un militar y aventurero cuya vida dio un vuelco cuando contrajo polio durante uno de sus viajes a África y quedó paralizado de cuello para abajo y se mantuvo conectado a un respirador mecánico. A pesar de que los médicos le dieron una esperanza de vida muy corta logró vivir cuatro décadas más. Foy interpreta a Diana, que desoyó los consejos médicos y sacó a su marido del hospital para que pudiese tener la mejor calidad de vida posible en casa. “Una razón para vivir”, a pesar de que tanto ella como Andrew Garfield hayan cosechado muy buenas críticas, ha sido uno de los fiascos de esta temporada, de hecho en los Estados Unidos no ha alcanzado ni el medio millón de recaudación y se ha estrenado prácticamente sin promoción. Así que es completamente descartable que ocupe una de las cinco plazas.

Reivindicación: Kirsten Dunst (La seducción)

A pesar de que la nueva adaptación de ”El seductor” llevada a cabo por Sofia Coppola ha funcionado bastante bien entre la crítica y el público, Focus (que ha sido la encargada de distribuirla en los Estados Unidos) no la ha promovido en absoluto para que pueda luchar por su presencia en la carrera de premios. Y es una verdadera lástima ya que en una categoría tan abierta (por lo menos a la hora de ocupar una plaza) sería una grandísima oportunidad para que Kirsten Dunst lograse su primera candidatura y vendría a avalar el talento de una actriz a la que conocimos siendo tan solo una niña en “Entrevista con el vampiro” y que siempre se ha caracterizado por su eficacia a la hora de abordar cualquier tipo de papel.

La intérprete de 35 años en su nueva colaboración con Sofia Coppola da vida a Edwina, una de las institutrices de la escuela de señoritas de Virginia en donde va a parar un soldado de la Unión herido y que mantiene con todas las habitantes de ese lugar un juego de seducción. Edwina se siente atraída hacia él (algo que es lógico y más teniendo que en cuenta que es el Colin Farrell más animal) y también ve una oportunidad para escapar de la opresión. A pesar de que todo el reparto está a favor, y de que la mayoría de los titulares han ido para una Nicole Kidman que ha tenido un año extraordinario, lo cierto es que Dunst consigue adueñarse completamente de la película y logra que vayamos con ella incluso después de que finalice la historia. Con la promoción adecuada, y más teniendo en cuenta que esta nueva adaptación de la novela de Thomas P. Cullinan ha tenido un buen rendimiento, Dunst ya tendría su plaza prácticamente asegurada. Focus ha optado por otras vías (“El instante más oscuro”, “El hilo invisible”) pero quedan estas líneas para reinvidicarla aunque soy consciente de que ningún académico las leerá.

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Manuel - 19.01.2018 a las 06:45

Craso error no mencionar a Lesley Manville por “Phantom Thread”, quien tiene muchas más chances que Scott Thomas, Maslany y Foy. Otra gran omisión es Catherine Keener, quien por cierto está en el oscarometro en mejor posición que las demás. Incomprensible.

Nicolas07 - 19.01.2018 a las 22:08

No se si este listado de diez se hizo más al gusto personal de la autora o siendo verdaderamente conscientes de las candidatas que tienen opciones de ocupar una plaza en mejor actriz de reparto en este instante, así también, teniendo en cuenta todos los cambios durante la carrera que está por terminar su primera fase con las nominaciones del 23 de enero. Visto que da la impresión de ser una lista para el inicio de la carrera, de aquellas que se hacen a finales de agosto, dado que expone interpretaciones que al sonar de hoy no han tenido mucha trascendencia en la carrera, en especial cuando termina diciendo en varios de los análisis individuales que seria o casi imposible, improbable o prácticamente un milagro que queden nominadas, si los son, entonces que hacen como opciones, dado que opino lo mismo que Manuel donde esta: Lesley Manville y Catherine Keener interpretaciones que si tienen opciones.

Por otro lado, en esta categoría no pasa lo mismo que en su homónima masculina, donde cualquier opción dentro de los 10 del orcarometro, como también, por fuera de el es muy viable dentro de las nominaciones, Al contrario de la categoría masculina de reparto, esta a duras penas tiene siete interpretaciones probables a conseguir la nominación.

Por último, espero que los análisis venideros no tengan retazos de otros análisis ya escritos en el pasado.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario