Hollywood canalla: Pedowood. El abuso infantil ocultado en la industria

Hollywood canalla: Pedowood. El abuso infantil ocultado en la industria

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

El pasado otoño dos artículos publicados en The New York Times y The New Yorker en donde se destapaba parte del historial de abusos sexuales cometidos por Harvey Weinstein convulsionaron Hollywood y dichos trabajos de investigación, que mostraron a unas de las personalidades más temidas de la industria audiovisual como un depredador sexual, fueron galardonados con el Pulitzer. Las perrerías de Harvey Weinstein fueron conocidas y toleradas en la siempre pacífica comunidad de Tinseltown y también más allá (solamente hay que recordar las palabras de una de sus víctimas Asia Argento en la clausura del pasado Festival de Cannes calificando el lugar como “el coto de caza de Harvey Weinstein”) y se destaparon cuando ya no tenía el poder para frenarlo y a otros tampoco les interesó hacerlo. También es verdad que no convenía esconderlo más después de que Bill Cosby fuese acusado de haber abusado sexualmente de más de 50 mujeres.

Como bien se dijo durante esos días de ruido y furia lo de Harvey Weinstein solamente es la punta del iceberg. A su caída han seguido las de Louis C.K., Brett Ratner y también la de Kevin Spacey. Este último fue acusado por el actor Anthony Rapp de haberle acosado sexualmente cuando éste tenía tan solo 14 años, y Rapp no ha sido el único acusador que en el momento de ser molestado por el doble ganador del Oscar era menor de edad.

El movimiento #MeToo y la fundación “Time’s up” están siendo fundamentales para dar visibilidad a las víctimas de acoso y abuso sexual de la industria audiovisual (y también de fuera) pero ¿qué pasa cuando quienes lo sufren son niños y no están en condiciones para relatar sus experiencias?. Elijah Wood, que aterrizó en Los Ángeles a la edad de 8 años para comenzar su carrera como actor, no ha tenido reparos a la hora de denunciar que en Hollywood hay un círculo de pederastas y que no se hace nada para frenarlo porque los damnificados no tienen ningún tipo de poder. El protagonista de “El señor de los anillos” tuvo la suerte de no padecerlo porque siempre estuvo protegido por su madre.

A finales del pasado mes de Abril, Deadline sacaba a la luz un dato escalofriante: ni un solo publicista, ni decenas de representantes, profesores de interpretación o fotógrafos que trabajan con intérpretes infantiles han cumplido con la ley estatal californiana AB 1660 que les exige proporcionar sus huellas digitales o someterse a un chequeo del FBI para examinar sus posibles antecedentes penales. Es lo que se pide para obtener el CSP (Child Performer Services Permit) y poder trabajar con niños. Lo peor de todo es que hasta esa fecha nadie ha sido acusado de saltarse una ley cuyo incumplimento puede acarrear una multa de 10.000 dólares y la condena de un año de prisión. La ley exime a los agentes y profesores de interpretación asignados por los Estudios porque deben ser sus compañías las que han de hacerse cargo de tomar sus huellas.

La Ley AB 1660 entró en vigor en el año 2013 y prohíbe a los delincuentes sexuales registrados “representar u ofrecer servicios específicos a artistas o a artistas menores de 18 años”. Se requieren las huellas digitales y los antecedentes penales del FBI para eludir las actuaciones con nombre falso. Lo que se pretende evitar es que se repita la historia de Robert Villard (publicista, fotógrafo, profesor y manager de actores infantiles teniendo entre sus clientes a unos terneros Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire) que ha sido arrestado y condenado por posesión de pornografía infantil y que para seguir trabajando en la industria utilizó el seudónimo de Bob Moniker (“Apodo”). Estuvo siete años en prisión y se retiró antes de que el gobernador de California Jerry Brown promulgara la ley en Septiembre de 2012.

Robert Villard no ha sido un caso único. Martin Weiss (manager de algunas estrellas infantiles) operó con tres nombres falsos después de ser condenado por agredir sexualmente a uno de sus representados cuando tenía tan solo 11 años. James Mason Murphy (asistente y director de casting de “Super 8” y otros títulos) no tuvo problemas para volver a trabajar alterando su nombre en la industria tras ser condenado a cinco años de prisión por secuestrar y violar a un niño de 8 años. O el actor Brian Peck que permaneció 16 meses en prisión por agredir a uno de sus alumnos, que era menor de edad mientras le impartía clases particulares en su casa, y que después de salir de la cárcel trabajó en una serie de Disney, “Hotel dulce hotel: Las aventuras de Zack y Cody”, y también ha sido habitual del canal Nickelodeon.

La promulgación de la Ley AB 1660 coincidió en el tiempo con la salida a la luz en Inglaterra del historial sexual del DJ Jimmy Savile (fallecido en 2011) que era una de las estrellas de la BBC, estuvo al frente de dos programas destinados al público juvenil, y que abusó de un millar de menores de edad en las instalaciones de la radio-televisión pública del Reino Unido y también en sedes del Servicio Público de Salud mientras visitaba a chavales enfermos. Las conductas de Savile eran conocidas, llegó a ser denunciado en vida e investigado por abuso infantil aunque jamás fue procesado, y algunos de sus compañeros estaban al tanto de lo que hacía, sin ir más lejos Roger Jones, que fue gobernador de la BBC para Gales y es presidente de una ONG, llegó a revelar que en el año 2000 prohibió que Savile se involucrara en actos benéficos de su organización porque su comportamiento era preocupante y había escuchado rumores sobre sus aficiones. El escándalo de Jimmy Savile supuso una auténtica conmoción para la sociedad británica porque se estaba ante un hecho sin precedentes y que ha afectado seriamente a la credibilidad de la BBC y del Servicio Público de Salud que terminaron pidiendo disculpas por no hacer nada ante el miedo de perder a una estrella que tenía un inmenso poder, de hecho recaudó más de 40 millones de libras esterlinas para la caridad.

Otro informe de Deadline reveló que dos delincuentes sexuales contra menores ya registrados habían estado viviendo en los apartamentos Oakwood haciéndose pasar por profesores de interpretación. Este complejo forma parte de un programa de formación para actores infantiles, es conocido como el Harvard de Hollywood y por ahí han pasado Neil Patrick Harris, Christina Ricci, Kirsten Dunst, Jessica Biel, Fred Savage y también ha acogido a Emma Thompson o a Jamie Foxx entre sus inquilinos. Desde hace unos años ese lugar ha sido descrito como lo más parecido a los apartamentos de “The Florida project” por donde también se dejaba caer un pederasta; hay una parte que está completamente abandonada, precisamente la que se ha designado a los niños actores y sus familias, y no es el sitio idóneo para los más pequeños ya que los escándalos, las peleas, las sobredosis y las visitas de algún que otro pedófilo son bastante habituales.

Si recuerdas “Spotlight” probablemente te suene una de sus mejores escenas en la que la periodista interpretada por Rachel McAdams iba a visitar a un antiguo sacerdote que fue acusado de haber abusado sexualmente de menores y ante la pregunta de si había cometido tales actos él respondió con total naturalidad que sí y que con él también hicieron lo mismo en su día. El tono de su respuesta es lo realmente escalofriante porque normalizó desde siempre una conducta atroz al crecer con ello. A la edad de 13 años el actor Corey Haim sufrió abusos durante el rodaje de “Lucas” por parte de uno de los adultos que participaban el film (se acusó recientemente a Charlie Sheen pero no se llegó a iniciar ninguna investigación) y el agresor le aseguró que en Hollywood era normal las relaciones sexuales entre adultos y menores de edad. Ese episodio destrozó la vida de Haim que no llegó a cumplir los 40 años, falleció de neumonía en 2010 y su organismo estaba completamente destrozado por culpa de su largo historial con las drogas. Y no fue la única vez que sufrió abusos.

Su amigo y colega Corey Feldman pretende recaudar 10 millones de dólares para rodar un documental y distribuirlo él mismo y de paso contratar a un buen equipo de asesores legales y también de guardaespaldas por lo que le pueda pasar. Su objetivo es dar a conocer a ese círculo de pederastas que actúa con total impunidad en la industria. Él en sus memorias ha relatado los abusos que ha sufrido desde una edad temprana por hombres del sector audiovisual (actores, representantes, ejecutivos de los estudios…) pero no se atrevió a citar nombres porque sabía que se exponía a terminar en los tribunales.

En el año 2014 vio la luz “An open secret”, ahí la documentalista Amy Berg (nominada al Oscar por “Líbranos del mal”) aborda la pedofilia en Hollywood exponiendo los testimonios de algunas de sus víctimas y destapando a determinados pederastas. Este trabajo cuya versión íntegra puedes ver de manera gratuita en la plataforma Vimeo, apenas tuvo recorrido comercial, no le fue fácil encontrar distribución y no interesó que se hablara de él. Aparte de que es un tema tabú había un doble motivo:

* Molestó al SAG-AFTRA. El sindicato de actores (el más poderoso y numeroso de la industria) se indignó con la entrevista a Michael Harrah (ex actor, manager de actores infantiles, cofundador y ex presidente del Comité de intérpretes juveniles del Gremio) que asumió haber tenido viviendo en su casa sin ningún tipo de supervisión a actores menores de edad al igual que admitió de una manera velada haber abusado de algún menor y que cuando él fue un actor infantil también hicieron lo mismo con él porque “no era raro, pongámoslo de esa manera”. ¿Por qué enfadó al sindicato? Pues porque Harrah aparece presentado en el documental con un rótulo que explicaba su conexión histórica con SAG-AFTRA y de hecho en la versión que llegó a los cines se tuvo que retirar dicha vinculación.

* Aparece Michael Egan. En Abril de 2014 el ex actor infantil Michael Egan demandó al director Bryan Singer y a los ejecutivos de Hollywood Gary Goddard, Garth Ancier y David Neuman (vinculado a Disney) a los que acusaba de agredirles sexualmente cuando era menor de edad. Dichas demandas fueron retiradas y su abogado, Jeffrey Herman, llegó a disculparse por haber representado a un farsante. Previamente al pronunciamiento de su letrado el que fuera intérprete infantil fue acusado de estafa y condenado a dos años de prisión. La participación de Michael Egan en el documental se grabó antes de que demandara Singer y a los otros ejecutivos porque él fue uno de los que acusaron a un empresario de la industria de abuso sexual sistemático. Su parte también fue mutilada en la versión que se estrenó de manera comercial.

El empresario de la industria al que acusaba Egan es Marc Collins Rector. Se trata de uno de los fundadores de DEN (Digital Entertainment Network) una compañía nacida a finales de la década de los 90 y que distribuía contenido multimedia a través de internet, tal y como hicieron posteriormente Youtube o Netflix. Sus socios eran su novio de la época Chad Schackley y Brock Pierce, este último tenía tan solo 17 años cuando se enroló en esta aventura y acababa de retirarse del mundo de la interpretación tras casi una década ante las cámaras y en donde su mayor éxito fue interpretar a la versión pueril de Emilio Estevez en “Somos los mejores”, fue Bryan Singer quien presentó a Pierce a Collins Rector. La compañía estaba en el punto de mira porque no generaba ingresos y los salarios de sus ejecutivos eran desorbitados así como el tren de vida de sus fundadores que continuamente organizaban fiestas a las que asistían miembros de la comunidad gay de Hollywood. Su salida a bolsa con un paquete valorado en 75 millones de dólares estaba prevista para Octubre de 1999 y se paralizó cuando Marc Collins Rector fue demandado por un joven por haber abusado sexualmente de él durante tres años (la primera vez cuando el chaval tenía 13). Con el paso de las semanas aparecieron nuevas víctimas entre los empleados que también acusaron a los cofundadores. DEN se declaró en bancarrota y cerró en Junio de 2000. En ese mismo momento los responsables de la compañía huyeron de los Estados Unidos con el dinero que fue desviado a otras cuentas repartidas entre Singapur y las Islas Vírgenes (Collins Rector estaba siendo procesado) y fueron detenidos en Marbella en el año 2002 en una villa en la que se encontraron armas, machetes y pornografía infantil.

El único que no se libró de los cargos en su contra fue Marc Collins Rector que admitió haber sacado a varios menores del Estado de California para abusar sexualmente de ellos y también de administrarles droga o amenazarles con una pistola pero no entró en prisión en los Estados Unidos porque ya había cumplido parte de la condena en España mientras se llevaba a cabo su proceso de extradición. Por cierto el empresario que alega que detrás de su calvario está David Geffen (habitual de sus fiestas e inversor de DEN aunque no ha sido acusado de nada) estuvo un año y medio en una prisión española y su abogado denunció que fue sometido a tortura llegando incluso a la electrocución y que eso le llevó a una depresión y a intentar quitarse la vida mientras estuvo en el hotel de las rejas. Ni el Ministerio del Interior español ni la Policía Nacional ni la Embajada de España en Washington DC llegaron a pronunciarse. No pisa los Estados Unidos desde el año 2006, en ese momento solicitó un permiso para someterse a un tratamiento contra un tumor cerebral en Reino Unido. En la actualidad está en paradero desconocido, en 2014 se le perdió la pista en la ciudad belga de Amberes en donde trató de poner en marcha varios proyectos multimedia utilizando el seudónimo de Morgan Von Phoenix.

Bryan Singer presentó a Brock Pierce a Marc Collins Rector, ha ofrecido papeles a Brian Peck, ha tenido al secuestrador y violador de niños James Mason Murphy trabajando en el casting de una de sus películas y fue acusado de agresión sexual por Michael Egan aunque posteriormente se retiró. El director de “Sospechosos habituales” y de “X-Men” se encontraba entre los inversores de DEN y también era habitual de las famosas fiestas organizadas por los fundadores de la compañía. El pasado mes de Diciembre el realizador fue despedido de manera fulminante del biopic de Freddie Mercury “Bohemian Rhapsody” aunque la Fox ha confirmado que será acreditado como responsable. El Estudio alegó que el cineasta y productor estaba actuando de manera poco profesional, él argumentaba que se ausentaba del set para cuidar de su padre enfermo, pero hubo una razón de fondo para que la compañía tomara esa decisión: los fantasmas del pasado. Dos días después de su despido Singer se enfrentó a una nueva demanda por agresión sexual, en este caso la de César Sánchez Guzmán que afirma que en el año 2003, cuando él tenía 17 años, fue atacado por el director que le dio el primer Oscar a Kevin Spacey por “Sospechosos habituales”. Hasta este momento Bryan Singer no se ha librado de la especulación en torno a su afición por organizar y asistir a fiestas plagadas de drogas y de adolescentes y que los hombres dejan de atraerle una vez cumplidos los 20, él siempre se ha declarado homosexual pero actualmente su pareja oficial es una mujer: la actriz Michelle Clunie que es su mejor amiga desde hace dos décadas y con quien tiene un hijo nacido en 2014. Tampoco se ha zafado de las acusaciones por abusos pero lo cierto es que aún no ha llegado a ser procesado por ninguna ya que han sido desestimadas por falta de pruebas o han terminado retirándose.

Quien sí ha sido condenado por abusar de menores y por tenencia de pornografía infantil es el director Victor Salva, él cumplió 15 meses en prisión después de practicarle sexo oral a un niño de 12 años durante el rodaje de una de sus películas “Clownhouse” en 1988. Menos de una década después dirigió una producción para Disney “Powder”. El actor Jeffrey Jones (“Todo en un día” o “Ed Wood”) fue condenado por atesorar material pornográfico infantil y por reclutar a un chaval de 14 años para que posara desnudo ante él. En el 2002 acusaron al actor Paul Reubens de poseer una importante colección de archivos de contenido pedófilo, los cargos fueron retirados dos años después pero al responsable de encarnar a Pee-wee Herman se le sometió a vigilancia durante tres años y no podía acercarse a ningún menor de edad sin que éste estuviera acompañado de alguno de sus padres o de un tutor. Tampoco podemos olvidarnos de Roman Polanski que en 1977 fue acusado de violar a la modelo de 13 años Samantha Geimer, que sigue siendo un prófugo de la justicia estadounidense y en los últimos meses han surgido otras tres mujeres que le han señalado de haberles agredido sexualmente cuando éstas eran aún menores de edad.

Anne Henry (presidenta de BizParentz fundación encargada de apoyar a los niños de la industria y también a sus padres) ha denunciado reiteradamente la situación de desamparo en la que se encuentran los chavales que trabajan en Hollywood: sus fotos probablemente acaben siendo vendidas en un portal para pedófilos (las más comprometidas son las realmente cotizadas) o pueden ser contratados, representados, retratados, dirigidos o formados por pederastas que aún no han sido fichados.

Ir a Hollywood con la esperanza de convertirse en el nuevo Leonardo DiCaprio puede convertirse en una pesadilla. Eso fue lo que le sucedió a Mark Ryan. A los 15 salió de Ohio con destino a Los Ángeles con la maleta cargada de ilusiones y cayó en las redes de DEN. Fue drogado y abusado sexualmente por Marc Collins Rector en una de sus fiestas, entró en una espiral autodestructiva enganchándose a las drogas y el alcohol y en pleno síndrome de abstinencia sufrió una terrible convulsión que le dejó en silla de ruedas. Su historia forma parte de “An open secret” de Amy Berg, lamentablemente no es la única como bien dijo el ex actor infantil Michael Harrah son cosas que pasan.

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario