Las listas de Moriarty: Películas para ver en un cine de verano

Las listas de Moriarty: Películas para ver en un cine de verano

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (9 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Que conste que Moriarty no estaba muerto, estaba de parranda. Se coge uno unos cuantos meses sabáticos para reflexionar y recapacitar sobre lo humano y lo divino y a la vuelta descubre que el mundo se ha vuelto loco:

* Gana Eurovisión un hombre vestido de mujer pero con barba de hombre pero que canta como mujer. La próxima vez llevamos nosotros a “Priscilla, reina del desierto” y arreglado…

Antonio Banderas y Melanie “Te quiero una jartá” Griffith deciden separarse porque la californiana ya no soporta más tener que ir a los preestrenos de las películas de su marido y no está dispuesta a tener que tragarse “Los mercenarios 3”. Normal por otra parte…

* J.J. Abrahms confirma el reparto de la próxima Star Wars, y descubro que no estoy entre los elegidos para ese anuncio de Benetton en el que se va a convertir el nuevo episodio. Ellos se lo pierden, había prometido ser el primer jedi en enseñar mi sable laser a toda la galaxia.

* El rey de España Juan Carlos I, se cansa de ser rey y decide abdicar, pasándole el “marrón” a su hijo, el parado de 46 años mejor pagado de todos. En “Juego de tronos” molan más las sucesiones

* Rusia decide jugar a “Juegos de guerra” con los aviones que sobrevuelan Ucrania. Le recomiendo a Putin que se deje de tonterías y vea “¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú”.

* Y lo que es peor de todo, me buscan un sustituto de nombre impronunciable y de orígenes mesopotámicos, con obsesión por las películas de Ivan Reitman… Pero como digo, he venido con el alma limpia y sin maldad en la mirada, así que seré educado, y le daré la bienvenida.

La verdad, es que con este calor insoportable lo que menos le apetece a uno es irse a cualquier sala de cine y cogerse una pulmonía siberiana (apuesto que hay helados de ésos que anuncia nuestro héroe patrio que están más calentitos que cualquier espectador), así que en estos tiempos de canícula, soy muy dado a visitar los cines al aire libre, o también llamados cines de verano.

A mí, personalmente, me traen muy buenos recuerdos porque eran lugares donde todas las familias se reunían en torno a una sábana blanca en la plaza del pueblo para descubrir películas de las que, por supuesto, ni conocían el director ni a ninguno de los actores principales (además, permitían que los jóvenes enamorados pudieran dar riendas sueltas a sus pasiones sin tener miedo de ser vistos por ojos curiosos por las calles).

Sin embargo, ahora se han convertido en centros del gafapastismo y de la modernidad, donde lo menos importante es la película que se proyecte (a no ser que sea la última película del director iraní galardonado con el Oso de Oro en el Festival de Berlín).

Llámame nostálgico, pero de todas las películas que yo disfruté comiendo palomitas sin miedo a ser amonestado en aquellas sillas de plástico, cuyas marcas todavía permanecen en mis piernas a modo de tatuaje permanente, muchas de ellas están grabadas a fuego en mi corazón cinéfilo. Y desde hace tiempo, y mira que le pongo empeño, todos los veranos busco alguna que ocupe ese hueco y no hay forma. ¿Serán los “Guardianes de la galaxia” de la Marvel un buen candidato? Es mi única esperanza porque esas tortugas amantes de las pizzas y las artes marciales pintan muy pero que muy mal…

¿Cuáles son las mejores películas que has visto en un cine de verano? Allá van las mías…

Los Goonies (Richard Donner, 1985)

Este clásico de las aventuras juveniles visto hoy en día es delicioso, pero si la primera vez que disfrutas de ella tienes 10 años y todo un verano por delante para explorar cualquier recoveco o casa abandonada con tu pandilla del pueblo, no te puedes imaginar. Que levante la mano quién no ha soñado con encontrar un mapa abandonado que le lleve a un tesoro, y de camino toparse con la familia Farrelly al completo.

Ninguna película ha superado a día de hoy la cinta (sí, sí, en aquellos años se decía así) de Richard Donner, aunque ha habido muchos que lo han intentado (“Una pandilla alucinante”, “Exploradores”, “Super 8”). Miedo me da el anuncio de la posible secuela que a juzgar por las palabras de Donner parece que va viento en popa y a toda vela. Sin duda alguna, parece que puede haber algo peor que el pulpo

Goonies never say die!!!!

Vídeo

La princesa prometida (Rob Reiner, 1987)

Piratas, espadachines, gigantes, monstruos, muertos que vuelven a la vida, criaturas peligrosas, venganza, guerreros y, por supuesto, amor verdadero con final feliz (que por mucho que nos quejemos, a todos nos gusta una buena historia de amor). ¿Qué más se puede pedir a una película? ¿Unas cuantas frases míticas que siempre que las oigas esboces una sonrisa cómplice con tu interlocutor? Pues si metemos todo esto, y alguna trama secundaria más en una coctelera, tenemos esta magnífica película que una generación entera no se cansa de ver y comentar.

El largometraje fue el debut de mi querida Robin Wright (ya sin Penn de coletilla) y que a todos nos obligó a buscar a nuestra Buttercup particular para decirle “Como desees” y nos tuvimos que conformar con coger un palo y amenazar a nuestros colegas con un “Hola, me llamo Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir”, mientras que nos cambiamos de mano nuestra espada imaginaria a la vez que le indicábamos a nuestro rival que, en realidad, no éramos zurdos…

Vídeo

Big (Penny Marshall, 1988)

Antes de convertirse en un actor ganador de premios de todo tipo, Tom Hanks ganó el galardón más importante de todos, el cariño del público.

Protagonizó todo tipo de comedias familiares durante los años 80 consiguiendo excelentes resultados. Desde “Despedida de soltero”, pasando por “1,2,3… Splash”, “Esta casa es una ruina” (qué raro que todavía no hayan hecho un remake de esta película semiolvidada), “Socios y sabuesos”, “No matarás al vecino”, “Joe contra el volcán”, “Algo para recordar” pero, sobre todo, “Big”. La odisea que sufre el niño que quiere crecer (al contrario de Peter Pan), y lo consigue gracias a la máquina de la feria, es un clásico de todas las Navidades y, por supuesto, un éxito seguro en todo cine de verano que la proyecten.

Todo el mundo que ha visto la película, y ha tenido la suerte de viajar a Nueva York, no ha podido resistir la tentación de entrar en  la juguetería FAO Schwarz de la Quinta Avenida e intentar emular al bueno de Tom.

Vídeo

Indiana Jones y el templo maldito (Steven Spielberg, 1984)

Cualquiera de las tres películas protagonizadas por nuestro arqueólogo más admirado (la cuarta película ni la considero digna de estar junto a la trilogía original) pueden formar parte de los mejores programa doble de cualquier cine. Pero esta segunda parte (que no cronológicamente hablando puesto que está situada temporalmente antes que “En busca del arca perdida”) quizás tenga algunas escenas que te hacen removerte de la silla (de plástico); esa cena con sesos de mono como plato estrella, esa persecución en las vagonetas de la mina, ese Data metido a compañero de Indiana Jones, etc…

Al finalizar la película es imposible no querer echarte la mochila al hombro y salir a descubrir tesoros y obras de artes robadas por los nazis. O, al menos, querer comprarte un sombrero y ponerte a practicar en el patio de la casa de tu abuela con una cuerda de las de tender como si se tratara de un látigo. A todos nos iríamos mejor si sacáramos el Indy que todos tenemos dentro…

Vídeo

Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985)

La película entre las películas para ver en un cine de verano sin duda alguna. Disfrutar de las aventuras temporales de Marty McFly y de Emmett Brown al aire libre, y sentir la sensación de que el Delorean (no conozco mejor publicidad para una marca que el que se da en esta película) pasa junto a ti, es indescriptible. Habrá gente que discrepe de alguna de las elegidas en esta lista, pero estoy seguro que nadie pondrá en duda la obra maestra de Zemeckis (y eso que es el director que también nos regaló esa fábula moderna llamada “Forrest Gump”).

“Regreso al futuro” ha pasado a la Historia del cine como una de las películas más entretenidas y entrañables jamás rodada. No conozco a nadie que se pueda resistir a verla si, por casualidades del zapping, la descubre medio empezada en alguna cadena de televisión. Y muchos menos, si hay algún cine de verano que se atreva a emitirla. Yo daría lo que fuera por coger el Delorean y viajar en el tiempo a la primera vez que vi esta película y volver a disfrutar de esa sensación…

Vídeo

“El mal nunca duerme, simplemente se echa la siesta”.

James Moriarty

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Jesús Ramos - 22.08.2014 a las 10:13

Moriarty!!! Qué alegría volver a verte por aquí. Hacía tanto tiempo que no te dejabas caer por estos lares, que pensé que habías vuelto a tu vida de mega-villano y nos habías abandonado para siempre…

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario